Saltar a: navegación, buscar

El Caney (Santiago de Cuba)

(Redirigido desde «El Caney»)
Este artículo trata sobre El Caney. Para otros usos de este término, véase El Caney (desambiguación).
El Caney
Información sobre la plantilla
Localidad de Cuba
EntidadLocalidad
 • PaísBandera de Cuba Cuba
 • ProvinciaSantiago de Cuba
 • MunicipioSantiago de Cuba
 • Fundación19 de agosto de 1539
El Caney.jpg
Poblado El Caney

Consejo Popular El Caney. Poblado que según documentos encontrados en el Archivo del Arzobispado de Santiago de Cuba fue fundado oficialmente el 19 de agosto de 1539 con el nombre de la comunidad india de "San Luis de los Caneyes", para 1939 comprendía una superficie de 759 km cuadrado, con una población de 23 192 habitantes, distribuidos en 11 varios municipales y una 168 finca cafetaleras; contaba con cuatro plantas de cascaradoras, con yacimiento de hierro, manganeso y cromo.

Historia

Orígenes

Con la llegada de los conquistadores españoles a la isla y al darse cuenta los indios de las pretensiones y maltratos que les ocasionaban, se dispersaron en pequeñas tribus que estaban formadas en las costas, unos vagando por ásperos montes, otros viviendo de la inclemencia de otros y los menos acobardados se quedaron a convivir con los nuevos señores de la tierra.
D. Alonso Rodríguez cacique fundador del poblado, casado con doña Maria de la Ma Cuba por razones de congruencia, les destinaron los españoles el paraje donde hoy se halla el pueblo de San Luís de los Caneyes formándose allí un villaje donde solo residían los indios dedicados a la labranza y crianza, alcanzando una extensión de 20 leguas de largo y 10 de ancho.

Se han encontrado evidencias de la existencia de comunidades indígenas que poblaron el territorio del Caney con una antigüedad aproximada de 1 000 años Antes de Nuestra Era; como son San Fernando del Pozo, La Batea y Los Pinos. En épocas posteriores también vivieron aquí otros grupos más desarrollados como los que se han denominado con los nombres Finca de Melo, La Batea Martínez, Vivero de Santa Teresa.

Al producirse la conquista y colonización de la Isla de Cuba y con ello la fundación de la Villa de Santiago de Cuba en 1515, la región que ocupaba El Caney que anteriormente se llamó San Luis de los caneyes; estaba poblada por aborígenes que se dedicaban a la agricultura y producían cerámica.

El proyecto de su edificación se atribuyo al cacique Marcos Rodríguez nieto del cacique fundador del poblado D. Alonso Rodríguez y a Fernando Espinosa que surgió como protector de los pobres indios. El cacique haciéndose eco de las peticiones de los pobladores, solicita a las autoridades eclesiásticas de Santiago de Cuba le fuera asignado un cura y la autorización de construir una ermita propia petición que fue concedida en Mayo 1657; dedicada a San Luis y a San Martín.

Al morir dicho cacique se le dio sepultura en la expresa iglesia debido a su caritativo celo y cumplimiento con su deseo testamentario el 17 de enero 1658.Se envió a la ermita un teniente que administrase los sacramentos en épocas de cuaresma, pascuas o cuando había enfermos hasta el 20 de marzo de 1690 imponiendo al cura la obligación de enseñar las doctrinas cristianas e impartir algunos rudimentos de escritura y lectura; a su vez el gobernador previno escuelas públicas en 1783 a D. Manuel Sacramento para maestro del Caney.

La construcción de la iglesia, lo saludable del clima y la poca distancia a la que se encontraba la capital de la isla, fueron atrayendo numerosas familias españolas y cubanas acaudaladas que se instalaron erigiendo allí sus casas para pasar la temporada venariega e iniciando una serie de fiestas sociales en veneración a los Santos San Luis y la Virgen de la Guadalupe asumiendo como fecha de veneración y festividades del 19 de agosto y el 12 de diciembre al parecer fueron fechas de remodelación de la instalación religiosa 1701 y 1830, sufriendo otras transformaciones hasta llegar a la estructura actual, todas estas actividades sociales que el desarrollo económico de aquella población.

En 1859 don Francisco Martínez Betancourt proyectó la fundación de un colegio particular; se establecieron las ferias públicas cuyas bases eran: cartas, dados y juegos de ruleta. En 1873 se inauguró el Casino Español, haciendo entonces El Caney un centro de reunión de las principales familias santiagueras.

Etapa colonial

Quizás lo mas conocido de su historia son las acciones durante la Guerra Hispano-Cubano-Norteamericana, cuando el Caney formó parte del teatro de operaciones en que se desarrollaron los principales combate, el sector defensivo El Caney - San Miguel, protegía los caminos que conducía a Guantánamo, El Cristo, la línea férrea y el embalse de agua que abastecía la ciudad.

