Saltar a: navegación, buscar

Unión Radio Televisión

(Redirigido desde «Unión Radio Canal 4»)
Unión Radio Televisión
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
Union Radio TV camara y presidente Prio 24 de oct 1950-600x542.jpg
Primera señal de televisión emitida en Cuba
Siglas o Acrónimo:Canal 4
Fundación:24 de octubre de 1950
País:Bandera de Cuba Cuba
Sede:La Habana
Dirección:Mazón 52, esquina a San Miguel

Unión Radio Televisión. Fue el primer canal de televisión cubano que salió al aire propiedad de Gaspar Pumarejo, conocido también como Canal 4, inicialmente lo hiso desde la propia casa del fundador, ubicada en Mazón y San Miguel, sitio donde se ubica actualmente el Canal Habana.

Antecedentes

El surgimiento de la televisión en Cuba se debe a empeños mediáticos de empresarios cubanos enfrascados en la lucha por lograr la supremacía en llevar la imagen a los hogares criollos, cuyos principales contendientes fueron, Amado Trinidad Velazco, Gaspar Pumarejo y Amadeo Barletta.

El 6 de octubre de 1947 era fundada la emisora Unión Radio, CMCF (antigua Radiodifusión O’Shea), on alcance más allá de La Habana, pronto deviene planta matriz de una cadena que agrupó inicialmente a otras veinte emisoras distribuidas, en las capitales provinciales y en otras ciudades importantes de las seis provincias entonces existentes en Cuba.

Pumarejo que había laborado como agente de la firma estadounidense RCA Víctor en La Habana, establece las coordinaciones y esta entidad le facilita el equipamiento técnico, - de uso - para iniciar las transmisiones.

Llegadadel equipamiento a Cuba

La señal televisiva

Error al crear miniatura: Falta archivo
Estudio de Unión Radio Televisión

Mientras que Goar Mestre construía los estudios de Radiocentro, Pumarejo improvisaba unos en la propia casa ubicada en Mazón 52, esquina a San Miguel y el 24 de octubre de 1950, pasado el mediodía, el presidente Carlos Prío Socarrás inauguraba desde el Palacio Presidencial las transmisiones televisivas a través de la Cámara 1 de Unión Radio-Televisión.

Antes lo primero en salir en la pantalla del Canal 4 fue una cajetilla de cigarros Competidora Gaditana con un jingle de Ñico Saquito. Por la noche se transmitió una gran fiesta en los jardines de la casa de Pumarejo, a la cual asistieron estrellas latinoamericanas como el mexicano, Pedro Almendáriz y las cubanas Carmen Montejo y Raquel Revuelta.

A pesar de que Goar Mestre era considerado el hombre indicado para traer la televisión a Cuba, Gaspar Pumarejo le robó la iniciativa y se lanzó al aire, la intención, más allá de tener una programación estable, fue ser el primero. Los años siguientes serían el reflejo de una estrategia bien pensada por parte del consorcio CMQ para ganar toda la presencia que requerían en el ámbito comercial televisivo.

Este sistema, denominado afiliación, había sido ampliamente probado en Estados Unidos, pero resultaba novedoso en Cuba, que tenía un sistema radial sustentado en la propiedad absoluta de las plantas radiales pertenecientes a las dos grandes cadenas nacionales (RHC y CMQ).

Primeras transmisiones

En la etapa inicial el canal trasmitía desde dos sets improvisados en la vivienda de los suegros de Pumarejo, ubicada en Mazón y San Miguel; uno de ellos era el jardín y tomó el nombre de Estudio al aire libre. La televisora comenzó a operar con tres cámaras que rotaban continuamente por todas las producciones, ya fueran en estudios o en exteriores.

Entre las primeras transmisiones estuvieron los partidos de béisbol desde el Estadio del Cerro y algunos espectáculos realizados en teatros arrendados, que se conjugaron con un número reducido de programas musicales, humorísticos y cuñas comerciales producidos en interiores.

