Saltar a: navegación, buscar

Paloma rabiche

Paloma Rabiche
Información sobre la plantilla
Paloma rabiche.jpg
Clasificación Científica
Reino:Animalia
Filo:Chordata
Clase:Aves
Orden:Columbiformes
Familia:Columbidae

Paloma Rabiche. Es junto con la turqué una de las dos especies de paloma endémicas de la laurisilva canaria. Se considera, según una ley del Gobierno de las Islas Canarias, el símbolo natural de la isla de La Gomera, conjuntamente con el Viñátigo.

Otros nombres

Recibe otros nombres, como rabichi, rabil, rabiblanca, rovalvo, rabón o palomo.

Historia

Entre los principales elementos de la avifauna se encuentran las palomas de la laurisilva, la turqué y la rabiche, especies exclusivas de Islas Canarias. Ambas, constituyen auténticas especies relícticas, cuyos antepasados llegaron al Archipiélago en tiempos muy remotos y que ligadas estrechamente a la laurisilva, sufrieron la rareficación de su distribución, debido a que estos bosques desaparecieron hace millones de años en el resto de las áreas cercanas sur europeas y norafricanas. Sin embargo el carácter oceánico de los archipiélagos atlánticos, y la altitud alcanzada por algunas de las islas, ha permitido la supervivencia de la laurisilva en varias de éstas, y con ella la de las palomas.

Hábitats y adaptaciones

Habita en los bosques de laurel en las laderas de los cerros, zonas rocosas y parques.

Reproducción

Anida entre las grietas en las rocas (posiblemente en las barrancas) de los cerros. La nidada usual cuenta de un huevo blanco.

Alimentación

Se alimenta de granos y fruticas. Se le ve comiendo en el suelo y en los árboles.

Clasificación científica

Las palomas componen la familia Colúmbidos, orden Columbiformes. Todas las razas de paloma doméstica se denominan científicamente Columba livia domestica. El nombre científico de la paloma rabiche es, Columba junoniae

Características

Paloma es el nombre común de cada uno de los miembros de una familia de aves, con 309 especies y 49 géneros, distribuidos por todo el mundo salvo en el Ártico y en la Antártida; son especialmente abundantes en las regiones cálidas. El fósil de paloma más antiguo tiene 30 millones de años.

Las palomas tienen la cabeza pequeña, el cuello corto, el cuerpo robusto con patas cortas y el plumaje liso y brillante; tienen también una protuberancia carnosa o cerúlea, llamada cera, en la base del pico. Viven en los árboles o sobre el suelo y se alimentan de semillas, frutos e insectos. Las palomas tienen un vuelo rápido y son conocidas por el sonido de su arrullo. Construyen nidos sueltos y poco tramados, casi planos, con ramitas, corteza, paja y hierbajos; la hembra pone 1 o 2 huevos de color blanco o tostado.

Las palomas turqué y rabiche, presentan una estricta dependencia del monte verde, así los frutos que de él obtienen constituyen su principal fuente de alimento y las copas de los árboles son utilizadas entre otras cosas, por la paloma turqué para nidificar. La rabiche, sin embargo, prefiere instalar su nido en el suelo. Por tanto, la interrelación de estas aves y la laurisilva las hace especialmente sensibles a cualquier alteración de su entorno, como así se ha manifestado.

Los antiguos bosques han sufrido a lo largo de la historia fuertes explotaciones que han llevado a que, hoy en día se encuentren reducidos y fragmentados. La tala desmesurada y su consecuente destrucción condujo, en la isla de Gran Canaria, a la desaparición de las poblaciones de palomas hacia finales del siglo pasado.

Peligro de extinción

Está en peligro de extinción ya que sólo habita zonas muy concretas de La Gomera, La Palma y Tenerife.

Se considera que las palomas se encuentran amenazadas al manifestarse un descenso del tamaño de las poblaciones respecto al pasado, que tuvo lugar no sólo por la regresión del monte verde, sino también por una presión cinegética abusiva. Hoy en día, a pesar de haberse prohibido su caza, todavía persiste de forma ilegal.

Por otro lado, si añadimos la presencia de ratas en sus zonas de cría predando sobre las puestas, y haciendo que la efectividad de la reproducción sea baja, o la canalización de las aguas que provoca una disminución del número de bebederos en los montes, tenemos un cúmulo de factores, junto a los expuestos de pérdida de hábitat y la presión cinegética, que afectan muy seriamente a sus poblaciones y a su conservación.

En la actualidad, se ha reconocido la importancia de las palomas turqué y rabiche, y por tanto de su conservación. Se encuentran incluidas en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas en la categoría de "interés especial"; categoría en la que se incluyen aquellas merecedoras de una atención particular en función de su valor científico, ecológico, cultural o por su singularidad. A esto se añade su reconocimiento internacional apareciendo en distintos tratados europeos.

