Saltar a: navegación, buscar

SNTECD

SNTECD
Información sobre la plantilla
Institución con sede en Bandera de Cuba Cuba
SNTECDlogo.jpg
Institución Estatal
Tipo de unidad:Organismo de la Administración Central del Estado
Director/a :Ismael Drullet Pérez
País:Bandera de Cuba Cuba
Sede:La Habana, Cuba
Empresa Matriz:MINED
Sitio web
http://www.sindicatoeducacion.cu/

Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, la Ciencia y el Deporte . El SNTECD es el sindicato que agrupa a los trabajadores cubanos de la educación, la ciencia y el deporte que por su propia voluntad desean ingresar en esta organización. Posee un Comité Nacional que es máximo órgano de dirección, el cual se elige por el voto directo y secreto en cada congreso, éste se encuentra a nivel provincial y municipal.

Historia

Inicios

Los primeros años del siglo XX y los posteriores a la Revolución del 30, fueron testigos de las luchas del magisterio cubano y también de su amplia participación en las huelgas y diferentes acciones populares, así como en la actividad de diversas asociaciones de maestros como fueron: La Asociación de Maestros Normales de Oriente, las Asociaciones de Maestros Habilitados en diferentes provincias del país. La Asociación Nacional de Maestros Habilitados, La Liga Nacional de Directores y Miembros de Escuelas Privadas, la Asociación de Maestros Normalistas entre otros.

En 1933, surgió el primer Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza al cual se integraron, además de los maestros, los empleados, conserjes y alumnos de los años terminales de las Escuelas Normales. Este fue quizás el primer intento integrador del movimiento magisterial en el país, gracias a la voluntad de los dirigentes de las distintas asociaciones en Santiago de Cuba y Las Villas, fundamentalmente, y al sentido unitario que adquirieran muchas de las acciones de la lucha contra la tiranía machadista.

Los años siguientes se caracterizaron por la coexistencia de múltiples organizaciones. Aparecieron, entre otras, la Unión Nacional de Maestros, la Asociación de Maestros Agrícolas, la Asociación de Educadores de Cuba, la Asociación Nacional Educacional de Cuba y la Federación de Maestros Rurales. En 1945 se crea el Comité de Unificación del Magisterio con el propósito de reunir a todos los maestros en una sola organización para defender sus intereses de clase, dando lugar al Colegio de Maestros de Cuba, pero sin lograr en realidad consolidar la unidad.

Posteriormente surgen el Colegio Nacional de Pedagogos y el Colegio Nacional de Maestros Normales y Equiparados, este último fue un colaborador activo con el Movimiento 26 de Julio, contando entre sus principales animadores a Frank País García, Duque de Estrada, Armando Hart Dávalos y René Ramos Latour.

Gran impulso a la lucha de los maestros le imprimió la intensa actividad de las organizaciones magisteriales de Santiago de Cuba, las cuales tuvieron en el ambiente revolucionario imperante en la Escuela Normal de ese territorio y en la figura de Floro Pérez, verdaderos inspiradores.

Al triunfo de la Revolución

En los primeros de la Revolución y luego de varios meses de intensas luchas contra elementos pseudorrevolucionarios, el Colegio Nacional de Maestros Normales y Equiparados, encabezado por el compañero Leslie Rodríguez se convierte en una fuerza de decisiva influencia en la creación del Frente Revolucionario de Unidad de todos los trabajadores de la enseñanza y en gestor de la Organización Única de los Trabajadores de la Enseñanza, la que finalmente se denominara Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Enseñanza.

En 1961 se desarrolla a todo lo largo y ancho del país la Campaña Nacional de Alfabetización, acontecimiento político y cultural generado por el propio proceso revolucionario que requería la participación activa y consciente de las masas populares, lo cual no podía materializarse si los hombres y mujeres no sabían leer ni escribir.

Aquella campaña que se llevaba a cabo triunfalmente por un ejército cuyos soldados eran en su inmensa mayoría adolescentes, constituían de hecho, la acción continuadora de los esfuerzos por alfabetizar a los campesinos, desarrollados por las fuerzas rebeldes en las zonas que iban resultando liberadas durante la etapa insurreccional.

