Saltar a: navegación, buscar

Mary Anning

Mary Anning
Información sobre la plantilla
Mary Anning.jpg
Retrato de Mary Anning con su perro Tray, pintado antes de 1842
Nacimiento21 de mayo de 1799
Lyme Regis, Bandera del Reino Unido Reino Unido
Fallecimiento9 de marzo de 1847
Lyme Regis, Bandera del Reino Unido Reino Unido
Causa de la muerteCáncer de mama
OcupaciónColeccionista de fósiles y paleontóloga
CónyugeGideon Mantell
Padres
FamiliaresJoseph Anning (17961849), hermano
Mary Anning. Coleccionista de fósiles y paleontóloga.

Síntesis biográfica

Infancia

María Anning, nació en 1799 en el pueblo costero Lyme Regis situado en las orillas meridionales de Gran Bretaña. Los acantilados en Lyme Regis eran, y siguen siendo, ricos en espectaculares fósiles marinos del período jurásico.

Su padre era carpintero y pescador. Sus padres Richard y Maria Moore llegaron a tener diez hijos, pero sólo dos de estos niños sobrevivieron. Richard era ebanista y coleccionista de fósiles ocasionales. Por desgracia, Richard murió en 1810 dejando a su familia en la deuda sin un proveedor. Él, sin embargo, pasa sus habilidades de caza fósiles a su esposa e hijos, que más tarde resultó ser fortuita para el campo naciente de la paleontología.

En 1800, cuando tenía 15 meses de edad, se produjo un acontecimiento extraordinario. Anning se encontraba en los brazos de una vecina, Elizabeth Haskings, junto con dos amigas bajo un olmo viendo un espectáculo al aire libre, cuando un rayo cayó sobre el árbol. Las tres mujeres fallecieron en el acto, pero el resto de espectadores se dieron cuenta de que la niña estaba aún con vida y la llevaron rápidamente a casa. Mary creció con una inteligencia poco usual. Un médico local consideró su supervivencia como milagrosa y durante años los miembros de su comunidad atribuirían la curiosidad, inteligencia y viva personalidad de la niña con el incidente.

Su padre le enseñaba los fósiles que tanto abundaban en donde vivían. En la barca de éste exploraban las costas y las suaves rocas de los acantilados de Blue Lias, en Dorset. Mary se convirtió en una experta en encontrar fósiles.

Cuando tenía 12 años hizo un descubrimiento sensacional, nada menos que el primer ictiosaurio completo hallado hasta la fecha. De mayor, creció su fama de excelente buscadora de fósiles.

En 1816 a la edad de 17 años se casó con Gideon Mantell, poco después en 1820 encontró, mientras su esposo estaba con su paciente, unos dientes que después serían denominados al Iguanodon. Su esposo le dió todo el crédito del descubrimiento en su libro en el que se cree que la mayoría de los hallazgos son de ella aunque no lo menciona.

Familia

Richard se trasladó a Lyme desde Colyton en Devon y se casó con María Moore, conocida como Molly, el 8 de agosto de 1793 en Blandford. Tras volver a Lyme, la pareja se radicó en una casa construida en el puente de la ciudad y asistía a la Iglesia congregacional local, donde todos sus hijos fueron bautizados. Como religiosos disidentes, los Annings se enfrentaron a la discriminación legal y social.

Poco después de su matrimonio nació una hija a la que llamaron Mary. Fue seguida por una segunda hija, Martha, que falleció al poco tiempo, y luego por un hijo Joseph, en 1796. En 1798 su segundo hijo, Henry, murió en la infancia y la hija mayor, Mary, accidentalmente murió quemada viva, posiblemente al tratar de alimentar el fuego con virutas de madera. Cuando otra hija nació el mes de mayo siguiente, se le dio el nombre de su hermana muerta, Mary.

El matrimonio Anning tuvo por lo menos cuatro hijos más: Henry, 1801; Percival, 1803; Elizabeth, 1804; y Richard, 1809. Todos murieron durante la infancia, sobreviviendo sólo Joseph y Mary.

Cuando Richard Anning murió en 1810 a los 44 años, probablemente de tuberculosis, la familia Anning se quedó sin medio de subsistencia y tuvo que solicitar ayuda a su parroquia.

Tanto Mary y su hermano Joseph acompañaban a su padre en ocasiones cuando iba en busca de fósiles en los acantilados cercanos para venderlos, y después de su muerte comenzaron a recoger fósiles a tiempo completo en un esfuerzo por ganarse la vida.

