Saltar a: navegación, buscar

Espejuelos

Gafas o anteojos
Información sobre la plantilla
Mujer con gafas.jpg
Instrumento óptico formado por un par de lentes sujetadas a un armazón, que se apoya en la nariz mediante un arco y dos patillas que ayudan a sostenerlas en las orejas.

Gafas o anteojos también conocidas como lentes, anteojos, gafa o espejuelos son un instrumento óptico formado por un par de lentes sujetadas a un armazón, que se apoya en la nariz mediante un arco y dos patillas que ayudan a sostenerlas en las orejas. Son una combinación de dos productos sanitarios las lentes y la montura que el profesional óptico/optometrista adapta a un paciente determinado en base a la corrección precisa en cada ojo, su distancia interpupilar y la montura escogida. Se usan principalmente para compensar defectos de la vista, tales como la miopía o el astigmatismo, etc.

Historia de los anteojos

La ciencia óptica ha venido incrementándose desde épocas inmemorables. Los istoriógrafos apuntan que antes que se formularan las leyes de óptica, los chinos ya se hallaban en el dominio del arte de tallar lentes sencillos y en pleno uso de los anteojos fabricados decuarzo y otros cristales, e inclusive con armaduras de carey, bien con fines ornamentales unos o medicinales otros.
Confucio, 500 años a. J. C., menciona en sus escritos haber aliviado la visión a un zapatero con el empleo de gafas. Y posteriormente, cuando el insigne trotamundos, el veneciano Marco Polo, visitó la clásica China, en el 1270, encontró que aquellas gentes usaban esos adminículos. Tales testimonios dan fe de su manufactura en épocas remotas, pero no se tiene noticias de que el gran filósofo y moralista asiático tuviera conocimiento alguno acerca de las leyes de refracción del cristal; aún cuando si deja constancia que los primeros lentes tuvieron uso práctico y aplicación medicinal en la archimilenaria China, lo que hace presumir al menos que tenían nociones o estaban en posesión del conocimiento quizás en forma empírica del poder de refracción de las lentes.
Siglos más tarde apareció el eminente matemático árabe Alhazen (965-1038), a quien le cupo la gloria de refutar y enmendar la teoría que desde la época de Euclides se mantenía como veraz. Consistía ésta en la creencia "que los rayos visuales procedían de un punto dentro del ojo y que estos se esparcían formando un cono visual cuya base descansaba sobre el objeto", Alaben (Abu-Ali al-Hasan) demostró lo contrario, indicando que "los rayos visuales pasan desde el objeto al ojo" e insinuó la "verdadera conducta de la luz al pasar desde un medio tenue a un medio denso". A fin de explicar y describir el resultado de sus ensayos solía utilizar pequeños segmentos de bolas de cristal.

Los anteojos, estética, personalidad y salud

Los anteojos son ahora un importante accesorio de moda, se utilizan también para complementar el vestuario, sin importar que no existan problemas visuales.Así como la visión es considerada el más importante de los sentidos, se debe dar importancia a los anteojos, a través de los cuales es posible corregir las ametropias y mantener la visión en toda su plenitud.

Con el paso del tiempo y desarrollo de la tecnología, los anteojos dejaron de ser un objeto de uso necesario para ser usados también como un adorno; se han convertido en un importante accesorio que complementa el vestuario masculino y femenino. Ahora se utilizan en su fabricación, materiales más livianos y mejores colores para la satisfacción de quienes precisan de su uso permanente.Los anteojos son ahora importante accesorios de moda, se utilizan también para complementar el vestuario sin importar que no existan problemas visuales.

Es importante recomendar el armazón correcto. Para ello se debe analizar la forma de la cara; sus facciones, rasgos y características. Es la nariz corta, ancha, larga, pequeña o prominente. Si los ojos están separados o muy juntos. Determinar el tono de la piel y los colores que más usa, será de gran ayuda para combinar el torno y la forma del marco con la cara. Es importante conocer la calidad del material empleado y principalmente, si la montura es adecuada a la forma del rostro, sin olvidar que debe ajustarse a la personalidad, de acuerdo con el tipo de actividad que desarrolla.

Un político, por ejemplo, debe usar armazones que ayuden a su imagen, modelos compatibles con estatus y de colores sobrios; un religioso deberá usar modelos mas simple pero serios.

