Saltar a: navegación, buscar

Hageo (libro de la Biblia)

(Redirigido desde «Hageo (Libro de la Biblia)»)
Este artículo trata sobre Hageo, uno de los libros sagrados del Antiguo Testamento cristiano y del Tanaj judío.. Para otros usos de este término, véase Ageo (desambiguación).
Hageo (Libro de la biblia)
Información sobre la plantilla
PortadaHageo12.jpg
Hageo buscaba desafiar al pueblo de Dios con respecto a sus prioridades.
Nombre original:Hageo
Nombre nativo:Hebreo: חַגַּי, Ḥaggay o "Hag-i"
Autor(es):Hageo
Categoría:Escritura sagrada
Soporte:Papiro
Idioma:Hebreo
Origen:536 a 520 a.C.
Lugar:Jerusalén

Hageo. Libro de escritura sagrada escrito aproximadamente entre el 536 a 520 a.C. por el profeta Hageo. Fue escrito a cautivos que regresaron a Jerusalén. Contiene cuatro profecías, todas ellas relacionadas con la reedificación del templo.

Historia

Su origen se remonta a Jerusalén. Es un libro bíblico del Antiguo Testamento y del Tanaj hebreo, que en las biblias cristianas se ubica entre los libros de Sofonías y Zacarías.

Sinopsis

El libro de Hageo contiene cuatro profecías, todas ellas relacionadas con la reedificación del templo bajo Zorobabel. Dios levanta a Hageo y a Zacarías para animar al pueblo a reedificar su casa. A fin de tener un cuadro de las condiciones de ese período, vea los primeros capítulos del libro de Esdras.

Dios levantó a Hageo y Zacarías para animar al pueblo a reedificar la casa de Dios. Los primeros capítulos de Esdras dan el contexto en el que actuó este profeta.

El libro contiene cuatro profecías relacionadas con la reedificación del templo de Zorobabel. En el primer discurso Hageo exhorta al pueblo a proseguir con la reconstrucción del templo; en el segundo, consuela a los que habían visto la gloria y la magnificencia del templo de Salomón; en el tercero; anuncia la futura bendición de Dios y la gloria del templo; y en el cuarto se dirige a Zorobabel, hijo de David, y le menciona la promesa del futuro reino mesiánico.

Intención de la Escritura

Hageo buscaba desafiar al pueblo de Dios con respecto a sus prioridades. Él los llamó a reverenciar y glorificar a Dios, construyendo el Templo, a pesar de la oposición local y oficial. Hageo los exhortó a no desanimarse porque este Templo no estuviera tan ricamente decorado como el de Salomón. Los exhortó a volverse de la impureza de sus caminos y a confiar en el soberano poder de Dios. El Libro de Hageo es un recordatorio de los problemas que enfrentó el pueblo de Dios en esos tiempos, de cómo la gente confió valientemente en Dios, y cómo Dios proveyó para sus necesidades.

Contenido bíblico

¿Reconsiderará el pueblo de Dios sus prioridades, tendrá el valor, y actuará en base a las promesas de Dios? Dios buscó advertir a la gente que buscara Sus palabras. No solo Dios les advirtió, sino que también les ofreció promesas a través de su siervo Hageo, para motivarlos a seguirlo. Por haber revertido el pueblo de Dios sus prioridades, habiendo fracasado en poner a Dios en el primer lugar de sus vidas, Judá fue enviado al exilio babilónico.

En respuesta a la oración de Daniel y en cumplimiento a las promesas de Dios, Dios dirigió a Ciro el rey Persa, a permitir que los judíos en exilio regresaran a Jerusalén. Un grupo de judíos regresaron a su tierra con gran gozo, puso a Dios en el primer lugar en sus vidas, lo adoraron, y comenzaron a reconstruir el Templo de Jerusalén, sin el apoyo de la gente local que vivía en Palestina. Su valiente fe se encontró con oposición de la población local, así como del gobierno persa, durante aproximadamente 15 años.

Profecías

Como con la mayoría de los libros de los profetas menores, Hageo termina con promesas de restauración y bendiciones. En el último verso, Hageo 2:23, Dios utiliza un título distintivamente mesiánico en referencia a Zorobabel, “Siervo mío” (Comparar 2 Samuel 3:18; 1 Reyes 11:34; Isaías 42: 1-9; Ezequiel 37:24,25).

A través de Hageo, Dios promete hacerlo como un anillo de sellar, lo cual era un símbolo de honor, autoridad, y poder, algo como un cetro de rey, utilizado para sellar cartas y decretos. Zorobabel, como el anillo de sellar de Dios, representa la casa de David y la reanudación de la línea mesiánica interrumpida por el Exilio.

Zorobabel restableció el linaje davídico de los reyes que culminará con el reinado milenial de Cristo. Zorobabel aparece en el linaje de Cristo tanto por parte de José (Mateo 1:12), como por el lado de María (Lucas 3:27).

Principales versículos

  • Hageo 1:4, “¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta casa está desierta?”
  • Hageo 1:5-6, “Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos. Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto.”
  • Hageo 2:9, “La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.”

Datos del profeta

Hageo. Fue uno de los doce profetas hebreos menores, y el autor del libro de Hageo. Su nombre significa fiesta, solemnidad. Empezó su ministerio aproximadamente dieciséis años después del retorno de los judíos a Jerusalén. En hebreo se escribe Haggai. Con él empieza el período postexílico de la profecía de Israel, en el cual le acompañará Zacarías y le sucederá, casi un siglo más tarde, Malaquías. Como muchos otros de los profetas menores. Hageo no es conocido más que por algunas pocas noticias. Sus cuatro discursos se refieren todos al segundo año de Darío I (520 a. C.), y fueron pronunciados en menos de cuatro meses (cf. 1, 1; 2, 11 y 21).

Fuente

  • Hageo. Hageo. Jerusalén. 520 a. C.
  • Artículo: Hageo. "Dios restaura el culto." Tomado del sitio: www.indubiblia.org. Consultado el 11 de enero de 2017.
  • Artículo: Hageo. Tomado del sitio: www.biblegateway.com. Consultado el 11 de enero de 2017.
  • Hageo. Edición de Estudio Reina-Valera 1995. Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas, 1998.
  • La Biblia de Referencia Thompson, Versión Reina-Valera 1960.