Saltar a: navegación, buscar

Meteorología en Cuba

Meteorología en Cuba
Información sobre la plantilla
Concepto:Dirige, organiza y desarrolla las investigaciones relacionadas con la variabilidad, el cambio climático y sus impactos.

Meteorología en Cuba, en los años sesenta se desarrollaron, por la Academia de Ciencias, dos importantes servicios nacionales relacionados con la protección del medio ambiente, de la vida y el quehacer de los hombres: el meteorológico y el sísmico.

Aunque la observación meteorológica venía realizándose en Cuba desde fines del Siglo XVIII, se dependía mucho de observadores voluntarios. Durante el período revolucionario se logró crear el Servicio Meteorológico Nacional, con un mínimo de erogación por el Estado, y centrado en el Instituto de Meteorología (antiguo Observatorio Nacional).

Gracias al apoyo de la Organización Meteorológica Mundial y del Servicio Hidrometeorológico de la URSS (y del trabajo voluntario de los jóvenes meteorólogos cubanos, transformados en constructores) se instalaron treinta estaciones de primer orden y veinte de segundo orden. Posteriormente se instalaron radares meteorológicos. En la organización del sistema meteorológico nacional y de la docencia en esta especialidad tuvo un papel relevante el director del Instituto de Meteorología, Mario Rodríguez Ramírez (1911-1996), autor de una teoría sobre el origen de los huracanes.

Los ciclones

El paso de ciclones o huracanes por Cuba es tan antiguo que los aborígenes llegaron a ponerle nombre; los primeros Colonizadores, conocían bien la diferencia entre Frente frío, Tornado, Huracán y otros Fenómenos meteorológicos. El nombre de ciclón es del idioma español, pero el vocablo huracán proviene del lenguaje aborigen, reconocido por la organización de meteorología a nivel mundial.

Ya en el siglo XVII hubo personas que sin tener ningún conocimiento de meteorología , tomaban notas cuando pasaba un ciclón por algún lugar de Cuba y de ahí proviene el Catálogo del paso de los ciclones por Cuba. En la mayoría de los casos las notas eran redactadas por escribanos del Cabildo, dueños de trapiches y personas con alguna cultura; en las mismas se reflejaban el tiempo de duración, los daños, los muertos y desaparecidos.

El día 1 de marzo de 1858 en el Observatorio Meteorológico del Colegio de Belén de los curas jesuitas se hizo la primera Observación meteorológica de superficie con la toma presión atmosférica, temperaturas y datos del estado del cielo, se continuó haciendo dicha observación cada 6 horas hasta que fue nacionalizado el colegio y el observatorio al principio de la revolución. En esa época vivió un Cura Jesuita de apellido Caballero que comenzó los estudios de esos fenómenos atmosféricos, aunque no se adelantó mucho en los mismos.

En 1870 llegó a Cuba procedente de Francia, aunque era de origen español, el también Sacerdote Jesuita Benito Viñes, dotado de una inteligencia brillante comenzó a estudiar los ciclones, trasladándose al lugar por donde pasaba alguno y haciendo averiguaciones sobre lo ocurrido en tiempo, lluvia, y sobre todo ver en que forma estaban caídos los árboles. De esa forma comprobó distintos aspectos de los ciclones.

Ya en 1880 a los 10 años de en Cuba daba algunos avisos sobre la proximidad de un ciclón. Fue el pionero de la meteorología en el Caribe.

Más tarde llegaron a las Antillas Menores por encomienda de sus respectivos gobiernos el francés Peagot y el inglés Gilbert, los cuales obtuvieron de Viñes todos los datos obtenidos por el mismo sobre los estudios realizados a finales del la década del 80 del Siglo XIX.

En 1893 murió el Padre Benito Viñes dejando seis reglas o leyes ciclónicas, que actualmente son usadas por su efectividad, las mismas son:

  • El vórtice.
  • La formación.
  • Las rutas según los meses entre junio y noviembre.
  • Las recurvas.
  • El sistema de nubes de un huracán.

Viñes estudió con precisión los movimientos de las nubes al aproximarse un ciclón pues solo contaba con un Barómetro y un Termómetro para su trabajo.

A Viñes lo sustituyó el Padre Gangoiti, seguido de Mariano Guiteras Lanza, Simón Sarasola y Rafael Goberna hasta 1961.

Gangoiti que trabaja con Viñes varios años, adquirió varios barómetros y los situó en las Iglesias y Colegios de Monjas, en casi todos los pueblos de Pinar del Río y la Habana al darse cuenta que de cada 100 ciclones que pasaban por Cuba, 35 de ellos pasaban por la parte occidental. Más tarde situó uno en Cienfuegos y otro en Santiago de Cuba; enseñando a los Curas de todas esas iglesias a tomar la presión, la temperatura, la dirección del viento y las clases de altura de nubes en la proximidad de un huracán; reportando los datos tomados por telégrafo a las 07:00 am y las 07:00 pm.

En 1985 el Apostadero Naval de la Habana de la marina española, tenía una oficina para advertir a los capitanes de buques en puerto en temporada ciclónica que podían salir o no de la Habana por encontrarse un huracán cerca de las costas.

