Albert Speer

Albert Speer
Información sobre la plantilla
Albert Speer.jpeg
Speer durante sus últimos años de vida
Datos Personales
NombreBerthold Konrad Hermann Albert Speer
Nacimiento19 de marzo de 1905
Mannheim, Bandera del Imperio Alemán Imperio Alemán
Fallecimiento1 de septiembre de 1981
Londres, Bandera del Reino Unido Reino Unido
OcupaciónPolítico y arquitecto
Partido políticoPartido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NAZI)
CónyugeMargarete Weber,
HijosHilde Schramm y Albert Speer Jr.

Berthold Konrad Hermann Albert Speer. Arquitecto y político alemán considerado llamado por muchos como el "Arquitecto de Hitler" debido a su estrecho vínculo con el exlíder nazi Adolf Hitler y su marcado intento de convertir a Berlín y Alemania en el centro cultural y social de una nueva civilización.

Síntesis biográfica

Nace el 19 de marzo de 1905 en la ciudad de Mannheim, hijo de arquitectos, desciende de una familia de la alta burguesía alemana, es el segundo de tres hermanos, Hermann y Ernst, quienes le repudiaban por el aspecto enfermizo, por la inclinación a entablar relaciones con personas que no pertenecían a la clase social. Crece en medio de una familia rica en bienes materiales, pero con carencia de afectos, se forma como una persona silenciosa y poco dada a las demostraciones emotivas, esto repercute en la maduración del carácter.

Estudios

En la escuela, es aventajado alumno de matemáticas, en especial en el manejo de estadísticas, en la juventud, primero quiere ser matemático, pero acaba siguiendo los antecedentes familiares y estudia arquitectura, inicia los estudios en Karlsruhe, para después trasladarse sucesivamente a Munich y Berlín. Dentro de las pocas amistades que tiene en esa época de estudiante, se relaciona con judíos aspirantes a arquitectos, tales como Raphael Geis, quien sería un apasionado líder antinazi. Al terminar los estudios en 1927, se casa el 28 de agosto de ese año con Margarete Weber, una amiga de la clase media desde los 15 años y su compañera de toda la vida.

Afiliación nazi

A finales de la década de los 20, Alemania se encontraba en medio de una dura depresión económica. No había prácticamente oportunidades laborales ni proyectos de construcción para un joven arquitecto recién licenciado. Era la época de la llamada Gran Depresión, y el joven matrimonio sobrevivió gracias a la ayuda de la familia de Albert, que contaba con grandes recursos. En 1928 aceptó el cargo arquitecto de la Corte del soberano de Afganistán, Amán Allah, que deseaba contratar especialistas alemanes para llevar a cabo reformas en su país. Sin embargo, Amán fue derrocado antes de que Speer se trasladara a Afganistán.

En 1931, varios de sus alumnos le convencieron para que asistiera a una reunión del NSDAP o Partido Nazi en el parque Hasenheide de Berlínn, donde quedó hipnotizado por la poderosa elocuencia de Adolf Hitler, luego de esto, Speer teminó afiliándose al Partido en enero de ese mismo año.

Posteriormente fue asignado a las SS, en la división motorizada e hizo labores de estafeta, aunque nunca figuraría oficialmente en ninguna lista SS por errores administrativos. Curiosamente, esto se mantuvo incluso aunque fue asignado en dos ocasiones a las SS: en 1942, cuando Himmler dio la orden de asimilarlo a las SS con el nº 46.104, fue agregado a la Plantilla Personal - RFSS. Este error, aparentemente sin importancia, le salvaría la vida más tarde. El primer cometido de Speer como miembro del Partido le llegó en 1932 cuando Karl Hanke le solicitó reformar las oficinas del Gauleitung en Berlín. Hanke empezó a recomendar a Speer dentro de los círculos del partido.