El estilo del marco ejerce gran influencia en la imagen de las personas y se integra de tal forma a la personalidad de ciertos individuos, que estos son inmediatamente conocidos por la asociación que se realiza entre los anteojos y la persona, como es el caso del Legendario Gandhi.

Estética en la adaptación de anteojos

El conocimiento sobre las diferentes tipologías de la cara nos facilitará la selección acertada de la montura del paciente. Este debe estar convencido de haber encontrado la montura adecuada y nunca encontrar el anteojo como un objeto extraño en su cara, éste por el contrario deberá resaltar la personalidad y dar más vida a su cara.

El anteojo debe encajar armónicamente de acuerdo con las costumbres que el paciente tenga para vestirse; también debe estar de acuerdo con el color del cabello y el tipo de piel. Debe tenerse en cuenta la personalidad que el usuario desee representar frente a los demás, teniendo en cuenta que el anteojo siempre está en la mira del observador.

UN ANTEOJO PUEDE CAMBIAR LOS CONTORNOS DE LA CARA, PUEDE HACER RESALTAR LOS CONTORNOS, SUAVIZARLOS Y HASTA DEFORMARLOS.

Adaptación de anteojos.

Es interesante ver cómo un muy buen examen optométrico puede malograrse con una incorrecta adaptación del anteojo.

De qué nos sirve haber tenido un paciente contento en el consultorio, que sentía bien su anteojo de prueba, con muy buena visión y completamente satisfecho con nuestro trabajo, si al cabo de una semana nos llega diciendo: " No doctor, yo no veo con esas gafas, las letras del periódico las veo distorsionadas." o "No me aguanto esas gafas vea como me tienen la piel." O " Veo bien pero al rato me empieza un dolor de cabeza inaguantable, tanto que me tengo que quitar las gafas para que éste se calme un poco." El niño con estrabismo acomodaticio, que al cabo de un mes nos llega con los ojos igual de desviados, pues resulta que es imposible mantenerle los anteojos puestos. La jovencita que se siente tan fea con esas gafas que más bien prefiere continuar con la mala visión que ya tiene. El miope de 4 Dpt. que nos llega furioso porque los lentes en la periferia son exageradamente gruesos.

Es aquí donde empiezan nuestros problemas con un paciente predispuesto psicológicamente a sentirse mal con su corrección óptica en forma de anteojos.

En el primer caso llegaremos a la conclusión de que el ángulo pantoscópico es incorrecto y si no tenemos la experiencia, conocimiento ni herramienta adecuada, lo más probable es que al tratar de arreglar su anteojo nos quedemos con un brazo roto en las manos y al paciente mirándonos en extraña forma.

En el segundo caso tendremos un paciente insatisfecho al que probablemente habrá que cambiarle el anteojo.

En el tercer caso haremos el examen de nuevo y comprobaremos eventualmente, que la fórmula esta muy bien recetada y le diremos al paciente que debe acostumbrarse a los lentes; cuando lo que en realidad sucede es que hay una presión excesiva de los brazos del anteojo.

En el cuarto veremos unos anteojitos mal adaptados, incómodos, antianatómicos que obviamente no tiene por que soportar el niño. En el quinto caso probablemente veremos un anteojo antiestético que no armoniza con la cara de la joven y en el último caso veremos que el anteojo era excesivamente grande y no se le advirtió al paciente sobre las consecuencias en cuanto al grosor de los lentes.

Por estas y muchas otras razones, nosotros los optómetras debemos estar consientes de la importancia que tiene el tema de la adaptación de los anteojos para nuestra vida profesional.

Para escoger correctamente un armazón se debe tener un conocimiento técnico de la montura y una buena idea estética.

Algunos factores que se tienen en cuenta al escoger la montura

Los armazones baratos, pueden ser de baja calidad y durabilidad. Su prestigio y el de su negocio pueden quedar en juego.
1. La montura recomendada debe satisfacer realmente. La clientela femenina se preocupa un poco mas por su apariencia y esta pendiente que el uso de los anteojos la embellezca y no disminuya su sensualidad. En este momento la orientación profesional necesaria, se podrá demostrar que los anteojos pueden mejorar su apariencia física.
2. Es importante saber cual tipo de armazón es el adecuado de acuerdo con el formato del rostro.
Las personas de rostro redondo deben optar por modelos rectangulares bajos o agatados. Evite usar modelos pequeños, porque estos enfatizan la redondez, evite los modelos redondos. Las líneas angulares rompen la apariencia redonda.

