Saltar a: navegación, buscar

Sicilia

Sicilia
Información sobre la plantilla
<span/>
Bandera de Sicilia
Bandera

Escudo de Sicilia
Escudo

Mapasicilia.jpg
CapitalPalermo
Población 
 • Total5 044 900 hab.
 • Densidad196,21 hab/km²

Sicilia. Región de la Italia insular, que ocupa la cuarta Isla europea por dimensiones. Se trata de la principal isla italiana, la mayor del Mar Mediterráneo.

Etimología

En latín, la isla de forma triangular ubicada al sur de Italia, se llamaba Trinacria, que significa triangular. Sin embargo, el nombre se debe a que anteriormente los griegos la llamaban Sikelia, debido a que la tribu nativa eran los Sikels.

Historia

La isla de Sicilia ha estado habitada desde la Prehistoria. De la época del Paleolítico quedan restos en el litoral septentrional (Trápani), y del neolítico en lugares como Termini Imerese. En el III milenio (a.n.e.) los sicanos, de cultura neolítica, se habitaron la isla. Los sículos, que dominaban ya el cobre, se asentaron a mediados del II milenio a.n.e

En la época de las colonizaciones, fue ocupada por fenicios (Siglo IX a.n.e.). En el siglo siguiente, Sicilia fue colonizada por los Griegos, quienes fundaron varias ciudades de importancia. La principal de ellas fue Siracusa (733 a. C.) pudiendo mencionarse también Catania (Siglo VII a.n.e.).

En el Siglo V (a.n.e.) empezó la penetración cartaginesa en la isla. Los tiranos de Siracusa, como por ejemplo Dionisio el Viejo, Dionisio el Joven o Timoleón, convirtieron a Sicilia en un pequeño imperio propio. Durante la Primera Guerra Púnica, los romanos conquistaron toda Sicilia, salvo Siracusa, que consiguió mantenerse independiente (241 a.n.e.). Sin embargo, durante la Segunda Guerra Púnica, Sicilia se alió con Cartago, por lo que los romanos la conquistaron militarmente en 212 (a.n.e.), pese a los intentos del famoso inventor Arquímedes por defenderla. Después de la conquista, Sicilia fue reducida a provincia romana, productora de cereal, considerada el granero de Roma.

Con la caída del Imperio Romano, una serie de pueblos germánicos se sucedieron en la isla: primero la ocuparon y saquearon los vándalos (439-468), luego los hérulos (476) y finalmente los ostrogodos (491). En 535, desembarcó en ella el general Belisario, comandante de las tropas bizantinas, quien la incorporó al Imperio Bizantino. Sicilia fue bizantina durante medio milenio. Los sarracenos del norte de África, a partir del siglo VIII, iniciaron ataques cada vez más fuertes sobre Sicilia, conquistando y fundando en la isla el emirato de Sicilia entre los años 827 y 902.

En la segunda mitad del Siglo XI, en concreto a partir de 1061, Sicilia fue conquistada por los normandos dirigidos por Roberto Guiscardo y su hermano Roger. Roberto Guiscardo expulsó a los bizantinos del sur de Italia, mientras su hermano Roger recibió del Papa, el título de Conde de Sicilia. Más adelante, en 1130, Roger II consiguió unificar el sur de Italia y la isla de Sicilia obteniendo del Papa el título de rey, que sería la base de lo que después se conocerá como el Reino de las Dos Sicilias. En el año 1194, el emperador Enrique VI de Inglaterra, tras un primer intento fallido en 1191, logró el trono de Sicilia tras conquistarla, reclamando la corona como herencia de su esposa, Constanza I de Sicilia. El reino formó parte de los dominios de los Hohenstaufen hasta que Manfredo fue derrotado en 1266 en la Batalla de Benevento, con lo que todo el reino de Sicilia pasó a manos de los angevinos, en la persona de Carlos, conde de Anjou.

