Saltar a: navegación, buscar

La infanta Margarita

La infanta Margarita
Información sobre la plantilla
La infanta.jpg
La infanta Margarita
Datos Generales
Autor(es):Diego Rodríguez de Silva y Velázquez
Año:1660
País:Bandera de España España
Datos de la Pintura o dibujo
Dimensiones:121 X 107 cm
Localización:Museo de Bellas Artes, Budapest

La infanta Margarita. En la corte española, atiesada bajo las rígidas prescripciones de la etiqueta, esta niña representa la viveza y la animación.

El cuadro

Margarita Teresa, hija de Felipe IV y luego – a la edad de quince años, seis años después de la muerte de Velázquez –esposa de Leopoldo I, emperador de Austria y rey de Hungría.

En los últimos años de su vida Velázquez pintó varias veces a la infanta; ella figuraba en el centro de una de sus grandes composiciones, Las Meninas (1656).

Un extraño contraste se revela en esta obra: los rubios mechones y los dedos de sus manos hablan aún de ingenua infancia, mientras que en sus labios y boca se presentan ya los rasgos de la época, en sus ojos resalta una tristeza precoz y el corsé aprieta su cuerpo con la rigidez de una armadura. El color verde del ancho vestido de seda y terciopelo, tan inadecuado para una niña de nueve o diez años, parece, no obstante, cobrar vida; como si el pintor quisiera compensar a la niña con la belleza del tejido y el brillo de los hilos de oro por la pérdida prematura de la niñez despreocupada. De este cuadro se hicieron gran número de variantes que presentan a la infanta con vestidos de distintos colores.

Velázquez

Nació en Sevilla el 6 de junio de 1599. Procedente de una familia burguesa sevillana, fue el mayor de seis hermanos. Entre 1611 y 1617 el joven Velázquez trabajó como aprendiz en el taller del que sería su futuro suegro, Francisco Pacheco.

Durante sus años de aprendizaje, Velázquez aprendió el naturalismo tenebrista imperante en su época, derivado del realismo italiano y del flamenco.

Durante los últimos años de su vida, Velázquez trabajó no sólo como pintor de corte, sino también como responsable de la decoración de muchas de las nuevas salas de los palacios reales.

En el año 1649 regresó a Italia para adquirir obras de arte para la colección del rey. Durante su estancia en Roma (1649-1650) pintó el magnífico retrato de Juan de Pareja (Museo de Arte Metropolitano, Nueva York), así como el inquietante y profundo retrato del papa Inocencio X (Galería Doria Pamphili, Roma). Su elegante Venus del espejo (National Gallery, Londres) data probablemente de esta época.

Véase también

Fuentes

  • Calvo, F. (1991). Velázquez. Barcelona: Editorial Antártida.
  • Székely, A. (1972). La pintura española. Ciudad de La Habana : Editorial Arte y Literatura.