Saltar a: navegación, buscar

Pablo Escobar

Pablo Escobar
Información sobre la plantilla
Pablo-Escobar.jpg
Fundador del Cartel de Medellín
NombrePablo Emilio Escobar Gaviria
Nacimiento1 de diciembre de 1949
ciudad de Rionegro,
departamento de Antioquia,
Colombia Bandera de Colombia
Fallecimiento2 de diciembre de 1993 (44 años) 
ciudad de Medellín,
Colombia Bandera de Colombia
Ocupaciónnarcotraficante, fundador del Cartel de Medellín
Conocido porEl Patrón, El Capo, El Duro, El Zar de la cocaína.
CónyugeMaría Victoria Henao
HijosJuan Pablo y Manuela
PadresHermilda Gaviria y Abel de Jesús Escobar

Pablo Escobar (Rionegro, 1 de diciembre de 1949 - Medellín, 2 de diciembre de 1993). Narcotraficante y asesino colombiano que fue uno de los fundadores del llamado Cártel de Medellín.

Hijo de un administrador de fincas y de una maestra rural. Empezó en oficios menores, lavando coches o ayudando en los mercados; también fue criador de vacas para luego pasar a matón a sueldo y ladrón de coches. Asesinó a más de 10.000 personas, desde jueces hasta ministros. Llegó a derribar un avión con 107 pasajeros. Asaltó el Palacio de Justicia. Declaró la guerra al Estado colombiano y puso al país de rodillas. Amasó la séptima mayor fortuna del mundo. Su clan producía 20 toneladas de cocaína al mes, que se vendía el 100 % a Estados Unidos por medio de una red de narcotráfico en la que no participaban latinoamericanos, sino que había sido creada y mantenida por la CIA estadounidense, que utilizaba esa red para mantener sus ilegales actividades paramilitares en todo el mundo (y especialmente en la Nicaragua sandinista).

Síntesis biográfica

Su carrera delictiva se inició con la compra de objetos robados y el contrabando a pequeña escala, hasta que se introdujo en el tráfico de marihuana y, finalmente, en el de cocaína. En 1976 fue detenido con 19 kilos de cocaína, aunque su caso fue sobreseído. Por esta época Escobar inició su carrera política. Levantó un barrio para desheredados en Medellín, llamado Medellín sin Tugurios o el barrio de Pablo Escobar, un gueto de 780 viviendas unifamiliares, que construyó con destino a la gente necesitada para obtener los votos que le convirtieron primero en teniente de alcalde del Ayuntamiento de Medellín y, después, como candidato del Movimiento de Renovación Liberal, en diputado suplente del Congreso de la República en 1982. Fue denunciado por tráfico de drogas, lo que originó su fracaso en la política, y se dedicó a promover una serie de campañas cívicas y obras sociales con ayuda de los sacerdotes Elías Loperas Cárdenas y Hernán Cuartas.

Pablo Escobar fue uno de los fundadores del Cartel de Medellín ―llamado en su nacimiento MAS (Muerte a los Secuestradores)―, cuyo origen fue el secuestro de Marta Nieves Ochoa. Desde 1983, cuando el Departamento Antidroga de los Estados Unidos, lo vinculó a las organizaciones de narcotráfico, Escobar se sumió en la clandestinidad y logró salir airoso de un asedio periódico de autoridades colombianas y agencias internacionales como la Interpol y la DEA.

Además de tráfico de droga a gran escala, sobre él pesaban acusaciones tan graves como la de los asesinatos del director del diario El Espectador, Guillermo Cano; del ministro de Justicia, Rodrigo Lara Bonilla (en 1984), del Líder de Partido Liberal y candidato presidencial de Colombia, Luis Carlos Galán (en 1989), y del secuestro de ocho periodistas, uno de los cuales murió. También se le ha responsabilizado de los asesinatos de los candidatos presidenciales Carlos Pizarro Leongómez, líder del M-19, y Bernardo Jaramillo Ossa, líder de la Unión Patriótica. Asimismo, se le atribuyó el asesinato de Marina Montoya, hermana del secretario de la residencia durante el Gobierno de Virgilio Barco (en enero de 1991). También se le acusó de haber organizado una vasta industria ilegal, responsable indirectamente de gran parte de los veinticinco mil crímenes que se cometían anualmente en Colombia. La policía colombiana, para quien Escobar era responsable de prácticamente todo lo que ocurría en el país, vinculó a este narcotraficante con el atentado del edificio DAS, donde perdieron la vida alrededor de un centenar de personas. También se le señaló como responsable de haber pagado a terroristas de ETA para que pusieran la bomba que hizo estallar un avión de Avianca en el que perdieron la vida 107 personas.

