Guerra de Angola

(Redirigido desde «Guerra de la frontera»)
Guerra de Angola
Información sobre la plantilla
Rp34.jpg
El General de División Samuel Rodríguez Planas firma la documentación que da fin a la Operación Carlota y con ello el regreso victorioso de las últimas tropas cubanas a su país
Fecha:Años 70 y 80 del siglo XX
Lugar:Sur del continente africano
Consecuencias:
Salvaguarda de la independencia de Angola, liberación de Namibia, caída del apartheid
País(es) involucrado(s)
Angola, Cuba, Sudáfrica y una decena más involucrados directa o indirectamente

La Guerra de Angola, también conocida en Occidente como Guerra del Chaparral o Guerra de la Frontera, fue un conflicto que se desarrolló en el cono sur africano durante las décadas del 70 y 80 en la que combatieron en distintos momentos naciones tales como Sudáfrica, Namibia, Zimbawe (Rhodesia), Cuba, Angola y Zaire, con participación de mercenarios portugueses, ingleses, norteamericanos, cubanos (contrarrevolucionarios residentes en EE UU), argentinos, belgas y sudafricanos entre otros e involucramiento de una u otra forma de países como Marruecos, Portugal, Bélgica, Zambia, EE.UU., la antigua URSS, China, Francia, Gran Bretaña e Israel.

Antecedentes

Gran Bretaña con una inteligente política exterior evitó la debacle colonial que se le vino encima al Imperio Español, derrotado y enemistado con sus antiguas colonias, “la pérfida Albión” tomó nota después de ser batida en la guerra de independencia de los norteamericanos y se dio cuenta que lejos de combatir debía tejer una interrelación con sus colonias más fuertes. Sudáfrica con sus características propias acompañó a Gran Bretaña en ambas guerras mundiales y en la agresión a Corea, erigiéndose en el ejército más fuerte del cono sur africano, superior incluso al portugués de la OTAN metrópoli de Angola y Mozambique dos países pertenecientes a la misma zona geográfica, la primera limítrofe con Namibia, conocida anteriormente como África Sudoccidental, colonia del Imperio Alemán desde 1884 y hasta la Primera Guerra Mundial, cuando fue invadida por las tropas británicas y sudafricanas las cuales se apoderaron de todo el territorio.

La SN decidió rechazar la petición de Gran Bretaña de anexar SWA a Sudáfrica pero dándole un mandato a la misma para administrar el territorio, lo que permitió a la misma aplicar sus leyes segregacionistas allí. Al concluir la 2GM el territorio fue fuente de conflicto entre la recién formada ONU y Sudáfrica que se negaba a conceder la libertad al territorio, lo cual unido a las terribles condiciones de racismo a que se veían sometidos sus habitantes negros, provocó que en 1960 se fundara la SWAPO la cual en 1966 inició la lucha armada, La respuesta sudafricana lógicamente fue la esperada soberbia de los explotadores, la represión brutal.

La otra mancha de vergüenza racista en el sur del continente fue Rhodesia, esta región fue sometida a finales del siglo XIX por el mercenario sudafricano Cecil J. Rhodes, el territorio fue enmarcado en dos zonas, una la propiamente Rodesia del Sur y otra Rhodesia del Norte la hoy territorio de Zambia, en la primera con un 5 % de la población blanca rigió un sistema segregativo inspirado en el sudafricano y apadrinado por Gran Bretaña, que en 1964 concede la independencia a la zona norte pero deniega la del Sur, un año después el primer ministro Ian Smith declara unilateralmente la independencia, lo cual es sospechosamente aceptado por los orgullosos británicos, aunque no reconoce la Republica de Rhodesia. Desde 1961 los patriotas rhodesianos se habían unido en torno al ZAPU (Zimbawe African People´s Union) fundado por el sindicalista Dr Jushua Nkomo dando inicio a la lucha armada contra el colonialismo británico y más adelante junto al ZANU (Zimbawe African National Union) en 1965 inician acciones armadas contra el régimen racista de Ian Smith, que es sostenido y armado por Sudáfrica.

