Saltar a: navegación, buscar

Taínos

Taínos
Información sobre la plantilla
TainoBohio.jpg
Bohios taínos.
Información
Raíz étnicaArahuacos
RegiónPaíses del Mar Caribe

Taínos. Pueblo indígena perteneciente al grupo de los Arahuacos y provenientes del norte de Sudamérica, concretamente de la desembocadura del río Orinoco, en la actual Venezuela, y de la Guayana. Fueron los primeros pobladores de Cuba en la etapa precolombina, llegando sobre el año 800 a.n.e. El término taíno significa bueno o noble.

Los taínos del Nuevo Mundo

Fueron los primeros nativos americanos con que se encontró Cristóbal Colón al llegar a las Bahamas y posteriormente también en Cuba (Juana), Quisqueya (La Española) y Boriquen (Puerto Rico) (San Juan Bautista). Recibieron a los españoles y les trataron con gran hospitalidad y amabilidad ofreciéndoles todo lo que tenían. Llegaron a acuerdos políticos con los castellanos, llamados guatiaos, en los que ambas partes se prometían alianzas y ayudas recíprocas para combatir enemigos comunes (los caribes en el caso taíno).

En este momento los taínos se encontraban en una etapa neolítica: sus actividades principales eran la agricultura, la cerámica y los trabajos con materiales líticos. Plantaban sobre todo la yautía, el tabaco, el ñame, el maní, el maíz, el mapuey y la yuca. También pescaban utilizando rudimentarias técnicas de pesca.

Artesania Taína

Socialmente se dividían en Nitaínos y Naborias, los primeros era los nobles, guerreros y artesanos, y los segundos eran los siervos y trabajadores de la tierra. Los caciques eran cargos hereditarios y procedían, evidentemente, de los nitaínos.

Concretamente La Española estaba dividida en cinco cacicazgos taínos, en cada uno de ellos tenía el poder absoluto un cacique:

  1. Marién: cuyo cacique era Guacanagarix.
  2. Maguá: cacique Guarionex.
  3. Maguan: cacique Caonabo.
  4. Higüey: cacique Cayacoa.
  5. Jaragua: cacique Bohechío.

A la llegada de los españoles los taínos sufrían las incursiones de los Caribes, etnia asentada en las Antillas Menores, que eran antropófagos y esclavistas.

Vivían en dos tipos de habitáculos: el bohío, de forma rectangular, y el caney, de planta circular donde habitaba el cacique con su familia.

Religión

En el ámbito religioso creían en dos seres sobrenaturales conocidos como cemíes: Yocajú, el gran padre, y Atabex, la gran madre creadora. Eran politeistas y celebraban sofisticados ritos y ceremonias para halagar y aplacar la ira de estos dioses, que controlaban la naturaleza y al mundo. Dentro de estas celebraciones se encontraban los areytos y la cojoba (inhalación de polvos alucinógenos), comprendían gran cantidad de cantos, danzas colectivas, música y variedad de adornos que llevaban por todo el cuerpo: collares, pulseras, colgantes, etc.

Cultura y deporte

Los Indios Taínos disponían también de variados entretenimientos como el baile, la música y el juego de la pelota, este último conocido como el batú que era jugado en un espacio llamado batey. Este juego llamó la atención de los visitantes ya que lo jugaban con una pelota hecha de hojas y resinas, y que, evidentemente, rebotaba al chocar con algo y este hecho no era conocido en Europa. El asunto consistía en mantener la pelota en lo alto tocándola con cualquier parte del cuerpo excepto con las manos.

Actualidad

En la actualidad hay muy pocos restos de esta cultura en el ámbito material, si bien en el cultural los esclavos negros traídos de África asimilaron algunos aspectos taínos incorporándolos a sus costumbres. En la actualidad se les da por desaparecidos físicamente. Las enfermedades traídas por los europeos, su abuso como fuerza de trabajo y el mestizaje con los españoles diezmaron su población ya a mediados del siglo XV.

Los taínos en Cuba

Los Tainos de Cuba adoptaron costumbres de los habitantes que encontraron en la isla en el momento de su arribo, alejándose de sus descendientes asentados en Santo Domingo y Puerto Rico y de otros pueblos que siguieron sus pasos de inmigración del continente a las Antillas: los Caribes. Sin embargo, estos aborígenes importaron costumbres y hábitos de los pueblos de más desarrollo cultural de la América Central: mantenían creencias sobre un espíritu animador que les proporcionaban abundantes cosechas; las formas de fumar el tabaco, tal y como de hace hoy día, costumbre importada de los Mayas.

Características físicas

Estatura regular, sobre lo baja y con un color de piel oscura rojiza. Frente ancha, debido a la deformación artificial a la que eran sometidos desde su nacimiento, lo que traía consigo una cara ancha lograda a partir del aplanamiento de las regiones frontal y occipital del cráneo.

Tenían pómulos acentuados, ojos negros y cabellos lacios y gruesos, cortados sobre las cejas.

En sentido general no eran de constitución muy fuerte, pensándose que esto debía ser consecuencia de la agresión del medio físico y social en que vivieron que contribuyó a su debilitamiento; clima cálido y húmedo, cosechas y pesquerías fáciles, aislamiento por la condición insular del hábitat, hábito del tabaco y alcohol (que conseguían a partir de fermentar el maíz y la yuca) y la afección de la sífilis. Todo lo anterior trajo a la especie sus características de debilidad.

Antigüedad y distribución geográfica

No es cosa resuelta la fecha de probable asentamiento de los Tainos en la isla de Cuba. Algunos autores aseguran que la fecha data desde el año 500 al 1000 de nuestra era;: otros plantean que desde cincuenta años antes del descubrimiento de estas tierra por los españoles.