El Arquitecto de Hitler

Primeros trabajos para Hitler

El joven Albert Speer durante sus primeros años como aquitecto vinculado al nazismo

La precisión y belleza de sus obras fueron llegando poco a poco a oídos de Hittler, quien lo asigna en 1933 como ayudante de Paul Ludwing Troost en las labores de remodelación del apartamento privado de Hittler en la Cancilleria. El principal aporte de Speer a aquella obra es la incorporación del famoso "Balcón del Fuhrer", desde el cual Hitler podía saludar en cualquier momento a las numerosas personas que se congregaban en la Wilhelmsplatz. Es tras esta obra, que Hitler se obsesiona por el estilo de Speer, muy recurrente a la grandeza y opulencia de la antigua Roma Imperial.

Confiado en la agudeza y belleza de su estilo, Hitler designa jefe de las obras de embellecimiento de las condiciones de trabajo en el Frente de Trabajadores, cuerpo encargado de la construcción de autopistas. También participa en la organización nazi Fuerza por la Alegría, integrada en el Frente de Trabajadores y dentro de ella, desarrolla el proyecto llamado Belleza del Trabajo, que pretendía mejorar las condiciones estéticas del trabajo en las fábricas alemanas, mediante el diseño de talleres, mobiliario, vajilla y otros elementos decorativos. En ese propio año se le asigna como jefe del departamento de despacho de Rudolf Hess y en ese puesto traba una sólida amistad con la famosa documentalista y fotógrafa Leni Riefenstahl.

Relación con Hitler

A pesar de que en muchas ocasiones, el propio Speer, en un intento de desvincularse de la figura de Adolf Hittler y de su pensamiento para salvar su vida e imagen personal, se presentáse como un detractor del caracter de Hitler. Los puntos que los unian afianzaban y demostraban un fuerte vínculo entre ambos. Tanto Speer como Hitler vivian apasionados por la construcción de estructuras gigantes y opulentas, sin escatimar en gasto o en estética. Es por ello que Speer recibió la tarea de remodelar algunos edificios en Berlín y Nuremberg

Speer y Hitler en 1939 durante las acostumbradas visitas de este último al estudio privado del arquitecto

Llega a tener tanta confianza al extremo de negarse a ejecutar, en las postrimerías de la guerra, la orden de Tierra quemada, emanada de Hitler, cualquier otro que hubiera actuado así, sin duda habría sido fusilado. Tras la muerte de Troost en 1934, eligien a Speer para reemplazarle como arquitecto jefe del partido, siendo uno de los primeros encargos, el diseño de la tribuna del Campo Zeppelín, el área de desfiles de Núremberg, históricamente guardado bajo el lente de Leni Riefenstahl en su gran obra cinematográfica "El triunfo de la voluntad".

Speer, para una mejor administración de sus trabajos, contrató a dos colaboradores: Annemarie Kempf, su secretaria personal, y al arquitecto de las SS, Rudolf Wolters, quienes serían su propio círculo de hierro. En su autobiografía, Speer afirma que, cuando vio el proyecto original, hizo el comentario despectivo de que el campo de desfiles se parecía al lugar de reunión de un «club del rifle». Le invitaron a que hiciera un diseño nuevo. En la reunión del partido en el campo de desfiles, en 1934, aconsejado por Leni Riefenstahl, Speer mandó rodear el área con 150 proyectores antiaéreos. Esto creaba un efecto de «catedral de luz», como lo llamó el embajador británico Sir Neville Henderson.

Arquitecto del Reich

La ciudad Nuremberg estaba destinada a contener muchos otros edificios oficiales nazis, la mayoría de los cuales nunca se llegaron a alzar. Por ejemplo, el Estadio Alemán, uno de los proyecto más costosos y opulentos tendría una capacidad de 400.000 espectadores y en él se celebrarían los Juegos Arios, proyectados por Hitler para ser los sustitutos de los Juegos Olímpicos, que se celebrarían en Núremberg a perpetuidad.

Mientras planeaba estos edificios, Speer inventó la teoría del «valor de las ruinas» —apoyada con entusiasmo por Hitler—, según la cual se construirían todos los nuevos edificios de forma que dejaran unas ruinas estéticamente agradables en el futuro lejano. Esos restos serían el testamento de la grandeza del Tercer Reich, igual que las ruinas griegas o romanas son el símbolo de la grandeza de sus civilizaciones.

