Saltar a: navegación, buscar

Giraldo Córdova Cardín

Giraldo Córdova Cardín
Información sobre la plantilla
Giraldo Cordova Cardin.jpg
Combatiente revolucionario cubano
NombreGiraldo Córdova Cardín
Nacimiento5 de diciembre de 1930
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento26 de julio de 1953
Santiago de Cuba, Bandera de Cuba Cuba
NacionalidadCubana
CiudadaníaCubana

Giraldo Córdova Cardín. Joven revolucionario, aficionado al boxeo, integrante  del Movimiento 26 de Julio, encabezado por Fidel Castro Ruz. Participó en acciones estudiantiles contra el régimen de Fulgencio Batista y el ataque al Cuartel Moncada.

Síntesis biográfica

Primeros años

Nace el 5 de diciembre de 1930, en La Habana. Huérfano de madre desde niño, no sobrepasó el tercer grado de la enseñanza primaria. Cuando tenía 5 años, su familia se trasladó a La Ceiba, Marianao, donde cursó sus primeros estudios. Las necesidades económicas lo obligó a trabajar desde muy temprano. A los 12 años laboraba en la refinería “Fontecha” y después en la ruta 20, junto con su padre.

Amante del boxeo, se destacó como amateur, y de 6 peleas que libró, ganó cinco y una resultó tabla. Aquel joven alegre, amante de la música y del deporte de los puños, era también un interesado lector de la obra de José Martí.

Trayectoria revolucionaria

Al ocurrir el Golpe de Estado del 10 de marzo de 1952, Giraldo, junto con otros compañeros de La Ceiba, se encaminó a la Universidad de La Habana, y allí esperó, en vano, las armas prometidas por el gobierno constitucional para hacerle frente al cuartelazo.

A partir de ese momento su carácter se tornó más serio y más maduro. En una ocasión, tuvo un violento intercambio de palabras con un teniente de la tiranía, que se orinó en plena vía pública, por encontrarse ocupado el baño del bar donde estaba bebiendo. Ante tan desvergonzada actitud, Giraldo lo increpó delante de las personas que se encontraban en una parada de guagua cercana. Cuando el militar hizo el intento de sacar su arma, abriéndose la camisa, le dijo:
“Tira y mátame, para que el pueblo vea la clase de gente que son ustedes”.

Comenzó a visitar asiduamente el local de la Juventud Ortodoxa, en la Calle Prado, y allí se vinculó al movimiento revolucionario encabezado por Fidel. Se incorporó a la célula de Fernando Chenard, y fueron sus compañeros Pedro Marrero, Miguel Angel Oramas Alfonso, Gildo Miguel Fleitas López y los Hermanos Gómez. Participaba en las prácticas de tiro que se llevaban a cabo en la universidad habanera, en las canteras de Caimito y en una finca de Artemisa.

El 25 de julio de 1953, Giraldo, debía tomar parte en el torneo Guantes de Oro, pero fue declarado perdedor por ausencia. El joven boxeador había partido al territorio oriental a librar otra batalla. El Asalto al Cuartel Moncada, preludio de la última y definitiva gesta del pueblo cubano por su libertad.

Muerte

Cayó heroicamente, el 26 de julio de 1953, en Santiago de Cuba, durante los sucesos del Asalto al Cuartel Moncada.

Homenaje deportivo

El movimiento deportivo cubano rinde homenaje anualmente a este mártir, mediante la celebración del Torneo Giraldo Córdoba Cardín el primero no tuvo carácter internacional, posteriormente se abre al mundo donde concurren pugilista de todos los países entre los que se han destacado, la URSS, Hungría, Checoslovaquia, Polonia, RDA, Mongolia, Corea, Chile, Venezuela entre otros.

Otros logros más importantes, contribuyen a mantener vivo el ejemplo de Giraldo y los que como él, cayeron en la gesta heróica del Moncada, campos deportivos y gimnasios donde existan los más adecuados implementos para adquirir una preparación física idónea y el apoyo deportivo en todos los rincones del país, por apartados que estos se encuentren. El deporte, como derecho del pueblo, es un homenaje constante a todos los mártires que cayeron defendiendo los ideales revolucionarios.

Poema a Giraldo Córdova Cardín

Giraldo Córdova
Candidato al titulo
Por sus rápidas manos
por su punch que podía
Dejar una leyenda de huesos rotos….
Por el ansioso baile
De sus piernas, por
El destacado juego de sus hombros
Solo tuvo una derrota en el record
Por no presentación—
Por lo demás su brazo siempre le tiró
Un jab final al techo…
En su última pelea
La afición se quedó esperando
Y chifló y pateó con ganas
Por aquella falta de respeto,
Mientras, Giraldo lanzaba
Upper cuts
A la muerte
En un cuerpo a cuerpo
En el cuartel Moncada.
“Hombres de una sola idea:
La libertad de su Paría. No tuvieron
Más que esa sed y a ella
Consagraron su vida. Fueron
Cultivadores de una flor,
Aquella cuya cáliz surtió
una nueva estrella, la estrella
solitaria”.

Fuentes

  • Archivos de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.
  • Revista El Militante Comunista
  • Poema Joaquin Ortega