La labor del Departamento de Asistencia Técnico-Material y Cultural al Campesinado (DATMCC), la conversión de los cuarteles en escuelas y la creación de 10 000 aulas en los primeros meses posteriores al triunfo del 1 de enero de 1959, el otorgamiento de trabajo a los miles de maestros desempleados que encontró la Revolución, la integración de los tres contingentes de maestros voluntarios que en el año 1960 posibilitaron enviar a más de 3 000 cubanos a enseñar en los más intrincados lugares del monte y el llano, entre otras muchas expresiones del empeño por dotar al pueblo de las capacidades para forjar sus propios destinos, caracterizaron aquellos primeros años de la Revolución.

Ya en medio de la alfabetización y como resultado de los pasos que le habían antecedido, se hacía evidente la necesidad de darle organización a aquel naciente destacamento magisterial.

Resultaba impostergable la constitución de una organización de masas de los maestros, profesores y demás trabajadores de los centros educacionales, pues al decir de Lázaro Peña el movimiento obrero no estaría completo si la Central de Trabajadores no incluía al Sindicato de los Educadores.

Se efectuó, un proceso de elecciones sindicales en los centros educacionales y de constitución de la organización sindical en cada una de las entonces seis provincias del país, que culminaría con la realización del Congreso Nacional Constitutivo del 22 al 24 de noviembre de 1961, exactamente un mes antes de que fuera proclamada la victoria en la Campaña Nacional de Alfabetización y el país se declarara Territorio Libre de Analfabetismo.

El Congreso Constituyente fue una demostración del espíritu revolucionario del magisterio cubano, una expresión de la madurez alcanzada a lo largo de los años de la República Mediatizada y de la lucha por la definitiva independencia nacional, fue una demostración de los valores atesorados por quienes, ahora unidos, se colocarían a la vanguardia en la construcción de la gran obra de la Revolución, la Educación, y en todas las restantes esferas de la vida social.

Primeros dirigentes

La Dirección Nacional del Sindicato quedó integrada por figuras de reconocido prestigio en el sector por sus condiciones revolucionarias, calidad humana y autoridad profesional.

A los del Dr. Gaspar Jorge García Galló que fue elegido como Secretario General, sumaron sus esfuerzos los profesores Raúl Ferrer Pérez, Enzo Infante Uribazo, José M. Fuertes Jiménez, Leslie Rodríguez Aguilera, Evelia Galis Menéndez, Ricardo Franco y José Sandrino, los doctores Alberto Abreu Lorié, María de los Angeles Periu, Hugo Moreno y los compañeros Isabel Guillada e Isaac Otero Palenzuela.

Así surgía el nuevo Sindicato, atesorando una enorme fortuna, la profunda tradición pedagógico cubana y el extraordinario legado de Félix Varela, José de la Luz y Caballero, José Martí, Enrique José Varona, Frank País, Pepito Tey, Marcelo Salado, Rubén Bravo, René Fraga Moreno y cientos de trabajadores del sector que habían unido su sudor y su sangre a las de otros trabajadores, estudiantes e intelectuales, en la heroica gesta de más de 100 años de lucha.

Estarían los maestros y profesores entre los primeros sectores de trabajadores intelectuales en organizar su sindicato. Han transcurrido cuatro décadas desde el Congreso Constitutivo que marcó el momento de la integración gremial y de la unidad para la acción en el movimiento magisterial cubano. Después del Congreso Constitutivo de 1961 vinieron períodos en los que hubo un sinnúmero de experiencias derivadas del intenso trabajo desplegado por el Sindicato, así como etapas de avance, otras de cierto estancamiento, de contradicciones lógicas resultantes del esfuerzo por hacer avanzar la obra, y los más disímiles pasajes del quehacer de esta organización que fue transitando a través de sus congresos siempre comprometido con su pueblo y con la Revolución.

Nominaciones del SNTECD

  • SNTE (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza)
  • SNTEC (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y Ciencia)
  • SNTECD (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, la Ciencia y el Deporte).

En estos períodos ocuparon el cargo de Secretario General del sindicato compañeros valiosos que fueron elegidos en los diferentes congresos, fueron ellos: Mario Ferrer (II Congreso), Olga Amaro (III Congreso), Julio Reyes (IV y V Congresos), Pedro Octavio de Armas. (VI Congreso), Luis Abreu Mejias (VII, VIII y IX Congresos) e Ismael Drullet Pérez (X Congresos).