La paloma turqué y la paloma rabiche son dos especies vulnerables endémicas de las islas Canarias. Están en peligro de extinción en la isla de Tenerife y la paloma turqué también está declarada en peligro de extinción en la isla de El Hierro.Entre las especies de paloma que se han extinguido una de las más conocidas es la paloma migratoria, antaño común en todo el territorio de Estados Unidos, de la que se decía que sus grandes bandos oscurecían el cielo a su paso y que está extinta desde 1914 debido a la sobrecaza.

Principales especies

Paloma migratoria Aunque fueron abundantes en Norteamérica, las palomas migratorias, también llamadas palomas viajeras, se extinguieron en 1914 como resultado de la caza y de la pérdida de su hábitat.

La paloma más conocida y extendida es la paloma doméstica, cuya antecesora silvestre, originaria de Europa y Asia, es la llamada paloma bravía. Esta especie mide alrededor de 33 cm, es de color gris azulado por el dorso, con marcas negras en las alas y el obispillo blanquecino; tiene el pecho purpúreo y el abdomen azulado. Los costados del cuello, en especial en los machos, son iridiscentes. Habita en zonas abiertas que presentan cortados rocosos (costeros o interiores) donde nidifican.

Las más de 200 razas domésticas, al igual que las palomas ciudadanas o asilvestradas, de coloración variable, derivan de esta especie. Las palomas mensajeras, que también son de color variable, se crían por sus habilidades como navegantes, no por las características de su plumaje. Entre las demás razas domésticas se encuentran, entre otras, una paloma confundida con frecuencia con las palomas mensajeras, que se caracteriza por presentar grandes carnosidades en torno a los ojos y a la base del pico; y otra paloma, cuyos "rizos", formados por la curvatura hacia adelante de las puntas de las plumas del cuello y el cuerpo, dan al ave una apariencia característica.

La paloma zurita es muy parecida a la paloma bravía, pero se distingue de ésta porque tiene el obispillo gris. Es una especie difundida en el norte de África, en Europa y, concretamente, en España. Nidifica en oquedades en los árboles. La paloma torcaz es de mayor tamaño que las anteriores y muy común en zonas forestales y parques de Europa.

Entre las palomas más conocidas están las coronadas, que viven en Nueva Guinea e islas adyacentes y se caracterizan por tener una cresta erecta de plumas modificadas; las palomas bronceadas australianas que se caracterizan por tener puntos de color bronce en las alas; la paloma de Nicobar, propia de islas de Indonesia, caracterizada por tener largas plumas iridiscentes de color verde oscuro en la nuca que le cuelgan sobre el dorso y la parte superior de las alas; y las palomas imperiales, grandes y frugívoras (comedoras de fruta), con unas 37 especies en Asia y en las islas del Pacífico, cuyo colorido va de multicolor a blanco.

La paloma de corona blanca (llamada cabecita blanca o coronita), una especie del Caribe, se extiende hacia el norte y llega hasta el sur de Florida.

La paloma de nunca blanca, de mayor tamaño (unos 39 cm), llega en su distribución desde las costas de Colombia Británica y las montañas Rocosas hasta Argentina.

Tórtola

Tórtola blanca

Las palomas que reciben el nombre de tórtolas tienen una amplia distribución en Eurasia y África y son algo más pequeñas que las palomas. Una especie asiática, la tórtola moteada, ha sido introducida con éxito en muchas partes del mundo. Una forma doméstica de origen silvestre poco definido, la tórtola anillada, tiene poblaciones asilvestradas en California y Florida y puede ser de color pardo con un anillo negro en la parte trasera del cuello, o totalmente blanca.

En España existen dos especies, la tórtola turca y la común, también llamada europea. La tórtola turca es una especie muy adaptable que ha colonizado con éxito, desde Asia y por sí sola, toda Europa y Oriente Próximo; es de mayor tamaño que la común pero aparentemente no compite con la especie autóctona debido a que se encuentra distribuida sólo por parques y jardines de núcleos urbanos. Es más conocida la tórtola común presente no sólo en España sino también en el resto de Europa, Asia occidental y África. Se trata de una especie migratoria que inverna en el África subsahariana. Pone 2 huevos de color blanco en un nido abierto y se alimenta básicamente de semillas de cereal. Se encuentra en una gran variedad de hábitat pero evita bosques muy densos y núcleos urbanos.

La tórtola común está considerada en España como una especie vulnerable debido al declive de su población. La tórtola norteamericana más común es la plañidera, así llamada por su canto lastimoso, aunque también es conocida como huilota o rabiche. Mide unos 30 cm, su cuerpo es de color castaño, sus alas gris azulado y su larga cola tiene la punta blanca. En la antigüedad vivía en campo abierto, pero hoy se ha convertido en habitante usual de zonas residenciales urbanas. Las más pequeñas de las tórtolas son las tórtolas terrestres, del tamaño del gorrión, propias del sur de Estados Unidos y de los trópicos del Nuevo Mundo.