Error al crear miniatura: Falta archivo
Paracaidistas sudafricanos de operaciones en el sur de Namibia

Por su parte Angola colonia portuguesa, había iniciado movimientos independentistas desde la década del 50, cuando varias organizaciones se unen para fundar el MPLA (Movimento Popular de Libertação de Angola)que en 1960 realiza un llamado a la lucha armada iniciando acciones en 1961; en similar periodo se fundan otras organizaciones tales como el FNLA (Frente Nacional de Libertação de Angola) y la UNITA (União Nacional para a Independência Total de Angola) fundada en 1966, pero con tendencias tribalistas y cuya verdadera lucha fue contra el MPLA llegando a cooperar en su empeño hasta con los portugueses.

El 25 de abril de 1974 es derrocada la dictadura de Marcelo Caetano por oficiales portugueses, los cuales en sus primeras medidas declaran el derecho a la independencia de las colonias de Portugal y el 10 de enero de 1975 se firman los acuerdos de Alvor entre Portugal y las tres organizaciones, que no tarden en enfrentarse entre ellas dada la agresividad de los dos movimientos derechistas contra el MPLA, que en definitiva al tener el mayor apoyo popular resulta vencedor. El FNLA al norte busca apoyo de Zaire y armado por China y EE UU se alista para invadir y tomar la capital antes del 11 de noviembre del mismo año para frustrar la declaración de Independencia, programada para ese día por los acuerdos de Alvor y con Agostino Neto, líder del MPLA como presidente de la nacida República Popular de Angola, mientras por el sur la UNITA ha formado alianza con Sudáfrica y se preparan a intervenir con la misma intensión.

Surge el conflicto

Cuba acorde con los principios del Internacionalismo desde los años 60 cooperaba con los movimientos de liberación de muchos países del continente africano, alcanzada la liberación de Angola y ante la amenaza contrarrevolucionaria la respuesta de La Habana no se hace esperar y en la primera semana de agosto de 1975 llega a Angola el comandante Raúl Díaz Argüelles jefe de la Décima Dirección de las FAR como enlace entre las fuerzas revolucionarias angoleñas y la Revolución Cubana, y se acuerda ofrecer ayuda militar al MPLA consistente en 480 asesores que entrenarán a varios miles de combatientes de las FAPLA el brazo armado del MPLA, pues ya es un secreto a voces que norteamericanos, chinos, sudafricanos y otros países occidentales están prestando asesoría y ayuda material a los dos movimientos que se oponen al partido de Neto.

Es así como entre los días cuatro y once de octubre llegan a Puerto Ambroim tres barcos cubanos transportando a 300 especialistas militares y 17 miembros de una brigada médica, mientras por aire llegan a Brazaville por esa misma fecha 142 internacionalistas, la misión para todos es organizar en los próximos seis meses 16 batallones de infantería, para lo cual se acondicionan cuatro escuelas de reclutas, una en Dalantado a 300 kms al este de Luanda, otra cerca del puerto de Benguela en el centro del país, una tercera en Saurimo en el oriente del país y una cuarta en el enclave norteño de Cabinda, los barcos cubanos habían cargado con todo el equipamiento para las escuelas, entre los mismos 12.000 rifles checos M-52, varios camiones, uniformes, botas, etc. Los instructores cubanos prácticamente ninguno tiene tiempo de organizar las mínimas condiciones en sus bases, a mediados de octubre, del 14 al 23, se inicia una invasión combinada para atenazar la capital por norte y sur. Entre el 2 y 3 de noviembre en el poblado de Catengue combatientes de las FAPLA y unos 17 asesores del CIR no. 2 de Benguela, se enfrentan a una fuerte agrupación que avanza hacia la profundidad angolana y Cuba llega a la certeza que son unidades regulares sudafricanas quienes invaden Angola, lo cual es un factor decisivo para que el día 5, Fidel decida apoyar con tropas al MPLA, dando inicio a la Operación Carlota, con el objetivo de impedir que las fuerzas enemigas tomaran la capital antes del 11 de noviembre, fecha en que el MPLA asumiría el gobierno.

