Saltar a: navegación, buscar

Víctor González Hernández

Víctor González Hernández
Información sobre la plantilla
Victor González.jpg
Mártir revolucionario cubano
Nacimiento15 de abril de 1934
San José de las Lajas, Mayabeque, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento10 de abril de 1958
Cotorro, La Habana, Bandera de Cuba

Víctor González Hernández. Mártir revolucionario lajero. Fundó el Movimiento 26 de julio en Tapaste, localidad de San José de las Lajas provincia de Mayabeque, Cuba. Dirigió el Movimiento 26 de julio en el municipio San José de las Lajas. Fue participe de la huelga general el 9 de abril de 1958

Síntesis biográfica

Nació el 15 de abril de 1934 en una humilde casa de la calle Martí en el Pueblo de Tapaste . Sus padre Víctor González un pequeño comerciante y su madre, Paula Hernández ama de casa.

Quienes le conocieron desde niño, saben de su actitud rebelde ante las cosas mal hechas y las injusticias, actitud que seguiría manteniendo en el transcurso de los años hasta su caída bajo las balas de la tiranía de Batista.

Trayectoria revolucionaria

Inició sus primeros pasos en el movimiento revolucionario, bajo la bandera del Movimiento 26 de julio en enero de 1956. Es entonces cuando habla con varios jóvenes de la necesidad de formar un frente de acción; la idea es acogida con regocijo por todos y así se organizan las acciones de dicho frente, acciones que no fueron de gran importancia, pero sirvieron para dar a conocer que en Tapaste ya habían revolucionarios capaces de dar el grito de rebeldía contra la dictadura.

Llega el momento en que sus ideas necesitan un frente más amplio de lucha y busca contactos para conocer a compañero que estuvieran más ligados al movimiento revolucionario, por ello conoce a Faustino Pérez, principal dirigente de acción y sabotaje en La Habana y a otros compañeros que más tarde caerían combatiendo, como Sergio González López (El Curita), Marcelo Salado, etc.

En la huelga general de agosto de 1957 con motivo de la muerte del inolvidable Frank País; se le ve trabajar en Tapaste con verdadero ahínco, enviando cartas a distintos comerciantes del pueblo exigiéndole cerrar los establecimientos, regando alcayatas, más la huelga fracasa, no existían las condiciones necesarias en aquellos momentos para su triunfo, pero no por estos fracasos mengua su espíritu revolucionario, su actitud firme y sin claudicación.

A raíz de este fracaso se empeña en la tarea de organizar mejor la huelga general; no cesan las acciones, se quema caña, se asaltan polvorines, como el de Alamar, en el cual tomó parte directa.

Por este tiempo conoce a Guido Pérez, el cual pocos meses más tarde moriría asesinado el mismo día que él.

Comienzan los preparativos para otra huelga general y se dirige a Mato Gómez, miembro de la Organización Auténtica, para que les facilitara armas que poseía esa organización, su respuesta fue;”Que la armas serían concedidas con la condición de que si triunfaba la huelga, en la Ciudad de la Habana, la Alcaldía sería de la Organización Auténtica” Dicha proposición fue repostada por Víctor. “Me parece imposible pensar que en los momentos que está viviendo la Patria se esté pensando en beneficios personales, no quiero las arma, pueden quedarse con ellas”.

En octubre de 1957 comenzó a dirigir el Movimiento 26 de julio en el municipio San José de las Lajas, por haber caído preso el compañero Arnaldo González que lo dirigía en aquellos momentos.
Víctor González Hernández

En los primeros días de 1958 dirigiéndose junto con dos compañeros más hacia Madruga y llevando consigo bonos del 26 de julio y propaganda revolucionaria, sospecha que un jepp del ejército los sigue, entonces unos de los integrantes decide bajarse del auto con el material comprometedor para así evitar que fuesen cogidas las pruebas en caso de ser apresados.

Como en efecto fueron hechos prisioneros momentos más tarde y conducidos hasta el Cuartel Goicuría en Matanzas ante la presencia del Coronel Pilar García, el cual después de efectuar varias investigaciones decidió ponerlos en libertad, habiendo propinado anteriormente un fustazo por la espalda del compañero Vitico y recalcando, que si no se retiraban de la ciudad en menos de cinco minutos serían los dos ahorcados.

Recibe instrucciones para la Huelga del 9 de abril Vitico se da a la tarea de organizar los comité de huelga para el mejor funcionamiento de la misma. Efectuando algunos sabotajes, siendo aproximadamente la una de la tarde recibieron noticias de La Habana de que la huelga había fracasado.

Entonces Víctor, junto con Orlando Cuellar Peñalver, su compañero inseparable de luchas, consigue un vehículo de un compañero que operaba con el Movimiento 26 de julio y se dirigen hacia la capital con el propósito de hacer contactos con algunos compañeros y recibir nuevas orientaciones.

Al pasar por el Cotorro visitan al compañero Guido Pérez jefe de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de julio en dicha localidad, para que le informara sobre la situación. Cuando salen del reparto Paraíso a la carretera central son detenidos Orlando Cuellar Peñalver, Guido Pérez, Luís Payarés y Manolo Pérez.

Muerte

Primero en el cuartel del Cotorro y posteriormente en el dDique son torturados y asesinados los cinco. Las órdenes las han impartido el Coronel Sánchez Gómez, el Capitán Bermúdez y el Sargento Maldonado. Los cadáveres son regados por distintos lugares. Con el objetivo de sembrar el terror en el pueblo.

Los de Víctor y Guido Pérez son dejados esposados en la Vía Monumental y el cruce del Ferrocarril de Hersey.Posteriormente dieron la orden de limar las esposas para que no apareciera tan monstruoso el crimen.

Es así como cae el 10 de abril de 1958 ostentando el grado de Capitán de las Milicias Revolucionarias junto a los otros cuatros compañeros integrantes de las filas más activas del Movimiento 26 de julio.

Víctor González Hernández jamás dejó solos a sus compañeros en los momentos difíciles de las acciones clandestinas sino que siempre fue al frente, instándolos a la lucha y dejando con su ejemplo de valor y coraje la prueba irrefutable del amor que sentía por su Patria.

En el lugar donde se encontró su cadáver, junto al de Guido Pérez se perpetúa su recuerdo con un modesto y sencillo monumento. Como modesta y sencilla fue su actuación a través de su joven vida.

Fuentes

  • Daniel Martínez Quintanal, historiador del municipio.
  • Maritza Sutil, investigadora Biblioteca Municipal
  • Partido Comunista de Cuba, municipal San José de las Lajas