Saltar a: navegación, buscar

Islas británicas

(Redirigido desde «Islas Británicas»)

Islas Británicas
Información sobre la plantilla

Mapa Islas Británicas.jpg
Población 60.441.457 habitantes (estimación de julio de 2005) hab.
Gentilicio Ingleses, Irlandeses
Países Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte y República de Irlanda
Idiomas regionales
Inglés

Islas Británicas. Constituyen un vasto conjunto insular que se extiende desde las islas Shetland, a los 60° 52' de latitud Norte, hasta las Scilly, a los 49°53' de la misma latitud; de Este a Oeste, el suelo británico abarca desde 1°46' de latitud Este hasta los 8°38'30" de latitud Oeste. También comprende el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, así como la República de Irlanda. Las Islas Británicas están separadas de la costa firme europea por las aguas del mar del Norte y del canal de la Mancha; en tanto que la costa irlandesa es bañada por el Atlántico; el canal del Norte, el mar irlandés y el canal de San Jorge separan a las dos islas mayores del archipiélago, Irlanda y Gran Bretaña. Otras islas importantes del conjunto de las británicas son las de Wight, Hébridas, Orcadas, Shetland y Man. Más de sesenta millones de habitantes se distribuyen en todo el territorio cuya área suma unos 315.000 kilómetros cuadrados. De estos últimos, unos setenta mil corresponden a la República de Irlanda, y más de 240.000 al Reino Unido. En cuanto a la población, la república irlandesa sólo encierra unos tres millones, y el Reino Unido sobrepasa los 51.000.000. La región más poblada es Inglaterra, en la que viven más de 41.000.000 de personas.

División política de las Islas Británicas

Las islas y el mar

La naturaleza británica se caracteriza, en primer lugar, por la gran influencia que ejerce el mar. Ningún país, salvo Noruega, posee tanta longitud de costas en relación con su superficie y por todas partes los golfos avanzan hacia el interior de las tierras y los estuarios reciben la influencia de las mareas.

En Londres la amplitud de las mareas es de 6.30 m. Esta penetración del mar conduce al hecho paradójico de que Gran Bretaña no posee ningún puerto importante en el mar. Hull se encuentra a 32 km tierra adentro, Londres a 65, todos son fluviales, Liverpool en el Mersey, Cardiff en el Severn, Newcastle en el Tyne.

Del mar dependen también los fenómenos climáticos: los vientos fuertes del oeste, las suaves temperaturas del norte. Pero esa influencia moderadora del mar no es igual en todas partes. La región de Londres es continental, sus espesas nieblas se producen en períodos anticiclónicos cuando las fuertes presiones de Europa central se extienden sobre el este de Inglaterra.

Las montañas

Todas las montañas británicas tienen en común la monotonía de sus altas cumbres desnudas. El viento, más que el frío impide en ellas el crecimiento de árboles. Se distinguen tres sistemas de plegamiento, los tres antiguos. De uno anterior a la Era Primaria (Paleozoica) queda solo el extremo septentrional de la costa oeste de Escocia, la erosión ha convertido a la antigua cadena en penillanura.

El segundo sistema que data de mediados del Primario, es el caledoniano; las raíces de sus pliegues, de dirección sudoeste-nordeste subsisten pese a la uniformidad de la penillanura que las corta en el norte de Irlanda, el norte del País de Gales, el Cumberland y Escocia.

Las demás montañas, sur de Irlanda y del País de Gales, Cadena Penina, Devon-Cornualles, pertenecen a la cadena herciniana. Contrastando con el relieve monótono de todas estas antiguas montañas desgastadas, una parte de los macizos británicos presenta la originalidad del relieve volcánico. A uno y otro lado del estrecho que separa a Irlanda de Escocia, derrames de lava y esqueletos de volcanes le han valido a Inglaterra algunas de sus curiosidades naturales.

Todas las montañas habían sido remozadas por un levantamiento y cortadas por gargantas cuando la glaciación se extendió por casi la totalidad de las islas británicas. Pero el influjo de la glaciación fue muy distinto entre unas y otras montañas y estas diferencias determinaron la personalidad de ciertas elevaciones británicas.

Las llanuras

Las llanuras británicas ofrecen entre sí más diferencias que las montañas. Hay tres principales: la Central de Irlanda, los lowlands de Escocia y la Gran Llanura Inglesa con sus prolongaciones del Yorkshire y el Chesire.

La llanura Central de Irlanda es casi enteramente calcárea, el paisaje a veces es el propio de los campos de piedras pelados, otras veces la caliza está saturada de agua y el llano es una verdadera esponja; turberas y lagos se suceden y los caprichos de la red hidrográfica son realzados por los diques morrénicos.

Los lowlands de Escocia constituyen una depresión tectónica descubierta en parte por la erosión en ciertas rocas recientes. La fosa se prolonga de mar a mar cortada por bloques que rebasan los 400 m de altitud e incluso los 600 m. En las partes bajas alternan las colinas de depósitos glaciares y las capas aluviales recortadas por los prados y los campos de avena.

La Gran Llanura inglesa es mucho mayor, constituye una cubeta única, pero el ligero plegamiento de las capas la divide en varios centros aislados como el de Londres o el de Hampshire. La acción del glaciar que cubrió todos estos relieves tan pronto los ha realzado como los ha uniformado.

Hidrografía

Inglaterra posee ríos importantes como el Támesis en cuya rivera se sitúa la capital del Reino Unido, la ciudad de Londres. El Humber en el noroeste, el Mersey al oeste y el Severn al suroeste. Escocia es conocida por sus numerosos ríos y lagos o “lochs”. Uno de los más famosos es el Loch Ness, donde se divisó hace años un animal que pudo haber sido descendiente de un Plesiosaurio, antiguo dinosaurio de la Era Mesozoica, aunque atrajo a muchos turistas y observadores su existencia nunca pudo ser comprobada. El río más largo de Escocia es el Tay.

Clima

El clima de las Islas Británicas es relativamente templado para su latitud que coincide con la península del Labrador, en el Canadá, mucho más fría. Esto se debe a la influencia de la corriente marina cálida del Golfo de México, que atravesando el Atlántico Norte traslada grandes masas de agua que bañan las costas inglesas y modifican su clima. Hacia la parte sur el clima es más continental y se asemeja a la zona de Bretaña, en Francia

Recursos naturales

Casi las tres cuartas partes de las Islas son aptas para la agricultura. Gran parte del terreno se dedica al pastoreo de ovejas y ganado bovino. Los recursos minerales son escasos, sin embargo existen grandes yacimientos de carbón mineral, de petróleo y de gas natural, que han contribuido al desarrollo industrial de la nación.

Fuentes