Narcotráfico

Empezó su carrera robando lápidas de los cementerios, regrabándolas y vendiéndolas nuevamente, continuó con el hurto de autos en las calles de Medellín, pero pronto se involucró en el tráfico de marihuana hacia los Estados Unidos. Se le involucra en el secuestro y homicidio del industrial Diego Echeverría (en 1971), y del capo del narcotráfico Fabio Restrepo (en 1975). Introducido en el negocio del tráfico de cocaína por su primo Gustavo Gaviria, su falta de escrúpulos lo convirtieron rápidamente en líder. Primero como intermediario que compraba la pasta de coca en Perú y vendiéndola a traficantes que la llevaban a Estados Unidos. En la década de 1970 se convirtió en una pieza clave para el tráfico internacional de cocaína.

En 1979, en Washington (Estados Unidos), la CIA consiguió el permiso (ilegal) del presidente estadounidense Ronald Reagan (enemigo de Nicaragua y Cuba) para financiar la ayuda ilegal a los paramilitares nicaragüenses de los Contras, que intentaban destruir la Revolución sandinista en Nicaragua. Como medio de financiación utilizaron a Pablo Escobar.[1] Escobar se asoció con Gonzalo Rodríguez Gacha, Carlos Lehder, Jorge Luis Ochoa y sus hermanos Fabio y Juan David, y fundaron el Cartel de Medellín. Aunque no se discutía su liderazgo en el grupo. Se adueñó de pistas, rutas, laboratorios y monopolizó el comercio ilegal desde la producción hasta el consumo. Posteriormente llegaría a acumular una fortuna superior a los 3000 millones de dólares y a ser el tercer hombre más rico del mundo según la revista Forbes.

El Cartel de Medellín de Pablo Escobar fundó el primer grupo paramilitar moderno de Colombia llamado MAS como respuesta a los secuestros y acciones guerrilleras en su contra; fue el dueño del club de futbol Atletico Nacional, y usaba amenazas y soborno para ganar los partidos de futbol (Nacional - Millonarios 1989). De acuerdo con documentos de la DEA (Dirección antidrogas de los Estados Unidos) el MAS fue fundado en 1981 por el Cartel de Medellín, al cual se vincularon también Carlos Castaño y su hermano Fidel, luego conocidos comandantes paramilitares.

Su camino en la política: Para intentar ocultar sus negocios en el narcotráfico, Pablo Escobar construyó muchas obras benéficas para los pobres, entre ellas varias canchas de fútbol y un barrio entero llamado "Medellín sin tugurios".

Impuso su conocida ley de "plata o plomo", por la cual muchos miembros del gobierno, policía y militares colombianos o aceptaban la "plata" (dinero) o les caía una lluvia de "plomo" (eran asesinados a balazos). Se ganó mediante la intimidación el apoyo que lo llevaría a la Cámara de Representantes por el movimiento Alternativa Liberal, después de haber sido expulsado junto con Jairo Ortega Ramírez del Nuevo Liberalismo que había fundado Luis Carlos Galán. Como congresista suplente, fue invitado en 1982 a la posesión como jefe de Gobierno de Felipe González en España por el empresario español Enrique Sarasola, quien tenía negocios importantes en Medellín.

De esta manera, en su mejor momento logró acumular gran influencia en múltiples estamentos legales, civiles, económicos, religiosos y sociales del país, de Antioquia y de Medellín.

Pablo Escobar asesinó al candidato presidencial Luis Carlos Galán, que seguramente ganaría las elecciones. En 1983 fue expulsado del movimiento político y denunciado por el entonces ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla, a quien más tarde Escobar mandó asesinar. Este periodo pasó a la historia como el Narcoterrorismo. Según uno de los testimonios recogidos en una Comisión de la Verdad conformada en 2005, Escobar les habría pagado dos millones de dólares estadounidenses a la guerrilla del M-19 para que tomaran el Palacio de Justicia y secuestraran a todos sus ocupantes en noviembre de 1985. Dicha toma fue violentamente contrarrestada por las Fuerzas Armadas, dejando un saldo de decenas de muertos y 11 desaparecidos.

