Saltar a: navegación, buscar

Joel (libro de la Biblia)

(Redirigido desde «Joel (Libro de la Biblia)»)
Joel
Información sobre la plantilla
Joel.jpg
Libro del Antiguo Testamento y del Tanaj hebreo.
Nombre original:Joel
Autor(es):Joel, (el hijo de Petuel)
Categoría:Escritura sagrada
Idioma:Hebreo
Origen:750 a. C
Lugar:JerusalénBandera del Estado de Israel Israel

Joel. Es un libro bíblico del Antiguo Testamento y del Tanaj hebreo. Se le considera uno de los así llamados "Profetas Menores" (en relación a la extensión del texto, no a la importancia de su contenido) y se encuentra ubicado, en las biblias cristianas, entre los libros de Oseas y Amós.

Significado del nombre Joel

Significa “Jehová es Dios”. Sobre Joel, el hijo de Petuel, nada se sabe en definitiva. Era un hombre común hebreo en la época del Antiguo Testamento. Las numerosas referencias que hace Joel con respecto a Jerusalén (1:14; 2:1, 15, 32; 3:1, 6, 16, 17, 20, 21) parecen indicar que residía en dicha ciudad.

No podemos fijar la fecha de la plaga de langostas que forma el fondo histórico de este libro. Existen discrepancias con respecto a la fecha en que fue escrito, aunque podemos afirmar que el libro no depende para nada de su fecha, y su mensaje tiene vigencia para el hombre de la actualidad.

Ambiente de la época

La malvada reina Atalía se apoderó del poder en un golpe de estado sangriento, pero fue derrocada después de pocos años. Joás ascendió al trono, pero solo tenía siete años y una gran necesidad de que lo guiaran en lo espiritual. Joás siguió a Dios en sus primeros años, pero luego se apartó de Él.

Mensaje principal

Una plaga de langostas había llegado para disciplinar a la nación. Joel hizo un llamado al pueblo para que regresara a Dios antes de que ocurriera un juicio mucho mayor.

Importancia del mensaje

Dios juzga a las personas por sus pecados, pero es misericordioso con los que se vuelven a El, y les ofrece salvación eterna.

Síntesis

Una plaga de langostas había devastado la tierra de Judá. Mientras Joel, el hijo de Petuel, meditaba en esta calamidad, le llegó la Palabra de Jehová y se convirtió en un gran profeta que proclamaba a su pueblo las divinas implicaciones de esta catástrofe. El libro, que lleva su nombre, registra el sermón de Joel en esta ocasión.

El profeta describe esta plaga comparándola con su ejercito humano que avanzando, deja tras de sí tierra asolada (1:4-12; 2:2-10). Joel sabe que en el ataque de esta plaga, está manifestándose Dios. Si, es el ejercito de Jehová (2:1), y el día de la invasión es el día de Jehová – el día del juicio de Dios contra un pueblo pecaminoso (1:15; 2:1, 11). El profeta insta al pueblo se convierta, y al mismo tiempo expresa la esperanza de que Dios se arrepienta y se abstenga de castigar (1:14; 2:12:17).

Es indudable que el ministerio de Joel tuvo mas éxito que el de muchos de los otros profetas, puesto que el perdón de Dios (2:18-27) indica que el pueblo se arrepintió de corazón. “Y haré alejar de vosotros al del norte (es decir, la langosta)… y os restituiré los años que comió la oruga” (2:20; 25) constituyen las promesas que hace el profeta en el nombre de Dios.

Pero el sermón de Joel no había terminado aun. Le esperaban todavía juicios mas terribles al mundo que no reconocía la sabiduría de Dios, ni tampoco se adhería a los niveles comunes de ética de las naciones paganas (3:2-8). Dios, misericordiosamente, enviará su Espíritu sobre toda carne (2:28, 29), pero las naciones gentiles serán juzgadas y castigadas (3:1, 2, 9-16). De esta ira, el pueblo de Dios será liberado (2:32). Luego Judá y Jerusalén gozarán de una maravillosa prosperidad y serán bendecidos eternamente con la presencia divina (3:18-21).

Mediante estas palabras, Joel expresa la esperanza humana y la promesa divina de que Dios es soberano en este mundo, y hará que su voluntad se cumpla en la tierra como en el cielo. Los reinos de este mundo “han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y El reinará por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 1:15).

Fuentes