Saltar a: navegación, buscar

Presidio Modelo

Museo Presidio
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba.
PresidioM.JPG
Construido entre 1926 y 1931
Fundación:30 de julio de 1973
Tipo de unidad:Museo
País:Bandera de Cuba Cuba.
Dirección:Nueva Gerona. Isla de la Juventud, Bandera de Cuba Cuba.

Museo Presidio Modelo. Aquí en este antiguo penal estuvieron recluidos, antes de su partida para el exilio en México, los jóvenes revolucionarios que asaltaron el Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953, entre los que se encontraba el líder del movimiento revolucionario, Fidel Castro.

Ubicación

Se encuentra ubicado en el poblado Juan Delio Chacón, a 4 Km al este de Nueva Gerona, capital de Isla de la Juventud, Cuba, a 4Km al oeste de la playa Bibijagua.

Historia

Construcción de Presidio

En octubre de 1925 se nombró Jefe de la obra al señor Marcos Perera y su auxiliar Ricardo López, los cuales llegan a la Isla el 17 del mismo mes. Se les facilitaron 6 presos de la cárcel de Nueva Gerona, más los custodios necesarios. Con ellos comenzó el traslado de materiales. El día 28 traen desde La Habana a un grupo de 50 reclusos, 25 soldados y un Teniente; así fue aumentando la fuerza de trabajo presidial desde diferentes cárceles del país; también se utilizó mano de obra civil calificada y la firma de la American Stell Co.
El 1 de febrero de 1926 el Presidente Gerardo Machado dejó inaugurado el inicio constructivo en acto oficial y simbólico al firmar el acta de colocación de la primera piedra. A inicios de1932 quedó paralizada la construcción por falta de crédito.

Objetivos

Se construyó para recluir presos comunes desde 6 meses hasta largos años de condena (solo para hombres). Según Machado, para “sanear” la sociedad cubana de delincuencia. Aquí se fusionaron las 24 cárceles existentes en Cuba con apariencias de modernidad.

Elección de Isla de Pinos para construir el Presidio Modelo

La elección de Isla de Pinos para contruir el Presidio Modelo fue del propio Presidente Gerardo Machado; aunque el político pinero Cecilio Soto Llorca reclamó para él ese “privilegio”.
Rogelio Zayas-Bazán, Ministro de Gobernación, en carta a Machado le expresa: “...no solo se inspiró usted en la excelente situación de aquellas tierras sino en el deseo de darle color a ese rincón del territorio cubano...fue un acierto suyo esa elección de los terrenos de Isla de Pinos y de esta manera se contribuye al florecimiento de aquella isla”.
Lo anterior no es más que una burla y ofensa al pueblo cubano, un supremo acto de guataquería al Presidente y una violación de los acuerdos del Congreso Internacional de Penitenciaría que desde inicios de siglo prohibía la construcción de cárceles en islas, por considerar que el penado cumpliría doble castigo: la sanción por el delito más el destierro.

Adquisición del terreno para la construcción del Presidio Modelo

Se adquirió mediante la expropiación forzosa y tierras del Estado (lotes 91, 92, 93, 99, 100 y 111, en el año 1925). (77, 81, 82, 86, 87, y 104 en el año 1927). Estas tierras comprendieron 99.5 caballerías.
Téngase en cuenta que el Presidio Modelo no comprendía solamente la parte arquitectónica actual, hoy Monumento Nacional, sino un área de 162.5 caballerías, gran parte dedicada al cultivo y a la cría de animales.

Donde hoy está ubicado el Monumento Nacional era el lote Nº 103 conocido como Finca La Carlota (expropiada forzosamente), cuyas propietarias eran Juana Crisótamo Hernández Bacallao y Doña María Isabel Blanco Hernández. Esta expropiación quedó registrada en el Juzgado de Primera Instancia del Partido Judicial de Isla de Pinos, causa Nº 57 de Octubre de 1925, Registro de la Propiedad Folio 227, Tomo 95. Se publicó en el Boletín Oficial de la provincia de La Habana año XXV, Edicto 242. Habana, Viernes 23 octubre de 1925; amparado en el Decreto Nº 595 del 22 de Mayo de 1907.

Presidio Modelo: existencia de otras edificaciones además de las actuales
Playa Paríso, donde estaba el muelle del presidio.

Próximo a la panadería existió La Casa de Locomotoras donde terminaban los 3800 metros de ferrocarril que se iniciaban en Playa Columbo (Playa Paraíso); el asilo para ancianos y el sanatorio para tuberculosos, miserable cuartería de madera con 70 camas donde dormían los enfermos con los pulmones prácticamente destrozados.

¿Qué se dejó de construir en Presidio Modelo de acuerdo con el proyecto inicial?