Entre sus crímenes más notorios está el haber hecho estallar el vuelo 203 de Avianca en pleno vuelo, con un saldo de casi 200 muertos. En la campaña presidencial de 1989 asesinó a varios candidatos, entre ellos Luis Carlos Galán, quien tenía una clara ventaja en las encuestas y se perfilaba ya como el próximo presidente.

También hizo dinamitar el edificio del DAS, la policía secreta colombiana, buscando acabar con su director, el general Miguel Alfredo Maza Márquez, quien salió ileso a pesar de que la edificación quedo completamente destruida. Dicho atentado le costó la vida a cerca de setenta personas y causó centenares de heridos. Pablo Escobar influenció e intimido durante varios meses a miembros de la Asamblea Constituyente de 1991 para promover la prohibición de la extradición con la mediación especial de Alberto Villamizar, esposo de Maruja Pachón de Villamizar (periodista), quien fue víctima de la ola de secuestros ejecutada a periodistas y otros para presionar al gobierno en una anulación de la extradición de narcotraficantes a la mano dura del gobierno de Estados Unidos.

Tras amedrentar al gobierno de César Gaviria Trujillo mediante la violencia, se entregó a la justicia en junio de 1991 con la condición de no ser extraditado. Es recluido en La Catedral, una cárcel en el municipio de Envigado construida según las especificaciones de Escobar y desde donde siguió delinquiendo, ejecutando incluso a viejos compañeros de la mafia en sus instalaciones, entre ellos los hermanos Moncada Galeano. El 20 de julio de 1992 se fugó tranquilamente tras haberse enterado de que iba a ser trasladado de prisión.

El asesinato de los Moncada hizo que personas en la mafia y en los paramilitares conformaran un grupo que se hizo llamar Los Pepes" (Perseguidos por Pablo Escobar) y que utilizó las mismas tácticas terroristas para enfrentar al capo. Pusieron bombas en sus edificios, asesinaron a sus abogados y profundizaron el baño de sangre que sufría Colombia. Los hermanos Castaño también tuvieron una disputa con Escobar, y Fidel Castaño se convirtió en jefe de operaciones de "Los Pepes". Después de la muerte de Escobar y luego de la misteriosa desaparición de Fidel en 1994 en el norte de Colombia, Carlos Castaño lograría convertirse en la cabeza paramilitar visible del país.

Muerte

Miembros de la Policía Nacional de Colombia posan junto al cadáver de Pablo Escobar

El 2 de diciembre de 1993 (un día después de que Pablo Escobar cumplió 44 años), a las 14:59 hora local, su hijo ―posiblemente complotado con la policía colombiana― le hizo una llamada a Escobar a una casa secreta en Medellín. Esa llamada permitió que una unidad de élite de la policía colombiana encontrar la ubicación de Pablo Escobar y llegara en pocos minutos.

Las últimas palabras de Escobar fueron: «Te dejo porque aquí está pasando algo raro». Escobar huyó por los techos de la casa, pero en la grabación de la llamada inmediatamente después se oyen los disparos y los gritos de los policías: «¡Es Escobar, es Escobar! ¡Viva Colombia! ¡Está muerto!». El policía que lo mató luego fue gobernador del departamento de Santander, pero terminó vinculado a un caso de enriquecimiento ilícito.

Al momento de su muerte, la revista Semana, de Bogotá describía así la huella que marcaba en la historia de Colombia:

No dejó gobernar a tres presidentes. Transformó el lenguaje, la cultura, la fisonomía y la economía de Medellín y del país. Antes de Pablo Escobar los colombianos desconocían la palabra sicario. Antes de Pablo Escobar Medellín era considerada un paraíso. Antes de Pablo Escobar, el mundo conocía a Colombia como la Tierra del Café. Y antes de Pablo Escobar, nadie pensaba que en Colombia pudiera explotar una bomba en un supermercado o en un avión en vuelo. Por cuenta de Pablo Escobar hay carros blindados en Colombia y las necesidades de seguridad modificaron la arquitectura. Por cuenta de él se cambió el sistema judicial, se replanteó la política penitenciaria y hasta el diseño de las prisiones, y se transformaron las Fuerzas Armadas. Pablo Escobar descubrió, más que ningún antecesor, que la muerte puede ser el mayor instrumento de poder.[2]

Fuentes