Saltar a: navegación, buscar

Instituto Central de Investigación Digital

(Redirigido desde «ICID»)
Instituto Central de Investigación Digital
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
ICID.jpg
Desarrolla sistemas médicos de tecnología avanzada, computación, desarrollo y producción de equipos electrónicos y circuitos impresos.
Siglas o Acrónimo:ICID
Director/a :Fernando Arrojas Cowley
País:Bandera de Cuba Cuba
Sede:Cuba
Dirección:Calle 202 No.1704 entre 17 y 19, Siboney, Playa, La Habana

Instituto Central de Investigación Digital. Es una experimentada y moderna entidad cubana, que trabaja en los campos de automatización y sistemas integrados, sistemas médicos de tecnología avanzada, computación, desarrollo y producción de equipos electrónicos y circuitos impresos.

Historia

El Centro de Investigaciones Digitales (CID) se fundó en 1969, subordinado a la Universidad de La Habana. Su primer objetivo fue investigar para desarrollar en el país una computadora digital. El 18 de abril de 1970, después de un extraordinario esfuerzo, que contó con el aliento constante del comandante Fidel Castro, funcionó la primera computadora cubana, denominada CID 201.

De inmediato se organizó la producción de minicomputadoras, anexando al centro algunas casas colindantes a las dos residencias en que había comenzado y construyendo dos pequeñas naves. También se inició el desarrollo de nuevos modelos. Entre 1971 y 1979 se produjeron más de cien equipos de los modelos CID 201 A y CID 201 B.

Primera computadora cubana CID 201 B
En el período 1976 a 1978 el CID da origen al actual Instituto Central de Investigación Digital (ICID) - circunscrito entonces a la actividad de investigación-desarrollo -, a la fábrica de equipos de computación EMCO - hoy incorporada en la empresa GEDEME -, al Centro de Adiestramiento de Computación - hoy CENSAI - y conjuntamente con la Unidad de Servicios Productivos de JUCEPLAN, a la Empresa de Servicios Técnicos de Computación SERVITEC.

La tercera línea de minicomputadoras que se estaba concibiendo se basaba en la arquitectura de la DEC PDP 11. Esta arquitectura fue también seleccionada como estándar por el Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), al que Cuba se integró a mediados de los años 70. Ello facilitó el rápido desarrollo en el ICID de la minicomputadora CID 300/10, de la que se produjeron algunos cientos de unidades para el uso nacional. Por ser compatibles con la línea SM-3/SM-4 del CAME fue posible conectar a ellas los discos, lectores y en general todos los periféricos desarrollados para este sistema por otros países de Europa Oriental, algunos de los cuales ya se habían usado en la CID 201 B.

Al mismo tiempo se abrió en el Instituto una línea de videoterminales y posteriormente otra de teclados, ambas fundamentalmente para exportar a la Unión Soviética y a otros países del este europeo. Se llegaron a exportar 1 600 videoterminales al año a mediados de los años ochenta, con un valor superior a 12 millones de rublos. Los equipos los desarrollaba el ICID y la EMCO los producía.

Estas miles de videoterminales representaron – hasta donde tenemos noticia - la primera exportación de equipos de producción en serie que la industria cubana efectuó. Por otra parte, el ICID venía colaborando desde su fundación con los trabajos que en el campo de la neurofisiología desarrollaba un colectivo de investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC), encabezado por los hermanos Mitchell y Pedro Valdés Sosa. A inicios de los 80 se comienzan a desarrollar equipos de electroencefalografía digital, denominados MEDICID, cuyos “hardware” y software básico se realizaban en el ICID según los requerimientos y con el software médico desarrollado por el CNIC.

Posteriormente, tanto los investigadores del CNIC como los del ICID que trabajaban en esta temática se concentraron y dieron lugar a una institución autónoma, el Centro de Neurociencias de Cuba, que hoy constituye una de las instituciones científicas más prestigiosas del país.

A mediados de los años ochenta el ICID comienza a trabajar independientemente en equipos orientados a la cardiología, basados también en computadoras. En 1985 desarrolla su primer electrocardiógrafo digital, denominado CARDIOCID.

La temática de la automatización industrial computadorizada, iniciada a mediados de los años 70 con la ubicación de una CID 201 B en el central “Espartaco”, en Palmira, Cienfuegos, se retoma en los ochenta sobre la base de microprocesadores, lo que permite poner en explotación el CID 9202, primer sistema de control supervisorio que funcionó establemente en un central azucarero cubano. Éste fue el “30 de noviembre”, en San Cristobal, Pinar del Rio.

Crisis de finales de los 80

En el decenio de los ochenta la industria mundial de computación y en especial la de minicomputadoras experimentó una revolución, con la introducción de microcomputadoras cada vez más potentes y baratas.

En el ICID se desarrolló la CID 1417, una microcomputadora de 16 bits basada en el microprocesador INTEL 8086. Esta computadora era totalmente compatible con la IBM PC/XT y de ella se produjeron algunas decenas de unidades.

