Saltar a: navegación, buscar

Palermo

Ciudad Palermo
Información sobre la plantilla
Ciudad de Italia
Palermo italia 1.jpg
EntidadCiudad
 • PaísBandera de Italia Italia
 • Fundaciónsiglo VI a.n.e

Palermo. Capital de Sicilia, muda testigo de conquistas y dominaciones,está emplazada sobre la costa del Mar Tirreno y se caracteriza por sus colores cálidos de naranjos y limoneros. Es parte de la mayor isla del Mediterráneo y cuna de la Mafia. En sus tierras pueden observarse restos de variadas civilizaciones como árabes, normandos, bizantinos y griegos.
Fundada por los fenicios en el siglo VI a.c. floreció a manos del poder árabe entre los años 831 a.C. y 1072, cuando se erigieron las mejores edificaciones. Palermo, en la actualidad, se asocia con la original mafia italiana, que ejerce su poder en varios aspectos de la ciudad. Una ciudad en la cual no pueden dejar de visitarse sus innumerables museos, sus iglesias y las famosas Catacumbas del convento de los Capuchinos.

Una histórica ciudad que pese a haber sufrido los embates de la II Guerra Mundial, conserva aún valiosos tesoros de sus épocas esplendorosas.

Monumentos y lugares de interés

Palermo ha conservado el testimonio de la cultura de todos sus conquistadores: cartagineses, romanos, bizantinos, árabes, normandos (con su arquitectura normanda), españoles o austríacos , todos dejaron su huella en la ciudad. Confluyen en Palermo diferentes estilos artísticos: medieval, barroco, norte de África, norte de Europa y muchos otros. A pesar de todas estas distintas influencia Museo Internacional de Marionetass, es una ciudad que ha conservado su propia identidad.
Son de interés turístico las Catacumbas de los Capuchinos, con momias conservadas en distinto grado; la Catedral de estilo árabe-normando; el Palazzo dei Normanni; las iglesias Martorana (con espléndidos mosaicos en su interior y la preciosa Cappella Palatina), San Cataldo, San Juan de los Eremitas, Iglesia de San Ignacio, San Francisco de Asís, San Giuseppe dei Teatini y Casa Professa; los Quattro Canti; la fontana Pretoria; los teatros Politeama y Massimo; la preciosa playa de Mondello. Entre los museos más importantes de Palermo se pueden citar el Museo Arqueológico, la Galería Regional de Sicilia (Palazzo Abatellis), y el Museo Internacional de Marionetas.

Clima

El clima predominante es caluroso durante todos los meses del año, con elevada humedad atmosférica en los meses estivales.
En febrero la temperatura no desciende de los 10° C y en agosto sobrepasa los 30° C.

Barrios

  • Kalsa, Albergheria, Seralcadio y La Loggia
  •  Settecannoli, Brancaccio y Ciaculli-Oreto
  • Villagrazia-Falsomiele y Stazione-Oreto
  • Zisa, Noce, Uditore-Passo di Rigano y Borgo Nuovo
  •  Cruillas, S. Giovanni Apostolo, Resuttana y San Lorenzo
  •  Pallavicino, Tommaso Natale, Sferracavallo, Partanna Mondello, Arenella, Vergine Maria y San Filippo Neri
  • Politeama, Malaspina-Palagonia, Libertà y Monte Pellegrino

Palermo púnico-romana

De la ciudad púnico-romana han llegado hasta nosotros escasas trazas (trozos de muralla). Entre los hallazgos más interesantes encontramos mosaicos que formaban parte del pavimento de época romana y un Efebo, ahora ubicado en la sede municipal. Una basta necrópolis ha devuelto material vario de época púnica y romana, que comprende preciosas cerámicas áticas.

