Saltar a: navegación, buscar

René Magritte

René Magritte
Información sobre la plantilla
Rene magritte.jpg
Pintor surrealista belga
NombreRené François Ghislain Magritte
Nacimiento21 de noviembre de 1898
Lessines, Bandera de Bélgica
Fallecimiento15 de agosto de 1967
Bruselas, Bandera de Bélgica
NacionalidadBelga
OcupaciónPintor
PadresLéopold Magritte y Regina
Obras destacadasLa túnica de la aventura (1926); El asesino amenazado (1926); entre otras.

René François Ghislain Magritte. Pintor surrealista belga, conocido por sus agudas, provocativas e inverosímiles imágenes. Su obra del período 1920-1924, por su tratamiento de los temas de la vida moderna, su color brillante y sus investigaciones sobre las relaciones de la forma tridimensional con la superficie plana del cuadro, muestran las influencias del cubismo, del orfismo, del futurismo y del purismo.

Síntesis biográfica

Nació el 21 de noviembre de 1898, en Lessines, Bélgica, siendo hijo mayor de Léopold Magritte, quien era sastre y comerciante de telas y de una dama europea llamada Regina, quien se suicida ahogándose en el río Sambre el 12 de marzo de 1912, Magritte entonces tenía 13 años. La imagen de su madre flotando, su vestido oscureciendo su cara, puede haber influido en la serie de pinturas realizadas por el pintor entre 1927 y 1928, incluyendo el célebre cuadro Los amantes.

Trayectoria profesional

Comenzó sus lecciones de arte en 1910, realizando sus primeros sus cursos de pintura en Châtelet. Entre los años 1916 y 1918 estudió en la Academia de Bellas Artes de Bruselas.

En 1915 comienza a hacer sus primeras obras de influencia impresionista. Expuso por primera vez en el Centro de Arte de Bruselas en 1920 junto a Pierre-Louis Flouquet, con quien compartió un estudio. Tras el servicio militar trabajó temporalmente como diseñador en una fábrica de papel.

El período comprendido entre los años 1920-1924 es de importancia radical en la historiografía de Magritte, pues las pinturas de este momento se centran en el tratamiento de los temas de la vida moderna, en el uso del color brillante y en la exploración de las relaciones de la forma tridimensional en la superficie plana del cuadro. Experimentaciones estas últimas que muestran las influencias en Magritte de las tendencias en boga: el cubismo, el futurismo y el purismo.

En 1922 tuvo la oportunidad de ver una reproducción de «La canción de amor» de Giorgio di Chirico, obra que impresionó profundamente al pintor y que determinó el hecho de que a partir de 1926 este se independiza de las influencias anteriores para basar su estilo en el del pintor italiano.

En 1927 se estableció en las cercanías de París, y en esta ciudad participa durante los tres años subsiguientes, en las actividades del grupo surrealista, relacionándose con artistas de realce universal como Breton, Arp, Miró y Dalí. Las pinturas de René aportan en este momento un resurgir del ilusionismo al surrealismo parisino. A diferencia de Dalí, Magritte no usa la pintura para expresar sus obsesiones privadas o sus fantasías, sino que este le sirve para expresar con agudeza, ironía un espíritu de debate.

En 1928 participa en la exposición surrealista en la galería Goemans de París y en 1930 regresa a Bruselas huyendo del ambiente polémico parisino, en esta ciudad pasaría tranquilo el resto de sus días.

Muerte

Muere en Bruselas, Bélgica, el 15 de agosto de 1967, a los 68 años de edad y a pocos días después de la inauguración de una importante muestra de su obra en el Museo Boymans Van Beuningen de Róterdam.

Sobre su pintura

Contrario al automatismo, la pintura surrealista de Magritte se hizo reflexiva y minuciosa, y se caracterizó sobre todo por la asociación de elementos disímiles entre los que establece ingeniosas analogías o nexos insólitos y disparatados, pero convincentes dentro de la realidad pictórica. Así, sus referencias se van haciendo cada vez más intelectualizadas, hasta el punto de que muchas de sus obras deben leerse en relación con las tesis del estructuralismo. Son habituales en sus cuadros los juegos de duplicaciones, las ausencias y las representaciones dentro de las presentaciones. Los cuadros de Magritte no son revelaciones oníricas ni jeroglíficos, sino figuraciones cuyo sentido hay que descifrar.

Dotó al surrealismo de una carga conceptual basada en el juego de imágenes ambiguas y su significado denotado a través de palabras, poniendo en cuestionamiento la relación entre un objeto pintado y el real, entre representación y realidad.

Exposiciones

En 1933 hace una exposición individual en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas y en 1936 su primera individual en Estados Unidos en la galería Julien Levy, Nueva York. En ese mismo año su obra está presente en Arte fantástico, Dadá y surrealismo en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

A lo largo de los años cuarenta expone asiduamente en la galería Dietrich de Bruselas. En las dos décadas posteriores recibe numerosos encargos para la ejecución de pinturas murales en Bélgica.

Desde 1953 expone frecuentemente en Nueva York, París y Ginebra. Se organizan retrospectivas sobre su obra en 1954 en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas, y en 1960 en el Museo de Arte Contemporáneo de Dallas y en el Museo de Bellas Artes de Houston.

Viaja por primera vez a Estados Unidos en 1965, con motivo de una retrospectiva que el Museo de Arte Moderno de Nueva York le dedica.

Obras

En 1926 realiza la obra La túnica de la aventura, en la que es latente su sentido misterio del mundo por medio de la irracional yuxtaposición de objetos en una atmósfera silenciosa e inerte. En este mismo año pinta El asesino amenazado, en esta obra el tratamiento del espacio y la perspectiva deriva en asociaciones directas a las obras de Giorgio di Chirico.

En 1928 Los amantes, cuadro que establece su leit motiv en dos rostros desconocidos que aluden probablemente a la imposibilidad de saber quién es certeramente el otro. En este mismo año pinta Esto no es una pipa obra que muestra el equívoco que subyace en toda formulación pictórica, en la que se juzga la dicotomía representación-realidad.

En 1939 realiza Tiempo pasado, cuadro que no ilustran nada en concreto, en ellas no hay nada más que la magia de una locomotora suspendida en una chimenea que actúa como túnel.

Parodió además en ocasiones cuadros célebres, creando de los mismos una especie de versión surrealista. Un conocido ejemplo es Madame Récamier de David (1949, colección privada), en el que copió el conocido retrato de Jacques Louis David substituyendo a la señora por un ataúd colocado en su misma pose.

Entre 1953-1954 trabaja en la pintura titulada El imperio de la luz, pintura de factura fantástica que establece su argumento en el protagonismo de la noche y oscuridad impenetrable sobre la que se recorta una casa recortada contra un luminoso cielo.

Otras obras de este importante pintor son: La llave de los campos (1936), Los compañeros del miedo (1942) y El hijo del hombre (1964).

Fuentes