Programación

Anuncios

En los inicios la programación tuvo inicialmente un marcado carácter informativo y por ello agrupó entre los fundadores a quienes posteriormente serían destacadas personalidades de la radio y del periodismo cubano como Juan Emilio Friguls Ferrer Evelio Tellería y Juan González Ramos, algunos de los cuales le acompañarían posteriormente en sus disímiles empeños televisivos, entre los locutores estaban Roberto Canela, Adolfo Piñeiro y Díaz del Castillo.

Los noticieros adoptaron la denominación genérica de Periódico la palabra y se transmitían entre 1:00 a 1.30 pm. y 6:30 a 7:00 pm, - horarios estelares - sin rehuir el debate político encabezado por el comentarista José Pardo Llada, crítico mordaz de la situación política y de la corrupción existente durante el gobierno de Ramón Grau San Martín (1944-1948).

Otros de los géneros que irrumpen rápido en la pequeña pantallas es la expresión teatral, conocida como Bufo y Vernáculo diversificándose en el humorístico y el musical, así el desde el 22 de octubre de 1950, figuras destacadas de esta típica expresión teatral como Julito Diaz, Candita Quintana, Alicia Rico, el -Chino- Wong, Armando Bringuier, se sumaron a otros como Luis Carbonell, Esther Borja y Bola de Nieve, para homenajear al canal fundador por la inauguración.

El primer programa televisivo que portó esos elementos fue, Los cuatro grandes, transmitido desde el 6 de noviembre, inicialmente a las 8.30 pm.y luego a la 1:00 pm, allí Adolfo Otero debuta junto a "Tito" Hernández y Carlos Mas, dirigidos por Clara Ronay y con libretos de Carlos Robreño.

Fue este uno de los primeros programas dramatizados o hablados de ese canal y una versión televisiva del homónimo radial, por un tiempo, ambas versiones se transmitieron de forma simultánea en ambos soportes, permaneciendo en pantalla hasta julio de 1951 En esa primera etapa se destacan en este canal, diversos espacios televisivos donde participaron las figuras del Vernáculo. Entre los más connotados estuvieron:

Anuncios

La tienda de Venancio, transmitido desde el 6 de abril de 1951 en el horario de 9:00 de la noche. En mayo de ese año pasa a los miércoles entre 8:00 y 8:20 de la noche, contando con las actuaciones de Adolfo Otero y a Tito Hernández, el escritor era Alvaro Suárez.

Inestabilidad, programas y ventas

EL Canal 4, como empresa operadora de un canal de televisión, - estructura de producción, realización, programación y transmisión de programas - fue la más inestable de los canales comerciales cubanos de la primera década, motivado por el traspaso continuo a nuevos dueños y empresas.

Pumarejo fue un empresario audaz pero de poca constancia y con limitaciones económicas. Una de las estrategias implementadas para ganar dinero fue el espacio televisivo Hogar Club, del cual era propietario único.

Pumarejo, junto a Fidel en 1959 ahora en el Canal 12

Esta era una modalidad de banco de capitalización y ahorro en forma de agencia, donde los suscriptores abonaban una cuota mensual que les atribuía el derecho para la construcción de casas. El procedimiento consistía en un sorteo televisado, conducido por él, que alcanzó elevados niveles de audiencia.

A mediado de 1951, el aliento supremo que permitió a Gaspar Pumarejo y a la empresa, la fundación de la televisión en Cuba, ya expiraba a menos de un año provocó la venta a José Luis Pelleyá y Manolo Alonso, este último destacado productor cinematográfico cubano y realizador de los noticieros cinematográficos América, Nacional El País y Royal News.

