Saltar a: navegación, buscar

Jardín de los Helechos

Jardín de los Helechos
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba
Portada4.JPEG
Institución ecológica cubana
Fundación:1984
País:Bandera de Cuba
Dirección:Santiago de Cuba

Jardín de los Helechos. Situado en la carretera de El Caney, “La Caridad” número 129. Se inició como una colección particular de Manuel G. Caluff en el año 1976, luego de la incorporación de su creador al Grupo de Aficionados a la Botánica de esa ciudad. Visitantes nacionales y extranjeros disfrutan a diario de esta instalación que abre sus puertas y ofrece la oportunidad de adentrarse en este mundo.

Historia

Se inició como una colección particular de Manuel G. Caluff en el año 1976, luego de la incorporación de su creador al Grupo de Aficionados a la Botánica de esa ciudad. Con el transcurso de los años la colección fue creciendo, ganando en organización y despertando el interés de numerosas personas que ya desde entonces acudían al naciente jardín.

El incremento en plantas, la diversidad de requerimientos de mantenimiento y el creciente número de visitantes hicieron que su creador donara, en 1984, a la entonces Academia de Ciencias de Cuba, el fruto de ocho años de trabajo consistente en una colección viva de más de 1 000 plantas y un herbario especializado que entonces contaba con unos 650 números, consciente de que el entretenimiento emprendido se iba por encima de sus posibilidades, unido a su deseo de que el jardín tuviera un mayor uso social.

La Academia de Ciencias de Cuba, por medio de la Dra. María Herrera, directora del Instituto de Ecología y Sistemática y la Dra. Deisy Reyes Montoya, directora entonces del Grupo de Ciencias Naturales de Santiago de Cuba tomaron la decisión de que una colección tan especializada, ubicada en un lugar con excepcionales condiciones ecológicas y que ya constituía un valor cultural de la ciudad de Santiago de Cuba no debía ser removida de su emplazamiento por lo cual se propuso a su creador y fue aceptado que el naciente Jardín de los Helechos se mantuviera en su lugar original, bajo la dirección del mismo Caluff, pasando a formar parte de la Academia y contando con la representatividad de esta institución. El Jardín de los Helechos facilitó a su vez el nacimiento del Jardín Botánico de Santiago de Cuba ya que en ese mismo año allí recibieron entrenamiento los primeros 15 jardineros y se hicieron las primeras plantas, todos los cuales se trasladaron a su terreno propio tan pronto como el mismo fue asignado por el Estado.

Producto del trabajo mancomunado entre la Academia de Ciencias y su creador, desde 1984 hasta la fecha el Jardín de los Helechos ha ido ganando un espacio reconocido entre las instituciones similares de Cuba y goza actualmente también de un prestigio internacional. En estos momentos el jardín lleva a cabo la inversión de un Proyecto General de Desarrollo patrocinado por la Municipalidad de Almonte, Huelva, España, destinado a dotar al jardín de la infraestructura necesaria para un eficaz funcionamiento y una mayor incidencia en su trabajo de divulgación de la pteridoflora cubana, la promoción de su uso sostenible y su conservación. El jardín cuenta con seis trabajadores y está insertado en el Plan Nacional de Ciencia y Técnica con cinco proyectos de investigación. Por los resultados de su trabajo, la institución aspira a la honrosa condición de “Colectivo Proeza Laboral”.

Áreas ecológicas

Helechos arborescentes

Helechos arborescentes
Esta área posee 10 de los 25 taxa reportados para Cuba. Su posición a la entrada del jardín le confiere a esta colección una distinción y un atractivo especial. Taxa de gran interés botánico son Cyathea X calolepis (D. C. Eaton ex Hook.) Domin) y Cyathea X wilsonii (Hook.) Domin, ambos híbridos naturales muy poco frecuentes.

Helechos cultivados

Contiene los taxa autóctonos y exóticos comúnmente cultivados tanto en nuestro país como en el extranjero, haciéndose énfasis en la necesidad del conocimiento de nuestra pteridoflora y de su posible uso sostenible empleando las especies cubanas con posibilidades ornamentales. Se brindan al visitante las técnicas hortícolas utilizadas para los pteridófitos así como las diferentes formas de presentación que puede emplear para sus plantas.

Helechos de paredones calizos

Esta área reconstruye la pared inferior de un mogote, rezuma agua constantemente y allí se presentan los pteridófitos epipétricos-calcífilos. Esta área es además una muestra de jardinería vertical aprovechando un espacio reducido; su construcción estuvo inspirada en las ruinas de los cafetales franceses de La Gran Piedra. En el pasillo aledaño se exhiben las colecciones de Begonia, Episcia, y Saintpaulia.

Helechos acuáticos y palustres

Aquí están representadas casi todas las especies propias de esos hábitat en Cuba. Las plantas se exhiben en estanques de piedra individuales y en tres pequeñas lagunas artificiales. Están presentes los dos únicos helechos palustres halófitos del país: Acrostichum aureum L. y A. danaeifolium Langsd. & Fisher. Otras especies notables, dulceacuícolas, son: Azolla carolineana Willd., conocida como “Helecho Mosquito” por su pequeño tamaño y los Equisetum, verdaderos fósiles vivientes.

  • Umbráculo: posee unos 500 m2 y contiene el grueso de la colección. La graduación de la iluminación se hace mediante una cobertura de Thunbergia grandiflora Roxb. (Fausto), de Cissus cisyoides L. (Bejuco Ubí) y de varios árboles frutales; esta cobertura crea condiciones favorables para la vida de las plantas esciófilas y semiheliófilas. El área está delimitada por cortinas rompeviento de Aralia sp.

Cicadáceas

Aquí se explican los caracteres del grupo, sus diferencias y similitudes con los pteridófitos, así como su ubicación en la historia de las primeras plantas vasculares con semillas. Géneros presentes son: Cycas, Dioon, Microcycas y Zammia

Áreas de interés

Área de Estar

En esta área se realizan actividades docentes, científicas, sociales, festivas y sus bancos coloniales son el lugar ideal para el reposo, el estudio y la meditación. Se encuentra a la sombra de añosos mangos literalmente cubiertos de plantas epífitas y trepadoras. Aquí se exhibe la colección de Bromeliaceae.

Patio frontal

En los casi centenarios árboles de mango (Mangifera indica L.), se muestran numerosas epífitas, la convivencia de plantas pertenecientes a grupos diversos, las adaptaciones ecológicas que poseen para ese modo de vida y sus sofisticados mecanismos de propagación.

Pasillo exterior

Es la parte mejor iluminada del jardín y donde se exhiben las especies heliófilas pertenecientes, principalmente, al género Thelypteris sección CyclosoRuz. Aquí se encuentra la colección de Platycerium y otros helechos drynarioides, una representación de las plantas medicinales de uso común en Cuba, orquídeas trepadoras y un espacio dedicado a plantas xerofíticas entre las que se incluyen cactáceas y suculentas, así como varios helechos y selaginellas.

Distinciones y reconocimientos

Este jardín, especializado en helechos, es único en Cuba y se considera el segundo en número de especies en América. Es el único a cielo abierto. Reconocido a nivel mundial y mantiene relaciones de intercambio con instituciones y especialistas de muchos países. Pertenece a la Red de Jardines Botánicos de Cuba. Ostenta la condición de “ Doble Excelencia”, máximo galardón que otorga la Agricultura Urbana y ha obtenido las distinciones “Premio Academia de Ciencias” y “Premio Provincial de Medio Ambiente”.

Fuente

  • Multimedia, Jardín de los Helechos, Ileana Rivera Salazar.