Se dejó de construir: el locutorio, el auditórium, 4 circulares, los túneles o galerías que conectaban todas las edificaciones, el muro que rodearía todo el penal, (el cual se sustituyó por una cerca perimetral de malla perles) y se dejó de construir las rejas interiores de las celdas de las circulares.

Proceso constructivo del Presidio Modelo, en primer plano la vía férrea donde se trasladaban los materiales
Las circulares de Presidio: construidas de acuerdo al sistema panóptico.

El panóptico no es más que un edificio construido de tal modo que desde un punto dado, pueda verse todo su interior; por tanto, el caso de las circulares de Presidio Modelo cumple este principio.
En 1787 el reformador de la Ley Penal Criminal Jeremías Betán visitó Rusia, allí presenció una obra destinada a una textilera donde los obreros trabajaban en un área circular y en el centro sobre una torre un solo hombre (capataz) ejercía estrecha vigilancia sobre cada uno de los obreros durante todo el tiempo.
Esa misma concepción y con el mismo propósito de mejorar las condiciones materiales y de vida de los reclusos que eran encerrados en oscuras y húmedas prisiones en antiguos castillos medievales fue que dicho penalista inglés basó sus proyectos, los cuales nunca se pusieron en práctica en Inglaterra; un poco después (siglo XX) es que España y Holanda construyeron prisiones circulares. Más tarde surge la circular penitenciaria de Illinois en Estados Unidos, construida parcialmente entre los años 1924-1926.

Presupuesto para su construcción

Es una especulación histórica que el Gobierno se robó la mitad del dinero de la construcción de Presidio Modelo y distorsión de la realidad, aunque no caben dudas que eran capaces de eso y mucho más. Sucedió que Presidio no contemplaba su construcción en el plan de presupuesto. El 31 de agosto de 1925 se aprobó una parte consistente en 250 000 pesos y así sucesivamente hasta un costo aproximado de 2.5 millones. El 31 de enero de 1932 la obra quedó paralizada por falta de presupuesto.
El Capitán Castells que mandó en Presidio desde el 25 de mayo de 1928 hasta la caída de Machado el 12 de agosto de 1933 tuvo muchos defectos, pero nunca se le pudo acusar de un acto de robo o corrupció, en eso fue limpio.

Presidio Modelo: copia de otra cárcel

El Comandante Rogerio Zayas-Bazán visitó en 1925 por orientación del Presidente Machado varias cárceles en EE.UU. y quedó impresionado con la de Julliet en el Estado de Illinois, de ahí que se le da la tarea al Ingeniero César Guerra de elaborar el proyecto de dicha cárcel. Hubo varios proyectos y modificaciones, lo cierto es que la construcción quedó aproximadamente al 50 % con relación a la cárcel de Illinois al detenerse en 1932. No obstante, tuvo la misma capacidad para 5 000 presos (en vez de existir un preso por celda, existieron dos). Por lo antes expuesto Presidio Modelo no es una copia fiel de la cárcel ya mencionada, sino una copia adulterada.

Nombre de "Presidio Modelo"

Según el Gobierno, el recluso estaría sometido a un plan de reeducación atendido por un cuerpo de juristas, pedagogos, psicólogos, médicos, etc., de tal modo que el penal funcionara como un laboratorio antropológico sin injusticia ni espanto para regresar al preso rehabilitado totalmente a la sociedad. “Presidio Modelo" debía descansar sobre la base de pura piedad humana, con métodos racionales y científicos. El nombre de modelo respondía también al nuevo tipo de arquitectura y las mejores condiciones de alojamiento.

¿Fue Presidio en realidad modelo?

La intención fue muy buena, pero divorciada de la acción. Fue un modelo de crímenes, maltratos, humillaciones, vejaciones. Se convirtió en una “máquina trituradora de hombres”. Fue el modelo de tortura, inclemencia, ignominia, terror, venganza y tormento, donde el vicio y la corrupción se ocultaron en intramuros y donde los presos sufrían con todo rigor la pesadilla de tan desdichado lugar. Presidio Modelo fue el extremo del dolor, de la severidad y de la injusticia, donde el penado alejado del hogar se mantenía en tierra lejana, aislado, desterrado y sumido en el martirio.

¿Se llamó siempre Presidio Modelo?

Oficialmente hubo cambio de nombre en 1938, dado el nuevo Código de Defensa Social se le llamó Reclusorio Nacional para Hombres. “El simple cambio de nombre no cambia la realidad del Penal, se agudiza la violencia, la corrupción el abuso sexual, el gangsterismo, la muerte, la extorsión, el juego, el alcoholismo, etc. Presidio se hunde cada vez más en la desmoralización y la indisciplina. No obstante el pueblo lo ha seguido llamando por su nombre inicial: Presidio Modelo.

