Saltar a: navegación, buscar

Amón (dios)

(Redirigido desde «Amón»)
Para otros usos de este término, véase Amón (desambiguación).
Amón
Información sobre la plantilla
Amon.png
Religión o MitologíaMitología egipcia
SincretismoAmón-Ra
Patrón(a) o Dios(a) deRey de los dioses
Venerado enTebas

Amón. Deidad tebana, cuyo culto se popularizó cuando la ciudad de Tebas pasó a ser una de las más influyentes de Egipto, tras la expulsión de los hicsos a manos de los príncipes tebanos que darían origen a la dinastía XVII. Su nombre jmn significa "El Oculto".

Iconografía

Puede aparecer representado con forma antropomorfa, lo más común es verlo con la cara de color azul o negra. En ocasiones es posible verlo representado bajo esa forma humana con cabeza de carnero con una tiara alrededor de su cabeza que sirven de base a dos plumas largas de halcón.

En otras ocasiones toma aspecto momiforme. En cuanto a su representación animal, lo hace bajo la forma de un carnero, de una o cuatro cabezas. También puede adoptar la forma de oca o serpiente, león o toro, aunque estas últimas no son muy frecuentes.

Descripción

Humano coronado con 2 largas plumas verticales. Personificación de lo oculto y del poder creador asociado al abismo primitivo. Es el dios que no puede ser visto con ojos mortales, que es invisible tanto para los dioses como para los hombres.

Aparece en los Textos de las Pirámides como una divinidad no demasiado importante asociada al aire, no la borrasca sino la brisa, en cuya caricia se manifiesta y, como tal, era el protector de los navegantes y se le representa con la piel de color azul. Era conocido como "Padre de todos los vientos", "alma del viento" y en muchas embarcaciones se grababa su nombre en el timón. También se creía que el solo hecho de pronunciar su nombre amansaba a los cocodrilos.

Historia

Reino Antiguo

Durante el Reino Antiguo era un oscuro dios de un pequeño santuario situado en el territorio de nomo del Cetro (IV del Alto Egipto), que tenía a Hermonthis como capital y a Montu como dios principal. Con la dinastía XII, el santuario de Amón se convierte en templo dinástico; Amón (representado con cabeza humana) reemplazó a Montu como patrono de la provincia, y fue considerado un dios importante del Alto Egipto.

Poco a poco fue asimilándose a Ra y se le llamó "Amonrasonter", que significaba "Amón-Ra, rey de los dioses"; es la exaltación consiguiente a la categoría de dios supremo de Egipto. También fue identificándose con los demás dioses principales, que se convirtieron en manifestaciones de Amón, denominándose "el dios único que se convierte en millones". Uno de los nombres por el que era designado es "Aquel que habita en todas las cosas", título que enfatiza su carácter de esencia de todo el Universo.

De esta forma, en Tebas, se elaboró un sistema cosmogónico para darle una antigüedad mayor que la de los otros dioses, tomando préstamos de otros sistemas; se puso mucho énfasis en su esencia como la deidad primordial a partir de la cual llegaron al ser todos los dioses; así se le hizo jefe de la Enéada; fue el dios que surgió del huevo situado en la colina emergida de las aguas primordiales.

Imperio Nuevo

Durante el Imperio Nuevo se le identificó con el ""Amón de la Ogdóada de Hermópolis", donde era pareja de Amonet, representando lo oculto; aparecía como un hombre con cabeza de rana, y se creó toda una especulación teológica de serpientes como "Kamutef" e "Ir-ta", que no serían más que manifestaciones previas de Amón.

De la teología menfita se tomará la creación del mundo a través de la palabra; de tal forma, se presentaba como una trinidad en la que Amón es su nombre, Ra es su cara y Ptah su cuerpo. Tebas sería convertida en la colina primordial, donde más tarde se alzaría el Templo de Karnak. Las influencias hermopolitanas llegarían a prevalecer, por lo que llegó a decirse que la Ogdóada fue originaria de Tebas y después se trasladó a Hermópolis, donde nació el sol.

Templo de Amón en Karnak (1530-323 a.n.e.)

