Saltar a: navegación, buscar

José Luis Tassende

José Luis Tassende
Información sobre la plantilla
Jose luis tasende.jpg
NombreJosé Luis Tassende de las Muñecas
Nacimiento15 de enero de 1925
Manzanillo, Granma, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento26 de julio de 1953
Santiago de Cuba, Bandera de Cuba Cuba
Causa de la muerteAsesinado
NacionalidadCubana
Otros nombresPepe
Conocido porPepe Luis
HijosTemita
PadresVicente Tassende y Gloria de las Muñecas

José Luis Tassende de las Muñecas. Joven revolucionario que participó en el Asalto al Cuartel Moncada. Mártir de la localidad de Manzanillo.

Síntesis biográfica

Infancia y juventud

Nacido el 15 de enero de 1925, en Manzanillo, luego residió por un tiempo con su familia en Santiago de Cuba quienes al momento de su nacimiento tenían una situación económica desahogada, pues el padre era empleado de la Compañía Bacardí. Las primeras letras las cursó en la entonces Escuela Pública # 32 de la capital oriental.

Allí reside su familia hasta 1935, año en que muere su padre. Joven inquieto, dispuesto siempre a superarse y servir, sufrió con la pérdida de su padre, teniendo él diez años, no solo el afecto paterno sino también el desequilibrio económico familiar, por eso únicamente logró terminar el octavo grado, lo que por otra parte era una hazaña para los jóvenes pobres de esa época.

Contaba Pepe Luis unos once años cuando su familia, ya con algunos problemas económicos, tiene que emigrar hacia La Habana. Aquí continúa los estudios como becario de la institución Inclán, en Carmen y Cortina en La Víbora. Durante su estancia en el Colegio Salesiano había conocido a Fidel y a Raúl con los que compartió jornadas deportivas en encuentros beisboleros o de baloncesto que con el tiempo tuvo que abandonar para librar el sustento.

Entusiasta en el deporte, sobre todo en la pelota la cual practicaba en el equipo de la escuela. En varias ocasiones su equipo se midió con el del Colegio de Belén, donde estudiaba Fidel a quien conoció en uno de los desafíos y a quien quedó ligado con lazos de indisoluble amistad. Su carácter alegre y jovial le hacía ganar amigos constantemente, entre ellos estaba su gran amigo Raúl, hermano menor de Fidel.

Al terminar el octavo grado tomó cursos de mecánica de refrigeración. Comenzó a trabajar en la fábrica de gomas ubicada en Puentes Grandes y después de graduarse en 1946, entra a trabajar en la fábrica de gomas "Goodrich" situada junto a las márgenes del Rusillo en Puentes Grandes. Luego pasa al frigorífico de la "Nela" en Ayestarán y Requena, donde lo nombran jefe del cuarto de máquinas.

En esas funciones se caracterizó por la defensa de sus compañeros y por el rechazo a los halagos de los patrones que se empeñaban en frustrar su condición de líder laboral. Allí, en muchas ocasiones, chocó con los patronos, ganando con ello la simpatía y el cariño de sus subalternos y empleados. En varias ocasiones, la administración trató de socavar la vertical actitud de Pepe Luis, proponiéndole cursos incluso en los Estados Unidos, pero su firmeza se mostró más que nunca.

Trayectoria revolucionaria

Pepe Luis cooperó con la expedición de Cayo Confites. Un poco más tarde, se vincula al Partido Ortodoxo, fortaleciéndose entonces la vieja amistad con el estudiante de derecho Fidel Castro, quien le toma gran confianza y le propone desenmascarar al entonces presidente Carlos Prío y sus turbios negocios de compra de fincas en la provincia de La Habana. Con este fin, salen un día los dos y tres compañeros más con rumbo a Calabazar, recogen a Pedro Trigo en la Finca El Globo y parten hacia la finca El Rocío, donde aparentan estar en un picnic.

Aprovechan para fotografiar las construcciones que se llevan a cabo en este lugar y las fotos conjuntamente con otras, son publicadas por Fidel en el Periódico "Alerta". Tasende conoció en julio de 1950 a Elita Dubois con quien se casa un año después. Y el 11 de abril de 1952 fue un día muy feliz para Pepe y Elita; nació su primogénita Temita. Raúl Castro sería su padrino y esto les unía aún más.

Insatisfecho con la situación del país se vincula a la juventud ortodoxa y ahonda su amistad con Fidel y Raúl. A las tres de la mañana del 10 de marzo, el incesante "ring ring" del teléfono lo despierta; es su amiga Pastorita Núñez para informarle de la situación. Cuelga el teléfono, se viste y sale para la calle, donde condena el golpe sin ambages. Para entonces ya se venía gestando por varias instituciones el programa por el centenario de José Martí y José Luis, martiano sincero, halla en la obra del Apóstol armas para la gran tarea que se avecina.