Acciones relevantes

Por el norte la agrupación que avanza en dirección Ambriz-Caxito-Luanda, para el 9 de noviembre están conformadas por tres batallones de infantería de Zaire con 1.209 hombres, 2.000 angolanos bakongos del FNLA y 120 mercenarios portugueses en vehículos blindados AML-60 y 90, apoyados por artillería de largo alcance surafricanas todos con militares de ese propio país; mientras el esfuerzo contrarrevolucionario es coordinado por el General de Brigada del SADF Ben de Wet Roos asistido por un pequeño contingente de la CIA. Las fuerzas patrióticas angolanas y los internacionalistas cubanos esperan el ataque de los invasores en la región de Quifangondo, al sur del río Bengo y sus fuerzas están conformadas por 850 combatientes FAPLA de la novena brigada con un asesor soviético, 200 katangueses, 88 cubanos (asesores y artilleros arribados el día 7) y 120 cubanos más de Tropas Especiales de reserva en la segunda línea por si la agrupación invasora rompía el frente; los antillanos operan la artillería que cuenta con una batería de BM-21. El día 10 se produce el enfrentamiento decisivo y las fuerzas invasoras sufren una aplastante derrota de la cual no se repondrán más.

Error al crear miniatura: Falta archivo
Panhard AML-60 sudafricano destruido por las salvas de las BM-21 de las FAR

Por su parte en los mismos días, Cabinda es invadida por tropas de Zaire y contrarrevolucionarios angolanos, miembros del FLEC (Frente de Libertação do Enclave de Cabinda), las fuerzas revolucionarias que defienden el enclave dirigidas por el comandante Ramón Espinosa les propinan igualmente una demoledora derrota que los obliga el día 12 de noviembre a retirarse del territorio angolano perdiendo unos 1.600 hombres. Durante los meses de enero y febrero de 1976, dos columnas persiguen en su retirada a las fuerzas interventoras FNLA-Zaire que son derrotadas continuamente, una al mando del primer comandante Victor Schueg Colás formada por dos batallones de infantería FAPLA con jefatura cubana y medios agregados de artillería así como una compañía de tanques T-34, y la otra conformada por la Novena Brigada angolana al mando de Ndozi con 1.200 combatientes de la FAPLA y asesoramiento cubano.

El 26 de febrero tras la derrota total de las fuerzas invasoras y los mercenarios que se les incorporaron se declara libre completamente el norte angolano. En el sur las fuerzas UNITA-Sudáfrica que avanzan sobre Luanda están integradas por la columna Zulú que cuenta con 1.000 angolanos dirigidos por unos 150 oficiales sudafricanos, a los que se le suma en días posteriores vehículos blindados, artillería y otras pequeñas unidades todas con personal sudafricano blanco, llegando a fines de ese mes a la cantidad de aproximadamente 900 hombres. Un segundo grupo de tropas regulares de Sudáfrica se suma a la invasión, la columna Foxbat (algunas fuentes la reconocen como Orange) que cuenta con 22 blindados Eland-90 y artillería pesada, con aproximadamente 100 soldados sudafricanos y un millar más de efectivos de la UNITA.

El día 23 de noviembre en la orilla norte del rio Queve muy cerca de la aldea de Ebo, unos 70 internacionalistas con morteros y cañones S/R bajo el mando del comandante Hernández Gattorno derrotan a las fuerzas invasoras, esta victoria más que devaluar el poder militar sudafricano, todavía muy superior al que pudieran ofrecer las fuerzas conjuntas cubano-FAPLA, marcaría el fin del predominio de los ejércitos blancos en el sur angolano y consigue que los sudafricanos sobre estimen las posibilidades reales de las fuerzas que se le oponen, por lo que se atrincheran preparándose contra una contraofensiva que no podía realizarse pues en toda Angola en ese momento solo se encontraban aproximadamente 1.300 cubanos, de los cuales en el frente sur apenas 70 habían decidido la victoria y permitido ganar tiempo a la historia, ya que enormes contingentes de fuerzas cubanas se encontraban en ese momento navegando con destino a la confrontación.

