Saltar a: navegación, buscar

Concilio de Trento (1545-1563)

(Redirigido desde «Concilio de Trento»)
Concilio de Trento
Información sobre la plantilla
XIXº Concilio Ecuménico
de la Iglesia Católica
Trento2.jpg
Sesión del Concilio de Trento
Fecha de inicio1545
Fecha de término1563
Aceptado porIglesia católica
Concilio anteriorConcilio de Letrán V
Concilio posteriorConcilio Vaticano I
Convocado porPapa Paulo III
Presidido porPapa Paulo III
Papa Julio III
Papa Pío IV
Asistencia255 (última sesión)
Temas de discusiónLa escisión de la Iglesia por la reforma protestante.
Se decretó sobre la Justificación, los Sacramentos, la Eucaristía, el Canon de la Sagradas Escrituras y otros temas, con variadas disposiciones disciplinares.

Concilio de Trento. Fue un concilio ecuménico de la Iglesia Católica celebrado en periodos discontinuos entre 1545 y 1563. Tuvo lugar en Trento, una ciudad del norte de la Italia actual que entonces era una ciudad libre regida por un príncipe-obispo.

Antecedentes históricos

Desde 1518 los protestantes alemanes venían reclamando la convocatoria de un concilio alemán, y Carlos I intentaba cerrar las diferencias entre católicos y reformistas para poder hacer frente a la amenaza turca. En la Dieta de Worms (1521) se intentó zanjar las disputas, pero sin éxito: Martín Lutero (a quien Carlos I permitió que se convocara a dicha Dieta) acusó a Roma de ejercer la tiranía, y el Emperador se comprometió por escrito a defender la fe católica aun al precio de las armas. En las Dietas posteriores los príncipes alemanes, tanto protestantes como católicos, continuaron insistiendo en un concilio.

En vista de la situación hubo grandes presiones del emperador sobre el papa Clemente VII para que lo convocara, a lo que éste se resistía. No fue hasta 1529 cuando Clemente VII se comprometió a ello, pero la oposición del legado papal en la Dieta de Augsburgo de 1530 retrasó de nuevo el proyecto. Sin embargo, el principal responsable de que no se llegara a convocar fue la férrea oposición del rey Francisco I de Francia, ya que para que el concilio tuviese éxito era necesaria la aprobación de la mayoría de los monarcas católicos.

En la escuela salmantina destacaran otros teólogos como Melchor Cano y Domingo de Soto cuyas aportaciones tendrán una gran importancia, fundamentalmente en tres cuestiones:

  • La afirmación de la libertad humana frente a la doctrina de la predestinación planteada por el calvinismo (Doctrina reformista de Calvino).
  • La fundamentación del derecho de gentes basado en la igual dignidad esencial de todos los seres humanos.
  • La conciliación de la acción de la gracia con el ejercicio del libre albedrío (Potestad de obrar por reflexión y elección).

Poco antes del comienzo del concilio será aprobado por el Papa la Compañía de Jesús (1540) fundada por san Ignacio de Loyola con el propósito de defender la Iglesia católica. Algunos teólogos jesuitas hicieron grandes aportaciones a la doctrina católica en el concilio de Trento.

Celebración

Carlos V

Carlos V pidió la celebración de un concilio ecuménico, al pensar que con el llegaría la solución del problema religioso luterano y a la vez resolver los problemas políticos.

Paulo III había sido elegido Papa en 1554, por la promesa de convocar un concilio. El concilio se intento hacer en Mantua (1537) y en Vicenza (1538). A pesar de las guerras que hubo entre Francisco I de Francia y Carlos V de España el concilio inauguro sus sesiones en Trento (norte de Italia) el 13 de diciembre de 1545. Los protestantes decidieron no asistir al concilio.

El concilio de Trento fue celebrado en tres fases, por que tuvo que ser interrumpido dos veces: la primera para alejarse de la excesiva influencia de Carlos V; la segunda por la reanudación de la guerra entre los príncipes alemanes y el propio Emperador.