El sindicato ha tenido que desempeñar una labor muy activa en la representación de los trabajadores y en la lucha por la preservación de las conquistas que trajo consigo para los educadores y para la sociedad, en el campo de la educación, la Revolución.

Tareas de la organización

La principal tarea de todos estos años en los que el propósito primario ha sido resolver la contradicción entre masividad y calidad, consistió y aún consiste en coadyuvar a la elevación de la preparación y del nivel de profesionalidad de los docentes, así como poner los mecanismos de trabajo sindical en función del perfeccionamiento del Sistema Educacional, del fortalecimiento de la Escuela como institución esencial y de la integración de diversos factores como son la familia, la comunidad, los medios de difusión masiva y los organismos, entre otros, con las instituciones educacionales en la labor de formación de las jóvenes generaciones y de elevación del nivel cultural de la población.

Otra de las tareas fundamentales ha sido la de garantizar la eficiencia de los mecanismos mediante los cuales los trabajadores materializan su participación en la toma de decisiones sobre la proyección, organización y control de la marcha del Proceso Enseñanza Aprendizaje, los aspectos de la legislación laboral y la creación de condiciones laborales cada vez más adecuadas, de acuerdo con las posibilidades del país.

Otro polo de la gestión sindical ha estado ubicado en el objetivo de generar motivaciones diversas, propiciar un clima de satisfacción, de bienestar, de compromiso, y de acentuar valores éticos, morales, estéticos y convicciones político-ideológicas en cada trabajador y en cada colectivo que estimulen e incentiven los esfuerzos de los educadores por el perfeccionamiento de una educación que, por primera vez en nuestra historia, es patrimonio de todo el pueblo y responde a los intereses de la mayoría de los integrantes de la sociedad.

En tal sentido se han diseñado sistemas de emulación y, como parte de ellos, mecanismos de estímulos a los más destacados y a todos los que responden con su esfuerzo y resultados a la lucha por la preservación y constante superación de la obra. Los mecanismos emulativos y sus sistemas de estímulos han constituido instrumentos vitales del trabajo sindical en nuestro país.

Igualmente complejo resulta trabajar en difíciles condiciones, que no han dejado de serlo hoy, por el establecimiento de salarios decorosos para los maestros y profesores, la preparación de los cuadros y estructuras de dirección de todo el sistema, así como la conformación de las normas que la rigen por solo mencionar algunas de las tareas en las que ha resultado insustituible el papel de la organización sindical movilizando las masas, reclamando de ellas esfuerzos supremos, canalizando sus inquietudes, organizando sus formas de participación en las valoraciones sobre la marcha del trabajo e incluso en la adopción de las principales decisiones; en fin, constituyéndose en fiel representante de los intereses de los trabajadores y en factor de contribución a su formación en los conceptos ideopolíticos de la estructura económico-social que garantiza la perdurabilidad de sus conquistas.

El trabajo político-ideológico, la formación de valores en los alumnos y en los propios maestros, así como el fortalecimiento de las convicciones, han constituido prioridades de la labor desarrollada a lo largo de todo este tiempo y muy especialmente en estos últimos años en que el enfrentamiento ideológico con los enemigos históricos de la Revolución ha adquirido dimensiones extraordinarias.

Mediante la profundización en los principios ético-pedagógicos y la promoción de la ejemplaridad entre los educadores, el Sindicato ha encauzado una gestión en favor de la elevación de la profesionalidad y del reforzamiento del ambiente político-moral en las instituciones del sector.

Con el triunfo de la Revolución, el código ético del magisterio cubano ha sido fiel continuador y exponente de la ideología revolucionaria, martiana, marxista y humanista, cuyo contenido de valores morales expresa los intereses y anhelos de las masas trabajadoras en el poder y en lucha permanente por la defensa del proyecto social socialista de independencia y soberanía nacional, de justicia social y culto a la dignidad plena del hombre.

En las difíciles condiciones del período especial por las que ha venido atravesando el país en los años 90, definidas como una etapa de resistencia, sobrevivencia y de trabajo incansable para propiciar el desarrollo y la inserción de Cuba en las nuevas condiciones del mercado internacional, la agudización de la lucha ideológica tiene como una de las causas principales el impacto de la situación económica en la vida material y espiritual de la sociedad.

