Saltar a: navegación, buscar

Enrique Molina

Enrique Molina Hernández
Información sobre la plantilla
Enrique molina.jpeg
Destacado actor de cine, teatro y televisión
NombreEnrique Molina Hernández
Nacimiento31 de octubre de 1943
Santiago de Cuba, antigua Provincia Oriente, Bandera de Cuba Cuba
ResidenciaCuba Bandera de Cuba
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana
OcupaciónActor

Enrique Molina Hernández, actor versátil y auténtico cuya carrera no comenzó en el mundo académico ni tampoco dentro de una familia de tradiciones artísticas, esencialmente autodidacta , sin ninguna duda, un maestro de la escena.

Síntesis biográfica

De origen muy humilde, nació en Santiago de Cuba el 31 de octubre de 1943 y en esa, la más caribeña de las ciudades cubanas, se enrumbaría hacia la actuación, a principios de los años 60 del pasado siglo XX, desde la cantera del movimiento de aficionados. Se inició dentro de un grupo perteneciente al Sindicato de Trabajadores Gastronómicos, para ingresar después en aquel colectivo fundador que fue el Conjunto Dramático de Oriente.

De aficionado a profesional

Con el tiempo se iría transformando en uno de los más versátiles y orgánicos actores de Cuba. Por varias décadas de labor, ha transitado en los distintos medios: la televisión, el teatro y el cine cubano. Al crearse en su ciudad natal una emisora de televisión: Tele Rebelde, se integra en 1968 al medio que ha sido y es básico en su profesión.

Al trasladarse hacia La Habana, continuó desarrollando su talento en seriales televisivos, el espacio de aventuras, telenovelas como la gustada Tierra Brava.

En su paso por los más variados espacios de la programación dramatizada, sobresale su rol dentro del serial En silencio ha tenido que ser.

En las tablas, es inolvidable la ocasión en que dio vida de Lenin en la pieza El carrillón del Kremlimn. Su apertura a la experiencia del séptimo arte, comenzó bajo las órdenes del realizador Manuel Pérez, a principios de los años 70 en la película El hombre de Maisinicú.

Filmografía

Estos largometrajes son testimonio de su histrionismo, desarrollado por la constancia y el estudio de un actor esencialmente autodidacta que es, sin ninguna duda, un maestro de la escena.

Fuente