El 30 de enero de 1937, Hitler nombró a Speer como Generalbauinspektor (Inspector general de construcción) con el rango de Secretario de Estado, y se le encargó que hiciera planes para la reconstrucción de Berlín, que habría de convertirse en la capital de un Estado supra-germano llamado: Welthauptstadt Germania.

El primer paso de los planes de reforma fue el Estadio Olímpico de Berlín, usado para los Juegos Olímpicos de 1936, el mismo había sido diseñado por Werner March, el arquitecto proyecta una nueva Cancillería del Reich, que incluía un salón dos veces mayor que el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles. En 1937, se proyecta el Pabellón alemán de la Exposición Internacional de 1937 en París, que estaba situado justo frente al Pabellón soviético, el diseño pretendía representar una defensa sólida contra los embates del comunismo, aunque ambos pabellones fueron galardonados con medallas de oro por los diseños.

En 1939, la Cancillería queda terminada y Hitler, como muchos más, quedan extasiados por la belleza de la reforma, en la planta baja y ocupando una gigantesca sala se instala la maqueta de Berlín reconstruida, denominada Germania. En esa maqueta Hitler pasaba horas y horas en la madrugada como una forma de distracción, según las declaraciones a Speer, veía en esa maqueta un monumento post mortem a la gestión. Del resto de los edificios planeados para Berlín, casi ninguno llegó a construirse, pues el comienzo de la Segunda Guerra Mundial en 1939 impidió la finalización de estos proyectos, aunque no fueron formalmente abandonados por Hitler hasta bien entrada la guerra.

En 1941, dirige simultáneamente varios proyectos: erige los refugios antiaéreos de Berlín y construye fábricas en Brünn, Graz y Viena, en Noruega proyecta la construcción de un enorme astillero para submarinos, diseña y levanta varias fábricas para el esfuerzo bélico en suelo alemán. A principios de 1942, es destinado a Dnepopestrovsk, en Kiev, para la reconstrucción de los nudos ferroviarios en colaboración con la Organización Todt, ese mismo año, el hermano Ernst es atrapado en el kessel de Stalingrado y desaparece.

Ministro de Hitler

Al morir el Ministro de Armamento y Producción Bélica Fritz Todt en un accidente aéreo en 1942, Hitler inmediatamente le nombró el sucesor con la promesa de que cuando terminara la guerra volvería a la arquitectura. Este nunca estuvo interesado en política y menos en disparar un arma y por tanto desconocía totalmente esa industria, pero aceptó el llamamiento, no le quedó grande el cargo, incluso, lo desempeñó de manera impecable. Moviliza a la industria alemana introduciendo los principios de la fabricación masiva, con un liderazgo democrático en lo económico y en general un estilo anti burocrático que impulsó la producción de la industria alemana. El resultado fue que todo andaba mejor, más suavemente y más rápido, como era en él característico, actuaba sin pretensiones personales y se sabía ganar la simpatía y la colaboración de todos los que le rodeaban, incluso de trabajadores de países ocupados. Speer se convirtió en un hombre poderoso dentro del Tercer Reich.

Al finalizar la guerra hizo lo posible por salvar la infraestructura del país en aras del bienestar del pueblo alemán, aún a costa de su propio bienestar, desobedeció las órdenes de Hitler de destruir todo lo que pudiera servirle al enemigo, de hecho formó un equipo encargado de la reconstrucción del país.

Antes de suicidarse, Hitler nombra a Carl Doenitz como nuevo Fuehrer, como toda Alemania estaba ocupada por las fuerzas aliadas, Doenitz, Speer y algunos otros fueron dejados con un área del norte alemán desde donde pudieran gobernar. Doenitz ordena parar la destrucción de los recursos del país. Incluso trató de negociar la paz, pero no le quedó otro camino que la rendición incondicional.

En el Juicio de Nuremberg, se le sentencia a 20 años de prisión y a Doenitz a 10 años por no estar involucrado políticamente, en prisión, comienza a escribir las memorias en secreto, hasta que fue liberado en 1966 y luego las publica.

Familia

Su hijo varón de mismo nombre es uno de los arquitectos más prestigiosos de Alemania mientras que su hija es un histórica dirigente de la izquierda alemana.

Muerte

Falleció en Londres en brazos de su amante, el 1 de septiembre de 1981

Fuente