Las personas de rostro alargado deben escoger modelos redondos para suavizar los trazos prolongados, siempre prestando atención al tamaño de la montura, que nunca deberá exceder el tamaño de la cara. Un marco ancho en la parte superior crea la ilusión de unas cejas amplias.

Si la fisonomía es angulada, con nariz baja, los modelos indicados son los rectangulares bajos o modelos ovalados, para evitar que el armazón toque las mejillas.

Los rostros cuadrados se adaptan mejor a monturas de formas curvas redondeadas, ya que suavizan la severidad de la cara.

Las caras que presentan mentón estrecho (cara corazón) permiten que armazones de forma cuadrada o agatada, disminuyan la barbilla angosta y equilibran el ancho de las cejas.

En la selección de monturas, el rostro ovalado no presenta grandes dificultades, se pueden adaptar una gama variada de modelos.

No se debe usar la línea o el Artes visuales y diseño de la montura igual al de la cara. Si el rostro es cuadrado, evite los marcos cuadrados, si es largo, la parte inferior del marco debe cruzar las mejillas; si la cara es pequeña, seleccione un marco pequeño y angosto.

Ojos que están muy cerca entre sí, lucirán mas separados con gafas que tengan un tono claro o neutro en el puente y oscuros a los lados (en las patas); por el contrario, un puente oscuro, hará lucir mas cerca los ojos que son separados.

Si el puente de la nariz es ancho, se puede aparentar más estrecho con un puente de la gafa en tono más oscuro y un marco en tonos más claros en los extremos.

Gente inmadura o personas con piel pálida lucen mejor con marcos en los que el color es cálido y rosado, mejor que gris, café claro o ámbar, porque estos las harán lucir con la cara lavada; colores claros como ciruela, rojizos, café oscuro, son mejores para personas con pieles oliva o amarillentas.

Si usted tiene colores vivos, entonces los tonos fríos, azules, verdes y grises son los mejores. Marcos negros son estupendos solo para gente joven.

La maquillaje de sus ojos deberá ser vivo, fuerte y si podrá verse a través de los lentes, sin quitarle fuerza al resto del maquillaje del rostro. Busque un tono balanceado.

Siga la línea natural de las cejas con las gafas. Hay diferentes formas de cara y para ello se han diseño diferentes estilos de marcos.

Escoja el que más se acomode a su gusto.

¿Cuándo hay que usar gafas de sol?

Deberían usarse siempre que uno permanezca al aire libre, especialmente en las siguientes
Lentes1.JPG
situaciones:
  • Durante el verano, debido a que el nivel de radiación ultravioleta (UVA y UVB) aumenta considerablemente respecto al invierno (al menos tres veces más).
  • Actividades en la playa o lugares con agua (mar, ríos, lagos).
  • Deportes extremos de invierno en montaña.
  • Uso de medicaciones que causen fotosensibilizad: psoralenos (tratamiento de psoriasis), tetraciclina, doxiciclina, alopurinol, fenotiazina, terapia fotodinámica (degeneración macular).
  • Personas operadas de catarata.

A pesar de que para muchos son un complemento más, las gafas de sol han de proteger los ojos y evitar efectos peligrosos o nocivos del astro rey. Por consiguiente, la elección de sus lentes no debe basarse en modas o criterios estéticos, sino en el uso que se les dará. Para la montura dejaremos nuestros gustos y optaremos por la que más nos favorezca.

Elija la gafa de sol más adecuada al uso preferente que se les va a dar, sea playa, montaña, deporte, conducción, etc.

La gafa de sol ideal debe ser neutra desde el punto de vista óptico, cubrir de frente y lateralmente de los rayos nocivos, tener un alto grado de protección contra los rayos ultravioleta, ausencia de rugosidades y bordes vivos, con cristales u orgánicas, nunca de plástico. Además de hacer frente a las radiaciones solares, unas buenas gafas de sol deben permitir una óptima agudeza visual.

No se deje engañar por el color de las lentes. Algunas lentes blancas filtran el 100% de la radiación UV mientras que otras muy oscuras no filtran correctamente la luz UVA pero si la visible, favoreciendo una mayor dilatación pupilar y, como consecuencia, un incremento de la radiación UVA que recibe el ojo.