Las palomas como plaga

No todas las palomas son plagas. La especie que sí lo es, es la llamada Columba livia, la cual anida sobre ventanas, balcones, salientes, techos o entre techos de casas y edificaciones y causan verdaderos desastres entre el armado de nidos, los cuales traen una numerosa lista de enfermedades, los ruidos molestos y lo que es más nocivo y molesto son las defecaciones con sus obvias consecuencias, la paloma es una verdadera plaga de ciudad.

Formas de control

El controlar la plaga de la paloma es verdaderamente para profesionales, ya que si uno no sabe de sus hábitos no se podrá controlar como uno quiere. Este es un animal de costumbres muy definidas y cuando adopta un lugar de residencia no lo deja con facilidad. Los métodos de erradicación son varios, pasando por los geles de contacto (tipo silicona), pasando por los dispositivos mecánicos (pinches) de acero o de plástico especiales para este tipo de ave, las redes y los cerramientos especiales.

Hay una ley de fauna que protege a este animal así que la opción de la matanza no debe ser viable. Por esta razón el llamar a una empresa especialista en este tipo de control de plaga es la mejor opción.

Enfermedades que pueden provocar la plaga de palomas

Histoplasmosis

Es una enfermedad respiratoria de los humanos ocasionada por la inhalación de esporas del hongo Histoplasma capsulatum. Las aves no diseminan la enfermedad directamente (las esporas son diseminadas por el viento y la enfermedad es contraída por la inhalación de ellas) pero las excretas de las aves enriquecen el suelo y promueven el crecimiento de los hongos. La infección por unas o algunas esporas generalmente producen un caso moderado en humanos. La infección por unas o algunas esporas generalmente producen un caso moderado en humanos.

Las infecciones más graves generalmente resultan de una inhalación masiva de esporas que puede involucrar la dispersión a través del torrente sanguíneo. Estos casos pueden llegar a ser crónicos, repitiéndose posteriormente.

Otras posibles fuentes de infección de histoplasmosis

  • Explotaciones avícolas
  • Fertilizantes naturales (enriquecidos con el excremento de aves)
  • Lugares cerrados donde las aves o murciélagos han dormido y anidado.

Los hongos crecen bien en las eyecciones de las aves, sin embargo no pueden formar esporas en las condiciones de acidez de las eyecciones frescas. Un sitio de perchado activo, puede producir algunas esporas, sin embargo, los sitios de perchado viejos o abandonados presentan un casos diferente, ya que después de que las excretas se han secado se dan las condiciones adecuadas para el desarrollo y liberación de las esporas. Si el suelo es removido formando polvo, por ejemplo, cuando se limpian, gran cantidad de esporas pueden ser liberadas al aire. Por esto, cuando se trabaja en un lugar de perchado viejo se han de tomar las precauciones pertinente como la utilización de mascarilla para evitar la inhalación de esporas, además conviene trabajar cuando el clima esté húmedo, pudiendo ser descontaminado previamente a la realización de trabajo mediante el tratamiento con una solución de formaldehído diluido.

Ornitosis

Es una enfermedad muy similar a la neumonía viral en cuanto a los síntomas y porque es causada por un organismo viral. Las aves pueden adaptarse a esta enfermedad y no mostrar síntomas, pero pueden actuar como portadores sanos liberando al organismo patógeno en sus heces fecales, para posteriormente diseminarse por medio del aire.

Salmonelosis

Causada por la bacteria Salmonella spp., la cual es una contaminante común de los alimentos. Todas las aves en general habitan en áreas con un alto potencial de presencia de Salmonella, como en establos, graneros, campos fertilizados. Así, el organismo patógeno puede ser transmitido a la gente por el consumo de alimentos contaminados con heces de aves infectadas o por el transporte de la bacteria Salmonella en las patas. De este modo la bacteria es transmitida cuando las aves caminan entre las áreas donde la gente coloca sus alimentos (mesas de restaurantes al aire libre, bancos de parques, entre otros).

Gastroenteritis transmisible y cólera porcino

Se ha demostrado que los estorninos son vectores del microorganismo causante de esta enfermedad en los cerdos.

Criptococosis

Causada por un hongo que puede provocar casos crónicos de meningitis, la cual puede ser fatal en casos severos. La criptococosis puede ser transmitida por palomas y estorninos.

Otras enfermedades que pueden causar varias especies de aves son

Ectoparásitos que portan

  • La chinche del nido de la paloma (Cimex columbarius)
  • Garrapata de la paloma (Argas relexus)
  • Mosca de la paloma (Pseudolynchia canariensis)
  • Pulga de la gallina (Ceratophyllus ciata)
  • Pulga (Ceratophyllus columbae)
  • Chinche de la nariz conica (Triatoma tubrofasciata)
  • Acaro rojo de la gallina (Dermanissus gallinae).

Fuentes