Casa Tudor

(Redirigido desde «Tudor»)
Casa Tudor
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Dinastía reinante en Inglaterra, Irlanda, y Francia
TUDORS.jpg
Dinastía fundada por Enrique VII de Inglaterra e Isabel de York provenientes de las Casas Lancaster y York. Su último gobernante fue Isabel I de Inglaterra
Fundación:1485
Disolución:1603
País:Dinastía reinante en Inglaterra, Irlanda, y Francia

Casa Tudor. Casa nobiliaria de origen galés que reinó en Inglaterra de 1485 a 1603, en virtud de su vinculación a la destronada Casa de Lancaster. Bajo su gobierno comenzó la exploración inglesa de América. Provocaron grandes transformaciones como el nacimiento de una nueva religión, el anglicanismo y sembraron los cimientos de lo que luego convertiría a Gran Bretaña en un imperio. Siendo conocida como la dinastía de las cabezas rodantes.

Historia

La dinastía Tudor empezó con el matrimonio secreto entre Owen Tudor, un pro-inglés de Owain ap Maredudd ap Tudor, descendiente de Ednyfed Fychan, poderoso senescal del reino de Gwynedd en tiempos de Llywelyn el Grande; y Catalina de Valois viuda del rey Enrique V de Lancaster, rey de Inglaterra. Durante la Guerra de las Dos Rosas, Owen luchó de parte de la Casa de Lancaster contra los pretendientes de la Casa de York y murió ejecutado por los partidarios de esta última. Pero antes había casado a su primogénito con Margarita de Lancaster, que era descendiente de Eduardo III Plantagenet. Enrique VII de Inglaterra 1457 - 1509, fue el primer rey de la dinastía, nació de este matrimonio. Como heredero por vía materna de los derechos dinásticos de la Casa de Lancaster. La familia Tudor obtuvo el poder a raíz de las Guerras de las Rosas, que fue una guerra civil que enfrentó intermitentemente a los miembros y partidarios de la Casa de Lancaster contra los de la Casa de York entre 1455 y 1485. Ambas familias pretendían el trono de Inglaterra, por origen común en la Casa de Plantagenet, como descendientes del rey Eduardo III.

Los Tudor o Casa de Tudor, casa real europea de origen galés, se representaba por su emblema una rosa, la rosa Tudor, de diez pétalos, cinco blancos en el centro y cinco rojos en el borde exterior. De esta forma se simbolizaba la unión de la Casa de York con la Casa de Lancaster. Esta dinastía gobernó el Reino de Inglaterra y sus reinos, incluyendo el señorío y el Reino de Irlanda, desde 1485 hasta 1603. Su primer monarca, Enrique Tudor, descendiente por línea materna de una rama legítima de la Casa Real de Lancaster, tenía como objetivo concentrar y reforzar, nuevamente, el poder de las instituciones centrales de la monarquía, debilitadas por los enfrentamientos entre los nobles. Bajo su administración, los dominios reales se ampliaron y los ingresos de la corona se triplicaron. En total, cinco monarcas Tudor gobernaron sus dominios por poco más de un siglo.

Monarcas

Primer monarca Enrique VII

Enrique Tudor, nació en el Castillo de Pembroke, en el oeste de Gales el 28 de enero de 1457, su padre fue Edmundo Tudor, primer conde de Richmond y su madre Lady Margaret Beaufort. Fue criado en el sur de Gales y en el exilio en Gran Bretaña, mientras que su madre, Lady Margaret se quedó en Inglaterra y se volvió a casar. Mientras que en silencio avanzaba la causa de su hijo en un reino ahora gobernado por la Casa rival de York, este fue capaz de establecerse como un candidato no sólo de los partidarios de Lancaster tradicional, sino de partidarios descontentos de la casa rival de York, que encabezó a sus partidarios hasta derrotar y dar muerte a Ricardo III, último monarca de la Casa de York, en la Batalla de Bosworth en el año 1485.