Vivieron en la pobreza y el anonimato, vendiendo fósiles de Lyme Regis, hasta la década de 1820, cuando el coleccionista de fósiles profesional teniente coronel Thomas Birch llegó a conocer a la familia y simpatizaba con su situación financiera desesperada. Abedul decidió celebrar una subasta para vender toda su colección de fósiles muy bien y donar las ganancias a la familia de Anning.

Sintió que los Annings no deben vivir de tal "dificultad considerable" teniendo en cuenta que:
"se han encontrado casi todas las cosas buenas, que han sido sometidos a la investigación científica ..."

Muerte

Mary tenía cáncer de mama, su trabajo se redujo durante los últimos dos años de vida a causa de la enfermedad.

Muere el 9 de marzo del año 1847.

Principales hallazgos

Plesiosaurios
Ictiosauros

La mayoría de estos hallazgos de Mary terminaron en museos y colecciones privadas de crédito sin ser dado a ella como el descubridor de los fósiles. Con el tiempo, Mary Anning y su familia fueron olvidados por la comunidad científica y la mayoría de los historiadores, debido a la falta de documentación adecuada de sus habilidades especiales.

Contribuir a la supervisión de Mary Anning y su contribución a la paleontología era su estatus social y su género. Muchos científicos de la época no podían creer que una joven de un fondo privado puede poseer los conocimientos y habilidades que parecía mostrar. Por ejemplo, en 1824, Lady Harriet Sivester, la viuda del ex registrador de la ciudad de Londres, escribió en su diario después de visitar a Mary Anning:

"... Lo extraordinario de esta joven mujer es que ella ha hecho a sí misma para familiarizarse con la ciencia que en el momento que encuentre algún hueso que sabe a qué tribu pertenecen. Ella arregla los huesos en un marco con cemento y luego hace los dibujos y los ha grabado. Ciertamente es un maravilloso ejemplo de favor divino -... que esta muchacha pobre e ignorante debe ser tan bendecida, por la lectura y la aplicación que ha llegado a ese grado de conocimiento en cuanto a tener el hábito de la escritura y hablando con los profesores y de otros hombres inteligentes sobre el tema, y todos ellos reconocen que ella entiende más de la ciencia que nadie en este reino”.

Reconocimientos

En memoria de Mary Anning

Tras su muerte, su amigo Henry de la Beche, presidente de la Sociedad Geológica de Londres, escribió un panegírico que leyó en una reunión de la sociedad y fue publicado en sus transacciones trimestrales. Tales elogios fueron un honor que normalmente sólo era concedido a los miembros de la sociedad y Anning fue la primera mujer en recibirlos. (La sociedad no admitió mujeres como miembros hasta 1904.)

Algunos miembros de la sociedad contribuyeron a una vidriera a su memoria que se colocó en la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel en Lyme Regis. La inscripción de la ventana reza:

«esta ventana está consagrada a la memoria de Mary Anning que pertenecía a esta parroquia, y es erigida por el vicario y algunos miembros de la Sociedad Geológica de Londres en conmemoración a su utilidad en la promoción de la ciencia de la geología, como también por su bondad de corazón y su integridad en la vida».

La vidriera representa las obras de misericordia, es decir, dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al que está desnudo, acoger al que no tiene casa, visitar a los prisioneros y a los enfermos.

Charles Dickens escribió un artículo sobre su vida en su revista literaria All the Year Round que recalcaba las dificultades que tuvo que superar, especialmente el escepticismo de sus vecinos de Lyme, y escribió:

” la hija del ebanista se ha ganado un nombre para ella merecidamente”

Curiosidades

Los fósiles que Mary y su familia encontraron y prepararon fueron buscados - no sólo por los museos y los científicos, sino por los nobles europeos, muchos de los cuales tenían importantes colecciones privadas de fósiles y otras "curiosidades".

Interacciones con la comunidad científica

Además de adquirir sus especímenes, varios de los principales geólogos de la época visitaron a Anning para trabajar con ella en la recolección de fósiles y para tratar cuestiones de anatomía y clasificación.

Henry De la Beche, quien se convertiría en uno de los principales geólogos británicos, recolectaba fósiles con ella (y a veces también con su hermano Joseph) cuando todavía eran adolescentes. William Buckland quien daba clases de geología en Oxford frecuentemente recolectaba junto con Anning.

Relevancia histórica

Mary fue una mujer relevante. No sólo se la puede considerar la buscadora de fósiles más destacada entre sus contemporáneos, sino que fue la primera persona que se ganó la vida vendiendo fósiles, y sus descubrimientos se han convertido en su conjunto como piezas claves que prueban el fenómeno de la extinción.

Fuentes