Saltar a: navegación, buscar

San Ildefonso de Toledo

San Ildefonso de Toledo
Información sobre la plantilla
Santo
Ildefonso-el-greco.jpg
Religión o MitologíaCatolicismo
País o región de origenToledo

Ildefonso. Nacio el 23 de Enero de 606 en Toledo España

Síntesis Biográfica

San Ildefonso nació en Toledo, España. Su tío era Eugenio, también de Toledo. Estudió en Sevilla bajo San Isidoro de Sevilla. Entró a la vida monástica y fue elegido abad de Agalia, en el río Tajo, cerca de Toledo. En el 657 fue elegido arzobispo de esa ciudad. Unificó la liturgia en España; escribió muchas obras importantes, particularmente sobre la Virgen María.

Actividad religiosa

De padres nobles, nació a principios del siglo VII y fue educado en la escuela isidoriana de Sevilla. Muy pronto, se manifestó en él su recto carácter, su espíritu recatado, su afecto a la vida monástica. Sus padres se opusieron a su vocación. Para defenderla, tuvo que huir del hogar y logró refugiarse en el monasterio de Agali. Allí suplicó su admisión. El abad reunió a todos los monjes, que unánimemente apoyaron la súplica.

Si sus maestros anteriores, San Eladio de Toledo y San Isidoro de Sevilla, fueron cautivados por el suave porte de Ildefonso y por su amor a las ciencias sagradas, ya en sus primeros estudios, a atrajo mucho más la admiración de todos por la delicadeza de su espíritu y por su pasión cada día creciente hacia los libros y su avidez de toda suerte de conocimientos dignos.

Sus rasgos característicos pronto le hicieron destacar entre los demás monjes: constante atención y casi incesante tensión contemplativa, entrega cordial al estudio, andar grave, perfil ascético y estatura majestuosa.

fué elegido abad del Monasterio donde funjió durante largos años, con pulso firme, prudencia y certera clarividencia; ello justifica que al fallecer en el año 657 San Eugenio, arzobispo de Toledo, todas las miradas del clero, de los fieles, y aun de la corte, se fijen en él para la sustitución adecuada del gran prelado; y al monasterio agaliense se dirigen para recabar del abad Ildefonso consentimiento a ocupar la silla famosa.

Principales actividades

Su labor pastoral fue suave y enérgica a la vez. No olvidó ni desatendió lo más mínimo su vida interior: su apostolado mariano, su trabajo intelectual.

Obras

  • Su libro Caminando por el desierto, escrito para descubrir a los bautizados la senda que conduce a la soledad interior, es, sin haberlo pretendido, un comentario original al Cantar de los Cantares. Y su prosa, admirable, podría decirse que inspiró, nueve siglos más tarde, los paralelismos y transposiciones que San Juan de la Cruz emplea en versos para su Cántico Espiritual.
  • Otras obras de tan fecunda pluma, llegadas hasta nosotros, pues algunas se han perdido o nos son desconocidas: la continuación del libro de los Varones Ilustres de San Isidoro, documento el más precioso y completo para el conocimiento del Episcopologio toledano
  • El Tratado sobre el Bautismo» y diversas cartas y composiciones litúrgicas.

Muerte

El pontificado de San ldelfonso duró nueve años y dos meses. Casi sin enfermedad, más bien transportado por misteriosos arrobamientos, que no pueden llamarse agonía, fallecido en la madrugada del día 23 de enero del año 667. No pasaba mucho de sexagenario.

Fuentes