Saltar a: navegación, buscar

Quinta Covadonga (Hospital Salvador Allende)

(Redirigido desde «Hospital Salvador Allende»)
Quinta Covadonga (Hospital Salvador Allende)
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Quinta Covadonga.JPG
La Quinta Covadonga, hoy Hospital Salvador Allende
Fundación:15 de marzo de 1897
Apertura:18 de abril de 1897
Tipo de unidad:Salud-Hospital
País:Bandera de Cuba Cuba
Sede:La Habana
Dirección:Ciudad de La Habana, El Cerro

Quinta Covadonga (Hospital "Salvador Allende). Sociedad de salud fundada en Cuba por emigrados y descendientes de Asturias.

La historia

Los asturianos, al constituir su sociedad en 1886, firmaron varios contratos para la atención a los socios, primero con las clínicas privadas "Quinta del Rey" y "La Integridad Nacional" y meses más tarde con la "Clínica Garcini". Además la Sociedad pagaba a dos médicos que tenían la obligación de visitar todos los días a los asociados ingresados en esos centros y en sus casas a los reportados como enfermos. Ese servicio le dio un gran prestigio a la institución que ya el primer año tenía 2,550 asociados.

Sin embargo, debido a las quejas de algunos enfermos sobre la atención médica recibida en las instituciones con que tenían convenios, decidieron hacer su propio centro hospitalario, presentándose la oportunidad cuando doña Leonor Herrera puso en venta en 106 mil pesos oro español su señorial residencia en la barriada del Cerro, en un área de tierra de 211 mil m2 y que Don Manuel del Valle, a la sazón presidente de la asociación logró, regateando con gran habilidad, adquirirla en 62,500 pesos oro.

El 19 de abril de 1896 los asturianos colocaron la primera piedra de su casa de salud a la que llamaron Quinta Covadonga, siendo los tres primeros pabellones proyectados por el arquitecto cardenense José Toraya. La bendición religiosa del hospital se celebró el 15 de marzo de 1897 y al día siguiente se recibieron los primeros enfermos en la Quinta.

Error al crear miniatura: Falta archivo
Interior de los pabellones de La Covadonga
En 1917 el Libro de Oro Hispano-Americano, describía de este modo a la Quinta Covadonga:
"en medio de un jardín que recuerda los jardines clásicos de Roma, se levantan los 18 pabellones que componen este establecimiento soberbio en el cual hay 219 empleados, aparte los médicos en número de 21 y tres cirujanos dentistas. La quinta alberga como promedio unos 550 enfermos... posee el Centro, además, una Caja de Ahorro tan pujante que al construirse los cuatro pabellones más recientes, la Caja de Ahorros anticipó los fondos a pesar de elevarse a la gran cantidad de 324,300 pesos".

Otro dato de interés de la Quinta, es la instalación de un reloj lumínico en lo alto del edificio Asturias, donde radica la Dirección y que fue inaugurado el 21 de septiembre de 1921.

La casa de salud de hoy

En la segunda década del siglo XX, el hospital fue ampliado, remodelado y reconstruido, con la estructura que hoy muestra. Debe destacarse la dimensión del pabellón Camilo Cienfuegos que tiene 45,000 m² de superficie construida.

En el pabellón Frank País, siendo jefe del servicio de Oftalmología del hospital, inició sus estudios sobre la Retinosis Pigmentaria, el destacado científico recientemente fallecido Doctor Orfilio Peláez Molina.

Funciones docentes

El hospital pasa a tener funciones docentes desde el año 1969, al integrar la Facultad de Medicina número 2. A una propuesta realizada en septiembre de 1973, pasa a ser nombrado como Hospital Universitario «Dr. Salvador Allende», en honor del querido presidente chileno, caído durante el golpe de estado fascista perpetrado en esa nación.

En la década de los años noventa del siglo XX, el gobierno del Principado de Asturias, decidió apoyar con financiamiento y recursos materiales a la reconstrucción capital y modernización de este hospital, que es orgullo de ese pueblo y también de la Salud Pública cubana, pues es el mayor centro asistencial del país con 835 camas y donde laboran 2,020 trabajadores, de ellos 278 médicos.

Se puede decir que durante todo el siglo XX nunca cesaron las reparaciones, reconstrucciones y modernizaciones en los pabellones, así como arreglos de jardines y calles.

Fuente

  • De las Cuevas Toraya, J. 500 años de construcciones en Cuba. Edit. D,V. Chavín, Servicios Gráficos y Editoriales, S.L. Madrid. 2001