Después de este éxito reforzó su reclamo en disputa al trono, proclamándose rey Enrique VII, su victoria se vio fortificada al casarse con la sobrina de Ricardo III, Isabel de York, el matrimonio tuvo lugar el 18 de enero de 1486 en la Abadía de Westminster, así enlazaba también con la Casa de York y pondría fin a las Guerras de las Rosas, en Inglaterra, uniendo simbólicamente las facciones en guerra bajo una nueva dinastía. Enrique VII y la reina Isabel tuvieron varios hijos, de los cuales cuatro sobrevivieron la infancia: Arturo, príncipe de Gales, Enrique, duque de York, Margarita, que se casó con James IV de Escocia, y María, que se casó con Luis XII de Francia.

Uno de los objetivos de la política exterior de Enrique VII era la dinástica de seguridad, que es representada a través de la alianza forjada con el matrimonio de su hija Margarita con James IV de Escocia y por el matrimonio de su hijo mayor Arturo, príncipe de Gales con Catalina de Aragón, consolidando una alianza con los monarcas españoles,Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla, los dos pasaron su luna de miel en el castillo de Ludlow, la sede tradicional del príncipe de Gales. Sin embargo, cuatro meses después del matrimonio, Arturo murió, dejando a su hermano menor Enrique como heredero. Enrique VII adquirió una dispensa papal que permitía que el príncipe Enrique se casara con la viuda de Arturo, sin embargo, Enrique VII retrasó el matrimonio, por lo que no ocurrió durante su vida. Este monarca limitó su participación en la política europea, sólo fue a la guerra dos veces, una en 1489, durante la crisis de Bretón y la invasión de Bretaña, y la otra en 1496 - 1497, en venganza por el apoyo escocés de Pekín Warbeck, por la invasión del norte de Inglaterra. Enrique VII hizo la paz con Francia en 1492 y la guerra contra Escocia fue abandonada a causa de la rebelión de Occidente de 1497, llegó a la paz con James IV en 1502, allanando el camino para el matrimonio de su hija Margarita.

Una de las principales preocupaciones de Enrique VII durante su reinado fue la re-acumulación de los fondos en el tesoro real. Inglaterra nunca había sido uno de los países europeos más ricos, y después de la Guerra de las Rosas esto era aún más cierto. A través de su estrategia monetaria estricta, él era capaz de salir de una cantidad considerable de dinero en la tesorería de su hijo y sucesor, Enrique VIII. Aunque se discute si Enrique VII era un gran rey, a lo que se responde que si fue un éxito porque se restauraron las finanzas de la nación, se fortaleció el sistema judicial y se negó con éxito todos los demás demandantes al trono, garantizando solamente como sucesor a su hijo Enrique VIII.

Muere en el palacio de Richmond el 21 de abril de 1509 enfermo de tuberculosis. Fue enterrado en la Abadía de Westminster, tras un fugaz reinado que consistió en intentar mantener la estabilidad del reino. Enrique VII murió dejando la corona a su segundo hijo varón, ya que su primogénito, Arturo, había fallecido poco tiempo antes. Así ascendía al poder Enrique VIII, sin previas pretensiones al trono y con tan sólo 18 años de edad se convertiría en la columna vertebral de la dinastía Tudor.

Segundo monarca Enrique VIII

Enrique VIII de Inglaterra era el único varón heredero de Enrique VII que sobrevivió hasta llegar a la mayoría de edad. Cuestiones en torno a la sucesión real, incluyendo el matrimonio, el divorcio y los derechos sucesorios de la mujer se convirtieron en los principales temas políticos en la época de los Tudor. El nuevo rey Enrique VIII se casó con Catalina de Aragón el 11 de junio de 1509, siendo coronados en la Abadía de Westminster el 24 de junio del mismo año. Catalina era la esposa del hermano mayor de Enrique, siendo el camino de su matrimonio una roca desde el principio. La dispensa papal que se concederá a Enrique para poder casarse con Catalina, y las negociaciones tomaron un tiempo, a pesar de que el padre de Enrique murió antes de que él se casara con Catalina, el estaba decidido a casarse con ella de todos modos, asegurándose de que todos supieran que tenía la intención de ser su propio amo.

