Saltar a: navegación, buscar

Centro Penitenciario de Manzanillo

Centro Penitenciario Manzanillo
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Cuba Bandera de Cuba
Fundación:3 de julio de 1949
Tipo de unidad:Centro Penitenciario
País:Cuba Bandera de Cuba
Dirección:Las Novillas, Granma

Centro Penitenciario Manzanillo. Perteneciente al municipio de Manzanillo, ubicado en la localidad Las Novillas.

Sistema Penitenciario en Granma

A finales del siglo XIX y principios del XX se construyen en la Villa de Bayamo y Manzanillo las cárceles de la Región Oriental, las que constituían parte de la pirámide del presidio de la zona, siendo catalogadas como “Cárceles de Partido o de Distrito” , ello explicaba la relación del edificio/prisión, con el orden jurídico colonialista. Por aquellos días fue utilizado por Leonard Wood el término de “Sistema Penitenciario”, en un informe fechado en 1900, para designar la red de instituciones destinadas a encerrar a los delincuentes y contener los delitos, formada por cárceles y presidios.

En la época fue dictada la regulación carcelaria en la Orden No. 256 del 28 de junio de 1900 o Reglamento del Presidio, el que reproducía intragalera la regla del silencio, el trabajo obligatorio y el estudio,

“... el presidio no es solamente un lugar para el castigo de los que infrinjan la Ley, sino también una institución en donde se hará lo posible por la corrección de los penados...”

Durante la colonia

La historia recoge sobre el surgimiento de las Cárceles y Prisiones, que el 6 de diciembre de 1846 en Manzanillo fue inaugurada la Cárcel Municipal, ubicada en la Plaza de Armas, hoy Parque Céspedes de Manzanillo, los reclusos permanecieron en ese lugar hasta octubre de 1949 en que son trasladados para la nueva Cárcel, donde las condiciones de vida eran malas, por problemas con la alimentación, condiciones higiénicas pésimas, inadecuada compartimentación y rehabilitación.

En esta época, solo existieron las cárceles de Bayamo y la de Manzanillo las que estaban subordinadas a la alcaldía municipal. En año 1861 comienza la construcción de la real Cárcel de Bayamo, la que fue terminada en 1863, ocupando la planta baja del edificio del Ayuntamiento.

El 11 de junio de 1866 un fuerte terremoto arruinó el edificio del Ayuntamiento donde igualmente se encontraba la Cárcel, siendo reconstruido en este propio año. El 12 de enero de 1869 al ocurrir el incendio a Bayamo fue dañada la reconstrucción realizada en el año 1866 y en 1870 se concretó un presupuesto para la reconstrucción de la misma, en la que se utilizó un crédito extraordinario de $ 2.085.00 escudos.

En septiembre de 1869 se encontraban internados un total de 23 reclusos, de estos, el 26% estaban sancionados por el delito de hurto y el 22 % por homicidio, se destinó un presupuesto que garantizaba el funcionamiento de la entidad, ascendente a $ 7.878.00 escudos, manteniéndose la mala alimentación, inadecuadas condiciones de higiene y compartimentación de los reclusos.

Seudorepública

El Jefe de la Cárcel recibía el nombre de Alcaide el que se subordinaba a la Alcaldía Municipal y el mismo devengaba un salario de $ 360.00 escudos, el del Llavero era de $ 180.00. A partir de la década del 60 y la posterior división político administrativa, se comienza a desarrollar y aplicar una política de trabajo dirigida a la desactivación de viejas prisiones que no reunían las condiciones mínimas de habitabilidad y compartimentación, así como la posibilidad de brindar un correcto tratamiento a los reclusos.

Durante este período existían las cárceles de Bayamo y Manzanillo, heredadas de la etapa colonial, además funcionaban los Vivac de Bayamo, Manzanillo y Jiguaní los que estaban atendidos por una policía especial, creada al efecto, en esta, eran recluidos los sancionados por delitos comunes, ya que los sancionados políticos cumplían sanciones en la Prisión de Oriente de Santiago de Cuba (Boniato) y en La Habana; según la sanción, los jóvenes y las mujeres eran enviados para La Habana.

El 2 de diciembre de 1907 comienza la construcción de una nueva Cárcel Pública en Bayamo, ocupando el sitio donde se encontraba la antigua Iglesia de Regla, entre las calles Pío Rosado y Zenea, actual Policlínico Bayamo, la que funcionó hasta 1937 por su estado constructivo, siendo trasladados los reclusos para Santiago de Cuba y Manzanillo.

