Saltar a: navegación, buscar

Día del Bibliotecario Cubano

Día del Bibliotecario Cubano
Información sobre la plantilla
Bibliotecaria.JPG
Se celebra este día en homenaje al natalicio de Antonio Bachiller y Morales.
Fecha7 de junio
PaísBandera de Cuba Cuba

Día del Bibliotecario Cubano. Se celebra este día en homenaje al nacimiento el 7 de junio de 1812 de Antonio Bachiller y Morales, uno de los más insignes intelectuales cubanos: prolífico periodista, historiador, abogado y bibliógrafo, considerado como el padre de la bibliografía cubana. Esta fecha tuvo su origen en 1950 por iniciativa del periodista César García Expósito.

Historia

La primera actividad de celebración masiva que se recuerda tuvo lugar el 7 de junio de 1950, auspiciada por la Oficina del Historiador de La Habana con el apoyo de la Sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales.

Como parte de ese homenaje, se organizaron exposiciones de obras cubanas y americanas, a partir del aporte de las bibliotecas privadas de los miembros de la Biblioteca Histórica Cubana y Americana «Francisco González del Valle».

Al año siguiente se colocó ese día una tarja en el frente de la casa ubicada en la Avenida de Bolívar 359, antes Reina 125 entre Lealtad y Escobar del municipio actual de Centro Habana, donde falleció Bachiller y Morales el 10 de enero de 1889.

Instauración de la efeméride nacional

Instituido por el Gobierno Revolucionario mediante el Decreto No. 86 del año 1981 en conmemoración del nacimiento del padre de la bibliografía cubana y bibliotecario, Antonio Bachiller y Morales. Se comenzó a celebrar en Cuba el 7 de junio de 1981.

Celebraciones

Sello Conmemorativo “Antonio Bachiller y Morales”

En la celebración anual de la efeméride no sólo se honra a los escritores y a los editores, sino también se reconoce la labor de todos los que hoy día dan lo mejor de sí, como lo hizo en su época el Padre de la bibliografía cubana, a favor del desarrollo cultural y científico de la nación.

Desde 1995 la Asociación Cubana de Bibliotecarios (ASCUBI), en coordinación con la Sociedad Cubana de Ciencias de la Información (SOCICT), otorga cada 7 de junio el Sello Conmemorativo "Antonio Bachiller y Morales" a profesionales e instituciones bibliotecarias que hayan mantenido un desempeño sobresaliente.

El primer acto central para la entrega de este sello tuvo lugar en 1995 en el Salón de los Pasos Perdidos del Capitolio Nacional. En esta oportunidad fue entregada dicha distinción a varios profesionales e instituciones:

Profesionales:

Instituciones:

Asimismo, desde 2005 se confieren varios premios a los miembros de ASCUBI con obras descollantes y una actitud consecuente con el código de ética de la profesión bibliotecaria.

Estos reconocimientos los reciben los bibliotecarios que se distinguen por su trabajo a favor de la promoción de la lectura, el conocimiento y la investigación, como apoyo a la labor docente-educativa; los que durante su vida profesional brindan notables aportes al campo de la bibliografía.

Los premios se identifican con los nombres de las grandes personalidades cubanas de la bibliotecología y de la ciencia de la información de toda época. Así con los premios Olinta Ariosa Morales, Carlos Manuel Trelles, Domingo Figarola Caneda, María Villar Buceta, María Teresa Freyre de Andrade, José Antonio Ramos y Gilberto Sotolongo se recompensan los profesionales más sobresalientes.

Trabajo de los bibliotecarios en Cuba

Al fundarse el Instituto de Segunda Enseñanza de La Habana, en 1863, Bachiller fue designado su director. Organiza este centro de enseñanza, toma a su cargo la explicación de distintas materias, entre las cuales se encuentran Economía Política y Legislación Mercantil. Por su laboriosidad se publican las memorias anuales de dicho instituto.Además funda su muy importante biblioteca.

Un bibliotecario es conocido en algunos países como bibliotecólogo, es un profesional de las bibliotecas. Se trata de una persona que, en el ámbito de una biblioteca o Centro de Documentación desarrolla procedimientos para organizar la información, así como ofrecer servicios para ayudar e instruir a las personas en las maneras más eficientes para identificar y acceder a la información que necesiten, en los diferentes formatos.

La tarea de un bibliotecario se ha ido transformando en el tiempo. Han pasado de ser custodios de las colecciones de libros a ser intermediarios entre los usuarios que requieren satisfacer alguna necesidad de información y las colecciones de información que les son confiadas.

El desempeño de estos tesoreros literarios son múltiples: adquisición de nuevos materiales, catalogación y clasificación de los mismos, desarrollo de las colecciones, descarte de materiales obsoletos, establecimiento de políticas o normas de funcionamiento de los centros de información o bibliotecas donde trabajan, conducción de entrevistas de referencia, contratación de servicios y suscripción a revistas impresas o electrónicas, investigación.

Los bibliotecarios trabajan en distintos ámbitos: bibliotecas públicas, bibliotecas de instituciones educativas, bibliotecas especiales para ciegos y sordos, así como las bibliotecas especializadas, por ejemplo en un instituto de investigación.

También se les pueden encontrar en una la biblioteca interna de una empresa, bibliotecas parlamentarias y las bibliotecas nacionales, encargadas de reunir y conservar toda la producción bibliográfica de un país y sobre él.

Fuentes