Ello impuso al sector de la educación, una elevación de los niveles de exigencia en cuanto a la calidad del trabajo pedagógico y formativo con los niños y jóvenes que tendrán la misión de dar continuidad a la obra de la Revolución. De notorio pudiera calificarse el esfuerzo por organizar y desarrollar programas de atención a las trabajadoras y trabajadores de la educación, por parte del Sindicato y los restantes organismos en los años más duros del período especial. Dichos programas, a pesar de ser insuficientes y de estar lastrados en ocasiones por la escasez de recursos y la ineficiencia y falta de creatividad de algunos de los que deben ejecutarlos, han logrado importantes objetivos tanto en la esfera de la solución a necesidades materiales y espirituales de los educadores, como en los de la creación de condiciones cada vez más favorables para el trabajo y la vida en los centros, y el estímulo a los destacados en el cumplimiento de las diferentes responsabilidades. Hoy se desarrollan en Cuba los Programas Especiales de la Revolución, en los cuales los trabajadores de nuestro sindicato desarrollan un papel protagónico. Podemos afirmar con orgullo y profundo sentimiento de compromiso, que el SNTECD, auténtico heredero de las tradiciones de lucha del magisterio cubano, ha sido y es un sólido bastión en la batalla que libra el pueblo por la defensa de su soberanía.


Identidad

En 1933, surgió el primer Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza, al cual se integraron además de los maestros los alumnos de los años terminales de las Escuelas Normales. Este fue quizás el primer intento integrador del movimiento magisterial. Los años siguientes se caracterizaron por la existencia de múltiples organizaciones hasta 1945 en que se crea el Comité de Unificación del Magisterio con el propósito de reunir a todos los maestros en una sola organización según sus intereses de clase, dando lugar al Colegio de Maestros de Cuba, pero sin lograr en realidad consolidar la unidad.

Misión

  • Representar a los trabajadores y movilizarlos alrededor de las tareas vinculadas al impulso de los Programas de la Revolución, generando espacios de reflexión, debate, creación y aporte, así como de permanente formación y reforzamiento de valores, en una membresía con posición de vanguardia en la lucha por preservar nuestras conquistas y garantizar la continuidad histórica del Socialismo.

Visión

  • Ser un Sindicato de Vanguardia en el movimiento obrero cubano, cumplidor destacado de las tareas fundamentales, reconocido y admirado en el sector y la sociedad en general, así como con un profundo arraigo en nuestra membresía.

Estructura de la Sección Sindical

La organización de base en la que están afiliados se denomina Sección Sindical.

  • Total de afiliados: 500 599
  • Total de dirigentes sindicales: 131 925
  • Total de secciones sindicales: 13 113


El SNTECD posee un Comité Nacional que es máximo órgano de dirección, el cual se elige por el voto directo y secreto en cada congreso. Este Comité posee un Secretariado. En los niveles de dirección del SNTECD de provincia y municipio, también existe un comité y es elegido de igual manera que en el nivel nacional, así como un secretariado.

Miembros del Secretariado Nacional del SNTECD

Secretario General
  • Ismael Drullet Pérez Secretario General del SNTECD.
  • Pedro Alberto Seijo Machado Miembro del Secretariado.
  • Abelardo Paisán Reyes Miembro del Secretariado.
  • Diosdada Vidal Valle Miembro del Secretariado.
  • Lázara Pérez González Miembro del Secretariado
  • Mindrey Marrero Zamora Miembro del Secretariado.
  • Maribel Vázquez Lozano Miembro del Secretariado.
  • Nuris Batista Tejeda(Miembro)
  • Liberdad Valle Sandoval(Miembro)
  • Niurka González Orberá(Miembro)
  • Tania Díaz Bermúdez(Miembro)
  • Roberto Miranda Rodríguez (Miembro)

Héroes del Trabajo de la República de Cuba del SNTECD

  • Alcides Sagarra Carón. 1987. Es Doctor en Ciencias Pedagógicas.Es Director de la Federación Cubana de Boxeo.
  • Diosdado F. Pérez Franco.1996. Es Doctor en Ciencias. Es Profesor Titular del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría (CUJAE).
  • Enma Elvira Guerra Cardona. 1998 Tuvo una larga trayectoria como educadora. Actualmente está jubilada.

