Saltar a: navegación, buscar

Museo Casa Natal Antonio Maceo Grajales

Museo Casa Natal de Antonio Maceo Grajales
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Cuba Bandera de Cuba
Museo casa natal antonio maceo.JPG
Museo de Historia
Fundación:5 de diciembre de 1974
País:Cuba Bandera de Cuba
Dirección:Los Maceo, No. 207, e/ Corona y Rastro, Santiago de Cuba, Bandera de Cuba Cuba

Museo Casa Natal de Antonio Maceo Grajales. Se encuentra enclavado en el barrio de Santo Tomás, en la antigua calle Providencia no. 16, hoy Los Maceo no. 207, Santiago de Cuba. Mantiene originales las paredes, que son de cuje y adobe, las rejas de las ventanas y el piso de las habitaciones. Recibió indistintamente los números 90 y 16, con el que pasó a la historia.

Historia

El 13 de diciembre de 1898 la Asamblea de Vecinos presidida por Don Emilio Bacardí Moreau acordó “sancionar el cambio de nombre de la calle de Providencia por el de Maceo”.

Estudios recientes de la Dra. Olga Portuondo Zúñiga, demuestran que en esta vivienda residió Juana Bautista Hernández, antigua esclava de la familia Muchulí Hernández, parientes de José Antonio Muchulí, padre de Marcos Maceo, quien quedó al cuido de esta familia a la edad de 5 años, tras la muerte de su madre, Clara Maceo. El documento más antiguo que se conoce relacionado con la casa de Providencia data del 29 de agosto de 1857, fecha en que fue registrada en la escribanía de la Real Hacienda, su venta a Marcos Maceo por parte de Juana Bautista Hernández e hijos.

Ubicado en el centro histórico de la ciudad de Santiago de Cuba, fue inaugurado el 5 de diciembre de 1974. Atesora piezas relacionadas con la vida familiar y militar de Antonio Maceo Grajales, patriota cubano, Mayor General del Ejército Libertador de Cuba, conocido como El Titán de Bronce.

La Casa

La evolución arquitectónica del inmueble, posible a partir de la investigación histórico-documental realizada por especialistas en la materia, aportan su construcción a principios del siglo XIX, aproximadamente entre los años 1802-1803. El 27 de agosto de 1857, Marcos Maceo le compra la vivienda a Juana Bautista.

La vivienda era utilizada por la estirpe como una casa de tránsito. La familia residía en Majaguabo, San Luis, donde tenían propiedades en las que se dedicaban al cultivo del café, tabaco y frutos menores. Según testimonio de Dominga Maceo, se hospedaba la familia durante sus frecuentes viajes a la ciudad para realizar actividades sociales y comerciales.

En el verano de 1868, tras la vinculación de los Maceo Grajales Regüeiferos al proceso conspirativo, Marcos Maceo viajó a Santiago de Cuba y encargó a su vecino, el negro libre Antonio Inester, el cuidado de la casa de Providencia. En vista de la demora del propietario y, tal vez con autorización de éste, aquel la alquiló en 1870 a Caridad Guzmán, por el valor de 8 pesos mensuales.

El gobierno español decretó una serie de medidas represivas contra los insurgentes, entre las que se puede señalar el embargo de propiedades, de las cuales los Maceo Grajales Regueiferos no estuvieron exentos. En 1871 debido a la incorporación de la familia a la guerra, el inmueble fue embargado por las autoridades españolas hasta que finalizada la contienda fue recuperada por Mariana Grajales.

Según un artículo publicado en La Gaceta de Madrid el 13 de julio de 1873, el embargo de las propiedades a insurgentes y simpatizantes quedaba derogado, ordenándose su devolución a los legítimos dueños, indicándose, la creación de una junta presidida por el Capitán General, con facultades para consultar a la deuda del tesoro y otras dependencias.