El episodio de las Vísperas sicilianas en 1282 provocó la división del reino. La Sicilia insular quedó bajo dominio de Pedro el Grande, rey de Aragón, y la Sicilia continental formará el Reino de Nápoles bajo dominio angevino. A la muerte de Pedro, pasó a su hijo Jaime. Cuando Jaime fue llamado al trono aragonés, a la muerte de su hermano Alfonso III quedó nuevamente la isla unida a Aragón. No obstante, por el tratado de Anagni se devolvía Sicilia a los angevinos a cambio de quedar con Cerdeña. Los sicilianos, descontentos con esta perspectiva, eligieron rey a Federico, hijo menor del rey Pedro y que era lugarteniente general del reino. En Agosto de 1302 se firmó el Tratado de Caltabellotta, por el que Federico fue reconocido como rey de Trinacria (en esa época el nombre de Sicilia no se utilizaba). Así la isla quedaba en poder de una rama secundaria de la familia real aragonesa. Federico III, rey de Sicilia, casó a su hija María con Martín el Joven, hijo del aragonés Martín I. Como consecuencia de ello, a la muerte sin sucesión legítima de Martín el Joven Martín el Humano se coronó rey de Sicilia en el año 1409, reuniéndose de nuevo Sicilia y la Corona de Aragón. A ello se añadió, en 1442, la conquista de Nápoles por parte del rey Alfonso V el Magnánimo. No obstante, al morir Alfonso V (1458) Nápoles se independizó y Sicilia siguió unida a Aragón. Fernando II el Católico recuperó Nápoles en 1504, pero mantuvo dos virreinatos diferentes, uno para Sicilia y otro para Nápoles.

La situación de Sicilia como un virreinato más del Imperio español continuó hasta el año 1713. Con ocasión de la guerra de Sucesión española, se entregó la isla al Duque de Saboya, Víctor Amadeo II, a título de rey. No obstante, en el año 1720 cambió Sicilia por Cerdeña, y la isla quedó en manos del emperador austriaco, Carlos VI. Por el tratado de Viena, no obstante, Sicilia y Nápoles fueron entregadas a Carlos de Borbón, hijo de Felipe V de España, introduciendo así la dinastía Borbón en la isla. Cuando Carlos asumió el título de rey de España dejó ambos reinos a su hijo Fernando, Fernando, quien asumió el trono de las Dos Sicilias.

En 1860, como parte del risorgimento, la expedición de los Mil liderada por Giuseppe Garibaldi desembarcó en Sicilia y en el collado de Pianto romano, cerca de Calatafimi, derrotó el 15 de mayo a los borbones. La marcha de Garibaldi fue finalmente completada con el asedio de Gaeta, donde se expulsó a la última resistencia borbón y Garibaldi anunció su dictadura en nombre de Víctor Manuel II. Sicilia se convirtió entonces en parte del reino de Italia (1861). Desde entonces, la historia siciliana ha estado vinculada estrechamente a la de Italia. Ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, fue elegida por los Aliados para atacar Europa, en la operación conocida generalmente como Desembarco de Sicilia, en 1943. Italia se convirtió en República en 1946 y como parte de la Constitución de Italia, Sicilia se constituyó como una de las cinco regiones de estatuto especial.

Situación geográfica

Sicilia es una isla situada en el sur de Italia. Los 3 km del Estrecho de Mesina la separan de la península. Se encuentra a 140 km de Túnez, en el norte de África, del que está separado por el canal de Sicilia. El Mar Tirreno baña el litoral norte. Geológicamente pertenece a la misma placa tectónica que la península italiana, y orográficamente es una región de los Apeninos como muchas otras regiones italianas.

Política

Sicilia es una región con estatuto especial desde 1946. Los electores sicilianos eligen a los 90 diputados regionales miembros de la Asamblea Regional Siciliana (ARS), órgano legislativo regional, y (desde el 2001) al Presidente de la Junta Regional (también llamado Presidente de la Región o Gobernador)

Capital

Palermo es la capital de Sicilia, y es la quinta ciudad de Italia (660.460 habitantes). El área metropolitana engloba a una población de un millón de habitantes. Es la antigua Panormo púnica, posteriormete Panormus en latín, al ser conquistada por Roma.

Ha sido siempre un lugar de tránsito mercantil y comercial. Palermo ha conservado el testimonio de la cultura de todos sus conquistadores: cartagineses, romanos, bizantinos, árabes, normandos, españoles o austriacos, todos dejaron su huella en la ciudad.