Preste especial atención a los niños, su cristalino es casi transparente hasta los 10 ó 12 años, y sus ojos absorben toda la radiación. No les compre gafas de sol de juguete o que no cumplan estrictamente con la reglamentación de la Comisión Europea.

Para que la lente solar proteja de forma adecuada, debe estar perfectamente adaptada al rostro: la montura no debe quedar ni descentrada ni alejada de la cara.

Antes de comprar cualquier gafa de sol, compruebe que esté marcada con el sello de la Comunidad Europea y que en la etiqueta figure la clase a la que pertenece o la categoría de su filtro.

Asegúrese de que en el etiquetado o en el folleto informativo figuran el nombre y dirección del fabricante, las instrucciones de almacenamiento, uso, limpieza y mantenimiento o desinfección aconsejados por el mismo, así como los consejos y advertencias de seguridad en caso de que, por ejemplo, estén fabricadas con un tipo de filtro que no sea apto para la conducción de vehículos. Un color para cada necesidad

Más allá de modas y cuestiones estéticas, el color de sus lentes indica para qué actividades son más adecuadas unas gafas de sol.

Consejos al elegir las gafas de sol.

  • Comprar las gafas en lugares con garantía (Ópticas), donde los profesionales le aconsejarán y le informarán adecuadamente.
  • Elegir gafas que impidan el paso del 95-100% del total de radiaciones ultravioleta. Algunos fabricantes especifican "absorción UV hasta 400 NM" o "UV absorption up to 400 NM" para indicar un bloqueo o absorción del 100% de la radiación ultravioleta.
  • Las gafas polarizadas son lentes que mejoran el contraste y la visión en situaciones especiales (deportes acuáticos, esquí, pesca, caza) donde la luz solar se refleja en el suelo o el agua. Aunque la polarización no tiene nada que ver con la absorción ultravioleta, muchas gafas polarizadas contienen filtros que bloquean esta absorción.
  • Las gafas "de espejo" son gafas normales recubiertas por una fina capa metálica. Aunque disminuyen la cantidad de luz visible que entra en los ojos, no supone que protejan adecuadamente frente a la radiación ultravioleta.
  • Las gafas con cristales de color ámbar bloquean el paso de la luz azul y hace que veamos todo con un tono amarillento o anaranjado al llevarlas. Los objetos distantes se perciben con más nitidez, especialmente en ambientes de nieve o neblina. Por esta razón son muy utilizadas por esquiadores, pilotos, cazadores o navegantes. Sin embargo, todavía no se ha demostrado claramente que la luz azul del espectro visible sea dañina para los ojos.
  • Las gafas con filtro anti-rayos infrarrojos bloquean la radiación infrarroja (es invisible y produce calor) presente en la luz solar en pequeña cantidad. Los ojos suelen tolerarla bien y actualmente no se ha demostrado una asociación clara entre este tipo de radiación y la aparición de enfermedades oculares.
  • Las lentes de contacto no protegen frente a la luz ultravioleta, excepto determinados modelos. Por lo tanto, si no dispone de lentillas con filtros anti-radiación ultravioleta, hay que usar gafas de sol como protección.

¿Qué debes tomar en cuenta al escoger tus monturas?

Teniendo en cuenta la diversidad y tamaños de anteojos, cuyos diseños se orientan frecuentemente de acuerdo con la moda, vemos que gran cantidad de estos anteojos no son adaptables, por que la forma individual de la cabeza y en consecuencia también de la nariz y orejas no permiten una adaptación adecuada. La anatomía de la cara es de gran importancia en relación con la selección de la montura y desde el momento en que el optómetra la observa en la cara de su paciente, debe juzgar acertadamente si la montura llena o no los requisitos indicados.

HUESO FRONTAL

La forma y el tamaño de este hueso, deben ser tenidos en cuenta en la adaptación del anteojo.De acuerdo con sus características se deberá determinar el tamaño de los lentes, la forma de éstos y la distancia al vértice. Adicionalmente deberá considerarse el espesor del tejido y la magnitud de las cejas sobre él.

HUESO TEMPORAL

La forma de este hueso, con sus partes musculares y adiposas, influencian en la adaptación de la montura lo siguiente: ángulo de la apertura de los brazos, anchura del brazo a nivel de la oreja, largo del brazo, construcción del brazo y la forma de la terminal del brazo.

HUESOS PROPIOS DE LA NARIZ

Determinarán lo siguiente: amplitud del puente, forma del puente, clase de apoyos o plaquetas y forma de los lentes.