Los productos comunicativos eran patrocinados por la firma cervecera nacional La Polar, por lo que al iniciarse el Teatro Vernáculo, este espacio se denomina, El teatro Polar y también fue protagonizado por Alberto Garrido y Federico Piñeiro, Candita Quintana y Alicia Rico. Se inició el 21 agosto de 1951, inicialmente con una frecuencia de tres veces por semana, - martes, jueves y sábados - entre 8:00 y 8:30 de la noche, reduciéndose en octubre de 1952 a los martes, luego fue una revista hasta la desaparición definitiva en febrero de 1953. En esta última etapa fue producido y dirigido por Antonio Vázquez Gallo.

Entre los primeros productores y directores del espacio televisivo estuvieron Juan José Martínez Casado y Alberto Vilar. En el elenco televisivo figuraban, además, Armando Bringuier, Rosendo Rosell, Manolin Álvarez, Lina Salome, Guillermo Álvarez Guedes y Alina Abel. La versatilidad de las propuestas de este programa se mostró cuando, en abril de 1952, debutó allí, la patinadora norteamericana Sonja Henje.

Sobre el espacio, el periodista Alberto Giro expresó; “'Dejan correr la alegría del dicho callejero, la impresión del pueblo, la sal y pimienta del solar mezclado con la bulla de la ciudad, el Teatro Cubano en TV. Algo único hasta ahora en Cuba, estelar programa humorístico del video".

Posteriormente el canal es vendido al magnate italiano Amadeo Barletta, propietario del Canal 2, Telemando, con los cual se generan nuevos proyectos. Entre estos últimos estuvo, Leoncia y Alacranete,. conocido también como Teleatracciones-Café Musical, televisado desde el 8 de octubre de 1953 a marzo de 1954, - jueves a las 8:00 de la noche.

Entre los actores se mantienen Armando Bringuier y Alicia Rico, en la llamada La pareja del brete, secundados por Candita Quintana y Adolfo Otero, con libreto de Francisco Pazos y de Rafael Creus, producido y dirigido por Luis Pons Vila.

En octubre de 1953, Barletta decide separar la sociedad Radio Televisión El Mundo, que hasta ese momento agrupaba a Unión Radio-Televisión y Unión Radio Cadena Nacional, junto con los Canales 2, - Telemundo y 4 - este último adquiere la denominación de Televisión Nacional.

Opiniones

La periodista cubana Paquita Armas Fonseca, especializada en temas culturales, entrevistó en 2010 a Mirta Muñiz una de las fundadoras de la televisión cubana.

"¿Cuál es el recuerdo más nítido que tienes del primer día de televisión en Cuba?".
"Ahora que me preguntas te respondo con dos palabras: tensión y cansancio.".
"¿Sentías que estabas asistiendo a un acto que marcaría historia?".
"Plenamente consciente, pues ese día fue el resultado de muchas jornadas de trabajo desde que serví de intérprete a Gaspar Pumarejo con dirigentes de la RCA Víctor y Humara y Lastra, sus representantes en Cuba, para la adquisición de los equipos hasta cuando el mismo primer día nos preguntamos quien nos iba a ver, porque aún no había muchos televisores en las casas y yo propuse coordinar con las tiendas para ponerlos en las vidrieras y mantenerlos encendidos. Fue muy hermoso ver como la gente disfrutaba por primera vez la televisión. Además, Pumarejo se encargó de hacérnoslo entender cuando nos reunió el día antes y entregó a todos y cada uno de los que trabajábamos una carta bien importante, asignando tareas a cada uno. Te copio un párrafo: “Agradezco anticipadamente desde lo más profundo de mi alma, la cooperación que me brinden mañana, día señaladísimo en los anales no sólo de la historia de Unión Radio y Unión Radio Televisión, sino en la historia de Cuba, ya que nos cabe la gloria de haber sido los primeros en incorporar nuestra patria al más moderno invento de nuestra época.” Tengo la carta en mi poder con la organización y la asignación de tareas. Nombres de actrices como Raquel Revuelta, periodistas como Juan Emilio Friguls, locutores como Roberto Canela, entre otros que aparecen en esas listas que son realmente los verdaderos fundadores de la televisión en Cuba.".

Fuente