Cuando Enrique llegó al trono por primera vez, tuvo muy poco interés en la realidad dominante, prefiriendo disfrutar de lujos y de participar en los deportes. Dejó que otros controlaran el reino en los dos primeros años de su reinado, luego cuando se interesó más en la estrategia militar fue que tomó más interés en gobernar su propio trono. En sus primeros años, Enrique fue descrito como un hombre de amistad dulce y suave en el debate, que actuó más como un compañero que de un rey. Era generoso en sus dones y cariño y se decía que era fácil llevarse bien, sin embargo, la imagen de Enrique que muchas personas asocian cuando oyen su nombre es el Enrique de sus últimos años, cuando se convirtió en grotescamente gordo, llegó a ser muy irritable, y era conocido por su gran crueldad. Por desgracia, Catalina no pudo tener el hijo varón que Enrique necesitaba para continuar su dinastía, ya que su primer hijo, fue un niño que nació muerto, su segundo hijo, un hijo llamado Enrique, duque de Cornwall, que murió 52 días después del nacimiento. Un último grupo de niños nacidos muertos fueron concebidos, hasta que tuvo a María, hija que nació en 1516, quien más tarde sería Reina de Inglaterra.

Cuando se hizo evidente a Enrique que la dinastía Tudor estaba en riesgo, consultó a su jefe de ministro, el cardenal Thomas Wolsey sobre la posibilidad de divorciarse de Catalina, ya que no había esperanzas de tener un heredero, también era obvio que se estaba cansando de su esposa, su edad influía ya que era mucho mayor que él. Wolsey viajó a Roma, donde esperaba obtener el consentimiento del Papa para el divorcio. Sin embargo, la iglesia se negó a concederle su petición, estando ejercida sobre ellos una fuerte presión por parte de Carlos V sobrino de Catalina, emperador del Sacro Imperio, que intervenía a favor de su tía. Catalina al no aceptar el divorcio siguió una prolongada batalla legal.

Wolsey cayó en desgracia a causa de su fracaso en obtener un divorcio, y Enrique nombró Thomas Cromwell en su lugar. A pesar de su incapacidad para producir los resultados que Enrique quería, no había duda de que Wolsey se manifestaba a favor del divorcio, sin embargo, nunca pensó que éste después se casaría con Ana Bolena. No está claro hasta qué punto Wolsey era realmente responsable de la Reforma, pero es muy claro que Ana Bolena precipitó el cisma de la iglesia. Enrique con la preocupación acerca de tener un heredero para asegurar la continuación de la familia y aumentar su seguridad en vida se vio obligado a pedir el divorcio, tarde o temprano, Sólo la muerte repentina de Wolsey en su viaje a la Torre de Londres le salvó de la humillación pública y la ejecución inevitable que habría sufrido a su llegada a la Torre.

En 1531 Enrique VIII se casaría con Ana Bolena. Su divorcio con Catalina sería automático al casarse el rey con su nueva esposa. El arzobispo de Canterbury, Thomas Cranmer, bendijo aquella unión, pero tardó dos años en disolver por la nueva iglesia, la anglicana, el primer matrimonio y convalidar el segundo del rey. Roma, ante aquella falta de lealtad a la iglesia romana, le desvinculó excomulgándole. Tras ser excomulgado por el Papa debido a la negativa de darle el divorcio. Enrique una religión propia, por lo que se creo la Iglesia de Inglaterra, la Anglicana. Donde éste se reconoció así mismo, en 1534, como el Jefe Supremo de la Fe Anglicana, la nueva religión de Inglaterra, Enrique aceptó que Catalina siguiera siendo la reina de Inglaterra, aún estando divorciados. Catalina por su parte se retiró de la corte, pasando los últimos tres años de su vida en el exilio.

