Saltar a: navegación, buscar

Felipe IV de España

(Redirigido desde «Felipe IV»)
Para otros usos de este término, véase Felipe IV (desambiguación) y Felipe III (desambiguación).
Felipe IV de España y III de Portugal
Información sobre la plantilla
Rey de España, Portugal, Nápoles, Sicilia, Soberano de los Países Bajos, Duque de Milán, Duque de Borgoña
Felipe IV por Velázquez.jpg
Felipe IV de España por Diego Velázquez
Reinado 31 de marzo de 1621 - 17 de septiembre de 1665
Nacimiento 8 de abril de 1605
Valladolid, Bandera de España España
Fallecimiento 17 de septiembre de 1665
Madrid, Bandera de España España
Predecesor Felipe III
Sucesor Carlos II
Cónyuge/s Isabel de Borbón
Mariana de Austria
Descendencia María Margarita
Margarita María Catalina
María Eugenia
Isabel María Teresa
Baltasar Carlos
María Ana Antonia
María Teresa
Margarita
María Ambrosia de la Concepción
Felipe Próspero
Tomás Carlos
Carlos II de España
Juan José de Austria
Padre Felipe III de España
Madre Margarita de Austria

Escudo de Felipe IV de España

Felipe IV de España y III de Portugal. (1605-1665), Rey de Portugal (1621-1640) y de España (1621-1665), durante cuyo gobierno tuvo lugar el más evidente proceso de decadencia de la Monarquía Hispánica. Hijo de Felipe III, a quien sucedió tras su fallecimiento, y de Margarita de Austria, nació el 8 de abril de 1605 en Valladolid y murió el 17 de septiembre de 1665 en Madrid.

Síntesis biográfica

Nacimiento

Felipe Domingo Víctor de la Cruz fue el tercero de los ocho hijos, y primer varón, del matrimonio habido entre Felipe III de España y su prima segunda (sus abuelos Felipe II de España y Carlos II de Estiria eran primos) la archiduquesa Margarita de Austria, nació el 8 de abril de 1605, en Valladolid. A las siete semanas de nacer fue llevado a la pila bautismal de la iglesia conventual de San Pablo de Valladolid en brazos del ambicioso valido de Felipe III, el Duque de Lerma.

Príncipe heredero

En 1608 juró como príncipe y futuro rey de España (concepto que incluía Portugal, con su extenso imperio). Desde los reyes visigodos solamente Felipe III y él mismo tenían tal título. Como heredero recibió una educación propia de su rango, mostrándose despierto en el aprendizaje del oficio real. Por los intereses de la monarquía se concertó su primer matrimonio con Isabel de Borbón (1615), a una edad muy temprana, con 10 y 12 años, respectivamente.

Reinado

Etapas

Al igual que Felipe III, el monarca cedió los asuntos de Estado a la figura de los validos como favoritos reales que intentaron acaparar las principales funciones del gobierno de la Monarquía.

El reinado de Felipe IV puede dividirse en varias etapas: una primera, hasta 1643, en que el protagonismo esencial le corresponde a su valido, el conde-duque de Olivares; una segunda, en la cual Luis Menéndez de Haro, marqués de Carpio, dirigió los destinos de la Monarquía Hispánica (1643-1661); y, finalmente, los últimos años de la vida de Felipe IV, hasta 1665.

Duque de Olivares

Con Olivares, la Monarquía se implicó plenamente en la guerra de los Treinta Años, y reanudó la guerra de los Países Bajos que, tras el sitio y rendición de Breda por Antonio de Spínola (1624-1625), se alargó sin éxitos contundentes de ningún bando. Paralelamente, los tercios españoles luchaban en Alemania en apoyo de los Habsburgo austríacos (guerra de los Treinta Años) y en Italia (guerra de Sucesión de Mantua, 1629-1631), donde se hizo evidente la rivalidad entre España y Francia. Por otro lado, la ascensión al trono inglés de Carlos I provocó la reanudación de hostilidades entre España e Inglaterra (ataque inglés a Cádiz, 1625).

La victoria española frente a los suecos en Nördlingen (1634) pareció anunciar un triunfo definitivo de los Habsburgo en Alemania, lo que motivó la inmediata intervención de Francia, que declaró la guerra a España (1635). El cardenal-infante don Fernando, hermano de Felipe IV, estuvo a las puertas de París (1636), pero se retiró por escasez de recursos. Francia tomó entonces la iniciativa y, en 1638-1639, los ejércitos franceses ocuparon el Rosellón, mientras que la escuadra holandesa del almirante Tromp derrotaba a la española en las Dunas (1639).

