Saltar a: navegación, buscar

Palacio de Invierno

Palacio de Invierno
Información sobre la plantilla
Obra Arquitectónica  |  (Palacio)
Palacio de Invierno de San Petersburgo.JPG
Descripción
Tipo:Palacio
Estilo:Rococó
Localización:Bandera de Rusia Rusia
Uso inicial:Residencia oficial de los Zares de Rusia
Uso actual:Museo Hermitage
Otros datos
Arquitecto(s):Bartolomeo Francesco Rastrelli
Palacio de Invierno. Es un ejemplo del característico barroco ruso. Construido para la zarina Isabel I de Rusia, esta lujosa residencia fue la obra maestra de Bartolomeo Francesco Rastrelli, y posteriormente fue embellecido por otros arquitectos internacionales. Curiosamente cuando se terminaron las obras del palacio, este ya estaba "pasado de moda", pues el barroco había dejado paso al gusto neoclásico.

Historia

El Palacio de Invierno de Ermitage sirvió como la residencia de invierno para cada jefe de Rusia desde Pedro III. Cuando su esposa Catalina la Grande tomó el trono, ella tomó posesión de los cuartos de su marido y lo repintó y redecoró.

Nicolás I vivió en un apartamento relativamente modesto en el Palacio mientras su esposa Alexandra se fue más lejos en cuanto a la decoración. El exuberante cuarto de Alexandra más tarde se convirtió en el lugar de encuentros para el Gobierno Provisional de Kerensky. En julio de 1917, el Gobierno Provisional tomo la residencia en el Palacio de Invierno de Ermitage, poniendo la fundación de la Revolución de Octubre. El gobierno Bolchevique eventualmente transfirió su capital a Moscú. Desde aquel tiempo, el Palacio de invierno ha servido como el museo Hermitage.

Las Ideas europeas reinaron durante el tiempo de Pedro el Grande. Su ciudad, San Petersburgo, fue modelada después de las ideas europeas, y sus sucesores siguieran la tradición trayendo a arquitectos de Europa para diseñar palacios, catedrales y otros edificios importantes. Diseñado por el famoso arquitecto italiano, Rastrelli, la Catedral Smolny en el estilo Rococó. El rococó es una forma Barroca francesa conocida por su ornamentación ligera, blanca y las disposiciones complejas de encorvar formas. La Catedral azul-y-blanca Smolny se parece a la torta de un confitero con arcos, frontones y columnas.

Sólo los gorros de domo de cebolla insinúan a la tradición rusa. La catedral debía ser la pieza central de un convento diseñado para la Emperatriz Elisabeth, la hija de Pedro el Grande. Elisabeth había planeado hacerse monja, pero ella abandonó la idea una vez que le dieron la posibilidad de gobernar. Al final de su reinado, el financiamiento para el convento se agotó. La construcción fue parada en 1764 y el campanario que el arquitecto planeó nunca fue construido.

Asalto al Palacio de Invierno

Los acontecimientos tuvieron lugar en San Petersburgo, también conocida como Petrogrado. La familia real zarista, los Rómanov, fueron tomados prisioneros. La toma del Palacio de Invierno, en octubre de 1917 (noviembre según el calendario entonces vigente en el resto de Europa) fue el equivalente de la Toma de la Bastilla en la Revolución Francesa; implicó la desaparición de la autoridad de la monarquía absoluta. Se inició un cruento período de guerra civil, entre rusos "blancos" (partidarios del Zar) y "rojos" (partidarios de los blocheviques) que recién culminaría en 1920, cuando los blocheviques lograron controlar todo el territorio.

Características

Palacio de Invierno

El palacio es muy grande, la longitud de sus fachadas es de 2 km, el número de piezas, salas, aposentos, habitaciones, es de 1054, tiene unas 2000 puertas, 2000 ventanas/de 12 tipos distintos), 120 escaleras. La altura del edificio es de 22 m. Después de finalizadas las obras, en abril de 1762 en el palacio se radicó Pedro III. Y ya a principios del siglo XIC, Alejandro I. Durante el reinado de éste, C. Rossi construye el edificio del Estado Mayor frente al palacio de Invierno.

El palacio fue edificado por Bartolomeo Francesco Rastrelli entre 1732 y 1735. A él se la debe también su reconstrucción capital entre 1754 y 1762 dentro del estilo barroco, después de la cual el palacio cobró el sembalante actual. El palacio de Invierno tiene forma de rectángulo, cada faenada se ordenó de forma distinta, acorde a las peculiaridades del paisaje. El centro de la fachada principal con tres arcos sobresale escalonadamente hacia adelante, lo que anima el fragmento de edificio bastante dilatado y uniforme. La fachada norte acusa su vínculo con el río, pues durante las obras todavía no existía el malecón, y el palacio estaba emplazado muy cerca del agua. La fachada oeste, que mira el Almirantazgo, está flanqueada por imponentes saledizos, entre los cuales se encuentra el acceso. Su ornamentación es mucho más sobria que la de las fachadas Norte y Sur.

Las columnas desempeñan un papel singular en la impresión que causa el palacio. Ellas imprimen ritmo al edificio, ya juntándose en recios haces en las esquinas, ya alineándose mesurada y uniformemente a lo largo de las paredes. La balaustrada del techo del edificio con vasos decorativos y estatuas complica la silueta del palacio, comunicándole un aire inconfundible. Las chambranas de las ventanas, de intrincados dibujos, están adornadas con máscaras, mascarones y lujosas cartelas, complementando la singularidad del ornato.

Con no menos fastuosidad están decorados los interiores del palacio de Invierno. En estas labores trabajaron más de 50 años tales brillantes figuras como J.B. Vallin de la Mothe, Y. Velten, A. Rinaldi, I. Stásov, G. Quarenghi, A. Montferrand, C. Rossi. Y después del incendio de 1837, que duró tres días y no dejó más que paredes desnudas (las obras de arte, los muebles y otros objetos de valor fueron salvados), la restauración se realizó en sólo dos años por A. Briulov, V. Stásov y otros. El aspecto exterior del palacio se conservó, pero la mayoría de los interiores fueron decorados de nuevo.

Fuentes