Enrique ya casado con Ana Bolena, hija de un menor diplomático Sir Thomas Boleyn, y dama de la Reina Catalina, quien había quedado embarazada a finales de 1532, dio a luz el 7 de septiembre de 1533 a Isabel, a quien nombró así en honor de la madre de Enrique. Ana tuvo más embarazos que terminaron en abortos involuntarios o muertes del feto. Al Enrique ver que no le daba un heredero a la corona decidió entonces deshacerse de esta esposa también, interviniendo Thomas Cromwell de nuevo, alegando que Ana había tomado amantes durante su matrimonio con Enrique, y fue juzgada por alta traición, brujería e incesto; estos cargos nunca fueron comprobados, pero fue declarada culpable y ejecutada en 1536. Enrique se casó de nuevo, por tercera vez, con Jane Seymour, la hija de un caballero de Wiltshire y dama de la anterior reina decapitada Ana Bolena. Jane quedó embarazada y en 1537 nació un hijo, Eduardo VI, un niño de delicada salud que se convertiría en el rey tras la muerte de Enrique en 1547. Jane murió de fiebre puerperal pocos días después del parto, dejando a Enrique devastado.

Enrique se casó por cuarta vez con la hija de un duque protestante alemán, Ana de Cleves, formando así una alianza con los estados alemanes protestantes. Enrique se mostró remolón a casarse de nuevo, sobre todo con un protestante, pero fue persuadido por un retrato halagador de ella que el pintor de la corte Hans Holbein le mostró. Llegó a Inglaterra en diciembre de 1539, y Enrique montó a Rochester para encontrarse con ella el 1 de enero de 1540. Independientemente de las circunstancias, el matrimonio fracasó, acordando una anulación pacífica, asumiendo el título de mi señora, la hermana del Rey, y recibiendo una sentencia de divorcio masivo, que incluye el palacio de Richmond, el Castillo de Hever, y muchos otros estados de todo el país. A pesar de que el matrimonio tenía sentido en términos de política exterior, Enrique estaba todavía furioso y ofendido por el partido decidió culpar Cromwell por el matrimonio fracasado, y le ordenó decapitarlo el 28 de julio de 1540 Enrique mantuvo su palabra y se hizo cargo de Ana en sus años de vida. Sin embargo, después de su muerte Ana sufría de dificultad financiera extrema porque Eduardo VI y sus concejales se negaron a darle los fondos y confiscaron las casas que le habían dado. Ella declaró a su hermano de sus deseos de regresar a casa, pero sólo envió algunos agentes que trataron de ayudar, negándose a permitir su regreso a casa. Ana murió el 16 de julio de 1557 en Chelsea Manor.

El quinto matrimonio fue con la católica Catalina Howard, un primo de Thomas Howard, tercer duque de Norfolk, la promovió con la esperanza de que iba a convencer a Enrique para restaurar la religión católica en Inglaterra. Enrique la llamó su "rosa sin espinas", pero el matrimonio terminó en fracaso. La fantasía de Enrique con Catalina comenzó antes del fin de su matrimonio con Ana cuando todavía era miembro de la corte de Ana. Catalina era joven y vivaz, pero la edad de Enrique le hizo ser menos indicado para usar a Catalina en el dormitorio por lo que matrimonio nunca se consumó, sino que prefería que fuera la admirada por todos, de lo que Catalina pronto se cansó. Catalina, nunca había querido casarse con Enrique, pero fue obligada a contraer matrimonio con un hombre poco atractivo, obeso y con 30 años mayor que ella, Inició un romance con uno de los cortesanos favoritos del rey, Thomas Culpeper, mientras que su relación con Enrique avanzaba. Enrique se casó con Catalina que había sido su amante durante dos meses el 28 de julio del mismo año en el palacio de Oatlands, en Surrey. Enrique tenía casi 50 años mientras que Catalina estaba aún en la adolescencia.

