Saltar a: navegación, buscar

Jean Baptiste Vermay

Jean Baptiste Vermay
Información sobre la plantilla
Juan Bautista Vermay.jpeg
NombreJean Baptiste Vermay de Beaume
Nacimiento15 de octubre de 1786
Tournay, Bandera de Francia Francia
Fallecimiento30 de marzo de 1833
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteCólera
NacionalidadFrancesa
CiudadaníaCubana
OcupaciónProfesor de artes plásticas, pintor

Jean Baptiste Vermay de Beaume (Juan Bautista Vermay). Pintor francés radicado en Cuba. Discípulo del artista plástico Luis David, figura importante en la corte imperial de Napoleón. Fundador de la Academia de Pintura y Dibujo de San Alejandro de La Habana la cual dirigió desde 18181833. Importante artista de la plástica nacional.

Datos biográficos

Infancia y juventud

Nació en Tournay, Francia, el 15 de octubre de 1784 (según aparece en la losa de su sepulcro en el cementerio de Colón).

Su llegada a Cuba

Todo indica que el obispo Espada y Landa, deseando restaurar algunos antiguos lienzos que había en la Catedral de La Habana, traídos por los Jesuitas a Cuba, escribió hacia 1814 al famoso pintor Goya para que le enviase a un artista capaz de ejecutar, tanto los trabajos de restauración, como otros que se le encargasen.

Se dice que Goya le trasmitió el encargo a un amigo de París y que este le recomendó al joven Vermay que se destacaba por su apego al neoclasicismo. Llegó a La Habana en 1816, contratado para realizar algunas pinturas decorativas en la Catedral.

Los lienzos que trajo fueron comprados por el Obispo Espada y repartidos en varios templos de la Isla, entre ellos una copia del Pasmo de Sicilia, de Rafael. A los dos años de llegar el laborioso maestro francés dejó terminadas las restauraciones que motivaron su venida y decidió permanecer donde no tenía rival como pintor, a regresar a Francia.

El pintor simpatizó con los sentimientos revolucionarios de los cubanos y estrechó íntima amistad con el poeta José María Heredia. Con la protección del Obispado y del Superintendente de la Real Hacienda, don Alejandro Ramírez, consiguió que se le permitiese establecer, en un local del Convento de San Agustín, una escuela de dibujo, asignándosele un sueldo de mil pesos fuertes al año.

Esta escuela fue la que tomó, pocos años después de ser establecida, el 12 de enero de 1818, el nombre de Academia de Bellas Artes San Alejandro (en memoria del Intendente don Alejandro Ramírez). Vermay fue su primer director y continuó asiduamente la enseñanza gratuita por lo que se granjeó una gran estimación pública.

La primera misa bajo la ceiba memorable, 1826
Solemne fiesta religiosa oficiada por el Obispo Espada, con motivo de la inauguración del Templete
Constitución del primer Cabildo de la villa de San Cristóbal de La Habana, 1826

Aportes

En sólo dos décadas de su corta vida Juan Bautista Vermay de Beaumé ganó un espacio en la historia cubana con varios hechos importantes de la plástica nacional: las pinturas de La Catedral y de El Templete. Además fue autor de retratos de personajes de la época, entre los más conocidos el de la familia Manrique de Lara.

Escribió versos en castellano, tradujo al español el drama Hernani de Víctor Hugo y por su iniciativa y autorización real fue construido el Teatro Gran Diorama, un pequeño centro cultural que inaugurado el 8 de julio de 1828 y casi destruido en 1846 por un huracán, acogió numerosas representaciones dramáticas y otros espectáculos, entre ellos, en 1831 el primer baile público de máscaras de carnaval celebrado en La Habana.

Contribuyó decisivamente a la transformación neoclásica de los interiores de la Catedral de La Habana, según deseo del Obispo Juan José Díaz de Espada, la cual conservó su famosa fachada barroca. Con la ejecución de nuevos óleos, colocados entre columnas y frontones clásicos, en los diversos altares de caoba, Vermay completó los trabajos realizados hasta 1806 en el altar principal por el italiano José Perovani.

Su mano está también en el Templete, obra rememorativa edificada junto a la Plaza de Armas, donde de acuerdo con la tradición tuvo lugar el asentamiento definitivo de la villa habanera. Se conservan sus tres lienzos; a la Primera Misa dicha en Cuba por el Padre Las Casas, el Primer Cabildo (Ayuntamiento) y la misa conmemorativa que ofreció el Obispo Espada en la inauguración de este monumento neoclásico el 19 de marzo de 1828.

En 1826 Fernando VII lo nombró pintor de la Real Cámara y sus trabajos en el Templete fueron premiados con el diploma de Socio de Mérito de la Sociedad Patriótica de La Habana (Sociedad Económica de Amigos del País).

Fue discípulo del gran pintor neoclásico Louis David e instructor de Hortensia, entenada del emperador Napoleón Bonaparte. Tras la derrota de Waterloo viajó a Estados Unidos y poco después a La Habana por invitación del Obispo Espada, a quien fue recomendado por el gran pintor español Francisco de Goya.

Su obra

En el salón de 1808 en París, obtiene una medalla concedida por el Emperador al cuadro María Estuardo, reina de Escocia, recibiendo la sentencia de muerte que acaba de ratificar el Parlamento.

En el salón de 1810, Vermay expone tres cuadros: El nacimiento de Enrique IV, Gabrielle de Vergy y Pierre Fourey es absuelto de la acusación que pesa sobre él.

En el salón de 1812 expone otros tres, también de tema histórico: El descubrimiento del Derecho Romano, Diana de Poitiers y Margarita de Navarra recibiendo de Clemente Marot una balada compuesta para ella.

En el salón de 1814, el último bajo Napoleón, expone tres telas: María Estuardo, La Reina Isabel y San Luis, prisionero en Egipto.

Sus óleos La primera misa y El primer cabildo, ambos de 1826, y La inauguración de El Templete (1828) lo inmortalizan también como intérprete de un mito: el de la fundación de la villa de San Cristóbal de La Habana.

Muerte

Falleció en la Ciudad de La Habana a causa del cólera el 30 de marzo de 1833. Sus restos descansan en el cementerio de Colón de la capital cubana.

Enlaces externos

Fuentes