  • Primera fase (1545-1547):Fueron abortados los principales temas doctrinales planteados por los protestantes, como la interpretación de las Escrituras, la predestinación y la gracia, la libertad humana y ciertas cuestiones disciplinares de los obispos.
  • Segunda fase (1551-1552): centró su atención en los Sacramentos y el culto.
  • Tercera fase (1561-1563): Pío IV renovó la convocatoria en 1561. En las deliberaciones se impusieron las cuestiones disciplinarias para la autentica aplicación de una reforma eclesiástica. El Papa publicó la Profesión de la Fe tridentina (perteneciente a Trento)resumiendo los derechos doctrinales del concilio el 26 de enero de 1564.

La participación de obispos fue escasa en las dos primeras fases y muy numerosa en la tercera. En el concilio destacaron los teólogos de la escuela de salamanca, los dominicos y la Compañía de Jesús.

Enseñanzas del concilio

Enseñanzas dogmáticas

Las principales enseñanzas del concilio de Trento sobre los dogmas católicos son los siguientes:

  • Sobre las fuentes de Revelación. Estas no son las Sagradas Escrituras y su único intérprete autorizado es, por mandato de Jesucristo, el Magisterio de la Iglesia.
  • Sobre el pecado original. La naturaleza humana quedó herida por el pecado original, pero no absolutamente corrompida; por eso, el cristiano, con la ayuda de la gracia, puede hacer el bien y evitar el mal, aunque costoso.
  • Sobre los Sacramentos: La gracia llega por medio de los Sacramentos, que son siete. El bautismo borra el pecado original del alma humana, pero no la tendencia a pecar. La confesión perdona realmente cualquier pecado cometido después del Bautismo, si existe arrepentimiento sincero. La presencia de Jesucristo en la Eucaristía es real y verdadera. La Santa Misa es la renovación del sacrificio del Calvario. El sacramento del Orden Sacerdotal fue instituido por Cristo para la celebración de la Eucaristía y para perdonar los pecados: También trató el concilio los demás sacramentos.
  • Sobre la fe sin obras. El concilio declaró, frente la doctrina de Lutero, que la gracia divina y la libertad humana obran conjuntamente la justificación del hombre pecador. Enseño que los actos humanos pueden ser moralmente buenos –es decir meritorios y dignos de ser premiados con el cielo- o malos –pueden condenar al infierno-, según resulte en el Juicio particular después de la muerte.
  • Sobre el culto a la Virgen y a los santos. EL concilio afirma que ambos son lícitos, por que en ellos, en especial la Santísima Virgen, son intercesores eficaces ante Dios, y sus imágenes son útiles para facilitar la piedad del pueblo cristiano.

Enseñanzas disciplinares

En el aspecto disciplinar, los decretos de Trento tuvieron una gran importancia y significaron un gran impulso para la auténtica reforma de la Iglesia. Entre otras medidas, señalaron:

  • La obligación de los obispos de residir en sus diócesis y realizar visitas a sus parroquias de un modo frecuente, así como de mantener una vida austera, de acuerdo al servicio que presentan.
  • Los obispos debían igualmente cuidar la selección y la formación moral, teológica y doctrinal de sus sacerdotes, para lo cual se manda el establecimiento de seminarios diocesanos, de manera que se llevase a cabo la reforma real de los ministros de la Iglesia.
  • Parecidas recomendaciones de residencia, predicación, cura de almas, vida austera, uso del traje talar, se hicieron a los párrocos, a quienes se manda impartir catequesis a los niños e instrucción religiosa a sus fieles. Se dictan normas contra el concubinato de los clérigos.

Ningún otro concilio había dejado una huella tan profunda en la vida de la Iglesia. No pudo restablecerse la unidad perdida con la escisión de los protestantes, pero sirvió para clarificar los puntos fundamentales de la fe católica y elaboró un ambicioso programa de reformas que darían abundantes frutos en los siglos posteriores.

Actualidad

En 1962, en la apertura del Segundo Concilio del Vaticano en Roma, el Papa Juan XXIII afirmó:

"Yo acepto totalmente lo que se decidió en el Concilio de Trento"

El Segundo Concilio del Vaticano "también propone los decretos de El Concilio de Trento". El 31 de diciembre de 1995, honrando el 450 aniversario del Concilio de Trento, el Papa Juan Pablo II declaró:

"Las conclusiones (del Concilio de Trento) mantienen todo su valor (o continúan en vigencia)".

Enlaces relacionados

Fuentes