Friedrich Fromm

Friedrich Fromm
Información sobre la plantilla
220px-Bundesarchiv Bild 146-1969-168-07, Friedrich Fromm.jpg
NombreFriedrich Fromm
NacimientoBerlín Bandera de Alemania
Fallecimiento12 de marzo de 1945
Alemania
Causa de la muerteFusilamiento

Friedrich Fromm. Estuvo entre los complotados para la Operación Valkiria, traicionando a los mismos una vez fracasado el atentado contra Hitler.

Era el Comandante en jefe del Ejército de Reserva, receptor de los requerimientos logísticos del ejército y enlace con el Instituto de Física Kaiser Wilhelm I, donde se realizaban estudios para la creación de la bomba atómica.

Síntesis Biográfica

Friedrich Fromm nació en Berlín el 8 de octubre de 1888 . E ingresó en el Ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial y terminó la misma con los grados de teniente.

Concluida la Primera Guerra Mundial se mantuvo en el ejército y trabajó bajo las ordenes del general Ludwig Beck, jefe del Estado Mayor General. En 1937, ya como oficial del Ejercito del Tercer Reich fue nombrado comandante del Ejército de Reemplazo y Jefe de armamentos, puestos desde los que mantuvo una activa comunicación con el ministro de armamentos Albert Speer, a quien informaba directamente de todo lo acaecido en el Frente Oriental.

Ferviente partidario de Adolf Hitler fue uno de los principales defensores de sus postulados, y uno de los primeros en desilusionarse de los mismos, debido al torpe manejo de la guerra que hacía.

En 1942, abogó por una paz negociada con la Unión Soviética.

Fromm fue invitado por Claus von Stauffenberg a unirse a la Operación Valkiria, complot que se gestaba contra Hitler con el objetivo de eliminarle físicamente.

Este complot estaba liderado por los generales Friedrich Olbricht, Ludwig Beck y Henning von Tresckow, el mariscal Erwin von Witzleben y el teniente coronel Claus von Stauffenberg. Al igual que el Mariscal de Campo Günther von Kluge, Friedrich Fromm no pasó de ser un conocedor de la operación que se orquestaba y su culpabilidad podría reducirse a ambivalencia, ambigüedad y tibieza. Tenía en su poder una lista con los nombres de todos los implicados directos en la acción y los cargos que ocuparían después de el golpe, en la que previsoramente, no incluyó el suyo para protegerse en caso de fracaso.

El ministro de armamentos Albert Speer figuraba en una de las copias pero con una anotación a seguidas que decía : - si fuera posible ? -, aclaración que lo pondría fuera de sospechas y le permitiría continuar con vida.

El Mariscal Fromm entró en conocimiento de la Operación Valkiria a través del coronel von Stauffenberg, uno de sus subordinados, Jefe del estado mayor del Ejército de Reemplazo, que le servía de enlace con el General von Tresckow, uno de los principales cabecillas.

El 20 de julio de 1944 se desarrolla el atentado y Fromm debe poner el ejército de la Reserva a disposición de los complotados pero en la tarde recibe una llamada del general Erich Fellgiebel que se encuentra en el lugar de los hechos y no percibe indicios de tragedia, llama entonces al mariscal de campo Wilhelm Keitel y conoce por intermedio suyo que Hitler salió ileso.

Wilhelm Keitel le pregunta por el coronel Claus von Stauffenberg y Fromm deduce que ya está en camino el ajuste de cuentas con los traidores. Se niega a cumplir con su parte del plan cuando los generales Beck y von Witzleben le piden que lo ejecute y se hace el desentendido acerca del plan Valkiria. Estos encierran a Fromm e intentan tomar el control del ejército de reserva, lo que les resulta imposible.

Cuando Fromm es liberado asume el papel de fiel y abnegado seguidor del Führer para limpiar con ello su propia culpa, asume el mando del Ejército de la Reserva, hace prisioneros a los cuatro lideres del complot y se conecta con Himmler, a quien comunica que tiene prisioneros a los ejecutores del atentado y los está juzgando pero una vez más utiliza la astucia y corta la comunicación. Con celeridad condena a muerte por fusilamiento al general Beck, al coronel von Stauffenberg, al teniente von Haeften, al general Olbricht y al coronel von Mertz, acusándolos de alta traición.

El General Ludwig Beck es autorizado a suicidarse y los otros cuatro son fusilados poco después de la medianoche.

Es precisamente la prisa de Fromm por deshacerse de los que podrían involucrarlo lo que lo involucra en los hechos.

Cuando Joseph Goebbels y Heinrich Himmler llegan a Berlín ya los conjurados han sido eliminados por lo que Goebbels, dice a Fromm: "Usted ha tenido una prisa maldita para poner a estos testigos bajo tierra." Y comienza a ser uno de los sospechosos para estos altos jefes militares.

Cae bajo la sospecha de Hitler quien ordena al coronel Otto Remer detener a Fromm ya que siendo el superior de Stauffenberg, era difícil que ignorase las actividades conspirativas de este y si las ignoraba su negligencia era demasiado grave.

Al ser revisada su oficina aparece la relación de complotados que poseía y sus posibles cargos en el nuevo gobierno lo cual lo implica definitivamente.

Es juzgado por un "Tribunal del Pueblo" y aunque no pudo ser probada su participación directa en los hechos, el solo motivo de conocer la conjura y no delatarla implicaba una gravísima complicidad y la aprobación tácita del golpe de Estado por lo que es condenado a la horca, pero Hitler exigió que fuese ejecutado por un pelotón de fusilamiento, exactamente, por "cobardía ante el enemigo".

Es ejecutado el 12 de marzo de 1945.

Fuentes

  • Wikipedia[1]
  • Metapedia[2]
  • Enciclopedia Británica[3]