Prisioneros sudafricanos capturados al sur de Santa Comba a cientos de kilómetros dentro del territorio angolano, con ellos se desenmascaraba las mentiras de su gobierno que en un inicio negaba su participación en la invasión

Ante la llegada de los refuerzos de Cuba y los ataques de las fuerzas patrióticas en el frente sur, los sudafricanos el 16 de enero comienzan a retirarse, para el 3 de febrero ya están a solo 80 kms de la frontera Namibia y se atrincheran allí declarando que mantendrían esa zona como colchón contra la SWAPO y protegiendo las represas del Cunene que abastecían de electricidad el norte namibio; por su parte el día 8 los cubanos y la FAPLA liberan Huambo y el 10 Lobito y Benguela, mientras entre febrero y marzo siguen arribando internacionalistas a Angola hasta llegar a la cifra de 36.000 efectivos y más armas directamente de la URSS, conformando un fuerte contingente que avanza hacia la frontera Namibia y Sudáfrica pierde el pulseo, el 27 de marzo sus últimos 60 vehículos blindados cruzan la frontera de regreso a casa.

Consecuencias

De esta forma concluyó el primer acto de la guerra de la frontera o de Angola, con la total retirada de los sudafricanos de suelo angolano, algunos autores occidentales buscando demeritar el papel de Cuba refieren que no se realizaron enfrentamientos decisivos y que la retirada sudafricana no fue consecuencia de que fueran derrotados. Ante tal aseveración solo basta exponer los objetivos logrados por cada parte.

  • Los sudafricanos no pudieron por la razón que fuera tomar Luanda
  • Neto asumió el poder e instauró un gobierno promarxista
  • A finales de marzo las últimas tropas sudafricanas salen de Angola y al siguiente día los cubanos llegan a la frontera, declarando el territorio de Angola liberado completamente por norte y sur.
  • Las tropas cubanas se quedaron en Angola salvaguardándola de nuevas invasiones por 15 años

Segunda etapa

La segunda etapa de la guerra de la frontera comenzó el mismo día que concluyó la primera escalada sudafricana, pues tras las fuerzas cubanas llegaba a la frontera de Namibia la SWAPO, que aseguraba por primera vez una retaguardia segura, para de hecho comenzar su lucha de liberación, igualmente guerrilleros rhodesianos comenzaron a entrenarse en Angola liberada del colonialismo y de la ocupación de fuerzas externas.

Esta etapa de la guerra tuvo como característica la baja intensidad, es decir se concentró en la lucha guerrillera apoyada por las fuerzas principales que solo se dedicaron a acciones tipo raid: Cuba asesoraba a las FAPLA en sus operaciones anti insurgente contra la UNITA mientras entrenaba a la SWAPO, el ANC (African National Congress), y los guerrillros rhodesianos que luchaban contra la ocupación sudafricana de Namibia, el gobierno racista de Sudáfrica y el de Ian Smith en Rhodesia, respectivamente, mientras Sudáfrica entrenaba a batallones de la UNITA en Grootfontein, Runtú y Oxikango entre otras bases de menor importancia en Namibia y combatía a los guerrilleros de la SWAPO, incursionando incluso dentro del territorio angolano, por su parte el régimen de Rhodesia combatía a los militantes del ZANU y ZAPU persiguiéndolos a veces igualmente dentro del territorio de Angola.

Operativo anti insurgente de los RLCBM cubanos (Regimientos de Lucha Contra Bandas Mercenarias)

En las incursiones en la profundidad angolana Sudáfrica generalmente utilizaba su fuerza aérea ya que la aviación cubana no tenía posibilidades de repeler los ataques en el sur del territorio pues los MiG a la distancia donde estaban basificados no tenían capacidad operacional en dicha zona; la acción más abominable ejecutada por Pretoria es realizada el [4 de mayo]] de 1978 aproximadamente a las 4.00 horas, cuando de nueve a doce cazas Mirages F1 e Impalas Mk2 comienzan a atacar el campamento de refugiados namibios de Cassinga, en el sur de Angola a unos 250 kilómetros de la frontera, tras el ataque aéreo desembarcan de cuatro C-130 dos compañías de paracaidistas que se dedican a perseguir los sobrevivientes que quedaron con vida tras los bombardeos y se hallaban escondidos en los bosques cercanos.

