Saltar a: navegación, buscar

Anexo:Percusionistas cubanos

(Redirigido desde «Percusionistas cubanos»)
Instrumentistas de la percusión cubana que ejecutan la música en un amplio número de instrumentos musicales entre los que se destacan el timpani, la marimba, la tumbadora, las pailas, El Bongó, los Bongóes, los Bongós o los Bongoses o también llamados timbales, la batería, las claves, las maracas, el guiro, el cencerro, los batás (iyá el mayor, el itótele que es el mediano, y el okónkolo o el omelé que es el pequeño), el chequeré, el tambor de siete bocas de Eduardo Córdova, entre otros.

Percusionistas de Cuba. Cuba ha tenido históricamente el privilegio de contar con excelentes músicos. Muchos instrumentistas del país gozan de fama mundial por su virtuosismo y sus sellos únicos. Los percusionistas cubanos son factor muy importante en ese sello que caracteriza e impregna a la música cubana que la distingue y sobresale en todo el mundo.

Partiendo de que sería correcto situar en igualdad de jerarquía a todos los instrumentos de percusión,con particular énfasis en aquellos que se hallan en la génesis, la evolución y la actualidad de los géneros y especies de la música cubana, no es bueno acentuar la diferencia entre percusión mayor y menor. Tan importantes como el tímpani (centro de la presencia percutiva en los organismos sinfónicos), el xilófono, la batería, los timbales o paila y las tumbadoras (llamadas en otros contextos congas) resultan las claves, las maracas, los bongoes, los chekerés y otros sonajeros, la marímbula, las campanas, los güiros, la quijada y cuanto instrumento produzca sonidos a partir de su golpeo, rayado o frotamiento.

La percusión cubana alimenta los ritmos de las músicas de América y de la salsa latina, el moderno rock internacional y hasta la batería sinfónica de la música de tradiciones de concierto. En todas partes se reconoce a Cuba como una potencia del tambor cuya historia se remonta a los indígenas con sus tambores Mayohuacán.

Historia asociada

Cuando se hable de la historia de la percusión en Cuba el nombre de Domingo Faustino Aragú Rodríguez nacido en San Juan de las Yeras, provincia de Villa Clara, el 4 de agosto de 1910 estará entre los primeros en mencionarse, pues fué el iniciador y principal exponente de la Escuela Cubana de Percusión, cuna de numerosos e importantes percusionistas y profesores.

Se le considera el Padre de la Enseñanza de la Percusión en Cuba, por su relevante labor como iniciador de la formación de percusionistas cubanos en centros como: la Escuela Nacional de Instructores de Arte; el Conservatorio Municipal de La Habana, actualmente, Amadeo Roldán; el Conservatorio Alejandro García Caturla; la Escuela Nacional de Arte y el Instituto Superior de Arte.

Fue distinguido en varios campos del arte de la percusión, como la ejecución de instrumentos populares cubanos, de banda, percusión general de orquesta, tambor y tímpani; asimismo, en la enseñanza de la percusión cubana, percusión sinfónica, metodología de la enseñanza e historia de la percusión; la construcción, diseño y reparación de baquetas de concierto y cubanas; la reparación y mantenimiento de instrumentos de percusión en general; y en la dirección musical de conjuntos, secciones instrumentales y cátedras de percusión.

Estudiosos de su vida y obra dan cuenta que su primer trabajo fué: tocando percusión en la banda municipal de la sureña ciudad de Cienfuegos a los catorce años, labor en la que se desempeñó por espacio de nueve años.

Este paradigma de la cultura cubana, de origen humilde y formación empírica, tocó en numerosas orquestas sinfónicas y bandas de la nación, incluyendo la Banda del Estado Mayor del Ejército, donde colaboró con el Partido Socialista Popular.


Su labor pedagógica se reflejó en los primeros programas de estudio en las escuelas de instructores de arte y la academización de la percusión cubana y universal.

Investigadores del genial percusionista cubano afirman que son pocos en el mundo los que conocen que Cuba debe al maestro Domingo Faustino Aragú Rodríguez, la academización en el país de la percusión universal, conocida por nosotros como Percusión sinfónica, así como los primeros acercamientos a la enseñanza de la percusión cubana.

Aragú, era uno de los pocos percusionistas que podía ejecutar todos los instrumentos en los más diversos géneros, por lo que paralelamente a su plaza en el ejército, en el propio año 1933, comenzó a tocar en la Orquesta Filarmónica Nacional con el maestro Amadeo Roldán, en la Banda Nacional de Conciertos que dirigía el maestro Gonzalo Roig, en las orquestas que acompañaban óperas, zarzuelas y ballet, así como en la Orquesta de la Radio-TV, C.M.Q, que organizara el maestro Enrique González Mantici.

En sus años de trabajo con la Orquesta Filarmónica-Sinfónica tuvo el privilegio de actuar con artistas de renombre mundial, tales como: Erick Kleiber, Arthur Rubinstein, David Oistrakh, Igor Stravinsky, Herbert von Karajan y Renata Tebaldi, entre otros.