Al descubrírsele su adulterio Enrique la hizo comparecer ante la corte, durante su interrogatorio, Catalina primero negó todo pero al final declaró sobre su infidelidad y sus relaciones pre-matrimoniales con otros hombres. Enrique, en primer lugar furioso, amenazó con la tortura hasta la muerte, pero más tarde superó el dolor y la autocompasión. Fue acusada de traición y fue llevada a la Torre de Londres el 10 de febrero de 1542.Fue ejecutada el 13 de febrero de 1542. Llegó al cadalso con dignidad, aunque se la veía pálida y aterrorizada. Antes de morir, pidió perdón a su familia y rezó por la salvación de su alma. Su muerte fue rápida. Catalina fue enterrada en la capilla de San Pedro-ad-Vincula, junto a su prima Ana Bolena. Su ejecución también marcó el fin del poder de la familia de Howard en la corte.

Por el momento Enrique llevó a cabo otro matrimonio protestante con otra esposa Catherine Parr, celebrándose esta unión el 12 de julio de 1543 en el palacio de Hampton Court. Fue la primera Reina de Inglaterra en ser también Reina de Irlanda después de la adopción por Enrique del título de Rey de Irlanda. Su construcción de la paz también ayudó a reconciliar a Enrique con sus hijas María e Isabel hijas de su primer y segundo matrimonio. Fomentó una buena relación entre ella y el príncipe heredero. Mientras tanto, Eduardo fue criado como protestante, estricto y piadoso de los numerosos, tutores incluido el obispo Richard Co, Belmain John y Sir John Cheke. La señora a cargo de su educación fue Blanche Herbert Señora Troy.

Después de que Enrique VIII llevó a las tropas durante el asedio de Boulogne en 1544, tras un intento de tomar el territorio francés a Inglaterra, murió el 28 de enero de [[1547]. En su voluntad había reintegrado a sus hijas, de su matrimonio con Catalina de Aragón y Ana Bolena a la línea de sucesión, debido a que sus matrimonios habían sido anulados y convenio también que en el caso de que sus tres hijos murieran sin heredero, se estipulaba que el descendiente de su hermana menor María tendrían prioridad sobre los descendientes de su hermana mayor, Margarita, Reina de Escocia.

Tercer monarca: Eduardo VI

Eduardo nació en Hampton Court, el 12 de octubre de 1537, siendo el único hijo varón superviviente del rey Enrique VIII de Inglaterra, su hijo de nueve años de edad con Jane Seymour tercera esposa, sucedió como Eduardo VI de Inglaterra. Lamentablemente, el reino del joven rey era por lo general en estado de agitación entre los nobles que estaban tratando de fortalecer su propia posición en el reino mediante el uso de la Regencia en su favor y Aunque Enrique VIII había especificado un grupo de hombres para actuar como regentes durante la minoría de edad de Eduardo, éste el 13 de marzo de 1547, creó un nuevo consejo formado por 26 miembros, donde incluía a todos sus tutores menos Edward Seymour, Duque de Somerset, el cual se convirtió en “Lord Protector”. Una de las primeras acciones del duque fue la de romper una alianza existente entre Inglaterra y Escocia.

Somerset tenía como objetivo de unir a Inglaterra y Escocia mediante el casamiento de Eduardo con la joven María reina escocesa, para someter por la fuerza la Reforma Inglesa a la Iglesia de Escocia. A finales de 1547, Somerset dirigió un ejército grande y bien equipado en Escocia, donde él y el regente escocés James Hamilton, segundo conde de Arran, comandaron de sus ejércitos en la batalla de Pinkie Cleugh. Finalmente el ejército de Somerset derrotó a los escoceses, pero la joven reina María fue llevada de contrabando a Francia, donde fue desposada con el Delfín, el futuro Francisco II de Francia. A pesar de la decepción de Somerset que el matrimonio no se llevaría a cabo, su victoria en Pinkie Cleugh hizo que su posición pareciera invencible. En 1548 el matrimonio de María hija del rey Jaime V con el delfín Francisco fortaleció la alianza entre Escocia y Francia.