No era un recién iniciado pues había participado un lustro antes en un plan para derrocar al tirano dominicano Leónidas Trujillo, aunque no llegó a participar en la frustrada expedición. Bajo la dirección de Fidel se integra a las prácticas de tiro mas no descuida sus lecturas formadoras en los escasos ratos que el trabajo le deja libre, lo que se advierte en sus apuntes. En líneas precisas, despojadas de toda retórica, plasma su pensamiento:
"Surge la generación del Apóstol. Nace la Revolución social libertadora. Al evocar las acciones del siglo XIX por la independencia asevera: Martí y Maceo nos guían hacia el triunfo. También se proyecta al futuro convencido de la victoria: En la revolución se triunfa libertando, nacionalizando y trabajando".
No ignora que los altos objetivos no se conseguirán sin batallar y que él y otros muchos pueden morir en el empeño, mas con absoluta convicción sostiene:
"Entrar en la revolución es vivir en ella. Y deja escrito en su íntimo testamento de combatiente: Es poco el sacrificio que hagamos para el bien que conquistaremos".

Fidel comienza los trajines organizativos del Movimiento Revolucionario 26 de Julio, Pepe Luis es de los primeros en apoyar decididamente sus planes, es todo acción. Se le ve día a día en la dirección y ejecución de las órdenes de Fidel y otros compañeros que hasta a su trabajo lo van a ver constantemente para intercambios de opiniones y hasta alguna que otra reunión del estado mayor revolucionario.

Su casa es también cuartel general del movimiento. Allí, en la casa # 33 en Marianao se vio a Fidel, Abel, Boris Luis, Miret, Chenard, Antonio López (Ñico) y Raúl Castro.

Asalto al cuartel Moncada

En medio de todo este ajetreo, Pepe Luis es quien supervisa algunas prácticas de tiro en el salón de los mártires de la Universidad de La Habana al igual que en algunas fincas en Artemisa. Los fines de semana se hicieron habituales los viajes a la finca de Artemisa donde realizaban prácticas de tiro. José Luis llegaba tarde todas las noches a su casa de regreso de la universidad donde practicaba también el manejo de las armas. En algunas ocasiones, llegaba tarde también al trabajo, lo cual le ocasionó problemas con el administrador.

Pocos días antes del decisivo 26 de julio, Tassende viaja a Santiago de Cuba para transmitir instrucciones de Fidel. La ciudad donde vivió años de alegría familiar junto a su padre Vicente y su progenitora Gloria Muñecas pronto será escenario de un ejemplar combate por la liberación de la Patria. Era julio de 1953.

Cuando Fidel terminó de dirigirles la palabra a los compañeros que realizarían las acciones simultáneas del Moncada, Palacio de Justicia y del Hospital, explicó el plan de ataque y pidió un grupo de voluntarios que serían los encargados de neutralizar la posta # 3 del Cuartel Moncada. Muchos dieron el paso al frente, entre ellos Pepe Luis.

Fidel escogió a 8, que tripularían el carro #1 que ejecutaría tan importante misión; al timón de la máquina Pedro Marrero Aizpurúa, a su lado Jesús Montané, Pepe Luis y Renato Guitart al lado de la portezuela, todos en el asiento delantero; en el asiento de atrás viajaban jóvenes artemiseños: Ramiro Valdés, Carmelo Noa Gil y Flores Betancourt Rodríguez.

Dentro de este carro se suscita un diálogo entre Tasende y otros compañeros; el primero le pide que le cambie la pistola por la ametralladora que tiene, éste accede, pero sin darse cuenta no le entrega el resto del parque, sólo la dio con el cargador que tenía puesto. Todo ocurre en cuestión de segundos, la llegada intempestiva a la posta, el grito de Renato: "abran paso al general", se quitan las cadenas, se apresa a la posta dentro de la garita, suena la alarma y se generaliza el tiroteo.

Muerte

José Luis Tassende, herido en el Hospital Militar de Santiago de Cuba, minutos antes de ser asesinado de conjunto con otros prisioneros capturados tras el Asalto al Cuartel Moncada.

Pepe Luis, logra penetrar al interior del cuartel, pero casi al instante regresa herido en una pierna, se reclina en una columna que está dentro de la garita, le entrega nuevamente la ametralladora a otro compañero y se cubre la cara con una gorra. Al parecer, cayó rendido por el agotamiento y debilitado por la herida, y allí fue apresado por la jauría sedienta de sangre. De allí lo llevan para una de las oficinas del cuartel y lo tiran al piso donde un fotógrafo lo retrata. Fue asesinado estando herido.

Después de su muerte

Marta Rojas, cronista excepcional de esos acontecimientos, ha contado cómo un fotógrafo al servicio de los militares tomó una instantánea de Tassende herido, pero resuelta la mirada, en medio del peligro mortal. Enredados en su propia madeja, los batistianos se confunden y sitúan esa foto en los llamados cuadros de honor de algunos cuarteles de la provincia oriental convencidos de que se trata de un soldado del régimen. Cuando se dan cuenta de su error, había trascendido que el joven que serenamente miraba al porvenir no era, no podía serlo, un defensor del entreguismo y la traición sino un legítimo representante de la Generación del Centenario.

Han pasado varias décadas y siempre recordamos el gesto de Raúl, quien en la inauguración de la Ciudad Escolar en el cuartel que fue madriguera de asesinos, alzó en sus brazos a la pequeña hija de José Luis y exclamó conmovido:
"Y hoy, Temita, mira aquí la obra de tu padre".

Fuentes

  • Archivos de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado.
  • Documentos del Archivo Histórico de Manzanillo. Granma. Consultados en junio 2010.
  • Enciclopedia Manzanillo.