Las concentraciones de fuerzas principales en este tramo defensivo se encontraban en El Caney con 500 soldados al mando del General Joaquín Vara del Rey. El día 1 de julio de 1898, el mando norteamericano decidió atacar en horas de la mañana las fortificaciones de El Caney, la orden de asalto fue cumplida por el general Lawton con la segunda División, la batería de Artillería y 200 hombres de la brigada de Ramón de las Yaguas (Santiago de Cuba) al mando del general Castillo Duany, con los que sumaba unos 3000 efectivos.

Como reserva se designo la Segunda Brigada que ocupó en la Quinta Doucureaux. A la seis de la mañana abre fuero la Batería de Artillería norteamericana, no resultando muy efectivo por la deficiente ubicación de la misma en el terreno, seguido del asalto de fuego artillero, comenzaba el ataque de la infantería en la dirección de, El Viso. El rechazo por los defensores del poblado causo gran cantidad de bajas a los atacantes, y evitaron que fueran tomadas las posiciones.

En su territorio funcionó una Prefectura Mambisa, que perteneció al Distrito de Santiago de Cuba. Esta se dividía en 11 subprefectura y en ella se encontraba 14 ingenios azucarero y tres casas Posta.

En diciembre de 1868 llegaron las primeras partidas de insurrectos que se posesionaron en la plaza después de desalojar a la pequeña guarnición militar española, permaneciendo un mes los cubanos en dicho pueblo siendo a la vez desalojados por una columna española compuesta por soldados de líneas y voluntarios en enero de 1869, en ese mismo año el General Máximo Gómez entró al pueblo.

Otros sucesos importantes fueron el del 2 de abril de 1895 entraron en El Caney las fuerzas del coronel Valenciano Hierrezuelo desarmando a los voluntarios que custodiaban al mando del capitán D. Ramón Silvestre y Elías; el 7 de mayo del mismo año, fuerzas del ejército libertador al mando del Coronel Victoriano Garzón se alzaron en armas en la cercanía del poblado.

El 27 de agosto las fuerzas dirigidas por los generales Antonio Maceo Grajales y Periquito Pérez pugnaban a cada momento por entrar al Caney lo que hacían de forma rápida para proveerse de víveres y armas que quitaban a las fuerzas españolas; el 20 de mayo de 1896, las tropas del General José Maceo se enfrentan a una columna española en la cercanía del puente que une al poblado con la ciudad.

El gobierno colonial tomando en consideración la magnitud del movimiento revolucionario desatado en toda la isla, dispuso de fortificaciones necesarias en cada población correspondiéndole al Caney la construcción de fuertes y reductos que fueron bendecidos por el gobierno eclesiástico el 26 de diciembre de 1873, desde esa fecha El Caney contó con fortificaciones y gran cantidad de fuerzas militares para su defensa.

Por su parte las damas emigradas en El Caney dirigieron al general Shafter una exposición en inglés en que expresaban la trágica situación en que se encontraban la población emigrada y rogaba que se pusiera a término a la contienda. Al objeto de volver a la ciudad en la cual preferían perecer destrozadas por las granadas o sepultadas bajo las ruinas de sus hogares que sucumbir lenta y paulatinamente por el hambre, las enfermedades y las privaciones que estaban experimentando; los emigrados refugiados en El Caney fueron autorizados para regresar a sus hogares, no todos regresaron muchos quedaron sepultados en las tierras desoladas del Caney.

En 1898 El Caney tenía 8 mil habitantes en toda su jurisdicción, del millón quinientos mil que poseía la Isla.

El poblado cabecera tenía cerca de 200 casas, en su mayoría de guano y tejas. Existían 4 calles de norte a sur, atravesadas por otras 7, cortas. Al centro estaba la plaza de armas, hoy parque de El Caney. La plaza estaba custodiada por dos hileras de árboles de salvaderas, una a cada lado. A un extremo la parroquia, fundada en 1690, al otro lado el Ayuntamiento, de tercera categoría, que contaba con 16 Concejales, fundado en 1629.

La intervención norteamericana en la guerra entre cubanos y españoles no fue casual, se trató de una vieja demanda norteamericana. Por ejemplo desde 1905 Tomás Heferson manifestó:
(...)Comienzo a considerar a toda la corriente del golfo como agua jurisdiccional norteamericana, en ca… con España, Estados Unidos se apoderará de Cuba”.