Mientras tanto, Eduardo VI, a pesar del hecho de que él era sólo un niño de nueve años, tenía su mente puesta en la reforma religiosa. En 1549, Eduardo ordenó la publicación del Libro de Oración Común, que contiene las formas de culto para todos los días y los servicios de la iglesia el domingo. El nuevo libro polémico no fue bien recibido por cualquiera de los reformistas o conservadores católicos, siendo condenado especialmente en Devon y Cornualles, donde la lealtad tradicional católica era más fuerte. En Cornualles en el momento, muchas de las personas sólo podían hablar el idioma de Cornualles, por lo que las biblias en inglés y servicios de la iglesia no fueron entendidas por muchos. Esto provocó la rebelión del Libro de Oración, en el que grupos de Cornualleses inconformes rodearon al alcalde. Preocupado Somerset por la rebelión, quien ahora era Lord Protector, envió un ejército para imponer una solución militar a la rebelión. Uno de cada diez de la población de Cornualles fue sacrificado.

La rebelión no convencía a Eduardo que debía andar con cuidado, y sólo provocó el endurecimiento de su actitud hacia los católicos no-conformistas. Esto se extendía a la hermana de Eduardo mayor, la hija de Catalina de Aragón, María Tudor, que era una piadosa y devota católica. A pesar de ser convocados ante el Consejo Privado varias veces para que renunciaran a su fe y dejaran de escuchar la misa católica, estos se negaron. A pesar de todo mantenía una buena relación con su hermana Isabel, que era protestante también aunque de manera más moderada. Lord Protector Somerset también fue perdiendo afiliados y después del forzado traslado de Eduardo VI, al Castillo de Windsor, con la intención de mantenerle como rehén, Somerset fue depuesto del poder por los miembros del consejo, encabezado por su principal rival, John Dudley, primer conde de Warwick, que había creado al propio duque de Northumberland en breve después de su ascenso. En 1551 el duque de Somerset fue juzgado por traición; fue condenado a muerte y ejecutado en enero de 1552. Northumberland efectivamente se convirtió en Lord Protector, pero no hizo uso de este título, aprendiendo de los errores de su antecesor. Northumberland fue furiosamente ambicioso, y su objetivo era asegurar la uniformidad de los protestantes, mientras se hacía rico con la tierra y el dinero en el proceso. Ordenó a las iglesias a ser despojado de todo simbolismo católico tradicional, dando lugar a la simplicidad de ornato. Una revisión del Libro de Oración Común fue publicada en 1552.

Cuando Eduardo VI enfermó en 1553, sus consejeros temían una vuelta al catolicismo, por lo que escribió un nuevo repudiar a la voluntad 1544 de Enrique VIII. Murió en el Palacio de Greenwich, el 6 de julio de 1553, enfermo de tuberculosis con a penas 15 años de edad, siendo sepultado en la Abadía de Westminster.

Cuarto Monarca María I de Inglaterra

María Tudor, hija primogénita de Enrique VIII y su primera esposa Catalina de Aragón.Cuando Eduardo VI murió el 6 de juliode 1553 de su batalla con la tuberculosis, Lady Jane fue proclamada reina. Sin embargo, el apoyo popular para la buena dinastía Tudor se mantuvo , anulando uno de los miembros católicos los planes de Northumberland, y Jane, que nunca había querido aceptar la corona, este reinado fue depuesto después de tan sólo nueve días. Los partidarios de María se unieron a ella en una procesión triunfal a Londres, acompañado por su hermana menor, Isabel.