Lo que se plantea como más probable es que arribaran a la isla dos o tres siglos antes de la llegada de los "conquistadores" y que nuevos grupos se mantuvieran llegando después de forma sistemática.

En cuanto a su asentamiento en Cuba, se plantea por algunos investigadores, que no pasaron de la región oriental de Baracoa, sin embargo se han descubierto asentamiento de estas poblaciones hasta Cienfuegos.

Cultura taina. Su carácter neolítico

La cultura taína se caracteriza por sus objetos de piedra tallados y pulidos, elemento que los caracteriza y los sitúa en una escala por encima de los Caribes y otras formaciones arcaicas de las Antillas. De ahí su clasificación neolítica.

En Cuba, los mejores objetos construidos por los tainos han sido hallados en las regiones orientales, caracterizados todos por la simetría de las estructuras.

La mayor parte de los objetos descubiertos se corresponden con hachas de forma petaloide. Las hachas de los tainas (que tenían diferentes usos) estaban construidas con rocas de gran dureza, como el pórfido, granito, diorita, serpentina y otras.

Es curioso en sus trabajos, que añadían elementos ornamentales a las hachas empleadas en sus ritos religiosos, no así en las que empleaban como armas o herramienta de trabajo.

También de piedra han sido encontrados objetos tales como: ídolos, cuentas, majadores, morteros, bruñidores, etc.

Otro de los materiales muy usados por los Tainos, fueron las conchas marinas, con las que fabricaron ídolos, amuletos, pendientes, sonajeros y otros objetos litúrgicos u ornamentales.

La alfarería

Fueron los únicos precolombinos en Cuba que sabían amasar y cocer el barro para la elaboración de vasijas, aunque no con la calidad de otros asentados en otras regiones vecinas.

Las vasijas taínas eran decoradas con asas zoomorfas.

Características de sus asentamientos

Según los restos arqueológicos, los asentamientos se han encontrado en regiones fértiles, altas y muy cerca de fuentes de agua potable, de acuerdo a sus características agrícolas.

Costumbres

Funerarias

Enterraban a sus muertos en terraplenes construidos con capas de tierra y caracoles, conjuntamente con tiestos de barro, con las rodillas dobladas tocando el pecho y en regiones elevadas.

También se han encontrado restos en cuevas, que posteriormente fueron cerradas por grandes rocas.

Domésticas

Generalmente su cotidianidad estaba signada por las tareas agrícolas y algunas industriales, siempre relacionadas con su alimentación.

Sus formas de vestir no eran preocupación. Solo las mujeres casadas se cubrían parte del cuerpo con naguas de algodón.

Como defensa del medio y los insectos, se engrasaban y pintaban el cuerpo, empleando diferentes colores: el negro era obtenido del carbón o el jugo de nagua; para el rojo usaban la bija y la hematites, que es una roca contentiva de mineral de hierro que pulverizaban.

Como adornos utilizaban plumas en la cabeza, collares de cuentas y pendientes en narices y orejas.

El baño era una de sus actividades favoritas.

Como recreación jugaban al Batey, que era una especie de juego parecido al hoy Balompié, para el que tenían junto a sus asentamientos un terreno apropiado.

Sus viviendas eran de fácil construcción y se mantenían muy limpias y ordenadas. La mayor parte de los elementos que las componían eran fabricados por las mujeres: hamacas, redes de pesca, cazuelas de barro, javas y jabucos, así como coas, macanas y cabuyas de pita de corojo y guayos.

Alimentación

Frutas; carnes de guaminiquinajes, perros mudos, iguanas, jutías, tortugas, pescado, aves, moluscos y algunos productos agrícolas como maíz, yuca y boniato. La sal la obtenían a partir de la evaporación del agua del mar y condimentaban además sus comidas con ají. Las viandas las rociaban con agua salada antes de cocerlas; Los boniatos los consumían asados.

Organización social

Los taínos estaban organizados en clases determinadas por las ocupaciones de cada elemento.

Al frente de cada grupo poblacional existía un cacique, que era el Jefe o Rey, pero que ejercía sus funciones de forma limitada, pues el behique o sacerdote, le restaba autoridad moral.

Su forma económico social era colectivista, basada en el principio de la distribución equitativa de trabajos y de los productos obtenidos de él, lo que era otra limitante del cacique para distribuir a su antojo.

En la pirámide social, por debajo del cacique estaban los nitaínos, que eran tenientes del primero y bajo su mando se encontraban otros muchos de los que constituían el asiento.

Le siguen en orden descendente los baquías o guerreros.

En el plano inferior aparecían los naborías, encargados de los trabajos agrícolas. En los grupos taínos, la mujer era de gran reconocimiento. No solo tenían las funciones más importantes dentro del grupo, sino que también una forma de reconocimiento era que la forma de sucesión del cacique era matrilinial, es decir, el sucesor no era el hijo del actual cacique, sino el hijo de su hermana.

Otro rasgo que caracteriza el respeto a la mujer, era que no se permitía el incesto, no tomando como mujer ni madre, hija, hermana o prima. Las mujeres se reunían se forma separada de los hombres para discutir problemas de la comunidad.

La religión

Estaba basada fundamentalmente en el behiquisno, que era la creencia en los poderes mágicos del behique o sacerdote para comunicarse con los muertos, conocer los designios del cemí, que era un poder sobrenatural, y adividar el porvenir.

Fuentes

  • Historia del Nuevo Mundo
  • Portuondo del Prado, Fernando. Historia de Cuba I. Editora del consejo Nacional de Universidades. La Habana. 1965