Para 1898 Estados Unidos de Norteamérica había penetrado el comercio cubano, al cual dedicaba 50 millones de dólares; en el territorio caneyense de Juraguá, Firmeza y Daiquirí explotaban las minas de hierro y manganeso por medio de las "Empresas Juraguá Iron Company", "The Pensilvania Esteel Company" y otras subsidiarias, razones por las cuales tenían el poder económico en Cuba y necesitaban el poder político. Es ahí el porque de la intervención norteamericana en la guerra. Los motivos, son conocidos, se aprovecharon de la explosión del vapor El Maine y de los desmanes de Estrada Palma, muertos en combate para esa fecha Antonio Maceo y José Martí, antiimperialistas convencidos.

El día 1 de julio de 1898, el mando norteamericano decidió atacar en horas de la mañana las fortificaciones de El Caney, la orden de asalto fue cumplida por el General Lawton con la segunda División, la batería de artillería y 200 hombres de la brigada de Ramón de las Yagua al mando del general Castillo Duany, con los que sumaba unos 3000 efectivos. Como reserva se designo la Segunda Brigada que ocupo en la Quinta Doucureaux.

Etapa republicana

A la dictadura de Gerardo Machado se enfrentaron jóvenes como Amador Montes de Oca, nacido en el Caney, poeta y mártir, quien entregó su vida combatiendo en San Luís, al cuidar la retirada de su jefe, Antonio Guiteras Holmes. Otros jóvenes revolucionarios se incorporaron al movimiento 26 de julio y también entregaron sus vidas combatiendo contra la tiranía de Fulgencio Batista, entre ellos Joel Jordán, Omar Girón y Roberto Lamela Fong, en la década de años 50.

Durante la última etapa de la guerra por la independencia de Cuba, El Caney y su poblado sirvieron de firme baluarte en las labores revolucionarias. Desde este pueblo Frank País García desarrollo su labor de dirección y orientación sobre saliendo la acción del ataque a la estación de la policía en 1955.

El territorio se destaca también por el apoyo a las columnas rebeldes del Segundo y Tercer Frente, que operaban en la cercanía del Ramón de las Yaguas, El Cristo, Dos boca y Altos de Villalón.

La presencia de Frank País en el Caney es significativa. Cuando niño asistía con su padre, Pastor de la Iglesia Bautista, donde tocaba la pianola y cantaba en la coral. Visitaba el parque, las calles, hacía visitas y adoraba a su novia América Domitrov. En un banco del parque Los Maceos constituyó una de las primeras células del movimiento 26 de julio en Santiago de Cuba. El propio Frank acompañado de Pepito Tey y otros jóvenes revolucionario, atacó al cuartel de la policía batistiana el 25 de julio de 1955, con el objetivo de obtener armas para el movimiento insurreccional.

Las montañas del Bonete y el Escandel aguardaron campamentos rebeldes, desde los cuales tiroteaban instalaciones de la tiranía. Un sitio histórico significativo en torno del poblado es El Escandel; lugar donde se realizo la reunión del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, con el jefe del Cuartel Moncada, al que se le impuso las normas de rendición de esta plaza de armas, el 1 de enero de 1959.

Revolución en el poder

El día 1 de enero de 1959 entró Fidel Castro, Raúl Castro y Juan Almeida, las compañeras Celia Sánchez y Vilma Espín, así como las tropas rebeldes de la columna 1 José Martí, Segundo y Tercer Frente Frank País y Mario Muñoz, respectivamente, por el territorio caneyense de Matayegua dirigiéndose a el Alto de Villalón, El Escandel, lugar donde se produjo la rendición incondicional de las tropas de la tiranía ante Fidel y luego continuó la marcha, pasando por el poblado cabecera del Caney, hacia la Ciudad de Santiago de Cuba, donde Fidel expresó, desde el Balcón del Ayuntamiento… “Esta vez los mambises si entraron a Santiago”.

El territorio se destaca también por el apoyo a las columnas rebeldes del segundo y tercer frente, que operaban en la cercanía del Ramón de las Yagua, El Cristo, Dos boca y Altos de Villalón.
Un sitio histórico significativo en torno del poblado es El Escandel; lugar donde se realizo la reunión del Comandante en Jefe, con el jefe del Cuartel Moncada, al que se le impuso las normas de rendición de esta plaza de armas, el 1 de enero de 1959.