Confluyen en Palermo diferentes estilos artísticos: medieval, barroco, norte de África, norte de Europa. A pesar de todas estas distintas influencias, es una ciudad que ha conservado su propia identidad. Son de interés turístico las catacumbas de los Capuchinos, con momias conservadas en distinto grado.

Población

Actualmente la ciudad cuenta con una población de unos 5,044,900 hab., con numerosos lugares de interés histórico, como los restos del anfiteatro (con un aforo para 15.000 espectadores) y la ciudadela de Dionisio II. Otras poblaciones de interés cercanas son Catania, Noto, Modica y Ragusa.

Desarrollo económico

Bien conocida es la cultura del cultivo de naranjas, limones, mandarinas, hortalizas, legumbres y frutos secos, como base de los productos de esta tierra. El cultivo de la vid y la producción de vinos que son mayormente reconocidos en el extranjero. Entre los más conocidos el Vino de Marsala, de la provincia de Trapani, el Moscato de Pantelleria, Malvasía de Lipari, Nero de Avola, el más importante vino siciliano de hoy día, Cerasuolo de Vittoria. Ovinos, caprinos y equinos están presentes en cantidad, mientras los bovinos están presentes en número limitado.

La pesca constituye un recurso muy valioso para Sicilia. Se pescan, además de pez espada, atún, sardinas y caballas, además del pez azul típico del Mediterráneo, que permite proveer a la industria de la conserva, la materia prima necesaria para el pescado enlatado y el pescado ahumado. En Mazara del Vallo, en la provincia de Trapani se obtienen buenas lubinas, camarones en Ganzirri, y en al zona norte de Messina, ostras. Son bien conocidas también las salinas de Trapani, desde donde se extrae desde la antigüedad una finísima sal marina.

La industria del turismo es una actividad en crecimiento, favorecida por la presencia de numerosos sitios arqueológicos (Morgantina, Valle de los Templos, Selinunte) y las bellezas naturales. En los últimos años se ha invertido sobre la capacidad receptiva de los albergues, favoreciendo el incremento de su presencia en la isla. Entre otros destinos turísticos de renombre están localidades como Taormina, Agrigento, Siracusa, Caltagirone, Cefalú y Piazza Armerina (Villa del Casale). El interior de la isla, es un lugar rico en historia, tradiciones y sobre todo en arte y cultura, fortalezas, iglesias, bosques y espacios naturales de importancia que le dan valor a las áreas internas de las provincias de Enna, Catania, Caltanissetta y Palermo.

Desarrollo social

Cultura

La cultura siciliana presenta la característica particular de encontrarse en un contexto apartado de la realidad italiana, expresándose a veces como una realidad distinta.

Sicilia es un lugar donde el ambiente, el paisaje, la historia y los habitantes determinan una sensibilidad diferente. Así lo testimonian los numerosos nombres que han hecho y hacen de Sicilia una tierra de cultura. Pintura, cine y escritura, por citar algunos campos del saber, distinguen el modo de hacer arte de los sicilianos.

En esta tierra nace la literatura italiana junto a la Corte de Federico II, aquí nacen muchas ideas políticas tales como las de Don Sturzo y el parlamento más antiguo; ésta es la tierra de los viajeros, de aquellos que descubrieron el conocimiento en los orígenes griegos de Occidente; la tierra de las revueltas de los fasci siciliani, de la lucha entre la legalidad y la ilegalidad mafiosa.

En la historia de las distintas dominaciones, de los pueblos que se fueron sucediendo, Sicilia ha creado una identidad propia y única que se expresa en las múltiples identidades de sus habitantes.

Idioma

Muchos sicilianos son bilingües, hablan el italiano y el siciliano, una lengua romance distinta que desciende del latín vulgar, con influencias del griego, el árabe, francés, provenzal, alemán, catalán y del español. Aunque algunos lo consideran un dialecto, muchos consideran que se trata de una lengua distinta, con una rica historia y un extenso vocabulario (más de 250.000 palabras), debido a la influencia de los distintos dominadores de la isla. El siciliano también se habla en el centro y en el sur de Calabria y en la parte sur de Apulia, llamada Salento. El siciliano también tuvo una influencia significativa en la formación de la lengua maltesa, sobre todo hasta finales del siglo XVIII.

La lengua oficial hablada en Sicilia es el italiano. Pero gran parte de la población local habla también el siciliano.

Véase también

Fuentes