La Palermo de los tiempos Normandos está caracterizada por una serie de monumentos prestigiosos realizados en un estilo que recuerda a la cultura árabe y bizantina.
Desde San Juan de los Leprosos (1072) a San Juan de los Eremitas (1132), con sus cinco hinchadas cúpulas morescas, desde Martorana (Santa Maria del Almirante del 1143) y San Cataldo (1161), casí intacta y bien restaurada con sus tres cupulitas rojas, así como la iglesia del Santo Spirito del Vespro (1178) y la Morada o Santissima Trinidad (1194), con su claustro, estos monumentos coronan la estupenda Catedral de la Asunción del 1185, la cual sufrió sucesivas reconstrucciones que van del siglo XIV al XVI, y que culminaron con la reconstrucción del interior y de la cúpula de F.Fuga (siglo XVIII), que poco dejaron salvo la cripta y el ábside, de la construcción basilical original.
Tras la imponente fachada del siglo XVI-XVII, se erige el Palacio de los Normandos perteneciente a los Siglos XI y XII construído tras la fortaleza árabe, cuyo núcleo (con la torre de los Pisanos, la habitación del Tesoro y el Salón Superior, con la intacta Capilla Palatina, de admirables mosaicos, con la sala del rey Ruggero, aquella de los Armígeros) custodía un complejo de alta sugestión y único en su género.
Sobre el área del desaparecido parque normando se encuentran los pabellones que han resistido de la Zisa, con la fuente del centro del salón, de la Cuba, de la Cubula y de los restos del palazzo Uscibene, con su sala árabe y la pequeña iglesia normanda.

Al período que va desde los Normandos al siglo XIV pertenecen los “Steri” o Palacio Chiaramonte (1307), los palacios Sclafani y Artale y los pórticos de las iglesias de San Agostino y San Francesco.

Formas góticas y catalanas

Las formas góticas y catalanas tuvieron su continuidad en el siglo XV con las iglesias de Santa Maria de Jesús y de los Arrepentidos, que cuenta con el magnífico pórtico de la catedral y los palacios Arcivescovile, Marchesi, Pietratagliata, el más conservado. Al final del siglo el arquitecto M.Carnelivari introdujo formas renacentistas en los palacios de Aiutamicristo, Abatellis (magnífica sede de la Galería Regional de Sicilia, que contiene insignes obras maestras) y en Santa Maria della Catena).

Pertenecen al siglo XVI Santa Maria in Porto Salvo (1531), de A. Gagini, penosamente reconstruidas Santa Maria de los Milagros (1547), probablemente obra de Fazio Gagini, San Giorgio dei Genovesi, San Giovanni dei Napoletani y los palacios de los Scavuzzo y Santa Ninfa, la Porta Nova y la Porta Felice, la monumental fuente de piazza Pretoria, mientras que a resguardo, entre las nuevas calles Maqueda y Cassaro, surgieron, a inicios del siglo XVII los “Quattro Canti”: una de las más originales soluciones urbanísticas de la Italia del siglo XVII (1609/20).

El Barroco

El Barroco dejó la huella más llamativa de la ciudad, los palacios Ugo,Villafranca, dotados con suntuosas decoraciones internas, Spaccaforno, Tarallo, Cuto, Butera, las iglesias de Santa Caterina, de la Olivella (San Ignacio), del Jesús de San José (de Giacomo Besio), San Mateo, San Dominico, de la Piedad (de G.Amato), del Salvador (de P Amato), valientes arquitectos a los cuales debemos las numerosas iglesias de Palermo. Así como en el siglo XVIII domina la escultura de G.Serpotta con los estucos del Rosario, de Santa Zita, de San Lorenzo en el siglo XVIII predominará la creación de parques, tales como aquellos de; Villa Giulia y de la Favorita. Es preciso, sin embargo, recordar en la segunda mitad del siglo la obra neoclásica de V.Marvuglia: el oratorio de San Felipe Neri la villa de Belmonte, el Palacio Geraci; el palacete chino de la Favorita.

