Saltar a: navegación, buscar

San Andrés Corsini

San Andrés Corsini
Información sobre la plantilla
San Andrés Corsini.jpg
Religión o MitologíaCatolicismo
Día celebración4 de febrero
Fecha de canonización29 de abril de 1629 por el Papa Urbano VIII
País o región de origenFlorencia,Bandera de Italia Italia

San Andrés Corsini. Carmelita italiano y obispo de Florencia.

Síntesis biográfica

Nació el 30 de noviembre, en Florencia, Italia, a finales del siglo XIV. Sus padres, Nicolás Corsini y Gema degli Stracciabende, pertenecían a una de las familias más aristocráticas de la ciudad. lo llamaron Andrés por haber nacido en el día de la fiesta del apóstol San Andrés.

Juventud

Su juventud, a pesar de ser hijo de unos papás muy buenos y piadosos, fue dedicada al vicio y al pecado, porque tuvo la desgracia de juntarse con malas amistades. Después de un sueño contado por su madre ingresa en la Orden de los carmelitas y se propuso observar la más estricta observancia de la Regla del Carmen y se distinguió por su caridad fraterna, austeridad y rigor en las penitencias.

Trayectoria religiosa

Como provincial, supo mantener entre los religiosos el espíritu de disciplina, el culto de la pobreza y de la oración y la observancia de la Regla, se cuidó particularmente de la formación de los jóvenes según el espíritu y la tradición de la Orden y supo infundir a todos el celo apostólico. Durante la peste que asoló a la región, se entregó con heroísmo al cuidado de los apestados. El año 1349 fue nombrado obispo de Florencia, diócesis cercana a Florencia, donde reveló pronto las dotes de prudencia y de bondad con que el Señor le había agraciado. Escogió para él, en su palacio, una celda reservada, en la que dormía sobre un lecho de sarmientos y donde pasaba largas horas de la noche en oración.

El papa le confió con frecuencia importantes misiones para solucionar conflictos, juzgar y apaciguar querellas o visitar monasterios relajados.

Muerte

Murió el 6 de enero de 1373 y fue enterrado en la iglesia del Carmen de Florencia. Sobre su tumba, que se conserva en la misma, se pudo grabar este epitafio: “Admirable por el ejemplo de su vida y de su elocuencia”. Su culto comenzó a raíz de su muerte, pero su canonización solemne no llegó hasta el 29 de abril de 1629.En la Basílica de San Juan de Letrán, de Roma, tiene dedicada, desde 1734, una hermosa capilla. Su fiesta se celebra el 4 de febrero.

Espiritualidad

Este santo fue uno de los más preclaros hijos del Carmelo, propuesto por el papa Urbano VIII, al canonizarlo, como modelo de superiores y de obispos.Fue Amante de su Orden, cuyo hábito jamás dejó de vestir aun siendo obispo, para significar que quería vivir y morir como auténtico religioso carmelita.

Rezaba todos los días, además del oficio divino, los siete salmos penitenciales y la letanía de los santos, disciplinándose a continuación. Su abstinencia fue perpetua y su comida muy parca, compartida a menudo con los pobres. Profesó particular y filial devoción a la Virgen, reconocía que ella le había salvado de la corrupción de un mundo seductor y que lo debía todo a su maternal protección.

Fue "Mensajero y Ángel de Dios", según su primer biógrafo, defensor de la paz en Florencia y Bolonia, trabajador infatigable por la salvación de las almas. Siempre supo conjugar su caritativa benevolencia con un celo infatigable por la santificación de clero, la firmeza del justiciero con la ternura de padre; así pudo llegar a ver introducida en su diócesis en una floreciente reforma.

Todo, merced a una ingente labor pastoral, una asidua oración y una vida de más austeridad que la del claustro.Fue en todo momento el predicador incansable la estrella que guía y la luz fúlgida que delataba los errores y la vanidad del mundo. Su palabra hacía mella en los corazones y eran muchos los que venían de lejos a escucharle.

Oración

Señor, Tú dijiste que cuantos trabajan por la paz serán llamados hijos de Dios; por intercesión de San Andrés Corsini, admirable artífice de la concordia, concédenos entregarnos sin descanso a instaurar en el mundo la justicia que puede garantizar a los hombres una paz firme y verdadera Amén.

Fuentes