María muy pronto anunció que tenía intención de casarse con el príncipe español Felipe, hijo del sobrino de la madre de Carlos V, emperador del Sacro Imperio. La perspectiva de una alianza matrimonial con España resultó impopular con el pueblo Inglés, que estaban preocupados de que España utilice a Inglaterra como un satélite, con la participación de Inglaterra en la guerra sin el apoyo popular de la gente. El descontento popular crecía, un cortesano protestante, Thomas Wyatt dirigió una rebelión en contra de María, con el objetivo de derrocarla y reemplazarla, en complot con su media hermana Isabel. El complot fue descubierto, y los partidarios de Wyatt fueron perseguidos y asesinados. Wyatt fue torturado, con la esperanza de que fuera a dar evidencia de que Isabel estaba involucrada, con lo que María podría haberla ejecutado por traición. Wyatt nunca implicó a Isabel, éste fue decapitado, e Isabel pasó su tiempo entre diferentes centros penitenciarios, incluyendo la Torre de Londres.

María se casó con Felipe en la catedral de Winchester, el 25 de julio de 1554. Felipe se encuentra con su atractivo, aunque sólo pasó una cantidad mínima de tiempo con ella, a pesar de creer que María estaba embarazada en varias ocasiones durante su reinado de cinco años. Devastada ya que rara vez vio a su esposo ansioso de que ella no estaba teniendo un heredero católico de Inglaterra, María se convirtió en una amargada. En su determinación de restablecer Inglaterra a la fe católica y para asegurar su trono frente a las amenazas protestantes ésta se trazó como objetivo principal restaurar la fe católica en Inglaterra. Sin embargo, las persecuciones marianas impopulares entre la mayoría de los protestantes de Inglaterra, continuaron con el apoyo de la minoría católica. Debido a sus acciones contra los protestantes, María es hoy en día conocida como " La Sangrienta María". Ya que habían muchos protestantes quemados en la hoguera entre 1555 y 1558.

El sueño de María de una dinastía católica Tudor resucitada había terminado, y su popularidad se redujo aún más cuando perdió el área de inglés. El reinado de María, sin embargo, introdujo un sistema de acuñar nuevos que serían utilizados hasta el siglo 18, y su matrimonio con Felipe II creó nuevas rutas comerciales para Inglaterra. Su gobierno tomó una serie de medidas para revertir la inflación, el déficit presupuestario, la pobreza y la crisis del comercio de su reino. Exploró el potencial comercial de los mercados rusos, africanos, y el Báltico, revisó el sistema de aduanas que trabajaban para hacer frente a devaluaciones de moneda de sus predecesores, unió varias pistas de los ingresos y fortaleció la autoridad de gobierno de las ciudades medianas y grandes. María También dio la bienvenida al primer embajador ruso en Inglaterra, y a la creación de las relaciones entre Inglaterra y Rusia por primera vez. Si hubiera vivido un poco más, entonces la religión católica que quiso restaurar en el campo pudo haber tenido raíces más profundas, sin embargo, María murió el 17 de noviembre de 1558 a la edad relativamente joven de 42 años.Sucediéndola Isabel Tudor, quien con solo 25 años de edad, se convirtió en reina Isabel I de Inglaterra.

Quinto Monarca Isabel I Tudor Bolena

Isabel I tenía un largo camino, turbulento en el trono, ya que durante su infancia existieron una serie de problemas, uno de los principales fue la ejecución de su madre, Ana Bolena. Cuando Ana fue decapitada, Enrique VIII declaró Isabel como hija ilegítima, por lo tanto, no iba a tener derecho de heredar al trono. Después de la muerte de su padre, fue criada por su viuda, Catalina Parr y su esposo Thomas Seymour, 1r barón Seymour de Sudeley. Un escándalo surgió con ella y el Señor Almirante por lo que fue sometida a juicio. Durante los exámenes, ella respondió con sinceridad y valentía, y todos los cargos fueron retirados. Ella era una excelente estudiante, bien educada en latín, francés, italiano y algo de griego. Fue, supuestamente, un músico muy cualificado, cantando y tocando el laúd. Después de la rebelión de Thomas Wyatt el joven, Isabel fue encarcelada en la Torre de Londres. No pudiendo encontrar pruebas de que Isabel estaba involucrada, fue puesta en libertad y se retiró al campo hasta que ocurrió la muerte de su hermana, María I de Inglaterra.

