Saltar a: navegación, buscar

Rayo

Rayo
Información sobre la plantilla
Rayoo.jpg
Concepto:Son fenómenos meteorológicos consistentes en descargas eléctricas engendradas en el interior de un condensador natural (nubes) que se propagan a través de un dieléctrico como es el aire.

Descargas eléctricas atmosféricas . Más conocidas como rayos, constituyen un peligro potencial. Se estima en 940 millones las descargas eléctricas que cada día ocurren en el mundo producto de unas 44 000 tormentas. Los rayos alcanzan temperaturas cercanas a 30 000°C y velocidades de 1 600 km/h, al tomar la ruta más corta para llegar a su destino provocan alrededor de 1 000 fallecimientos anuales.

Zonas de mayor ocurrencia

Los satélites evidencian que las zonas donde ocurren con mayor frecuencia las descargas eléctricas corresponden a La Florida, Montes Himalayas y África Central.

Formas en que se originan

Los rayos se originan por el movimiento ascendente y descendente del viento, dentro de las nubes del tipo cúmulo nimbo, donde la concentración excesiva de cargas eléctricas negativas y positivas da lugar a las descargas eléctricas en forma de chispa, que puede ocurrir en una nube, entre dos, o entre estas y el suelo.

Tipos de Rayos

Se clasifican en cuatro tipos: Zig Zag, Difuso, Bola o Esférico, y de Rosario.

  • Zig Zag: Son de trazo sinuoso, irregular y brillante. Su irregularidad está dada por la variable conductividad en las diversas partes del aire, las nubes, la ionización y los contaminantes.
  • Difuso: Causan iluminación general, con los contornos bien definidos.
  • Bola o Esférico: Presentan forma de globo de fuego, brillante y de variados colores. Sus dimensiones oscilan entre 25 o 65 cm y se mueven con lentitud; surgen con tormentas o sin ellas, y desaparecen silenciosamente o en medio de un gran estallido. Son más frecuentes en zonas extra-tropicales.
  • Rosario: Aparentan una serie de globos luminosos, distanciados unos de otros de forma regular y ordenados en una línea que cruza el horizonte.

Mitos

La creencia de que los rayos no caen más de dos veces en un mismo sitio es falsa. Ejemplo de ello es el Empire State, el mayor rascacielos de Nueva York. En un año fue alcanzado 42 veces, doce de ellos durante una tormenta en la que recibió nueve impactos en 22 minutos. Por supuesto, las descargas siempre daban en el gran pararrayos que lo corona.

Protector para las descargas eléctricas atmosféricas

El pararrayos es el medio más eficaz para proteger edificaciones y equipos, de la acción destructiva de los rayos, aunque no evita la descarga eléctrica, la canaliza.

Su inventor fue el físico y estadista estadounidense Benjamín Franklin (17061790), quien lo probó con una cometa en junio de 1752.

El pararrayos debe situarse en las partes más elevadas y vulnerables, el cable que deriva a tierra se confecciona con hierro galvanizado, separado unos 10 cm de la pared; al menos deben ir dos en cada edificación. La tierra se conecta mediante lechos de agua, fondo de pozos, placas o telas metálicas y tubos, la resistencia del conductor a tierra será la menor de todas las circundantes, su contacto nunca será menor de 1 m² de superficie.

La distancia entre dos pararrayos no debe exceder los 20 m, pues la zona que protege no va más allá de los 16 m a partir de la vertical. Este artefacto resguarda a la edificación y a los equipos que tienen conexión con el exterior, como los electrónicos y de calefacción. Si están mal instalados, resultan más perjudiciales que útiles. Existen algunos lugares de alto riesgo en caso de ser alcanzado tales como, altas construcciones, depósitos de combustibles, complejos eléctricos, almacenes de explosivos, cosmódromos y sitios con alguna peligrosidad, los que son especialmente resguardados con pararrayos.

Efectos

  • Efectos mecánicos: Destruye edificios y objetos malos conductores de electricidad, y otros que también pueden lanzar a distancia. Inflaman y funden materiales de diversa índole.
  • Efectos físicos: Imanta los objetos metálicos. La intensidad de las descargas pueden alcanzar los 20 000 amperios.
  • Efectos químicos: Transforma el oxígeno en ozono, con un clásico olor fuerte, supuestamente a azufre. Causan la combinación parcial del nitrógeno del aire con oxígeno, formando compuestos nitrogenados. A veces provocan el desprendimiento de polvos y gases dañinos al hombre.
  • Efectos fisiológicos: Son los más perjudiciales por causar muerte y daños permanentes. Algunas victimas no presentan huellas del impacto, pero la autopsia revela hemorragias internas y congestión cerebral.

Posibles daños orgánicos

Las personas alcanzadas por rayos fallecen si el corazón o la respiración se les paralizan por tiempo prolongado, o sus órganos quedan carbonizados. Los sobrevivientes sufren afecciones temporales o permanentes en el cerebro y la columna, por lo que pueden padecer de: cataratas, sordera, perdida de memoria, caída del pelo, quemaduras y desmayos.

Medidas de precaución

Las personas deben protegerse en lugares seguros en caso de tormentas eléctricas muy intensas, y evitar la cercanía a los objetos y compuestos que resulten buenos conductores de electricidad, como el aire caliente, el humo y el hollín, al igual que los espejos, por la cantidad de azogue que contienen. De hallarse en la intemperie, protéjase en el edificio más cercano con vigas de acero en su estructura, que no sea solo de madera, de lo contrario refúgiese en una hondonada o zanja, alejarse de los árboles es una buena opción ya que son blanco fácil de los rayos.

Todas las medidas que se adopten para evitar ser alcanzados por un rayo aumentan las posibilidades de sobrevivir a una tormenta eléctrica, una persona en caso de ser alcanzada por rayo puede mantenerse con vida mediante reanimación cardio-pulmonar, hasta ser atendido por personal médico especializado.

Fuentes