Saltar a: navegación, buscar

Fósforo blanco

Fósforo blanco
Información sobre la plantilla
Fosforo Blanco.JPG
Concepto:Es un alótropo común del elemento químico fósforo.

Fósforo Blanco. Es un alótropo común del elemento químico fósforo que ha tenido un uso militar extenso como agente incendiario, agente para crear pantallas de humo y como componente flamígero antipersonal capaz de causar quemaduras graves

Características físico-químicas

Fórmula: P4

Es una cera translúcida y sólida que rápidamente se convierte en amarilla cuando es expuesta a la luz. Por esta razón también es llamado fósforo amarillo. Brilla de manera verdosa en la oscuridad (cuando es expuesto a oxígeno), es altamente flamable y pirofórico (se prende por sí solo) al contacto con el aire así como tóxico. El hedor generado por la combustión de esta forma tiene un característico olor a ajo. Es ligeramente soluble en agua y puede ser almacenado bajo agua. De hecho, el fósforo blanco sólo está seguro de la auto ignición cuando se sumerge en agua

Alotropía

Se entiende por la capacidad que tienen determinados elementos químicos para presentarse con diferentes estructuras químicas o con características físicas distintas aunque es necesario aclarar que para que un elemento químico sea considerado alótropo tiene que estar en el mismo estado. Es decir, si un elemento originalmente es un sólido, su versión alotrópica deberá ser también un sólido como ocurre en el caso del Fósforo.

Obtención y uso

El alótropo blanco puede ser producido utilizando distintos métodos. En el proceso industrial, la roca de fosfato es calentada en un horno ya sea electrónico o a base de combustible en presencia de carbono y óxido de silicio. El fósforo elemental es posteriormente liberado como vapor y puede ser recolectado bajo ácido fosfórico.

Usos

- Agente para pantallas de humo.

- Granadas de humo para la Infantería, municiones de lanzagranadas, carros de combate, vehículos blindados, piezas de artillería y morteros.

Historia

Se cree que el primer uso del fósforo blanco fue en el siglo XIX, en una disolución de fósforo con disulfuro de carbono. Cuando el disulfuro se había evaporado, el fósforo blanco ardía, y probablemente también quemaba el disulfuro, altamente inflamable, creando humos. Esta mezcla era conocida como "fuego feniano" y se afirma que fue utilizada en la Primera Guerra Mundial.

El ejército británico introdujo las primeras granadas de fósforo blanco a finales de 1916. En la Segunda Guerra Mundial, bombas, cohetes y granadas de fósforo blanco fueron utilizadas intensivamente por fuerzas estadounidenses, de la Commonwealth, y en menor medida por fuerzas japonesas, tanto para crear pantallas de humo como contra objetivos humanos.

Durante la campaña de Normandía, el 20% de las cargas de los morteros de 81 mm eran de fósforo blanco. Al menos hay cinco citaciones a la Medalla de Honor donde se menciona el uso de granadas de fósforo para limpiar posiciones enemigas. Durante la liberación de Cherburgo en 1944, el batallón de morteros lanzó 11.899 proyectiles de fósforo blanco a la ciudad.

Según los archivos militares, el fósforo blanco lo emplearon por primera vez en grandes cantidades las fortalezas volantes norteamericanas B-52 sobre Tokio antes de Hiroshima, produciendo el colapso de los hospitales nipones.

En 1989 el ejército militar argentino utilizó el fósforo blanco en forma ilegal contra el grupo armado MPT que había tomado el regimiento de la Tablada, provocando varias muertes.

Las municiones de fósforo blanco han sido utilizadas en otros conflictos como la Guerra de Corea y la de Vietnam. También ha sido empleado por Marruecos contra el pueblo saharaui. Según GlobalSecurity.org, "en diciembre de 1994, en la batalla de Grozny en Chechenia, entre una cuarta y quinta parte de los proyectiles por la artillería o morteros rusos era de humo o de fósforo blanco.". También ha sido utilizado en el conflicto Israel-Palestina causando numerosas víctimas.

Riesgos

Exposición a armas

Las partículas incandescentes del fósforo blanco que se producen en la explosión inicial pueden producir profundas, extensas y dolorosas quemaduras de segundo y tercer grado. Las quemaduras de fósforo conllevan una mortalidad mayor que otros tipos de quemaduras debido a la absorción del fósforo en el cuerpo a través de las áreas alcanzadas, resultando dañados órganos internos como el corazón, el hígado o el riñón. Estas armas son particularmente peligrosas al personal debido a que el fósforo blanco arde a menos que esté privado de oxígeno o hasta que este se consume totalmente, en algunos casos llegando la quemadura hasta el hueso.

Inhalación del humo

La combustión del fósforo blanco crea una nube blanca densa y caliente. La mayoría de las formas de humo no son peligrosas en las concentraciones producidas por algún tipo de estas armas. Sin embargo, la exposición a concentraciones altas de cualquier tipo durante un período largo (especialmente si es cerca de la fuente de emisión) tiene el potencial de causar daño e incluso la muerte. El humo del fósforo blanco irrita los ojos y nariz en concentraciones moderadas. Con exposiciones largas, una tos crónica puede ocurrir. Sin embargo, no hay muertes registradas por los efectos del humo únicamente durante operaciones de combate y hasta la fecha no hay muertes confirmadas por el resultado de la exposición al humo del fósforo blanco.

Ingestión

La dolorecia letal aceptada cuando el fósforo blanco es ingerido es de 1 mg/kg, aunque la ingestión de 15 mg puede ya ser mortal. También puede dañar el hígado, el corazón o el riñón.

Fuentes