Que si algunos salvaron la vida fue gracias a que en Tchamutete a unos 15 km al sur del campamento, se hallaba acantonado el 2º Grupo Táctico formado por una agrupación de tanques T-34, que rápidamente sale hacia la zona de desembarco aún sin contar con medios antiaéreos, lo cual posibilita que la aviación sudafricana los ataque causándoles 16 muertos y 76 heridos, no obstante la agrupación con gran tenacidad sigue avanzando lo cual obliga a los paracaidistas a abandonar la zona en los ocho helicópteros Puma de apoyo que estaban destinados al efecto, las bajas namibias fueron de 600 muertos y más de 350 heridos de gravedad entre ellos muchas mujeres y niños. Cuatro años más tarde, Willem Steenkamp el historiador sudafricano de la operación escribió: "Los soldados sudafricanos que monitoreaban su avance aquel día, rinden homenaje a la valentía de los cubanos que siguieron avanzando a pesar del peligro constante de ser aniquilados por los ataques de la aviación, contra la cual no tenían defensa alguna".

Error al crear miniatura: Falta archivo
Soldados del 32º batalion “Búfalo” se alistan para una misión de profundidad

La presencia cubana en Angola luego de su victoria en la primera escalada sudafricana y su activa participación en la formación de guerrilleros namibios, sudafricanos y rhodesianos, llevó a la administración estadounidense a replantearse su relación con los países africanos y el problema del apartheid en Rhodesia, una victoria por la vía de las armas como se veía venir hubiera sido una profunda humillación para Estados Unidos e Inglaterra, de forma tal que ya desde 1976 Kissinger declara en el Consejo de Seguridad Nacional. “Si los cubanos se meten allí –Rhodesia- Namibia será la próxima y más tarde le tocará a la propia Sudáfrica. En mi viaje por África me identificaré con las aspiraciones africanas… es doloroso pero necesario, siento simpatía por los rodesianos blancos pero África negra está unida completamente en este punto y si no tomamos la iniciativa encararemos a los soviéticos y las tropas cubanas” º. En 1979 tras los acuerdos Lancaster House se acuerda una tregua y se convocan elecciones donde votaran por primera vez la mayoría negra y en 1980 el país consigue la independencia total denominándose Republica de Zimbawe, derogándose el sistema racista imperante, uno de los objetivos de Cuba en su valioso aporte a la liberación africana.

No obstante la guerra continúa y con el arribo de la administración Reagan hay un agravamiento de la misma, por el apoyo ofrecido por los EE UU a Sabimbi y Sudáfrica. el 23 de agosto de 1981 los sudafricanos ejecutan la Operación Protea atacando las compañías de radio localización de Tchibemba y Cahama, Xangongo y On´Giva, ocupando las dos últimas poblaciones para el 27 de agosto, declarando Pretoria que estaba creando una zona tapón en defensa de la SWAPO. Por su parte Cuba ejecuta la operación Olivo, consistente en el envío a Angola de oficiales de las FAR y de las milicias veteranos de la lucha contra bandidos de los años 60 para junto a los mejores soldados de las RLCBM (Regimientos de Lucha contra Bandas Mercenarias) participar en configuración semi irregular en operaciones de contra guerrilla junto a las Brigadas de Infantería Ligera angolanas. Las acciones continúan por la primera mitad de la década del 80 con un estancamiento en el conflicto hasta que en 1987 Sudáfrica inicia una nueva invasión que será definitoria en los resultados finales de la guerra.

Tercera etapa

Tanto Cuba como Sudáfrica estaban urgidos a definir la guerra, la situación internacional con Gorbachov en el gobierno de la URSS más los once años de permanencia de fuerzas en Angola pesaban sobre la Isla mientras Sudáfrica sentía la presión internacional sobre su oprobioso régimen, y el desgaste de sus fuerzas armadas que también llevaban años de conflictos y no podían acabar con las guerrillas de la SWAPO ni derrocar el gobierno de Angola defendido por los cubanos. Una victoria que hiciera tambalear al MPLA era todo lo que necesitaba Pretoria para empujar las negociaciones que se llevaban a cabo entre norteamericanos –en su representación- y angolanos y conseguir en primer lugar la retirada de las tropas cubanas lo que traería consecuentemente la terminación del apoyo a la SWAPO y su expulsión del territorio angolano lo cual arrastraría el fin de la organización y una victoria definitiva.