Culturas y mafias

Al capone

Testigo de conquistas y dominaciones, la capital siciliana se ubica sobre la costa del Mar Tirreno y se distingue por sus tonos cálidos de limoneros y naranjos. Palermo pertenece a la isla más grande del Mediterráneo que en el pasado fue cuna de la Mafia
Los fenicios fueron quienes colocaron las primeras piedras de la ciudad a la que llamaron Ziz, que significa Flor. El Mar Tirreno gobierna la capital de Sicilia, así como otros pueblos la dominaron a lo largo de su historia.
Por las tierras de Palermo descansan rastros de la cultura griega, bizantina, árabe y normanda. Por eso, esta ciudad se ha convertido en un crisol de civilizaciones, razas, lenguas y religiones.
El pueblo fenicio construyó la ciudad sobre los ríos Kemonia y Papireto. Actualmente, esta parte se corresponde con el centro que todavía conserva sus murallas protectoras. Este sector fue extendido durante las épocas romanas y bizantinas también protegido por gruesos muros.
Durante el siglo X, los musulmanes hicieron efectiva su dominación. Durante esta etapa Palermo adquirió esplendor propio traducido en riqueza cultural y económica. Los árabes realizaron construcciones fuera de los muros y extendieron la ciudad hacia el mar.
Debido a la convivencia entre distintas culturas, Palermo se convirtió en la primera ciudad cosmopolita de la Edad Media. A los pueblos residentes en la isla, como sicilianos, griegos, latinos, lombardos y judíos se sumaron árabes, bereberes, persas y negros.
Convertida en la puerta europea hacia Oriente, las artes, la agricultura, las ciencias y el comercio cobraron nuevos tintes de desarrollo y prestigio hasta transformar a la ciudad en una de las capitales más importantes del Imperio Musulmán.
Paradójicamente, durante esta época de esplendor, se originaron bandas criminales que se dedicaban a proteger los bienes de los nobles ausentes. Unidas por pactos de sangre y jurame ntos secretos, estas asociaciones se desarrollaron constituyéndose como los orígenes de la Cosa Nostra o Mafia. Más tarde, la isla fue dominada por los normandos (franceses, españoles e italianos), hasta fusionarse definitivamente con la historia de Italia.
Bombardeada durante la II Guerra Mundial, la ciudad sufrió, desde entonces, un enorme descuido. Sin embargo, dentro de la atmósfera caótica pero encantadora, Palermo alberga valiosos tesoros, testigos de sus tiempos de esplendor.

Construcciones

Tiene varias edificaciones, entre las que se encuentran:

- Palacio Real o de los Normandos
En el pasado, poseía cuatro grandes torres de las cuales sólo conserva una,la Pisana. En su interior se encuentran la Capilla Palatina y la Sala del Rey Roger. La primera es un testimonio de la integración de culturas, sus paredes están cubiertas por mosaicos bizantinos y sus techos de madera pertenecientes al estilo árabe. En tanto, la Sala del Rey Roger está decorada con ilustraciones de cacerías antiguas que recuerdan al Oriente Persa y norte de África.

- Iglesia de San Juan de los Eremitas
Se sitúa en el barrio de Albergheria. Es una construcción de cinco cúpulas rosadas y adornadas con un florido y multicolor jardín adosado a las ruinas de un claustro.

- Plaza de Pretoria
Conserva una fuente que constituye uno de los escasos ejemplos que permanecen del estilo renacentista en Sicilia.

La Catedral Se encuentra erigida sobre los restos de un edificio de culto musulmán, resultado de una serie de reestructuraciones y anexiones que se sucedieron en el curso de los siglos. Fue consagrada a la Virgen de la Asunción y conserva los restos de Santa Rosalía, patrona de Palermo.

- Otros sitios de Interés
Museo Arqueológico Nacional, Galería Regional y Museo Etnográfico Pitré, Museo de las Marionetas.

Fuentes