2002

  • Román Díaz Morejón. Es responsable del Taller de Cocinas para la educación.

Tiene una larga trayectoria en el trabajo de apoyo a la educación.

  • Enma Gago Pérez. Posee una larga trayectoria como educadora.Actualmente es Jefa de Inspección de la Dirección de Educación de la provincia Guantánamo.
  • Conrado Marrero Ramos. 2003. Es una Gloria de Deporte Cubano.

2004

  • Maria Dolores Ortiz Díaz. Es Doctora en Ciencias. Es una educadora que posee una larga trayectoria laboral. Es profesora de la Universidad de La Habana y Asesora del Ministerio de Educación Superior. También es muy conocida por su condición de panelista del conocido programa televisivo “Escriba y Lea”.
  • Horacio Rodríguez Quesada. Posee una larga trayectoria en el trabajo educacional. Está jubilado pero se ha mantenido trabajando en su escuela de forma ininterrumpida, asesorando a los jóvenes maestros en la labor educacional y en el trabajo pioneril que se desarrolla con los niños.
  • Dolores Álamo García.2006 Es una educadora con una larga trayectoria laboral. Ha dirigido el Hogar de Niños sin Amparo Filial de la provincia de Camagüey con resultados satisfactorios.
  • Esther Lazo Pérez. 2010 Es una educadora con una larga trayectoria laboral. Dirigió el Hogar de niños sin amparo filial con necesidades educativas especiales del municipio Playa de la provincia Ciudad de La Habana con resultados satisfactorios. Actualmente es la Directora de la Casa del Pedagogo del municipio Playa.

Fallecidos

  • Jorge Guerra Debén. Fue seleccionado como Héroe del Trabajo de la República de Cuba por su actitud ejemplar. Fue Profesor Titular del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría (CUJAE). Es fallecido.
  • Sarah Isalgué Isalgué. Fue seleccionada como Heroína del Trabajo de la República de Cuba por su actitud ejemplar. Fue profesora de la Universidad de La Habana. Tuvo una larga trayectoria laboral. Se destacó por sus aportes a la ciencia, lo cual se refleja en los libros que escribió. Es fallecida.
  • Vicentina Antuña Tabío. Fue seleccionada como Heroína del Trabajo de la República de Cuba por su actitud ejemplar. Fue declarada Profesora de Mérito en La Universidad de La Habana, lugar en el que ocupó diferentes responsabilidades. Se destacó por sus aportes en el campo de las letras, lo cual se refleja en la obra realizada. Falleció el 8 de enero de 1993.
  • Hortensia Pichardo Viñals. Fue seleccionada como Heroína del Trabajo de la República de Cuba por su actitud ejemplar. Doctora en Ciencias. Fue profesora de la Universidad de La Habana. Tuvo una larga trayectoria laboral. Se destacó por sus aportes en el campo de la historia, lo cual se refleja en la obra escrita. Es fallecida.
  • Maria del Rosario Novoa Luís. Fue seleccionada como Heroína del Trabajo de la República de Cuba por su actitud ejemplar. Es Doctora en Ciencias. Fue Profesora Titular de la Universidad de La Habana con una larga trayectoria laboral. Prestigiosa autora de diversos materiales sobre Historia del Arte. Es fallecida.
  • Gliceria del Pilar Rizo Hernández. Fue seleccionada como Heroína del Trabajo de la República de Cuba por su actitud ejemplar. Fue una educadora dedicada integralmente a la labor educacional, desempeñándose en diferentes funciones, tanto como maestra que como dirigente, en el municipio Palma Soriano de la provincia Santiago de Cuba. Es fallecida.

Fundadores

Gaspar Jorge García Galló
Raúl Ferrer Pérez
Leslie Rodríguez Aguilera
Enzo Alfonso Infante Uribazo

Fuentes

  • Artículo: El movimiento sindical en el magisterio cubano. (Fragmentos del articulo publicado en la revista "Con Luz Propia" no. 2 por el Ing. Luis Abreu Mejias y del libro "Un Legado Ejemplar " de la Comisión de Historia del SNTECD).
  • Sitio del SNTECD