El sistema de represión y la estructura de la dirección de esta cárcel eran semejantes a la de Manzanillo, con un Jefe o Director, Jefe de Orden Interior, Jefe de Control de la Documentación de los penados, otros funcionarios de la Guarnición, no existiendo ningún encargado para organizar y dirigir la rehabilitación de los reclusos.

Después del Triunfo de la Revolución

Después de haber heredado un régimen carcelario despiadado y brutal, deformador de hombres y creador de delincuentes, caracterizado por: abusos, vejaciones, maltratos, torturas, crímenes, corrupción administrativa, falta de asistencia médica, hacinamiento y promiscuidad, se inicia el nuevo régimen penitenciario, saneando la dirección de estos centros, poniendo en manos de la Policía Nacional Revolucionaria y combatientes del Ejército Rebelde a dirigir estos lugares, los que recibieron la Cárcel de Manzanillo ubicada en Palmas Altas y la de Bayamo, ubicada en la calle Figueredo, entre Martí y José Miguel Gómez, los Vivac Municipales de Campechuela, Niquero y el de Bayamo ubicado este último en la calle Máximo Gómez, entre Maceo y Aguilera; el de Jiguaní se encontraba en la calle General García.

Los Vivac en pequeñas Unidades funcionaron hasta finales del año 1967, cumplían funciones de Prisión Provisional, también albergaban sancionados por delitos menos graves hasta 6 meses, contaban con un aparato de dirección, un Jefe de Vivac, un Secretario, un Llavero y los Escoltas pertenecientes a la PNR, los que se subordinaban al Ministerio de Gobernación hasta el año 1961, fecha en que se constituye el Ministerio del Interior, el que pasa a subordinarse posteriormente al JUCEI administrativamente y funcionalmente a la PNR, hasta el año 1963 que pasan a ser dirigidos por el MININT, en esta, los detenidos trabajaban en labores de limpieza, hasta que fueran sancionados por los juzgados correspondientes.

Los detenidos no tenían una clasificación ya que solo se contaba con una galera, una celda para los dementes y una celda de castigo, la capacidad de los vivac oscilaban entre 80 y 100 individuos.

Después de constituido el Ministerio del Interior a partir del año 1961, las cárceles y prisiones comienzan a ser dirigidos por este Ministerio. Posterior a este año, los Órganos de prisiones adoptaron definir diferentes estructuras según el grado de complejidad y objetivos que cumplen.

En el año 1964 con la creación de las granjas o planes abiertos encaminados a la Reeducación de los reclusos, comienza a funcionar la granja de Tres Macíos a partir de 1966, convirtiéndose en un centro cerrado con una población penal de hasta 100 reclusos, esta unidad, al igual que los albergues de fase abierta de Río Cauto, funcionaron hasta principios de 1968 en que son desactivados.

En el año 1965 comienza a funcionar la Cárcel de San Ramón en el municipio de Campechuela.

En los años 70 comienza a ponerse en práctica un amplio plan de construcciones de obras escolares y sociales, donde se emplea masivamente la fuerza laboral reclusa, dando un aporte muy significativo a la economía del país, traducido en varios millones de pesos que mereció el reconocimiento de la Dirección del MININT y el Partido en la provincia.

Entre las principales obras construidas, se encuentran las siguientes:

La fuerza reclusa participó además en las labores cañeras, realizando las actividades de corte, limpieza y fertilización de la caña; llegándose a convertir prácticamente en la principal fuerza de trabajo que garantizaba la caña a los centrales Castro Ceruto de Campechuela, Juan Manuel Márquez de Media Luna, Roberto Ramírez en Niquero y Enidio Díaz Machado de Ceiba Hueca. Creando cerca de las áreas de trabajo diferentes campamentos o albergues.

El 30 de julio de 1970 se le dio apertura al Centro Típico de Bayamo, asumiendo el mando el soldado Orestes Pérez Romero, con una plantilla de 60 combatientes, subordinado a la Sección Provincial de Establecimientos Penitenciarios del MININT en Oriente, a través de la Delegación Regional del MININT Bayamo.

En el año 1976 con la nueva División Político Administrativa, comienza a funcionar una sección de cárceles y prisiones, siendo este el primer Órgano de dirección de Establecimientos Penitenciarios que se crea en la provincia Granma, subordinándose el resto de las unidades en funcionamiento a este órgano.

