Saltar a: navegación, buscar

Islas Cies

Islas Cies
Información sobre la plantilla
Ubicación de Islas Cies

Islas Cíes. Apodadas por Ptolomeo como las Islas de los Dioses, por Plino como las Siccas e identificadas por muchos como las míticas Casitérides de Herodoto donde fenicios y cartagineses se proveían de estaño, se encuentran situadas en el corazón de las Rías Baixas, en la provincia de Pontevedra, Galicia, en el Noroeste de España. Desde julio de 2002 forman parte, junto a los archipiélagos de Ons, Sálvora y Cortegada del Parque Nacional de las Islas Atlánticas que se extienden a lo largo de las Rías Baixas.

Ubicación

El archipiélago de las Cíes está situado en la entrada de la ría de Vigo en disposición norte-sur. Está formado por tres islas: Norte o Monteagudo, del Medio o del Farol y Sur o San Martiño. Se complementan con una serie de islotes menores. Las dos islas principales, Monte Faro y Monte Agudo, están unidas por una barra arenosa resultado de la acción de las corrientes marinas. La costa oeste de las islas Cíes se caracteriza por la altitud y dureza de sus acantilados, Por el contrario, la costa este está definida por laderas que descienden hasta playas de fina arena. Esto permite disfrutar de un paisaje paradisíaco y lleno de contrastes. En 1980 fueron declaradas Parque Natural con el objetivo de preservar, conservar y regenerar este espacio natural.

Se accede a las Islas Cíes por transporte marítimo desde Vigo,
Baiona y Cangas do Morrazo desde Semana Santa hasta final del verano. Desde Vigo hay aproximadamente nueve salidas diarias; y desde Baiona y Cangas entre cuatro y cinco. Estos viajes se pueden realizar hasta el mes de septiembre, dependiendo de las condiciones climatológicas.

Historia

Este paraíso de las Islas Cíes, situadas en la entrada de la Ría de Vigo, está formado por las islas de Monteagudo, Faro y San Martiño, fue declarado Parque Natural en 1980, con el objetivo de preservar, conservar y regenerar este espacio natural, promoviendo su conocimiento y posibilitando un uso público compatible con la conservación de la naturaleza. Perfectamente cuidadas, están comunicadas por un barco que sale todos los días en verano desde los puertos de Vigo, Cangas y Moaña.

Originadas por movimientos tectónicos en el cuaternario, la configuración de las islas tiene dos partes bien diferenciadas. La oriental del interior de la ría es una costa suave con grandes arenales y bosques, mientras que la parte occidental es una sucesión de acantilados y cuevas formadas por la acción del mar, donde miles de parejas de aves tienen su habitat, siendo consideradas las islas zona ZEPA, (Zona Especial de Protección de Aves). Los primeros asentamientos en el castro situado en la isla de Monte Faro fueron en la Edad de Bronce (500 a.c.).

Las Islas Cíes aparecen en varios escritos romanos de Plinio, creyéndose que estuvo Julio César en el 58 a.c. en su lucha con los herminios, habitantes del norte de Portugal que en su retirada recalaron en las islas, siendo sometidos por los romanos debido a que no aguantaron el aislamiento.

Como toda la costa gallega, durante la Edad Media sufrió los ataques de los piratas normandos. En el Siglo XI se tiene constancia de la aparición de los primeros monasterios de la orden benedictina. Con la construcción del Monasterio de San Estevo en la Isla do Faro y del de San Martiño, las islas se vuelven a poblar hasta la llegada nuevamente de los piratas, entre ellos, el famoso Drake que recaló en la isla y asoló gran parte de la Ría de Vigo. A partir de 1700 y debido a estas contínuas incursiones piratas y las posteriores francesas e inglesas, la isla se queda vacía.

A principios del Siglo XIX, familias procedentes del Morrazo se instalan comenzando una época de prosperidad viviendo de la pesca y ganadería. En esa época había en la isla un cuaretl de carabineros y dos fábricas de salazón. En 1840 las Islas son anexionadas al Ayuntamiento de Vigo. Pero estas condiciones de aislamiento son muy duras y la gente abandona la isla progresivamente hasta 1970 en la que se queda vacía. En la actualidad, sólo una persona sigue allí, además del guarda.

Precisamente, a partir de 1970, comienza su auge turístico. Desde los primeros hippies de aquella época han sido muchos los visitantes que han escogido estas islas para disfrutar de unas vacaciones en plena integración con la naturaleza. Sin duda, uno de los lugares más bonitos de Galicia. En 1980 son declaradas Parque Natural y desde 1984 son propiedad de la Xunta de Galicia, permitiéndose un máximo de visitas diarias de 2.200 personas.

Características

En la isla de Monteagudo encontramos el sistema dunar de Figueiras-Mixueiro. Desde él se llega al Faro de Monteagudo o de O Peito, donde existe un observatorio de aves. En la isla del Farol se encuentra la formación sedimentaria de la playa de Rodas, que une las dos islas, y el lago de Os Nenos. Hacia el sur se llega al observatorio de aves de Alto da Campá y al Faro de Cíes. Cerca se localiza el Faro da Porta, cerca del pueblo celta de Castro de As Hortas, vestigio de una antigua población céltica de las islas Cíes con gran interés arqueológico. También se conservan los restos de un monasterio fundado en el Reino Galaico-Suevo, actualmente sede del Centro de Interpretación. En toda la zona se puede disfrutar de playas cristalinas y tranquilas, que en los últimos años han recibido la bandera azul.

Playa de San Martiño, Playa de Rodas, la Playa de Rodas es sin duda uno de los paraísos de las Rías Gallegas. Su forma de concha con más de 1300 metros de playa arena finísima, sus transparentes aguas y un entorno natural incomparable han convertido a la Playa de Rodas en una de las mejores playas del mundo. Playa de Figueiras, pequeño arenal que se convierte en un paraíso naturista dentro de las islas.

Fauna y Flora

Las Islas Cíes cuentan con las dos mayores colonias españolas de gaviota argéntea y cormorán moñudo. También se encuentran otras especies de aves como el alcatraz, colimbo ártico, pardela pichoneta, gaviota reidora y arao común. Entre la fauna terrestre, se pueden citar al azor, ratonero, perdiz roja, vencejo real, chova piquirroja, el erizo y la nutria. Hay que destacar los réptiles como el escáncer de cinco dedos, lagarto arnal, la lagartija y pequeñas culebras inofensivas. La mayor parte del terreno está cubierto por matorral de tojo, acompañado de jaras y endrinos. Además se pueden ver pino marítimo, pino de Monterrey y eucalipto. La especie Camariña, muy escasa, tiene aquí una de las poblaciones más importantes de Galicia. En el espacio intermareal y los fondos submarinos, viven mariscos como el percebe, buey, nécora, y gran cantidad de esponjas, gorgonias, poliquetos y moluscos. Y, por supuesto, erizos, Estrellas de Mar y pulpo.

Desarrollo social

El único alojamiento que existe es un camping. El Parque Natural de las Islas Cíes ofrece los servicios básicos de Cruz Roja, teléfono, bar, restaurante, policía y una oficina de información turística.

Enlaces relacionados

Fuentes

Enlaces externos