Saltar a: navegación, buscar

Joseph Blatter

Joseph Blatter
Información sobre la plantilla
Josephnn1.jpeg
NombreJoseph "Sepp" Blatter
Nacimiento10 de marzo de 1936
Visp, Bandera de Suiza Suiza
NacionalidadSuiza
Otros nombresSepp
CiudadaníaSuiza
OcupaciónDirectivo de deporte
TítuloLicenciado Derecho y Administración de Empresas y Economía
PremiosOrden Olímpica, Premio Americano Global por la Paz, Orden al Mérito de UEFA

Joseph Blatter. Dirigente deportivo suizo con destacada trayectoria dentro del fútbol mundial. Desde 1998 ocupa la preidencia de la Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA).

Síntesis biográfica

Nace el 10 de marzo de 1936 en Visp, Suiza, poblado ubicado cerca de la montaña Matterhorn. Estudio en Sion para luego realizar la carrera universitara en Lausana. Es graduado de Derecho y Administración de Empresas y Economía.

Desde finales de la década de 1940 fue jugador de fútbol aficionado en la primera división suiza. La carrera profesional la inicia como ralaciones públicas en el Cantón de Valais.

Más tarde es designado federativo de hockey sobre hielo, luego labora de relojero en la marca Longines S.A, siendo el representante desta firma en los Juegos Olímpicos de 1972 y 1976.

A mediados de la década de 1970 es contratado por la FIFA en varios proyectos de desarrollo del fútbol en el mundo, llegando posteriormente a secretario general des esa entidad deportiva. Siendo elegido en 1998, presidente del organismo.

Trayectoria

En la etapa juvenil, estudia el bachillerato en Sion, más tarde matrícula en la Universidad de Lausana, las carreras de Derecho y Administración de Empresas y Economía.

Entre 1948 y 1971 se desempeña como jugador de fútbol aficionado en la Primera División Amateur de Suiza. La carrera profesional la comenzó como Jefe de Relaciones Públicas de la Oficina de Turismo del Cantón de Valais. En 1964 es elegido secretario general de la Federación Suiza de Hockey sobre hielo.

Más tarde comenzó a trabajar en la relojería Longines S.A., firma a la que representó en calidad de director de relaciones públicas y deporte en los Juegos Olímpicos de Münich, Alemania, en 1972 y Montreal, Canadá, en 1976, participando en la organización y el cronometraje..

En 1975, es contratado por la FIFA para llevar a cabo los proyectos de desarrollo del útbol, encontrándose entre ellos la organización de campeonatos internacionales sub-17, sub-20, femeninos y de futsal.

En 1981 debido al conocimiento de cinco idiomas, - alemán, francés, inglés, español e italiano - es nombrado Secretario General de la FIFA y en 1990 es ascendido a director ejecutivo, participando en la organización de las Copa del Mundo de España 1982, México 1986, Italia 1990, Estados Unidos 1994 y Francia 1998.

Presidente de la FIFA

En 1998, con el apoyo de varias confederaciones, decide presentarse como candidato a la presidencia de la FIFA, siendo elegido en el Congreso de ese año celebrado en Francia, reelegido en 2002 y reelegido en 2007 para un tercer mandato.

Al frente de la FIFA ha tenido éxito con el aumento de la facturación de la entidad, la expansión del deporte en las zonas más desfavorecidas, las alianzas con UNICEF y la OMS para ayudar a erradicar la pobreza y el hambre, el apoyo a los campos de refugiados y la lucha contra la explotación infantil.

Reconocimientos

Ha obtenido numerosos reconocimientos como la Orden Olímpica, Miembro de Honor de la Asociación Suiza de Fútbol, Personalidad humanitaria internacional del año, Premio Americano Global por la Paz, Orden al Mérito de UEFA en diamante, Socio de honor del Real Madrid, dos veces Doctor honoris causa y varios reconocimientos de alto grado otorgados por los gobiernos de diversos países como Marruecos, Yemen, Francia, Malasia, Sudáfrica, Jordania o Sudán.

Es miembro del Comité Olímpico Internacional y del Consejo de la Fundación Mundial antidopaje.

Ingratitudes

En lado negativo del mandato está representado por las diversas acusaciones de corrupción. La elección como presidente estuvo marcada por la polémica, ya que el miembro somalí Farra la Alharaca lo acusó públicamente en 2002 de ofertar 100 mil euros a cambio de cada voto a favor.

Poco después, uno de los allegados, Michael Zen-Ruffinen, redactó un informe sobre el mal manejo económico de la FIFA apoyado por el entonces presidente de la UEFA y ex competidor de Blatter por el puesto de presidente Lennart Johansson.

El dossier fue puesto en manos de la justicia suiza, que no tomó ninguna medida. Como consecuencia, Zen-Ruffinen fue expulsado de la FIFA. Además, libros como Foul o Tarjeta roja y El libro secreto de la FIFA, lanzaron graves acusaciones contra el presidente que nunca han sido probadas.

Ha afirmado que la simulación de los jugadores debe tener lugar en el juego, alegando que cuando el jugaba en las ligas inferiores se tiraba y todos lo sabían. Tampoco sentó bien el veto que estableció para jugar a alturas de más de 2.500 metros, lo que perjudicó a Bolivia, Perú y Ecuador.

También tuvo problemas con el fútbol español, el consejero de deportes Jaime Lissavetzky presionó para que las federaciones no clasificadas para los Juegos Olímpicos de Beijing, convocaran elecciones, a lo que Michel Platini, presidente de la UEFA, respondió mostrando el apoyo al presidente.

Ante la situación, Blatter amenazó con apartar a las selecciones y a los equipos españoles de las competiciones internacionales si el gobierno intervenía en el fútbol.

Antes de la celebración de la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010, también se vio en el punto de mira tras declarar que en caso de que las obras de adecuación del país al mundial no avanzaran a tiempo la sede podría se cambiada. Las declaraciones crearon gran malestar en Sudáfrica, sobre todo después de decir que había tres países que podrían organizar un mundial en cualquier momento.

Otros de los problemas enfrentado es con el arbitraje, concretamente, la utilización de la tecnología en éste. Las declaraciones cortaron los vientos de renovación;

"No insistan con esto de la tecnología. Porque si el árbitro y sus asistentes se ponen a discutir una jugada en un video, el público se va del estadio. Aunque el árbitro se equivoque, el fútbol tiene que ser humano, hay errores pero sobre todo pasión".

El arbitraje también le jugó una mala pasada cuando la Federación Irlandesa pidió la repetición del partido entre Irlanda y Francia por la clasificación al Mundial 2010 debido a la mano de Thierry Henry que le dio la clasificación a los franceses. La respuesta de la FIFA fue rápida, diciendo que las decisiones del árbitro eran inapelables, lo que llevó a Irlanda a declarar que la FIFA estaba a favor de Francia.

Fuente