A partir del año 1977 a las tres unidades principales: San Ramón, los Típicos de Manzanillo y Bayamo se suma la Unidad Granma A-500-1 como unidad independiente.

La Unidad Granma A-500-1 comienza a funcionar como tal el 12 de marzo de 1979 y tenía como objetivo garantizar el amplio plan de construcciones que debían llevarse a cabo en la provincia, designándose como Jefe el 1er Tte. Elio Quintana Milanés, con una plantilla de 60 combatientes y una población penal de 180 reclusos.

La Prisión Provincial de Granma comúnmente conocida como ‘’Prisión Nueva’’ fue inaugurada en marzo de 1991, a la inauguración asistieron el Ministro del Interior, General de Cuerpo de Ejército Abelardo Colomé Ibarra y el también General de Cuerpo de Ejército Sixto Batista Santana; estuvo al frente de la misma como Jefe el Capitán Ibrain y se inició con un total de 912 internos.

Cumpliendo instrucciones de la DGEP para un mejor direccionamiento y control de los reclusos que se encontraban en la fase abierta, el 15 de marzo de 1998 se crea la Unidad de Atención a Campamentos, estructurada por 6 Campamentos y 32 asentamientos, que se dedicaban a labores agrícolas, cañeras, agropecuaria y construcciones del MININT.

La misma se encuentra ubicada en el poblado Las Mangas,  Municipio Bayamo, en una instalación que perteneció a la planta de prefabricado de la ECOA 20, entre la Prisión Provincial y la base de transporte CUPET, con una extensión de 800 m2 en la Jefatura.

Actualmente la unidad está estructurada por 6 Campamentos (El Molino, Centro de Capacitación, El Mambí, San Blas, Aires Nuevos y La Jatía), donde se realizan labores agrícolas, Capacitación en Oficios, Talleres y constructivas del MININT, y diversas del MICONS. El primer Jefe de esta unidad fue el TC José Camacho Aguilera y una plantilla en la Jefatura de 10 compañeros más.

Otros Jefes que ha tenido la misma son: El 1 de octubre de 1998 es nombrado como Jefe Unidad el T- C Pedro Garcés Prieto; el 1 de noviembre del 2000 el 1Tte Efraín González Pantoja; y actualmente desde el 12 de octubre del 2002 se realiza cambio de mando designándose al Cap. Manuel Gómez Vázquez.

Fundación de la Cárcel de Manzanillo

La Cárcel de Manzanillo, según datos que obran en el Archivo Histórico de la Ciudad de Manzanillo, fue inaugurada el 3 de julio del año 1949, en la construcción de la misma participaron Evelio Rodríguez y Dionisio como ingeniero, ambos de la Ciudad de Santiago de Cuba, además Isaic Custis y Carlos Mustelier, Propietario de la Finca y de los terrenos aledaños a la cárcel.

Al acto de inauguración asistió el Ministro de Gobernación durante el gobierno de Carlos Prío Socarrás, Doctor Rubén de León García, quien vino acompañado del señor Ministro de Salubridad, procedentes ambos de Santiago de Cuba, donde habían inaugurado la Prisión Provincial.

En sus inicios fungió como director Juan Zamora, no existía en esta fecha segundo al mando, sólo el Jefe del Orden interior y le llamaban Iluminado Fernández.

Geográficamente se encuentra ubicada en la abscisa 85/75 y ordenada 86/86, aproximadamente a 11 kilómetros de distancia de las costas de la Bahía de Manzanillo, Golfo del Guacanayabo. Como vía de acceso tiene la Carretera central Manzanillo – Bayamo y se encuentra a 80 metros de la Comunidad de Las Novillas.

Inició con una capacidad de 150 reclusos, aunque ingresaron 200. En la misma no existían las condiciones higiénicas necesarias para un funcionamiento adecuado, un llavero custodiaba 12 presos que eran utilizados en el cultivo de vegetales los que usaban en la alimentación de los reos. Se destacaba el maltrato físicamente y la humillación por parte de los vigilantes.

La Cárcel de Manzanillo es tomada en los primeros días del año 1959 por un grupo del Ejército Rebelde al mando del combatiente Enrique Ermo, el que fue sustituido por Herminio Castañeda hasta el año 1962, entregándole el mando a los compañeros Olegario Almera, Marcelino Heredia, Alfredo Cuesta, Raúl Arias García y Raúl Rosales.