Fue condecorado muchas veces por su quehacer a favor de la percusión cubana e internacional; ostenta la categoría especial de Profesor de Mérito del Instituto Superior de Arte; es miembro efectivo fundador (expediente 001/92) de la Sociedad de Percusionistas de Cuba, PERCUBA, y Miembro de su Salón de la Fama.

Entre los galardones más significativos recibidos figuran el Premio Nacional de Música 2003, Premio Nacional de Enseñanza Artística 1999 y la Orden Félix Varela también en ese año. Por su intensa labor artística y pedagógica ha sido merecedor de las más altas órdenes y distinciones que otorgan las autoridades cubanas, entre las que se encuentran: Distinción XV Aniversario en el Sector Artístico, Orden Nacional por XXX Años en el Sector Artístico, Orden Raúl Gómez García, Orden por la Educación Cubana, Orden por la Cultura Nacional, Distinción al Mérito Pedagógico y Diploma de Honor por la Enseñanza de la Música. miembro efectivo fundador (expediente 001/92) de la Sociedad de Percusionistas de Cuba, PERCUBA, y Miembro de su Salón de la Fama.

En 1990 la Universidad de las Artes le confirió la categoría especial de Profesor de Mérito y desde 1998 lo propuso a la Distinción Félix Varela de 2do Grado, que otorga el Consejo de Estado.

Fundación PERCUBA

La Sociedad de Percusionistas de Cuba —PERCUBA— se funda el 7 de mayo de 1992 en Ciudad de La Habana, resultado del movimiento cultural iniciado dos años antes, (con un Festival de Percusión dedicado a la obra de Domingo Faustino Aragú Rodríguez su obra), lo reconoció como el Miembro Efectivo Fundador número 001.

En 1997, PERCUBA en su carácter de Capítulo Cuba de la Percussive Arts Society (P.A.S.), logró la nominación de Aragú, para el Hall of Fame of Percussion, primer Maestro de la Percusión de Latino-América. Lamentablemente el maestro Aragú deberá quizás esperar que sean los años los que demuestren, la injusticia que primó en su no elección final, matizada por la discriminación política y probablemente étnico-racial.

Fiesta del tambor

La Fiesta del Tambor es un importante evento que cumple una década como punto de reunión de percusionistas empíricos y profesionales. El importante certamen, organizado por el Instituto Cubano de la Música y la Promotora Musical Ignacio Piñeiro ha tenido al percusionista Giraldo Piloto como Presidente de su Comité Organizador. El festival se divide en dos partes: una es la etapa competitiva y la otra la de las presentaciones. La competencia tiene alcance internacional. A ella pueden inscribirse todas las personas sin límite de edades. Los participantes pueden ser empíricos o con conocimientos adquiridos en academias de las artes. Se compite en cinco categorías: batería, timbales o pailas, tumbadoras, bongoes y tambores batá. El jurado estará compuesto por profesores de la especialidad de percusión, músicos cubanos reconocidos y artistas foráneos invitados al evento.

El Festival está dedicado a ese gran percusionista que fue Guillermo Barreto, quién es considerado uno de los mejores bateristas de todos los tiempos y se puede percibir por las grabaciones que hizo y por las personas que conocieron de su virtud, como Tata Güines, Los Papines y muchos otros. Pero también este será el espacio para rendir homenaje a esos rumberos y personas que han desarrollado la percusión cubana. Este evento tiene mucha importancia para la percusión cubana, pues ella es la raíz de esta música. Uno de los grandes logros del evento ha sido el incorporar a algunos de los participantes destacados en el concurso, al sistema de enseñanza artística y también a los grupos musicales.


Centros de formación en Cuba

Lo logrado en el campo de la percusión en Cuba en casi 50 años, puede catalogarse de «Escuela, de manera de hacer y de forma de tocar del cubano».

Nivel Elemental

Pinar del Río

La Habana

Ciudad de la Habana

Cienfuegos

Villa Clara

Sancti Spíritus

Ciego de Ávila

Camaguey

Las Tunas

Holguín

Granma

Santiago de Cuba

Guantánamo

Isla de la Juventud

Nivel Medio

Escuelas Nacionales de Arte

Escuelas profesionales de subordinación provincial

Nivel Superior

Relación de percusionistas cubanos

Relación de percusionistas cubanos de todos los tiempos, los grandes de ayer y de hoy, los músicos profesionales de las agrupaciones de 1era línea del país, los docentes de los diferentes niveles de enseñanza: elemental, medio y superior, así como los percusionistas laureados en eventos nacionales e internacionales. Desde este espacio podremos verlos a todos y si queremos particularizar en la historia artística de cada uno de ellos.

A

B

C

D

E

F

G

H

I

J

K

L

M

N

O

P

R

S

T

W

Y

Galería de percusionistas


Fuentes

  • Libro: "La percusión cubana, sus instrumentos y sus ritmos".
  • Libro: "Cuba canta y baila": De: Mimo Fabrizi.
  • Libro: "Reseña sobre instrumentos musicales creados en Cuba": De: Maria Argelia Vizcaino
  • Libro: "Método didáctico sencillo y práctico para el aprendizaje de los ritmos de la percusión cubana": De René Jesús Vergara Gómez.


Véase también