HUESO MALAR

El anteojo no debe tocar la piel que cubre estos huesos, además debe guardare espacio suficiente para que no sea movido como consecuencia de un cambio facial como la risa. El tamaño del pómulo define: la forma de la montura, dimensión vertical del lente y grado de inclinación de la montura.

HUESO ESFENOIDES

Por el grosor de los tejidos y la dirección interior de este hueso, el brazo del anteojo no tiene ningún contacto directo con el esfenoides. Sin embargo, como la cabeza desde la base de la oreja y delante hacia la cara se estrecha, una posible presión ejercida por los brazos en esta región tendrá como resultado el desplazamiento de la montura hacia delante. Por lo tanto los brazos del anteojo apenas deben hacer contacto desde la base de la oreja hacia atrás. En la práctica debe poder pasarse una hoja de papel entre el brazo y la cara del paciente.

CARTILAGOS EN LAS ZONAS DE CONTACTO

Como el metabolismo interno del cartílago es muy lento, muchas veces a nivel de las zonas de contacto pueden encontrarse depósitos de calcio y degeneraciones del tejido en personas de edad avanzada.

Una presión lateral excesiva sobre los cartílagos nasales puede llegar a deformarlos e incluso a dificultar la respiración.

El pabellón de la oreja constituye la parte más extensa de cartílago en la cara. Para una buena adaptación es importante que el terminal del brazo quede paralelo en toda su extensión con la base de la oreja, en forma tal que la relación terminal piel guarde perfecta correspondencia.

MÚSCULOS EN EL SECTOR DE APOYO DEL ANTEOJO

Son varios los músculos que se encuentran en el sector de apoyo del anteojo, entre estos tenemos el occipitofrontal, el precerus, músculos nasales y auriculares. Estos últimos se encuentran precisamente en el sector donde el brazo del anteojo presiona hacia la cabeza.

Una adaptación deficiente del brazo resultará en un reparto desigual de la presión lo cual rápidamente producirá dolor. Es muy difícil identificar el punto donde se presenta el dolor muscular ya que toda la zona es muy sensible y no necesariamente se produce enrojecimiento.

En estos casos se debe hacer un cambio en la curvatura del brazo de modo que se reparta por igual la presión lateral y por lo tanto se alivie el dolor.

NERVIOS EN EL SECTOR DE APOYO DEL ANTEOJO

Los nervios que pueden estar en la zona de contacto con el anteojo es: el frontal supratroclear, infratroclear, infraorbital, auricular anterior y auricular posterior. La presión en ciertas partes de estos nervios pueden producir sensaciones de malestar, aunque de todas formas su importancia es más bien limitada.

VASOS SANGUÍNEOS EN EL SECTOR DE APOYO DEL ANTEOJO

En el punto donde el brazo del anteojo tiene su primer contacto, si este está muy apretado puede eventualmente producir un leve aprisionamiento de la arteria temporal superficial dificultando el paso libre de la sangre y produciendo subsecuentemente una cefalea.

La parte terminal de la arteria facial pasa por la zona donde van los pads o narigueras del anteojo. También en este caso si existen presiones inadecuadas o extremas, puede producirse dificultad para la respiración, con su subsiguiente cefalea, inflamación y enrojecimiento de la nariz. Además puede producirse dolor en la órbita.

Estas impresiones pueden ser tan fuertes que, él usuario del anteojo desde un principio, rechaza de plano ciertos modelos de anteojos por saber de experiencia que le es imposible usarlos con ciertos modelos de apoyo.

Elije las gafas de sol que más te favorecen.

Te encanta llevarlas pero nunca aciertas con las que mejor te sientan. Analiza detenidamente tu rostro y apuesta por las que más favorecedoras del verano.

Cara de rasgos cuadrados, más bien alargada, redonda o muy angulosa? ¿Cuál es tu caso? Lo cierto es que elegir unas gafas que nos sienten bien de verdad no es cosa fácil, por eso, lo mejor es acudir a una de Optimax donde cuentan con las más cool del momento y probarse hasta dar con el par ideal.

Comenzaremos por las caritas redondas. A este tipo de rostros las gafas con cristales en forma de pera, es decir, tipo aviador, les sentarán de maravilla.

Si eres rubia, la montura es más favorecedora en negro total o bien en metal dorado.

