Saltar a: navegación, buscar

Caucho

(Redirigido desde «Hevea brasiliensis»)
Caucho
Información sobre la plantilla
Arbol caucho.JPG
Árbol de caucho
Caucho. Polímero que surge como un material viscoso conocido como látex, en la savia de diversas plantas, pero también es un material que puede ser confeccionado de forma sintética. El árbol que proporcionaba caucho sólo crecía en Sudamérica. Se expande a Inglaterra debido a un biólogo inglés que lleva alrededor de 70 mil semillas a su país natal, el árbol de caucho empezó a reproducirse allí también. Ya en 1826, Michael Faraday, luego de arduas investigaciones comprobó que el caucho estaba formado por cadenas de hidrocarburo dejando así, abierta la posibilidad de generar caucho sintético.

Historia

Origen del nombre

El caucho nace en el centro y sur de América y ha sido recolectado durante muchos años, las civilizaciones que habitan estas regiones lo utilizaban en demasía; estos individuos jugaban juegos de pelota en donde las mismas se confeccionaban con caucho.

Tan bien hechas estaban que los conquistadores españoles se asombraron por la capacidad de los saltos que lograban y se preguntaban si las pelotas podían llegar a estar encantadas por espíritus malignos. Los Mayas confeccionaban zapatos de caucho sumergiendo sus pies en una mezcla de látex; el caucho también fue empleado en otros contextos tales como acolchado para los mangos de instrumentos, tiras para poder sostener instrumentos metálicos y de piedra, etc. Ya que los antiguos habitantes no contaban con la vulcanización, ellos se encargaron de desarrollar técnicas y métodos orgánicos para poder tratar el caucho, mezclando látex crudo con jugos y savias de otras plantas.

En países como Brasil, los índígenas coagulaban látex sumergiéndolo en una rueda de paletas hechas en madera que giraban en medio del humo que era producido por la utilización de una hoguera, repitiendo las inmersiones, obtenían una perfecta bola de caucho ahumado; también aplicaron el uso del caucho para confeccionar telas hidrófugas.

Un vieja leyenda cuenta que el primer europeo en volver a Portugal desde Brasil con muestras de tela de caucho, logró tal impacto en la gente por la calidad del elemento que fue juzgado por brujería. Cuando el primer pedazo de caucho arribó a Inglaterra, se observó que el material servía también para borrar fragmentos de escritos de lápiz sobre los papeles, ése fue el origen del nombre “rubber” para la primera goma de borrar que hasta el día de hoy conocemos, con las mismas aplicaciones.

En su lugar de origen, el centro y sur de América, el caucho ha sido recolectado durante mucho tiempo. Las civilizaciones mesoamericanas usaron el caucho sobre todo de la Castilla elástica (el hule). Los antiguos mesoamericanos tenían un juego de pelota donde utilizaban pelotas de goma, y unas pelotas precolombinas de goma fueron encontradas (siempre en sitios que estuvieron inundados de agua dulce), las más antiguas aproximadamente del año 1600 a. C. Según Bernal Díaz del Castillo, los colonizadores españoles se asombraron por los grandes saltos que lograban las pelotas de goma de los aztecas.

Los mayas también hacían un tipo de zapato de goma sumergiendo sus pies en una mezcla de látex. El caucho fue usado en otros contextos, como tiras para sostener instrumentos de piedra y metálicos a mangos de madera, y acolchado para los mangos de instrumentos. Aunque los antiguos mesoamericanos no contaban con procesos de vulcanización, desarrollaron métodos orgánicos para tratar el caucho con resultados similares, mezclando el látex crudo con varias savias y jugos de otras enredaderas.

Aplicaciones y usos

Caucho-produc.jpg
Hoy en día encontramos miles de artículos fabricados de caucho y todos ellos poseen diversos usos, este material se utiliza principalmente para la fabricación de llantas, neumáticos, artículos aislantes e impermeables. Es repelente al agua, aislante de electricidad y temperatura, se disuelve muy fácilmente ante bencenos, petrolatos y algunos hidrocarburos. El caucho de origen natural se vulcaniza habitualmente, en este proceso el caucho se calienta agregándosele azufre o selenio, esto se realiza para enlazar las cadenas de elastómeros y así poder mejorar su resistencia a los cambios de temperatura y elasticidad.

