Saltar a: navegación, buscar

Edwin Howard Armstrong

(Redirigido desde «Edwin Armstrong»)
Edwin Howard Armstrong
Información sobre la plantilla
Edwin Howard Armstrong .jpg
NombreEdwin Howard Armstrong
Nacimiento18 de diciembre de 1890
Nueva York, Bandera de los Estados Unidos de América
Fallecimiento31 de enero de 1954
Nueva York, Bandera de los Estados Unidos de América
Causa de la muerteSuicidio
NacionalidadEstadounidense
CiudadaníaEstadounidense
Alma materUniversidad de Columbia
OcupaciónIngeniero

Edwin Howard Armstrong. Fue un ingeniero eléctrico e inventor estadounidense, famoso por sus importantes aportaciones al desarrollo de la radio. Uno de los inventores más prolíficos de la era de la radio con una visión que se anticipó a su tiempo.

Síntesis biográfica

Nació el 18 de diciembre de 1890 en la ciudad de Nueva York. Cursó estudios en la Universidad de Columbia, graduádose en 1913 de Ingeniero eléctrico, donde fue catedrático en 1936.

Trayectoria laboral

Realizó importantes avances con aplicación al mundo de la radio. Después de su graduación ingresó en la Universidad de Columbia, poco después de que Lee de Forest acabase de inventar el Tríodo (audión era el nombre original). Estudió concienzudamente todas las características eléctricas del nuevo componente electrónico y diseñó varios Receptores de radio que empleaban este tubo de vacío.

En otoño de 1912, uno de los receptores construidos por Armstrong manifestó una enorme capacidad de amplificación y selectividad, debido a una realimentación que había introducido en el circuito. Armstrong lo llamó receptor superregenerativo. Este tipo de receptor superó a todos los conocidos hasta la aparición del superheterodino.

Durante la Primera Guerra Mundial estuvo en los laboratorios de la U.S. Army Signal Corps, en París, donde desarrolló el receptor superheterodino, diseño en el cual se basan el 99% de los receptores de radio y de televisión de todo el mundo. Este receptor constituyó la pieza básica que permitió la extensión de la radiodifusión a todos los ámbitos, ya que era mucho más sensible, robusto, estable y selectivo.

Durante los años treinta desarrolló una tecnología novedosa basada en la difusión de información sonora mediante la variación de frecuencia de la onda portadora: la Modulación de frecuencia o FM. Hasta aquel momento la radio comercial había funcionado mediante transmisiones de amplitud modulada (AM), pero las emisiones en FM se mostraron capaces de proporcionar un sonido más claro y no se veían afectadas por las interferencias de origen atmosférico que inciden en la amplitud. El mayor problema que presentaba el nuevo sistema es que era absolutamente incompatible con las radios ya establecidas, por lo que su idea no tuvo la aceptación que él esperaba. Para demostrar su sistema, Armstrong invirtió más de $ 300.000 de la época en construir una emisora completamente nueva y receptores.

A pesar de los inconvenientes que tuvo en sus comienzos y de no ver coronado su esfuerzo antes de morir, gracias a sus importantes mejoras de calidad, en la actualidad la FM se ha hecho tan popular como los otros sistemas de radiodifusión. Edwin Armstrong fue definitivamente el creador de la tecnología FM y por esa razón no debe ser olvidado. Por ello fue póstumamente elegido para figurar en la lista de los "grandes" de la electricidad junto a figuras tales como Alexander Graham Bell , Nikola Tesla, Marconi y Michael Pupin, por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) en Ginebra.

Muerte

El 31 de enero de 1954 se suicida después de sufrir durante años el rechazo y todo tipo de maniobras para dejarle fuera del negocio. El último día del mes de enero de 1954 Edwin Howard Armstrong, el olvidado ingeniero que sentó algunas de las bases tecnológicas más importantes para la comunicación por radio, escribía una nota a su mujer y se arrojaba al vacío desde el decimotercer piso en el que vivía. No pudo ver como su esposa Marion ganaba la batalla por la patente años después ni como la FM finalmente, a pesar de haber sido frenada durante tantos años, se hacía popular a partir de los años 70 y sobrepasaba a la AM una década después. No ha sido ni será el único ejemplo en el que las entidades que poseen los medios para detener la innovación tecnológica los utilizan. Ni la única reacción al cambio.

Aportes

Las invenciones de Armstrong fueron reclamadas por otros en última instancia en pleitos de patente. La vida de Armstrong es tanto una historia sobre los grandes inventos que él realizó como una tragedia acerca de los derechos reclamados por otros sobre esos mismos inventos.

En particular, el circuito regenerador, que Armstrong patentó en 1914 fue posteriormente patentado por Lee de Forest en 1916. de Forest vendió entonces los derechos de su patente a AT&T. Entre 1922 y 1934, Armstrong se encontró envuelto en una guerra por las patentes, entre él, RCA, y Westinghouse por un lado, y De Forest y AT&T en el otro. Este pleito de patentes fue el litigio más largo hasta la fecha, 12 años. Armstrong ganó el primer "round" del pleito, perdió el segundo, y quedó "en tablas" en un tercero. El Tribunal Supremo de los Estados Unidos, concedió a de Forest la patente de la regeneración en lo que hoy se cree que fue un malentendido de los hechos técnicos por el Tribunal Supremo. Aunque la comunidad científica reconoció inmediatamente los éxitos de Armstrong, las numerosas patentes que había realizado De Forest le impidieron registrar muchos de sus inventos, lo cual no impidió que recibiese la medalla de oro del Instituto de Radio Ingenieros y la medalla Franklin, el máximo galardón norteamericano al mérito científico, por la invención del circuito regenerativo. Incluso mientras que el pleito del circuito de regeneración continuaba, Armstrong creó otra invención significativa: la modulación de la frecuencia (FM), que fue patentada en1933. La guerra requirió de nuevo que Armstrong fuese reclamado para trabajar para el ejército, lo cual retrasó la puesta en marcha de su proyecto. Después de la guerra, cuando la frecuencia modulada (FM) comenzaba a captar adeptos, Armstrong se vio de nuevo envuelto en interminables pleitos acerca de sus patentes.

En 1945 perdió el proceso que había entablado contra el Lee de Forest a propósito del Tríodo y, en el mismo año, una comisión gubernamental inspirada por importantes compañías cambió la banda de frecuencia concedida para la modulación de frecuencia, lo que permitió a aquéllas conseguir patentes prescindiendo de Armstrong.

Fuentes