Si tu cara es alargada, las lentes cuadradas o rectangulares acortarán esa largura y te darán un aspecto más cool.

Y vamos con las que más se llevan? las de aviador clásicas, con cristal negros y montura dorada siguen en boga mientras que las de inspiración 50s también tienen su hueco en el mercado este verano. Si quieres apostar por algo diferente, pruébate las de montura de pasta en blanco, rojo o violeta con formas redondeadas siguiendo las indicaciones de la forma de tu rostro.

Consejos para escoger tus monturas.

Todas las caras no son iguales, y tampoco lo son las gafas. Te contamos cómo elegir la que mejor te quede y evitar un "desastre estético".

Cómo elegir monturas para gafas:

Si te encuentras en pleno proceso de búsqueda de unas gafas, ya sean lentes de sol o para la corrección de la visión, podrías confundirte a la hora de elegir la montura.

Mientras más marcos veas, más confuso podrías estar. A continuación, una guía para ordenar las cosas:

Si tienes una cara ovalada, todas las formas de monturas serán compatibles con tu rostro.

Si tienes una cara de contorno redondo, opta por monturas angulosas ¿rectangulares en forma?.

Si tienes una cara con forma de diamante ¿es decir, angostándose hacia el mentón?, elige un marco de forma ovalada.

Si tienes una cara con forma más bien triangular, elige una monturas que sea tan ancha como el corte de tu mandíbula y que presente un ángulo más abierto en la parte superior de los vidrios.

Si tienes una cara cuadrada, elige marcos de forma ovalada.

Si tienes una cara alargada, opta por las que tengan la forma de un triángulo invertido.

Elegir una montura, es más que escoger un armazón hermoso.

Cuando se porta un montura, no solamente se produce un estímulo, sino varios dentro de los cuales hay algunos que no se pueden percibir sensorialmente pero que sin embargo producirán cambios y reacciones en los sentidos centrales adyacentes. El hecho de llevar una montura implica la conjugación de varias impresiones sensoriales, que comparadas entre ellas y también con impresiones en nuestra memoria, determinarán la tolerancia a la montura en todo usuario.

Con relación a la temperatura, podemos decir que cuando ésta es extrema, tanto en frío como en calor es mucho más recomendable el anteojo de acetato que el de metal, ya que en el primero la transmisión de la temperatura a la piel es más lenta y sostenida, mientras que en el segundo es mucho más rápida y por lo tanto eventualmente se producirán lesiones cutáneas con mayor facilidad.

En relación con el peso y la presión del anteojo sobre la piel, tenemos que la cuantía de esta sensación depende de: - El grado de deformación de las capas de la piel, El tamaño de la superficie de la piel, - La cantidad de células afectadas y - La cantidad de cambio en la presión. Esto tiene que ver directamente con el grado de tolerancia que presente un paciente a su anteojo.

Cuando la sensación es particularmente molesta debido a una fuerte y desequilibrada presión tendremos un paciente quitándose continuamente sus anteojos. Ahora bien, si la presión no es demasiado fuerte o es fuerte pero repartida equitativamente a lo largo de la piel, tendremos que en corto tiempo la piel se encontrará adaptada a esta presión. Si la presión es débil y pareja, la sensación será mínima.

El éxito de una adaptación de anteojos depende en parte de la resistencia mecánica de la piel de cada individuo. Con el incremento de la edad se merma la elasticidad y posibilidad de restituir la piel.

Para mantener en una forma reducida la presión del anteojo, es importante mantener el peso de la montura y el diámetro del lente lo más pequeño posible y simultáneamente, hacer que la superficie de los puntos de contacto sean lo mayor posible, considerando obviamente que el material del lente sea liviano.

En relación con el enrojecimiento de la piel podemos decir que se produce por alguno de estos tres factores: - Interrupción del metabolismo exógeno (al cubrir la piel dificulta el ingreso de oxigeno y la salida de sudor). - La presión sobre la piel - Los dos hechos anteriores producen en la capa basal la liberación de histamina, lo cual a su vez, incrementa la irrigación sanguínea.

Enlaces externos

http://es.wikipedia.org/wiki/Gafas_de_sol
http://www.cienporcienguapa.com/consejos-para-aprovechar-el-uso-de-gafas/
http://www.cienporcienguapa.com/consejos-para-elegir-gafas-adecuadas-esgún-la-estructura del rostro/

Fuentes