A partir del 1ro. de enero del año 1972 comienza a surgir una nueva etapa de organización, transformación y disciplina, en sentido general. Comienza la organización y el control en los frentes de esta Unidad, tanto en el trabajo administrativo como operativo, así como el mejoramiento total de las condiciones de vida de los combatientes y reclusos.

Se transforma el penal en lo que se refiere a condiciones ambientales, se elimina el estado deplorable de las camas, así como los reclusos durmiendo en el suelo. Se traslada la cocina del interior del penal, se mejora generalmente la alimentación y se brinda asistencia médica a toda la masa penal.

Se construye una pequeña farmacia hospital para las condiciones de ingreso de 10 reclusos, así como la ampliación de galeras para eliminar el aglutinamiento de la masa penal.

Incorporación del trabajo socialmente útil en la población penal, fundamentalmente labores de construcción en la Planta Prefabricado. Se logra incorporar al personal a los estudios técnicos, políticos culturales y actividades deportivas.

Logros en el centro Penitenciario Manzanillo

Principales logros del centro:

  • Creación de un cuerpo de guardia con todas las condiciones necesarias para atender a todo el personal que ingresa así como a los visitantes.
  • Puesto de mando con el fin de controlar todas las actividades internas de la unidad y solución a los problemas de mayor envergadura.
  • Creación de farmacia hospital con el fin de atender casos de enfermedad de reclusos, así como la asistencia diaria en los problemas de enfermedades.
  • Salón metodológico con el objetivo de celebrar reuniones principales, así como de carácter operativo.
  • Oficinas, con el objetivo de individualizar a cada Jefe creando nuevos sistemas de organización y nuevos métodos de dirección.
  • Unidad de Servicios internos, para el aseguramiento y conservación de la alimentación, con todas las condiciones higiénicas.
  • Dormitorio de los combatientes, con todas las condiciones necesarias de vida confortable e higiénica en la Unidad.

Se realiza la inserción en la Batalla de Ideas y el proceso educativo a través de un conjunto de métodos, técnicas, medidas y actividades dirigidos a influir positivamente en el desarrollo de la personalidad de los sancionados y asegurados, con el objetivo de eliminar o modificar los hábitos, valores, actitudes, conductas delictivas y antisociales que posean; reforzar sus cualidades positivas e inculcarles principios y normas de convivencia social y el desarrollo de capacidades que les permitan su progresiva reincorporación a la sociedad, preservar su integridad psíquica, física, moral y los prevengan de la comisión de nuevos delitos.

Para la organización y desarrollo del Proceso Educativo se implementan los siguientes medios:

  • El Régimen Progresivo.
  • El Trabajo Socialmente Útil.
  • El Tratamiento Educativo.
  • Los Programas de la Tarea 500.
  • Otros eventos que desarrollen o fortalezcan los valores positivos de los Internos.

De la tarea 500, para el perfeccionamiento del Sistema Penitenciario se implementan:

  • Programa Patriótico Audiovisual Por Nuevos Caminos.
  • Programa Desarrollo de Bibliotecas.
  • Perfeccionamiento Tratamiento Educativo.
  • Incorporación al Trabajo Socialmente Útil.
  • Perfeccionamiento Aseguradas por Prostitución.
  • Proyecto Reincorporación San Francisco de Paula.
  • Creacón de Prisiones o Centros para Jóvenes.
  • Programa Alimentario.
  • Programa de Mejoramiento del Vestuario.
  • Perfeccionamiento condiciones de vida y trabajo de las fuerzas del Sistema Penitenciario.

Se establece el Programa de la Tarea Confianza, campamentos de trabajo para las obras priorizadas de la Batalla de Ideas donde se pretende lograr una Cultura general integra y hábitos de trabajo en las personas privadas de libertad que por su conducta, disciplina y otras características personales puedan trabajar en condiciones abiertas en obras priorizadas de la Revolución, con independencia de la sanción impuesta y el Proyecto “Reincorporación” con el objetivo de convertir la prisión en una escuela que prepare convenientemente al interno para su reincorporación a la sociedad.

Ver también

Fuentes

  • Libro La Reforma Penitenciaria, Editora Ciencias Sociales, 2005
  • Ciudadano Manuel Románico Pereira Jiménez
  • Datos de Archivo en Modesto Tirado Avilés. Efemérides de Manzanillo. Inédito. Páginas 563 – 564
  • Investigaciones Lic. Idalmis Rivero López