El gobierno colonial, al menos en Santiago de Cuba, no prestó atención y mantuvo las propiedades embargadas. Finalizada la Guerra de los Diez Años, el gobierno español, en su campaña pacifista, ofreció facilidades en aras de que muchos patriotas recuperaran las propiedades incautadas. Mariana Grajales realizó los trámites de recuperación del inmueble, y tras comparecencia de esta ante don Melitón Limia, delegado del gobierno político, logró recuperarlos “en calidad de depósito”, ya que, según lo dispuesto en los artículos 5to. y 6to. del decreto del 5 de mayo del 1876, publicado en La Gaceta de la Habana, debía entenderse con Caridad Guzmán, quien desde 1870 estaba alquilada en dicha casa.

Recuperado el inmueble, José Marcelino recibió de su madre un poder notarial con fecha 24 de octubre de 1878 “para que en su nombre y representando su persona, acciones y derechos, administre, gobierne, rija y dirija sus bienes”, entre los que se encontraba la casa de Providencia.

Posterior a la partida de la madre a Jamaica, resulta probable la estancia en la casa citada de Felipe, José y Rafael quienes, hasta su incorporación a la Guerra Chiquita en agosto de 1879, permanecieron en el inmueble. Posterior a esta fecha se desconoce quiénes habitaron la vivienda en tanto otros miembros de la familia se encontraban en el exilio inmersos en los preparativos de la guerra necesaria.

Significación histórica

Por la significación histórica que durante el período pre revolucionario tuvo la casa, se debe puntualizar su importancia. Vale destacar las diferentes actividades patrióticas, iniciadoras de fuertes tradiciones para la historia de su provincia, así como la posición mantenida por sus descendientes de luchar contra lo mal hecho, su vinculación al Partido Comunista y el papel que jugó la casa como sitio seguro para todo luchador perseguido por las hordas batistianas, ejemplo de enfrentamiento constante contra los gobernantes de turno.

Por más de un siglo fue ocupada por la familia Maceo Grajales y sus descendientes, conservada gracias a la perseverancia de los santiagueros y los sucesores de la estirpe. Inaugurado el 5 de diciembre de 1974 a instancias del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque, cuya iniciativa logró nuclear a integrantes de la comunidad, tras un arduo trabajo se hizo posible cumplir con un viejo anhelo de la ciudad, que desde principios del siglo XX vio en el inmueble un sitio ideal para el reencuentro con nuestras raíces patrióticas, constituyendo la primera actividad socio comunitaria encabezada por la institución.

La tarja ubicada en la parte derecha de la entrada de la institución señala su categoría de Monumento Nacional declarada el el 6 de diciembre de 1978 debido a que en ella nació el 14 de junio de 1845 el Mayor General Antonio de la Caridad Maceo Grajales.

El 23 de marzo de 1989 fue declarado Calle Modelo (primera de su tipo en Cuba) por el comandante de la Revolución Raúl Castro Ruz debido a la destacada labor llevada a cabo por sus trabajadores y comunitarios. Por los logros alcanzados ha recibido múltiples distinciones entre las que se destacan Centro Moncadista, placa José María Heredia, 18 veces Vanguardia Nacional, réplica del machete de Máximo Gómez, entre otras.

Colecciones

Imprenta
En la Sala Familiar se exhiben objetos pertenecientes a los Maceo Grajales. Muebles, partes de la vajilla de la familia, y otros artículos de uso personal, entre los que se encuentran una mesa utilizada por Mariana Grajales durante su estancia en Jamaica, de 1878 a 1893, y un libro de poemas de Pedro Santacilia, que perteneció a María Cabrales.

La vida de Antonio Maceo en las guerras de independecia, desde su incorporación en octubre de 1868 hasta su muerte en combate el 7 de diciembre de 1896, se esboza en la Sala Militar.

El montaje de esta hace resaltar hechos de gran importancia en la historia de Cuba, en los que resultara decisiva la intervención del Mayor General Antonio Maceo, tales como la Protesta de Baraguá y la Invasión de Oriente a Occidente.

Entre los objetos personales del patriota se encuentran una cartera para documentos, unos prismáticos, y una billetera que utilizara durante la Guerra de 1895. Asimismo, se muestra una de las banderas de la Invasión, una llave telegráfica, utilizada en la colonia agrícola La Mansión, en Costa Rica, y la imprenta utilizada en la edición de El Cubano Libre.

Se expone, además, una serie de cartas y otros documentos, testimonio gráfico del ideario independentista del insigne mambí.

Fuentes