Las circulares

Presidio Modelo
El Presidio Modelo fue inagurado el 30 de julio de 1973. Fue declarado Monumento Nacional en octubre de 1978. Tiene un área de 400 000 M2 con 34 objetos de obras (edificaciones), entre todas estas se erigen y distinguen como símbolos imponentes las circulares que son cinco (cuatro que se dedicaban a la reclusión de presos y una dedicada a comedor con capacidad para 3 000 comensales). Cada circular tiene 30 m de altura, 53 m de diámetro y 455 celdas (a dos presos por celda, lo que hace una capacidad de 930 cada una), 6 pisos por lo que se asciende por dos escaleras de mármol, los techos son de fibrocemento apoyados en estructuras de acero sin soporte central. Cada circular tiene una torre de vigilancia en el centro a la que se llega por un túnel de 30 m de largo.

La biblioteca de Presidio Modelo

Estaba situada en el Edificio de Administración (hoy Palacio de Pioneros) y con una buena cantidad de libros. Los primeros se deben a la recolección que hizo la Doctora Isabel Morandeira de Guerra, que colaboró atendiendo a su identificación con la obra de mejoramiento de los reclusos. Se pretendía llamarle “La Ciudad de los Libros”. ¿A quien le quedaría ganas de leer después de una golpiza, del encierro desnudo en las celdas, de una inmundicia de comida, o luego de regresar del trabajo forzoso en las canteras o los pantanos? ¡Qué ironía llamarle así a Presidio Modelo! ¿Por qué no llamarle Ciudad del Crimen? ¿No sería una burla lo que se planteaba o pretendía con esta biblioteca al decir que los reclusos a partir de las siete de la noche, hora en que se retiran a sus celdas, hasta las nueve pueden adquirir los libros y leer cómodamente en su habitación, aprovechando fecundamente el tiempo, instruyéndose y mejorando su espíritu para encontrar en la lectura el más noble oasis de paz y bien? Por si fuera poco le llaman habitación a las celdas y hablan de comodidad en ellas, cuando en realidad el preso estaba sometido a una presión psicológica en extremo, al acecho, al peligro y amenazas de los asesinos y violadores.

Intenciones de construir el llamado auditórium

Hubo intención y proyecto de construirlo, se construiría como un área de dos mil quinientos metros cuadrados. Su sala de espectáculo sería igual que un teatro americano, con una plataforma amplísima y con balcones como en los modernos coliseos de la época. Tendría capacidad para tres mil personas, aulas escolares para la enseñanza de los reclusos, una sala de conferencias, un salón de cinematógrafo y una capilla religiosa.

Distribución de los presos en las circulares

La distribución sufrió cambios frecuentes según las características y sanción al preso, a lo largo de la historia de Presidio.
Por ejemplo, al inicio resultó que en la circular Nº 1 se ubicaron a los de regular conducta, la circular Nº 2 se destinó a observación, la circular Nº 3 a pederastas pasivos y la Nº 4 para los guapos y pederastas activos. Esta circular en la década del 50 fue destinada para presos políticos.

Vigilancia en las circulares

La vigilancia en las circulares era extrema y con muy pocos vigilantes. Un guardia penetraba por el túnel de las circulares y se situaba en la torre central, la cual termina en su parte más alta con una garita, de tal forma que el vigilante no es observado por los reclusos, ni ellos saben cuando éste los observa (debido a la forma de dicha construcción); los penados tampoco conocen cuando ocurre el cambio de guardia, por lo que es una vigilancia siempre alerta bajo la mirada oculta y la ametralladora lista para asomarse y disparar ante cualquier situación. En la puerta de entrada se situaba un guardia y no debemos dejar de mencionar que por cada piso existían tres miembros de la Comisión de Mandantes (connotados asesinos, armados con un cuchillo, un machetín y un punzón, los cuales estaban encargados de mantener con su opresión, atropellos y abusos la disciplina de los reclusos)

Existencia en Presidio de un edificio para dementes

El pabellón Nº 2 no solo se escogió para ese fin, sino también para presuntos dementes, ancianos, inválidos y políticos. Ahí encerraron a Pablo de La Torriente Brau, Raúl Roa García , Juan Marinello Vidaurreta, Aracelio Iglesias y a otros valerosos combatientes. En dicho pabellón se cometieron horrendos crímenes y torturas. Sirvió también para cuando algún jefe de la Comisión de Mandantes quería obligar a algún preso joven al abuso sexual y no aceptaba, entonces era sometido a terribles suplicios hasta matarlo. Pablo de la Torriente Brau denominó a este lugar como “el más pérfido de los desfiladeros del terror”.