Estaciones meteorológicas

Durante la intervención de EUA en Cuba en 1899 a 1902 el Buró del Tiempo de Whasintong – EUA, fabricó en la loma de Casablanca una Estación Meteorológica Auxiliar, con observaciones 07:00 am y 07:00 pm.

En 1904 un Decreto del Presidente Tomás Estrada Palma, orientaba fundar un Observatorio del estado cubano, pero no se hizo hasta la otra intervención de EUA en Cuba de 1906 a 1909.

Ese observatorio se inauguró en 1908, ejerciendo como Director del mismo a un excapitán de la marina mercante de apellido Carbonell.

En 1913 Carbonell solicitó crear la plaza de Subdirector del Observatorio Nacional y por oposición ocupó esa plaza el Ingeniero Civil, Arquitecto, Dr. en Ciencias Físicas, Dr. en Ciencias Naturales y Dr. en Ciencias Marítimas José Carlos Millas Hernández, el cual tomó cursos en EUA de Astronomía y Meteorología, por estar estos observatorios unidos en esa época.

Carbonell falleció en 1921 y Millas fue nombrado Director en Propiedad en 1924, estando en esa posición hasta 1961 que se retiró a la edad de 78 años.

Desde 1913 que llegó Millas al Observatorio solicitó la ayuda de personas que hicieran el trabajo que hacían los Curas y así formó una red de observaciones de superficie, enviadas al observatorio desde los telégrafos de los correos.

Así estuvo el sistema meteorológico cubano hasta 1944, año en el que pasa a la Marina de de Guerra con la llegada a la Presidencia de la República del Dr. Grau San Martín; en esa época comenzó un fuerte desarrollo de la meteorología en Cuba, hasta ese momento había pertenecido al Ministerio de Agricultura, el cual nunca lo apoyó.

Después de 1944 se instalaron Teletipos de la Habana a Miami y a Camaguey, se creó las observaciones de Radiosonda Rawwin, Globos Pilotos y 8 Estaciones de Superficie con observadores meteorológicos capacitados en cursos en el Observatorio.

Estas estaciones desde San Antonio a Miami, todas con Plantas Eléctricas propias y en todas Observadores Meteorológicos Radiotelegrafistas y Cocineros, esto último por lo apartado que se encontraban las estaciones. También se instaló una Planta Eléctrica en el Observatorio Nacional y se construyeron dos nuevos edificios de fuerte construcción; la Estación de Radio del mismo comunicaba con todas las estaciones meteorológicas desde las 07:00 am hasta las 07:00 pm y las 24 horas del día en caso de la cercanía de algún ciclón.

Las estaciones fueron: Cabo San Antonio

Además con equipamiento pero controladas por personal civil se encontraban en:

Ya existía una en la Isla de Caimán Grande (caribe occidental), la misma era posesión inglesa, pero el personal era cubano y la última en Cabo Gracia a Dios en Nicaragua, con personal nicaragüense capacitado en cursos en el Observatorio Nacional de Cuba. De esta forma Cuba quedó cubierta y protegida toda de estaciones meteorológicas de superficie para nunca más fuera sorprendida la isla por un ciclón sin aviso precio de varios días.

Servicio de aviones

Ya en la década del 50 del siglo pasado comenzó el servicio de Aviones caza huracanes del Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Miami y de la Organización Meteorológica Mundial y unos años después comenzaron los servicios de satélites también en ambas instituciones, siendo trasmitidos todos los datos obtenidos hacia Cuba, por acuerdos con la Organización Mundial de Meteorología.

Con el desarrollo de la tecnología en el campo de las comunicaciones es muy rápida y eficiente la llegada de información a todos los países del continente y los países e islas del caribe. En estos momentos Cuba tiene el servicio meteorológico más desarrollado del caribe, por ser la pionera de la meteorología en esta área, gracias a la extraordinaria inteligencia del Padre Viñes, considerado mundialmente como el Príncipe de la Meteorología Tropical.

Todo su trabajo se desarrolló en Cuba, fue Miembro de Mérito de la Academia de Ciencias de Cuba, siendo Viñes y el Dr. Carlos J. Finlay, ambos científicos, los primeros en tener tal distinción, además de ser grandes amigos.

Servicio meteorológico cubano

El servicio meteorológico cubano debe su desarrollo, primero a los gobiernos cubanos de 1944 a 1952 y después del 59 que el gobierno revolucionario a apoyado ese sector con todos los recursos posibles.

Algunos de los Directores del Observatorio Nacionalantes, ahora del Instituto de Meteorología han sido:

José Carbonell, José C. Millas, Luis Larragoiti, Mario Rodríguez Ramírez y Tomás Gutiérrez entre otros.

En los últimos años han sido instaladas otras estaciones meteorológicas, pero las de 1940 siguen siendo las más importantes por estar en las costas, el sistema de radar que solo había uno en 1959, ahora consta con 7, cubriendo cientos de kilómetros del Caribe, Golfo de México y Norte de Cuba.

Ver además

Fuentes

Enlaces externos