Olivares, en un agónico intento de ganar la guerra, obligó a Portugal y a los reinos de la Corona de Aragón a contribuir a los gastos de la contienda, sin respetar los privilegios de dichas provincias de la monarquía. Por este motivo, en 1640, el principado de Cataluña (los segadores congregados en Barcelona con motivo de la procesión del Corpus Christi se sublevaron y, tras asesinar al virrey, proclamaron la secesión de Cataluña) se rebeló contra Felipe IV, al igual que Portugal. El fracaso de las tropas que debían sofocar las rebeliones en 1643, motivó la caída de Olivares y su sustitución por Luis de Haro.

Marqués de Carpio

Los años posteriores no pudieron alterar el curso de los acontecimientos. El Tratado de Münster (que, firmado en 1648, formaba parte del conjunto de acuerdos que se conoce como Paz de Westfalia) consagró la pérdida de las provincias del norte de los Países Bajos. La guerra franco-española continuó, pero, a pesar de éxitos como la recuperación de Cataluña, el apoyo de la Inglaterra republicana resultó decisivo para la victoria de Francia, consumada en 1659 con la Paz de los Pirineos con lo cual le cedía al reino vencedor el Rosellón, parte de la Cerdaña y de los Países Bajos.

Últimos años

En los últimos años de su reinado, concluidos los grandes conflictos, Felipe IV pudo concentrarse en el frente portugués. Sin embargo, ya era demasiado tarde. Meses antes de su muerte (ocurrida en Madrid, el 17 de septiembre de 1665), la derrota de Villaviciosa (17 de junio) permitía vaticinar la pérdida de Portugal. La situación en Castilla no era más halagüeña, y la crisis humana, material y social afectaba profundamente a las regiones del interior.

El declive de la monarquía hispánica se acentuaría a su muerte, cuando le sucedió el único hijo varón vivo: Carlos II.

Economía

En el orden interno el reinado de Felipe IV, que intentó tener un carácter reformista, afrontó una recesión económica, con cuatro bancarrotas de la Real Hacienda (1627, 1647, 1656 y 1662). La crisis económica, que también se dejó sentir en Europa, tuvo una mayor repercusión en España por los elevados costes financieros de la política exterior que provocó una subida de impuestos, la retención de las remesas de metales preciosos de las Indias, la venta de juros y cargos públicos, revueltas contra el centralismo castellano.

Artes

El monarca fue un mecenas de las artes y las fiestas en la Corte, promoviendo la creación literaria, artística y teatral.

Fallecimiento

A principios del mes de septiembre de 1665, el rey comenzó a sentirse mal, deponiendo heces sanguinolentas, lo que induce a pensar que cayó enfermo de disentería, de resultas de la cual falleció el 17 de septiembre de 1665 del mismo mes, no sin antes padecer notablemente a causa de la enfermedad. Fue enterrado en la Cripta Real del Monasterio de El Escorial, tal como él mismo había dispuesto en su testamento.

Matrimonios e hijos

A la edad de 6 años, Felipe IV había sido prometido con Isabel de Borbón,[1] hija de Enrique IV de Francia, con quien contrajo matrimonio en 1615; tuvo con ella siete hijos de los que sólo dos llegaron a ser adultos:

En 1647 se ajustaron nuevas nupcias con Mariana de Austria,[2] hija del emperador Fernando III de Habsburgo; el enlace se celebró en 1649 en la localidad madrileña de Navalcarnero, y la pareja tuvo cinco hijos:

De su relación extramatrimonial con una hija del barón de Chirel hubo un único hijo:

  • Francisco Fernando (1626).

De su relación extramatrimonial con la actriz María Inés Calderón hubo un único hijo y el único legitimado por su padre:

De su relación extramatrimonial con la vizcaína Casilda Manrique de Luyando y Mendoza,[3] camarera mayor de las damas de la archiduquesa (posteriormente reina consorte) Mariana de Austria, hubo un hijo:

Otros hijos naturales fueron[5][6]

  • Ana Margarita, priora del convento madrileño de la Encarnación.
  • Alfonso de Santo Tomás, obispo de Málaga, fruto de su relación con Constanza de Ribera y Orozco.
  • Fernando Valdés, gobernador de Novara.
  • Alonso Antonio de San Martín, obispo de Oviedo y Cuenca. (163?-1705)
  • Fray Juan del Sacramento, predicador.

Títulos

Enlaces externos

Referencias

Fuentes