Sin embargo, su costo –para pequeñas cantidades - resultaba superior al precio a que se podía adquirir un equipo similar. Parecía además difícil producirla frente al bloqueo norteamericano, pues era más fácil bloquear la compra de microprocesadores INTEL que la de microcomputadoras. Por ello – en decisión que algunas personas han considerado errónea – se abandonó entonces el desarrollo de computadoras de propósito general en Cuba.

Al cerrarse la línea de desarrollo de minicomputadoras se reforzaron en el ICID las de equipos médicos, automatización, video terminales y teclados. A la Unión Soviética llegaron a exportarse a través de la organización COPEXTEL algunas decenas de equipos médicos, principalmente CARDIOCID.

Al desaparecer la Unión Soviética y el campo socialista este europeo, lo hace también el mercado pactado para la línea de videoterminales y teclados. Los investigadores del ICID que trabajaban en esos temas se redirigieron fundamentalmente hacia el desarrollo de equipos médicos basados en la computación. Así, coincidió esta crisis de desarrollo del ICID con la especial situación económica a la que se abocaba el país al desaparecer sus principales mercados, con los que se lograban condiciones de intercambio más justas.

En esta coyuntura, en diciembre de 1990 el Comandante Fidel Castro visitó un área del ICID y en conversación con sus trabajadores expresó la convicción de que resultaba importante que el país tuviera en el instituto una avanzada infraestructura científica y tecnológica electrónica, necesaria para desarrollar y producir equipos científicos y médicos rápidamente y con alta calidad. La tarea inmediata sería apoyar a la industria de biotecnología que se estaba creando. También consideró conveniente acelerar la investigación y el desarrollo de la línea de equipos médicos, en primer lugar para su uso en el país y también para la exportación.

Semanas más tarde el gobierno cubano aprobó una nueva inversión, dotada de moderna tecnología de investigación, desarrollo y producción electrónica, que permitió construir la sede actual del ICID en medio de la situación económica más difícil que haya afrontado la economía cubana en las últimas décadas.

Nuevo ICID

La inversión se puso en marcha a inicios de 1994. En el período 1991-1995 el ICID dirigió su actividad fundamental a:

  • Apoyar a la industria biotecnológica mediante el desarrollo de equipos y sistemas para su automatización, de equipos biotecnológicos de difícil adquisición, el apoyo tecnológico a otras instituciones para el desarrollo y fabricación de sus equipos de alta tecnología y la reparación de equipos electrónicos complejos.
  • Investigar, desarrollar y producir nuevos equipos médicos, introducirlos en el Sistema Nacional de Salud e iniciar su exportación a América Latina.

En diciembre de 1995, a solicitud del MINSAP, el gobierno cubano aprobó un programa para el Sistema Nacional de Salud, conformado por equipos diseñados y producidos en el ICID. Ello llevó a la producción e instalación entre 1996 y 1999 de más de tres mil equipos médicos. Con ellos se dotaron con equipos adecuados a más de 200 unidades del Sistema Nacional de Salud, en sus servicios de cardiología, cuidados intensivos y otros.

En los años subsiguientes el ICID ha continuado produciendo equipos médicos para el país. Hoy se explotan más de 5600 de ellos en el Sistema Nacional de Salud y además los médicos cubanos han llevado consigo los actuales CARDIOCID en sus misiones internacionalistas a las más disímiles regiones, desde las selvas venezolanas a las estribaciones del Himalaya.

A mediados de los años noventa se creó la empresa de comercio exterior COMBIOMED, que ha exportado los equipos médicos del ICID a once países. Más de diez mil equipos médicos se han adquirido en los países de América Latina y otras naciones.

En otros campos de acción, una división dentro del Instituto ha automatizado un importante grupo de instalaciones biotecnológicas y de la industria farmacéutica, decenas de nuevos hoteles y grandes instalaciones turísticas y en los últimos años desarrolló el sistema informático MERCURIO, con el que se están automatizando las grandes y medianas oficinas de la empresa Correos de Cuba.

El factor clave del ICID es su personal. Hoy enmarca en sus más de 500 trabajadores una saludable combinación de reconocido nivel científico y habilidades adquiridas en el tiempo con ímpetu y energías juveniles. La tercera parte de su fuerza laboral está compuesta por graduados universitarios, de los que a su vez la mitad están dedicados a la investigación y el desarrollo de equipos médicos. Los restantes se dedican principalmente a la producción, a la venta y postventa de los equipos médicos y a la automatización.

Una reciente experiencia del ICID, cuyos primeros resultados han sido positivos, ha sido la constitución de grupos de trabajo en poblaciones del oriente del país (Báguanos y Mella) para participar en el desarrollo de software externo e interno (firmware) de los equipos médicos. La extensión de la red de transmisión de datos a todos los municipios del país, el alto nivel educacional de la población cubana, las posibilidades para el desarrollo de los talentos en los Joven Club de Computación y Electrónica y la enseñanza masiva de la computación en todas las escuelas, permiten desarrollar esta compleja actividad en poblaciones de algunos miles de habitantes, sin tradición en esta industria.