Isabel I, que se alojaba en casa de Hatfield. En el momento de su adhesión, se dirigió a Londres donde fue recibida por los aplausos tanto de la clase dominante como de la gente común. Cuando Isabel subió al trono, en su coronación el 15 de enero 1559, había muchos que estaban preocupados por lo que Isabel iba a hacer con los miembros, ya que eran miembros del consejo que María había escogido, por lo que muchos de ellos estaban muy ansiosos y asustados, ya que, muchos habían participado en el encarcelamiento de Isabel en la Torre, además de que trataron de forzarla a casarse con un príncipe extranjero y la enviaron a salir del reino, que incluso fue tan lejos como para empujarla a su muerte. Isabel en respuesta a su miedo, eligió como su principal ministro Sir William Cecil, que cuando el reinado de María, se había salvado, y con frecuencia visitaba a Isabel, con el pretexto de revisar sus cuentas y gastos. Él era el primo y amigo de Blanche Parry, la persona más cercana a Isabel desde hace 56 años. Esta también nombró a su favorito, el hijo del duque de Northumberland Lord Robert Dudley, su jefe de la caballería, dando personal constante al acceso a la reina.

Isabel era una moderada protestante, era la hija de Ana Bolena, quien jugó un papel clave en la Reforma de Inglés en la década de 1520. Ella había sido criada por Blanche Herbert Dama de Troya. En su coronación en enero de 1559, muchos de los obispos católicos, designados por María, habían sido expulsados de los clérigos protestantes, cuando se convirtió en reina en 1553, se negó a realizar el servicio en Inglés. Finalmente, el obispo relativamente menor de Carlisle, Owen Oglethorpe, realizó la ceremonia, pero cuando intentó realizar Oglethorpe tradicionales regiones católicas de la Coronación, Isabel se levantó y se fue. Después de la coronación, dos leyes importantes se aprobaron en el Parlamento: la ley de la uniformidad y el Acta de Supremacía, el establecimiento de la Iglesia Protestante de Inglaterra y la creación de Isabel como Supremo Gobernador de la Iglesia de Inglaterra lo cual fue visto como inapropiado para un gobernante mujer. Esto fue reconocido colectivamente como el establecimiento isabelino religioso, hecho que obligaba a asistir a servicios religiosos todos los domingos, e impuso un juramento de los clérigos y hombres de Estado para reconocer a la Iglesia de Inglaterra, dejando en claro que si se negaban a prestar juramento por primera vez, tendrían una segunda oportunidad, después de la cual, si el jurado no fue juramentado, el delincuente se vería privado de sus oficinas y fincas.

A pesar de que Isabel tenía sólo veinticinco años cuando llegó al trono, estaba absolutamente segura de que Dios le había dado lugar como reina y sus responsabilidades como la "sierva del Señor". Nunca dejó que nadie desafiara su autoridad como reina, a pesar de que mucha gente creía que era débil y debía de ser casada. La popularidad de Isabel era muy alta, por su Consejo Privado, su Parlamento y sus súbditos de pensamiento. En su reinado, Isabel promovió el desarrollo naval y “llegó a ser la dueña de la flota más poderosa que Europa haya visto nunca”. Además, el costo total de la armada y su mantenimiento era mucho más bajo que el de un ejército permanente. El 24 de marzo de 1603 Isabel cayó enferma, padeciendo de debilidad e insomnio. Murió en el palacio de Richmond ese mismo dia, a los 69 años de edad, siendo enterrada en la Abadía de Westminster, al lado de su hermana María I. Isabel murió sin descendencia y la dinastía Tudor fue reemplazada por la dinastía Estuardo.

Enlaces relacionados

Enlaces externos

Fuentes