Los planes parecieron venirles de regalo cuando a mediados de 1987 su inteligencia determina que siete brigadas FAPLAs asesorados por los soviéticos, se proponen ejecutar la operación “Saludando octubre” consistente en una ofensiva en dirección Cuito Cuanavale-Mavinga para desalojar de esa cabecera municipal a la UNITA, donde en la remota zona supuestamente estaba el Estado Mayor de Sabimbi. Los cubanos por su parte se mantienen al margen, aunque le realizan llamados de advertencia al mando angoleño. No obstante el 12 de julio se inicia la operación en dirección este, la ofensiva se desarrolla al estilo académico soviético, la UNITA no ofrece resistencia seria y se va replegando sin que se haga evidente la presencia de tropas sudafricanas, las fuerzas angolanas continúan la marcha hasta llegan al río Lomba a 22 kilómetros al este noroeste de su objetivo, en ese momento están a más de 200 kilómetros de las regiones de partida, con las líneas de abastecimiento logísticos demasiado estiradas y con el personal agotado por el fuerte ritmo de la ofensiva, es entonces que mientras tratan de forzar el obstáculo acuático, los sudafricanos que estaban a la espera en el lugar y momento oportuno para ellos ejecutan la operación Moduler, implicándose de lleno en la guerra con óptimas condiciones e intenciones de dar un golpe demoledor a las mejores unidades de las FAPLA comprometidas en un escenario nada propicio para organizar sus acciones.

Cuba con una gran previsión estratégica desde febrero de ese mismo año venía preparando un fuerte contingente de tropas mediante la Maniobra XXX Aniversario del levantamiento del 5 de septiembre las cuales para la fecha estaban completamente listas para partir hacia Angola en un tiempo mínimo; mientras él Estado Mayor en la Habana se mantenía a la expectativa esperando los resultados. El SADF descaradamente tras derrotar las agrupaciones FAPLA en el río Lomba, ejecuta las operaciones Hooper-Packer y avanza con fuerzas terrestres en la profundidad angolana, acorralando a las tropas angoleñas contra los ríos Cuito y Cuanavale, a estas alturas el gobierno angolano solicita la ayuda de Cuba la cual ya tenía un plan estratégico conformado y el [15 de noviembre]] se activa la operación Maniobra XXXI Aniversario de las FAR consistente en el envío a Angola de las mejores unidades cubanas y decenas de MiG-23, bajo el más estricto secreto para detener la ofensiva sudafricana, no permitiéndoles la toma de Cuito Cuanavale y empantanando sus mejores unidades allí y a su vez avanzar por el suroeste hacía Namibia con grandes fuerzas amenazando sus bases de Namibia.

Tripulación cubana participante en la operación XXXI Aniversario de las FAR, saludan desde su ZSU-23-4 similar a la que derribó el 20 de febrero de 1988 por el rio Cuatir cerca de Cuito Cuanavale, el Mirage F-1AZSAAF-245 donde pereció el mayor Edgard R. Every

La idea estratégica de Cuba se cumple satisfactoriamente y durante la primera mitad de 1988 Sudáfrica no puede tomar Cuito Cuanavale ni destruir las agrupaciones angolanas reforzadas por Cuba mientras un contingente de 40.000 internacionalistas cubanos, 30.000 angolanos, 3.000 SWAPO, apoyados por miles de medios de combate de distintos tipos avanzan sobre la frontera cubiertos por los MiG-23 de las FAR que habían ganado la superioridad aérea; la presión militar obliga a norteamericanos y sudafricanos a aceptar la presencia de Cuba en la mesa de negociaciones y el 22 de julio de 1988 en un encuentro entre generales cubanos y angolanos con sus homólogos sudafricanos y funcionarios norteamericanos en Cabo Verde se llega a un acuerdo de cese al fuego definitivo a cambio de que Pretoria retire todas sus tropas de suelo angolano para el 1ro de septiembre, el 22 de diciembre del mismo año en Nueva York se llega a los acuerdos definitivos de paz para la región y con ello concluye la misión de las tropas cubanas en el sur angolano, acorde con los acuerdos el contingente internacionalista durante 1989 regresa paulatinamente hasta superar el paralelo 13 para en años posteriores regresar definitiva y victoriosamente a la patria.

