Saltar a: navegación, buscar

Constanza Buornareli (busto)

Constanza Buornareli (busto)
Información sobre la plantilla
BustoConstanzaBuonarelli.jpg
Retrato realizado en mármol. (72 cm de altura).
Datos Generales
Autor(es):Gian Lorenzo Bernini
Año:1636 - 1637
País:Roma Bandera de Roma Roma
Estilo:Barroco Italiano
Dimensiones:72 cm. altura
Localización:Museo del Bargello de Florencia Bandera de Italia Italia

Constanza Buornareli. Obra del escultor italiano Gian Lorenzo Bernini, realizada entre 1636 y 1638. Retrato realizado en mármol. (72 cm de altura). Se encuentra preservado en el Museo del Bargello de Florencia

La obra

Constanza era la esposa de Mateo Buonarelli, un ayudante de Bernini que comenzó a trabajar en su taller a finales de 1636. Pronto se enamoraron y llevaron su relación en secreto. El busto lo realizó cuando estaba locamente enamorado de ella y lo guardó, una vez separados, hasta 1639, justo antes de casarse.
El retrato capta la personalidad de la retratada en un momento concreto. Se ve que Constanza está en movimiento (las partes del cuerpo no están en el mismo plano), y no sólo se observan unos rasgos fisionómicos concretos, sino a una persona agitada que llega (pecho palpitante, blusa, boca entreabierta…). Se aprecia una excelente diferenciación de texturas y el detalle de los ojos.
Se trata de un retrato totalmente moderno: no hay pose, ni idealización que aparece en la segunda mitad del siglo XVIII, a los retratos de Jean Antoine Houdon, como el retrato de Voltaire.

El autor

Gianlorenzo Bernini (1598-1680) una de las personalidades imprescindibles de la creación artística. Un artista total, que convirtió en oro todo cuanto tocó. Como arquitecto, sólo hace falta entrar en la Plaza de San Pedro de Roma para darse cuenta de sus dotes creativas, de su sensibilidad. Sin embargo, es más conocida su trayectoria escultórica, entre otras cosas porque él mismo se consideraba escultor sobre todas las cosas.
Al admirar sus esculturas se puede percibir fácilmente toda la emoción de un artista entregado al Barroco. A los sentidos. A la pasión. Ejemplo de ello es el retrato de Constanza Buonarelli.
En la mirada del personaje se intuye una personalidad marcada, llena de pasión y de fuerza interior. Las dotes a nivel técnico de Bernini son de sobra conocidas, y pueden contrastarse en su amplio catálogo escultórico, en el que domina el bronce y, muy especialmente, el mármol. Un material difícil de trabajar, aparentemente frío, que ya fue explotado sabiamente por Miguel Ángel un siglo antes, pero que con Bernini alcanzó su máxima expresión.
Este retrato resume en buena medida el espíritu de su autor. Quizás no tan conocida como las obras de temática mitológica realizadas para la Villa Borghese, posiblemente menos impresionante que los encargos recibidos por parte de los pontífices que confiaron en su labor, es por contra una obra aparentemente menor, pero llena de fuerza y plena de intensidad. Desde los ojos encendidos hasta el alborotado cabello, pasando por esa boca que parece musitar una palabra -sólo una- que al espectador se le escapa pero que incita a la imaginación, Bernini nos vuelve a demostrar aquí, una vez más, que hasta en lo más pequeño, él es el más grande.
Posiblemente, unos de los mejores retratos que jamás se hayan realizado

Comentario

Si el Retrato del cardenal Borghese (1632) es una obra genial por su coherencia compositiva, su tratamiento del mármol y su captación de los rasgos físico-psicológicos del personaje, el de esta joven romana, de la que estaba fieramente enamorado Bernini, es aún más inmediato. Captada en la intimidad, como por sorpresa, su espontaneidad de gesto y de aspecto prueban la fresca capacidad de síntesis plástica de Bernini.

Fuentes

artículoCuadro de Constanza Buornareli disponible en quedearte.com, consultado el 7 de abril de 2016

artículoCuadro de Constanza Buornareli disponible en artehistoria.com, consultado el 7 de abril de 2016