El comedor de los Tres Mil Silencios

Así le llamó Pablo de La Torriente Brau, en su libro Presidio Modelo. Este comedor tiene capacidad para 3 000 personas. Había que estar en absoluto silencio porque al menor ruido levantaban al preso y lo llevaban directo a la celda de castigo, donde permanecía 9 días a pan y agua, completamente desnudo. Cuando un preso era sacado del comedor los mandantes le decían: ¡arrea por ahí fotingo sin freno!, ¡adiós buchipluma!, ¡adiós boca sin quijada!

El comedor se utilizó también para dar misas, conferencias, recibir visitas, escuchar listas de indultos y rebajas de condenas.

La línea del ferrocarril

Hubo una línea de 3800 m. No estaba en el proyecto, pero se estableció para transportar materiales de construcción desde Playa Columbo (Playa Paraíso) hasta el Presidio. La vía comprendió desde la marmolera cercana con ramales a la cantera y a La Yana y se usó también para el traslado de presos.

Muerte de reclusos en Presidio Modelo

La primera muerte se produce el 9 de abril de 1926. Este mal se apoderó del reclusorio y según investigaciones del museólogo Julio César González, entre 1926 y 1959 se han comprobado 763 muertos a través de certificados de defunción, muchas de formas provocadas: estrangulados, ahogados en los pantanos, ahogados en los inodoros, golpeados, torturados, envenenados, inyección letal, accidentes provocados, reyertas, aplicación de la ley de fuga, empujados de los altos pisos de las circulares, minados por la tuberculosis y la sífilis, etc. Aún se continúa la investigación sobre las muertes en Presidio Modelo, por lo que este número no es definitivo. El preso más joven que murió allí fue de 17 años, llamado Enrique Márquez Pérez y el más viejo de 106 años, se llamó Teofilo Valdés Maza.
La cifra de muertos nunca estará clara, porque hubo mucho rejuego, ocultamiento e incineración de documentos, etc.
De acuerdo a los datos existentes, morían anualmente el 4.6% de la población penal. Por lo demás casi todas las muertes fueron provocadas. Por ejemplo; el recluso Cecilio Morales Marquinet, uno de los elegidos por el penal para el control de la disciplina se convirtió en mandante y en uno de los peores asesinos, en solo dos años había matado a 92 reclusos; o sea, mataba un recluso semanal como promedio.

Período en que más muertos hubo en Presidio Modelo

El período que más muertos hubo en Presidio Modelo fue durante el Machadato (1926-1933). Según certificados de defunción e investigación del museólogo Julio César González murieron 430 presos: 192 blancos, 150 negros, 86 mestizos y 2 que no consta su raza en certificado.

Muerte de reclusos extranjeros en Presidio Modelo

La ley y el enjuiciamiento penal no hacían distinciones entre cubanos y extranjeros. De 1928 a 1933, durante el Castellato murieron 106 extranjeros de más de 20 países; lo que equivale anualmente a 35 extranjeros muertos. Cifra sumamente elevada.

Los ancianos y tuberculosos en prisión

Presidio Modelo fue severo, riguroso, implacable, y al Gobierno no le convenía regresar a estos individuos a la sociedad, ya que los consideraban un estorbo. Aquí existía un número considerable de hombres de avanzada edad, enfermos y con impedimentos físicos que en nada contribuían; fueron apartados y dentro del mismo asilo se crearon celdas para los ancianos que por su estado de chochez o decrepitud ocasionaban muchas molestias.

El hospital de Presidio Modelo

Podría llamarse hospital o también “matadero humano” por los tantos crímenes, por las tantas vidas arrancadas a cargo de la salud de los reclusos.
El hospital estaba situado en el pabellón Nº 1, lo que es hoy el Museo, a unos 80 metros de las circulares; su construcción es todo de hormigón armado y un área de cuatro mil cinco metros cuadrados, su trazado forma cuatro grandes patios. En este edificio se podían alojar ampliamente unos doscientos enfermos.

El 12 de febrero de 1954 los jóvenes de la Generación del Centenario protagonizaron en este hospital un acto cargado de heroísmo. Batista se encontraba de visita en el penal y cuando pasó por detrás del hospital los moncadistas le cantaron la Marcha del 26 de Julio.

Esta instalación tenía los siguientes departamentos:

  • Gabinete del Director Médico(hoy celda de Fidel)
  • Oficinas
  • Departamento de equipos
  • Gabinete dental
  • Gabinete de rayos X
  • Sala de operaciones
  • Sala post operaciones
  • Sala morgue
  • Botiquines y servicios de sanidad para las diferentes enfermedades.

Véase también

Fuentes

  • Investigación no publicada del Libro de preguntas y respuestas Presidio Modelo
  • Director del museo Jesús Ortiz Durán.
  • De la Torriente Brau, Pablo.Presidio Modelo