Saltar a: navegación, buscar

Hitler soy yo

Hitler soy yo
Información sobre la plantilla
Ficción | Bandera de Cuba Cuba
Hitler soy yo.JPG
Una producción del género de ficción
NombreHitler soy yo
Estreno1946
GuiónCastor Vispo
DirectorManuel Alonso
Dirección de FotografíaÁlvarez Moreno
RepartoMinín Bujones
Adolfo Otero
Julito Díaz
Jesús Alvariño
Rosendo Rosell
Maruja Sánchez
Maria Monterroso
Anibal de Ma
Productorarefresco Materva
PaisBandera de Cuba Cuba

Hitler soy yo. Película cubana realizada en 1944 y estrenada en 1946. La misma trata sobre el dictador alemán Adolfo Hitler. Esta cinta contó con actuaciones de célebres actores cubanos del momento.

La película

La película fue la opera prima del realizador Manolo Alonso. La filmación se realizó a un costo de 23 mil pesos con el patrocinio del refresco Materva. Castor Vispo escribió los diálogos para el guión de Pedro Pablo Chávez. La música corrió por cuenta de Osvaldo Farrés.

El diseño escenográfico que reproducía fielmente el despacho del fuhrer según, - El gran dictador, de Charles Chaplin - fue realizado por Álvarez Moreno, mientras que en la dirección de las cámaras estuvo Ricardo Delgado.

Reparto

Repercusión

El filme fue catálogado por la prensa de la época como una bufonada, - Revista Carteles - por el periodista Guillermo Cabrera Infante, para quien las aristas humorísticas de Hitler y el partido nazi no podían dejar de ser abordadas en un país como Cuba, donde nunca gozaron de la más ligera simpatía y el choteo se ensañó no pocas veces en el grotesco líder germano.

Según el ingenioso humorista Cástor Vispo, se trataba de un disparate para explotar el éxito que en breve sketches obtuviera Adolfo Otero, célebre actor gallego del teatro bufo, en la convincente caracterización del dictador nazi.

Con una duración innecesariamente dilatada, la película falló al utilizar actores que en pequeños comerciales impresionaran favorablemente a los espectadores, pero que en largometraje no obtuvieran análogo resultado, debido a la mediocridad del guión.

La reacción del público no fue muy favorable, pero su bajísimo costo permitió que, desde el punto de vista económico, no fuera una mala inversión.

Fuente