Este proceso fue descubierto por Charles Goodyear en 1839, mientras que la vulcanización en frió fue descubierta por Alexander Parkes y la misma consiste en sumergir el caucho dentro de una solución de monocloruro de azufre. Actualmente la mayoría del caucho que utilizamos tiene un origen sintético, pero de todas formas se siguen produciendo miles de toneladas de caucho natural.

En la actualidad, es posible encontrar miles de artículos confeccionados en caucho, todos ellos para cumplir distintos objetivos. Uno de esos usos es el de la fabricación de neumáticos, llantas y artículos impermeables. En este caso el material es muy requerido porque cuenta con una gran elasticidad y resistencia tanto a los ácidos como a las sustancias alcalinas. Por otra parte, resulta ser muy resistente al agua y es aislante de la electricidad y de la temperatura. Otro uso que se le puede dar a este polímero – aunque no sea tan frecuente – es el de la confección de prendas de vestir, cuyo origen data desde 1820, donde se lo empezó a utilizar para dar sensación de ropa con una segunda piel por debajo.

Técnicas para trabajar el caucho

Moldeo por compresión

El moldeo por compresión es una técnica en la cual la materia prima - en forma de polvo - es introducida en un molde calefaccionado a una temperatura entre 140 °C y 160 °C, y sometida a una elevada presión. El calor y la presión se mantienen hasta que la reacción finaliza. Al cabo de unos minutos - determinados a partir del espesor de la pieza - se produce la plastificación y curado dentro del mismo molde, para luego retirar la pieza terminada.

Este método de moldeo es utilizado para producir interruptores de electricidad y porta fusibles, electrodomésticos, maquinarias, medidores de gas y luz, entre otras aplicaciones.

Moldeo por transferencia

En el moldeo por transferencia el proceso es similar al anterior, con la diferencia que la materia prima se precalienta antes de ser introducida en el molde y transferida hidráulicamente. Este sistema se usa generalmente en moldes con movimientos y que tenga hoyos, insertos, postizos, etc.

Moldeo por inyección

En el moldeo por inyección la materia prima es colocada en una tolva, y por gravedad cae dentro de la máquina que, a través de un tornillo calefaccionado, se inyecta a presión dentro del molde cerrado, con una temperatura inferior a la de la materia prima inyectada. Luego de unos segundos se retira la pieza terminada. La presión de la inyección es alta, dependiendo del material que se está procesando.

El moldeo por inyección es un proceso rápido, muy apto para producir gran cantidad de productos idénticos. Desde componentes de ingeniería de alta precisión hasta bienes de consumo de uso común.

Proceso de deshumificación

La deshumificación es un proceso mediante el cual, a través de un sistema automático, se coloca la materia prima a utilizar a niveles deseados de humedad que son propios de cada material y del producto que se desea fabricar. Todas las materias primas hidroscópicas deben ser sometidas a procesos de deshumificación.

Atemperadores de molde

Los atemperadores son sistemas por medio de los cuales es posible aumentar o disminuir la temperatura del molde durante el proceso de premoldeado. La temperatura que debe alcanzar el molde en esta instancia depende de la materia prima que se va a utilizar. En la mayoría de los casos la información sobre la temperatura de premoldeado es suministrada por el fabricante. Los procesos de atemperamiento se realizan con todos los materiales de la industria plástica.

Uso excesivo

La explotación del caucho en la Amazonia Peruana, Brasileña y Colombiana genera tal actividad que ciudades como Iquitos (Perú) o Manaos (Brasil) pricipal centro de operaciones y puerto exportador que se genera la fiebre del caucho , constituyendose en ciudades de gran prosperidad económica.

En 1885 los ingleses logran sacar semillas fuera de la zona y lograron plantarla con éxito en las colonias asiaticas (Malasia) y zona subtropical de África: Liberia y Congo. A Liberia se le llego a llamar el país de la Firestone donde esta compañía tenía inmensas plantaciones. Hacia 1915 se comercializaron las primeras partidas de caucho de estas plantaciones a precios sin competencia posible para los caucheros de la Amazonía lo que provocó su debacle económica de la región y la de los caucheros.

Fuentes