Resultados finales del conflicto

Objetivos de Sudáfrica

  • Mantener a Cuba fuera de las negociaciones que solo se llevaban hasta ese momento entre angolanos y norteamericanos representando a Pretoria.
  • Destruir las brigadas angolanas en Cuito Cuanavale y tomar la aldea para presionar militarmente las negociaciones, lo que hoy aseveran analistas occidentales al respecto de que Sudáfrica solo quería rechazar las fuerzas angolanas al oeste del rio no tiene fundamento porque esta acción por sí sola no les favorecía militarmente en nada ni presionaba por ninguna razón las negociaciones.
  • lograr el cese de la ayuda a los guerrilleros namibios y que su retaguardia fuera expulsada del territorio angolano
  • Integrar la UNITA al gobierno de Luanda
  • Salida de las tropas cubanas de Angola y solo después acorde con el Linkaje de Reagan y Sudáfrica (que condicionaba la aplicación de la res. 435 para la Independencia de Namibia, a que esta fuera solo y únicamente tratada luego que saliera el último soldado cubano de Angola) entrar en negociaciones para la independencia de Namibia.

Cumplimiento

  • Incumplido. Cuba entró en pleno a las negociaciones.
  • Incumplido. No tomaron Cuito Cuanavale ni destruyeron a las brigadas que defendían el poblado.
  • Incumplido, la SWAPO siguió siendo apoyada por Cuba y Angola de hecho sus unidades avanzaron hacia la frontera Namibia junto a las tropas cubanas en 1988.
  • Incumplido. La UNITA siguió fuera del gobierno hasta el 2002, independientemente de estas negociaciones y por conveniencia del MPLA ante la caída de la URSS.
  • Incumplido. Cuba salió de Angola después que los sudafricanos de Namibia
La mujer cubana siempre ha estado presente en todas las misiones emprendidas por la Revolución llevando su belleza y nobleza a cualquier escenario donde fue preciso sin importar las condiciones, en la foto una internacionalista regala juguetes rústicos construidos por los combatientes a niños de la zona de Cuito Cuanavale

Objetivos de Cuba

  • Entrar a formar parte como integrante pleno de las comisiones negociadoras para empujar sus criterios (finales de 1987).
  • Impedir la destrucción de los angolanos en Cuito Cuanavale para evitar que los sudafricanos lograran ventajas militares y presionaran las negociaciones.
  • Definir de una vez por todas el conflicto.
  • Lograr la independencia de Namibia.
  • Por un problema de honor romper el Linkaje y retirar las tropas después que Sudáfrica se hubiera marchado de Namibia y hubiera aplicado la resolución 435.

Cumplimiento

  • Cumplido.
  • Cumplido. Sudáfrica no pudo tomar Cuito ni romper las líneas defensivas.
  • Cumplido. Se salió de la guerra con los objetivos fundamentales cumplidos y victoriosamente porque para los líderes de Angola, Namibia y Sudáfrica actual, Cuba brindó un aporte significativo a su independencia.
  • Cumplido. Namibia accedió a la independencia que hacía años le negaba Sudáfrica.
  • Cumplido. El linkaje norteamericano-sudafricano fracasó, Namibia fue independiente antes que los cubanos se retiraran de Angola, asumiendo la presidencia Sam Nujoma el líder que apoyaba Cuba el 21 de marzo de 1990, mientras los últimos cubanos se retiraron de Angola el 25 de mayo de [1991]] más de un año después.

Véase además

Fuentes

  • Documental “Cuba, une odyssée africaine”, de la realizadora Jihan El-Tahri.
  • Estrada Lescaille, U y García, P.: “Operación Carlota, un Girón en África”. Revista Bohemia, La Habana, 25 de noviembre de 2005.
  • Gleijeses, P.: “Misiones en Conflicto”. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana 2005
  • Gleijeses, P. Risquet, J. Remirez, F.: “Cuba y África, historia común de lucha y sangre”. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana 2008
  • “Las armas de la victoria. Tecnología soviética en las FAR”. Libro por publicar del autor