Con la reforma religiosa de Ajenatón sufrió la furia iconoclasta; posteriormente, sin embargo, evolucionó para convertirse en un dios universal cuya autoridad se extendía por todo Egipto. En la dinastía XVIII se atestigua un Amón-Ra-Horajti-Atum. Estaba asociado directamente a la realeza, que vinculaba sus funciones a los deseos del dios y nadie podía alcanzar el rango de faraón sin el "consentimiento de Amón".

La importancia de que gozaba en la región de Tebas fue tal que los sacerdotes llegaron a acumular un poder equivalente al del faraón, funcionando como una especie de estado independiente. En el período ptolemaico se le aplicó el atributo de "Eterno"; los Ptolomeos continuaron con su culto hasta que Ptolomeo IX Sóter, para sofocar una rebelión nacionalista saqueó Tebas asestando un golpe al culto de Amón. Un terremoto en el 27 a.n.e. devastó los templos de Tebas y el culto a Isis y Osiris fue gradualmente sustituyendo al de Amón.

Relaciones con otros dioses

Tras su elevación como dios dinástico a partir del Imperio Nuevo, su culto creció ostensiblemente en importancia, mernando el predminio de la deidad tebana Montu, dios guerrero de origen primitivo al que casi logró eclipsar.

Tríada tebana

Mut, diosa peligrosa y Amonet, el doble femenino de Amón, conformaban junto con el antes dios del viento, una tríada. Pero luego, la relevancia de Amón fue tal que alcanzó los atributos de un dios solar en su variante Amón-Ra. En esta instancia, recogió una importante doctrina que consistía en numerosos himnos, rituales y oráculos que fueron la esencia de la religión egipcia durante casi un milenio.

Al final del II milenio a.n.e., Amón-Ra es el titular del estado teocrático tebano gobernado por reyes sacerdotes llegando a ser venerado incluso en el norte de Egipto. Tras el saqueo de Tebas por los Asirios en el 664 a.n.e., el culto de Amón comienza a declinar aunque siguió siendo motivo de especulaciones teológicas por su clero durante mucho tiempo.

Culto

En el oasis de Siwa había un templo dedicado a Amón muy famoso por su oráculo, al que Alejandro Magno fue a consultar sobre una expedición al desierto líbico, y en el oasis de Jarga tenía otro templo edificado por el rey Darío.

En el Alto Egipto, sus centros de culto fueron Tebas, donde tenía un templo del Reino Medio; Tebas llegó a ser conocida como "la ciudad de Amón" y como tal aparece mencionada en la Biblia con el nombre de "No Amón" (Ciudad de Amón) o "No" (Ciudad).

Templo de Amón en Luxor

El Bajo Egipto, Menfis, Sais, Xois y Heliópolis, fueron otros centros de culto. Fue adorado en todas partes, desde Nubia hasta Siria. Su culto fue introducido en Nubia en la dinastía XII, llegando a hacerse de Napata una segunda Tebas. En Nubia fue llamado "Hijo real de Kush". Los nubios creían que la residencia originaria de Amón estaba en la "Montaña Pura", junto al templo de Amón en Dyebel Barkal.

En Karnak, sus esfinges aparecen con cabeza de carnero, su animal sagrado; en este templo era adorado, entre otros aspectos, como Amón Kamutef ("El Toro de su Madre"). En Luxor se le adoraba bajo el nombre de Amenemopet ("Amón de Opet"); todo el complejo de Luxor estaba dedicado a la gloria de Amón.

En su honor se celebraban fiestas como la de Opet, en la que Amón era trasladado de Karnak a Luxor, y la del Valle, en la que Amón iba desde Karnak hasta el templo de Mentuhopet II en Deir el-Bahari y que terminaba en Medinet Habu para visitar a Kamutef e Ir-ta.

En Jasuut, en el Delta occidental, es llamado "Toro del desierto". Los griegos lo equipararon a Zeus y dieron a Tebas el nombre de Dióspolis (Ciudad de dios).

Menciones

  • Algunos textos entre los que se encuentran: el Papiro de Boulaq 17.
  • En el papiro de Berlín se le nombra como "Padre de todos los dioses y de todos los hombres", denominación que coincide con la dada por los griegos a Zeus.

Fuentes