Curiosidades históricas

  • Un dato curioso para nuestra historia es, como resultado de esta emigración forzosa, los consulados de Gran Bretaña, Austro-Hungría, Alemania y Colombia se establecieron en nuestro poblado, sus pabellones nacionales ondearon en los alrededores del parque, el del Reino Unido de Gran Bretaña en una casa de campaña y los demás en casas de vecinos que facilitaron el espacio.
  • Durante la última etapa de la guerra por la independencia de Cuba, El Caney y su poblado sirvieron de firme baluarte en las labores revolucionarias. Desde este pueblo Frank País García desarrolló su labor de dirección y orientación sobresaliendo la acción del ataque a la estación de la policía en 1955.
  • El territorio se destaca también por el apoyo a las columnas rebeldes del Segundo y Tercer Frente, que operaban en la cercanía del Ramón de las Yaguas, El Cristo, Dos boca y Altos de Villalón.
  • Un sitio histórico significativo en torno del poblado es El Escandel; lugar donde se realizó la reunión del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, con el jefe del Cuartel Moncada, al que se le impuso las normas de rendición de esta plaza de armas, el 1 de enero de 1959.

Desarrollo económico

Con el triunfo de la revolución se produjeron profundos cambios, teniendo repercusión en la comunidad, comenzando así la gran obra que se refleja en la aplicación de las leyes revolucionarios como fueron las nacionalización de las empresas caracterizado por un constante ascenso en el orden económico.

  • Inseminación Artificial.
  • Empresa Frutales.
  • Empresa de Semilla.
  • Empresa Pecuaria Caney.
  • Instituto Medicina Veterinaria.
  • Madesa.
  • Fábrica de Conservas y Vegetales.
  • Fábrica LACSA
  • Fábrica de Gases Industriales.
  • Fábrica de Hielo compactado.
  • 2 Panaderías – Dulcería.

El renglón económico principal del Caney es el cultivo y procesamiento industrial de las frutas: piñas, mamoncillos, zapotes, guanábanas, guayabas, nísperos, cañandongas y fundamentalmente mangos, entre ellos el de biscochuelo, muy demandado por su dulzor y suave masa.
La pasteurizadora de Santa Teresa en el Caney es otra de las industrias creadas por la Revolución, donde se obtienen los derivados de la leche, tales como yogurt, quesos, mantequilla y también la leche pasteurizada.

Desarrollo social

Educación

Antes de 1959, el territorio disponía de un reducido número de escuelas, en la actualidad alcanzan niveles superiores en la calidad de la enseñanza. Contamos con cuatro escuelas primarias: Joel Jordán Cousse, Tania la Guerrillera, Frank País García, Josué País García; un seminternado: Abel Santamaría Cuadrado; dos escuela de enseñanza especial: Guillermo Granado y la Alfredo Gómez Gendra; un centro de Menores: Antonio Maceo Grajales; tres círculos infantiles: Los Pequeños Cadetes, Los Zapaticos de Rosa, Sol del Mañana; dos secundarias Básicas: Omar Girón y Raúl Rojas Mendoza y un preuniversitario Raúl Rojas Mendoza; dos escuelas militares: Escuela Interarmas José Maceo Grajales, CES Hermanos Marañón; una Escuela de Iniciación Deportiva “Capitán Oreste Acosta”.

Cultura

En la esfera cultural contamos con una Casa de la Cultura “Armador Montes de Oca”, la cual promociona diferentes actividades, haciendo énfasis en el trabajo comunitario, está concebido partiendo de las particularidades del territorio y sus festividades.

  • Festival de la Fruta: se desarrolla cada 21 de junio.
  • Desfiles de moda.
  • La presentación del conjunto Estrellas del Caney.
  • Galas culturales conocidas como: "A ritmo de Festival".
  • Conversatorios acerca del aniversario de la fundación de la ciudad de Santiago_de_Cuba y de los años de la villa de El Caney.
  • Concurso de Comidas y Bebidas “Cójele bien el sabor”.
  • Actuaciones de grupos de cantantes, declamadores, trovadores y repentistas.
  • Talleres literarios llamados Frutas del Caney.
  • Concurso “Elección de la Flor del Mango y sus Pétalos”.
  • Concurso del Pregón.
  • Concurso de la Décima.
  • Concurso del Disfraz.
  • Concurso de Bailes de Casino.

Personalidades 

Lic. Teresita Aleida Gómez Vallejo: pintora y escultora.
Lorenzo Hierrezuelo La O: compositor, guitarrista y cantante.
Félix Benjamín Caignet: compositor cubano.
Reinaldo Hierrezuelo: personalidad musical importante de Cuba.

Patrimonio

Salud

Los avances alcanzados en la salud son incomparables con el pasado del poblado, cuenta con una red de instalaciones de salud que aportan una mayor calidad asistencial y de vida a la comunidad: el Policlínico Marío Muñoz Monroy, una sala de Rehabilitación, una clínica estomatológica, dos laboratorios: uno de Diagnóstico Veterinario, uno de Investigación Toximet.

Deporte

Frecuentemente se desarrollan actividades en cada barrio o comunidad en coordinación con las escuelas o instalaciones deportivas cercanas.

Fuentes