Una proporción alta de los profesionales del ICID imparten docencia universitaria, especialmente en la joven Universidad de Ciencias Informáticas (UCI).

Objeto social

Fundado en 1969, recientemente ha modernizado totalmente sus instalaciones de investigación, desarrollo y producción, para dar respuesta a las rigurosas demandas de la automatización de la industria biofarmacéutica cubana en plena expansión.

Características

El ICID es la empresa más moderna y experimentada en el tema de la electrónica médica en Cuba. De propiedad estatal, cuenta actualmente con instalaciones de I+D y facilidades de producción (15800 m2) que permiten la obtención de equipos médicos modernos de alta calidad. El ICID tiene personal maduro y altamente calificado entre los que se encuentran más de 200 investigadores e ingenieros. COMBIOMED es la empresa de comercio exterior del ICID con derechos exclusivos de venta de sus equipos en el extranjero.

Servicios

  1. Llevar a cabo la investigación, desarrollo, producción, comercialización y servicio de posventa de equipos y sofware, destinados a la medicina, la automatización, la biotecnología, las comunicaciones, la computación y otros.
  2. Realizar proyectos de automatización e informática, incluyendo la modalidad llave en mano y servicios de posventa.
  3. Brindar asesoría y servicios en temas relacionados con la electrónica, la automatización, la computación, las redes, las tecnologías de producción, la calidad, la información científico técnica y otros.
  4. Producir equipos electrónicos, partes, accesorios y servicios tecnológicos especializados asociados.
  5. Producir circuitos impresos y soportes conductores, así como realizar el diseño de los circuitos impresos y servicios de transferencia de imágenes, productos y compuestos químicos asociados a la producción de circuitos impresos.

Facilidades de producción

Equipos médicos producidos por el ICID
El ICID incluye facilidades para la producción electrónica y electromecánica, soportado por décadas de experiencia con las más modernas tecnologías. Además fabrica partes mecánicas de alta calidad para equipos médicos y otros.

Con más de 30 años de experiencia en la fabricación, la planta de circuitos impresos procesa una gran cantidad de códigos diferentes y fabrica pequeños y medianos lotes con alta eficiencia. Además es capaz de producir 140 m2 por mes de tarjetas de circuito impreso multicapas, doble y simple cara rígido y teclados de membranas.

El sistema de aseguramiento de la calidad de las plantas de producción del ICID está basado en las normas ISO 9001-2000 y certificado por Bureau Veritas Quality Internacional, institución acreditada por UKAS.

Hitos

  • 1969- Fundación del ICID.
  • 1970- Desarrollo de la primera computadora cubana, CID 201.
  • 1971- Primera producción seriada de CID 201.
  • 1976- Desarrollo de la primera videoterminal para minicomputadoras, CID 702.
  • 1978- Desarrollo de una minicomputadora compatible PDP 11, CID 300.
  • 1980- Primera aplicación medica, MEDICID.
  • 1982- Desarrollo de la primera microcomputadora de 8 bits, CID 1408.
  • 1985- Primera aplicación de ECG basada en una microcomputadora, CARDIOCID PC.
  • 1986- Desarrollo de una microcomputadora compatible IBM, CID 1417.
  • 1987- Primer equipo de electromiografía, NEUROCID M.
  • 1988- Primer electrocardiógrafo con interpretación, CARDIOCID M.
  • 1991- Primer sistema para pruebas de esfuerzo, ERGOCID.
  • 1993- Primer oxímetro de pulso, OXY 9800.
  • 1995- Desarrollo de una línea de electroestimuladores funcionales.Primer Holter ECG, CARDIOMAX.
  • 1997- Primer monitor de parámetros fisiológicos, DOCTUS IV.
  • 1999- Desarrollo de un electroestimulador para la prevención y cura de úlceras por presión, STIMUL W.
  • 2000- Primer monitor ambulatorio de presión no invasiva, HIPERMAX.
  • 2001- Sistema remoto de diagnóstico de electrocardiograma.
  • 2002- Electrocardiógrafo basado en una computadora personal estandar.
  • 2003- Estimulador eléctrico universal TERAPLUS.
  • 2004- Primer desfibrilador monitor bifásico.
  • 2005- Inclusión de análisis de gases y medición de presión arterial en los sistemas de prueba de esfuerzo ERGOCID.
  • 2008- Sistema para monitoreo inalámbrico en salas de rehabilitación cardiaca.
  • 2008- Sistema EXCORDE para pruebas de Holter con el uso de registradores de tres canales.
  • 2008- Nueva familia de electrocardiógrafos CARDIOCID con amplias prestaciones de comunicación y opciones de registro.

Fuentes