Joaquín Álvarez Quintero

Joaquín Álvarez
Información sobre la plantilla
Joaquín Álvarez Quintero.jpeg
NombreJoaquín Álvarez Quintero
Nacimiento1871
Utrera, Bandera de España España
Fallecimiento1944
Madrid
OcupaciónDramaturgo

Joaquín Álvarez Quintero. Popular dramaturgo español.

Síntesis biografía

Nació en Utrera (1873) y murio en Madrid, (1944). Dramaturgo español que, junto con su hermano Serafín, fue autor de obras teatrales que transmiten una visión bondadosa y amable de la vida, son la encarnación perfecta del costumbrismo andaluz llevado al teatro. Conocidos a menudo como los hermanos Quintero o Álvarez Quintero.

Los hermanos comenzaron a escribir muy jóvenes, cuando todavía no habían cumplido los 20 años, en colaboración, trabajos teatrales que se representaban en el patio de su casa. En 1889, el mismo año en que su farsa Esgrima y amor se representaba en el teatro Cervantes de Sevilla, se dirigieron a esta ciudad, donde vivieron durante algún tiempo con las asignaciones de unos modestos empleos en Hacienda.

Trayectoria literaria

Se hicieron populares pronto, en 1897 se representaban dos obras en un acto, El ojito derecho y La reja, y al año siguiente La buena sombra. Hacia 1900 anunciaron que tenían dispuestos 51 trabajos manuscritos; publicaron cinco o seis al año, llegando a componer al fin más de 200, acogidos todos con gran favor por el público y representados también algunos en el extranjero.

Los Álvarez Quintero representan un caso excepcional de colaboración artística y de comunión espiritual; aun siendo muy distintos en apariencia física y en temperamento, más franco y locuaz Serafín, más cerrado y silencioso Joaquín, recorrieron, verdaderamente unidos, excepto la breve pausa del infeliz matrimonio de Serafín, el camino de la vida y del arte, ahondando con bondad y serenidad en los personajes burgueses de sus agradables entremeses y de las comedias más ambiciosas (Los galeotes) y reflejando, con visible tendencia hacia lo pintoresco, el espíritu y la gracia de sus paisanos andaluces en las mejores obras, como El genio alegre.

La gracia con que recrearon los tipos, el ambiente y el habla de su región de origen, una poesía humilde y sencilla, así como la alegría con la que impregnaron casi todas sus obras, constituyen las características generales de un teatro que basa todo su valor y encanto en la frase ingeniosa y el colorido local. Sus notas defectuosas, en cambio, habría que situarlas en una "concepción rosa" de la existencia humana, en la superficialidad de muchas de sus escenas y en un sentimentalismo edulcorado e insustancial.

Entre sainetes y comedias produjeron alrededor de doscientas obras del llamado género chico: El patio' (1900), Las flores (1901), El genio alegre (1906), Las de Caín (1908), Puebla de las mujeres (1912), El mundo es un pañuelo (1920) y Mariquilla Terremoto (1930), son algunas de las más exitosas.

Sus comedias dramáticas, a pesar de que obtuvieron el favor del gran público, cayeron abiertamente en el tópico ideológico o sentimental y fueron consideradas por la crítica como piezas de escaso valor: Amores y amoríos (1908) o Malvaloca (1912) son ejemplos de esta producción de poca calidad literaria. Por último, cabe mencionar la zarzuela como el otro género que desarrollaron en distintos momentos de su carrera. Quizá la más conocida sea La reina mora, de 1903.

La gracia con que recrearon los tipos, el ambiente y el habla de su región de origen, una poesía humilde y sencilla, así como la alegría con la que impregnaron casi todas sus obras, constituyen las características generales de un teatro que basa todo su valor y encanto en la frase ingeniosa y el colorido local. Sus notas defectuosas, en cambio, habría que situarlas en una "concepción rosa" de la existencia humana, en la superficialidad de muchas de sus escenas y en un sentimentalismo edulcorado e insustancial.

Entre sainetes y comedias produjeron alrededor de doscientas obras del llamado género chico: El patio (1900), Las flores (1901), El genio alegre (1906), Las de Caín (1908), Puebla de las mujeres (1912), El mundo es un pañuelo (1920) y Mariquilla Terremoto (1930), son algunas de las más exitosas.

Comedias dramáticas, a pesar de que obtuvieron el favor del gran público, cayeron abiertamente en el tópico ideológico o sentimental y fueron consideradas por la crítica como piezas de escaso valor: Amores y amoríos (1908) o Malvaloca (1912) son ejemplos de esta producción de poca calidad literaria. Por último, cabe mencionar la zarzuela como el otro género que desarrollaron en distintos momentos de su carrera. Quizá la más conocida sea La reina mora, de 1903.

Las obras de Serafín y Joaquín Álvarez Quintero

  • Abril.
  • Al hombre yo lo comparo.
  • Antes de casarse Moya.
  • Año nuevo.
  • Autobiografía.
  • Bendición a Sevilla.
  • Cómo escribir comedia.
  • Cómo se arranca el hierro de una herida.
  • Cuando nacen los besos en el alma.
  • De aquel amor guardo siempre.
  • Dolor de dolores.
  • Dos vereítas iguales.
  • El ideal del cariño.
  • Era un jardín sonriente.
  • Esta noche mando yo.
  • Estoy como la que tiene.
  • Grande pena es la de un ciego.
  • Guadalquivir.
  • Ha dicho un célebre autor.
  • He de pedir en la audiencia.
  • Instantes.
  • La acción, en Andalucía.
  • La mejor copla.
  • La que quiera como yo.
  • La siesta.
  • Negro se va pa triana.
  • Ni es clavé más primorozo.
  • No pases más por mi casa.
  • No sé como no floresen.
  • Nos hasemos ilusiones.
  • Por tu cara rebonita.
  • Quién tuviera la suerte.
  • Quiero y no quiero decir.
  • Quisera ser el aire que amoroso.
  • Sevillanas para el rocío.
  • Si le gusto a argún presente.
  • También después de una pelea.
  • Tengo en mi huerta una rosa.
  • Tengo unas calabasas.
  • Tersa, alegre, blanca y fina.
  • Todas las flores del campo.
  • Tu abanico es mariposa.

Fuentes