Saltar a: navegación, buscar

Violeta Casal

Violeta Casal
Información sobre la plantilla
Violeta Casal.jpg
NombreVioleta Casal Díaz
Nacimiento26 de marzo de 1916
Ciudad de Matanzas, Bandera de Cuba Cuba
Fallecimiento28 de octubre de 1992
La Habana, Bandera de Cuba Cuba
Nacionalidadcubana
Violeta Casal Díaz. Constituye un símbolo de la mujer locutora en Cuba. Se graduó de Doctora en Filosofía y Letras, y en Pedagogía en la Universidad de la Habana. También culminó estudios en la Academia de Arte Dramático (ADAD).

Síntesis biográfica

Nació en Matanzas el 26 de marzo de 1916 , en los albores de la década de los años 20.

Según contó la destacada actriz y locutora Margarita Balboa:
«En los años finales de la década de los años 40 del pasado siglo Violeta Casal, además de actriz de radio y del Teatro Universitario, era profesora de Ciencias Sociales en la sesión nocturna en la Escuela Normal para maestros de La Habana. Con ella hacíamos obras de Teatro que se presentaban en el teatro de la escuela.»

Y el destacado director de Teatro y Televisión Antonio Vázquez Gallo, agregaba:
«A principios de la década de los 50 del pasado siglo, Violeta Casal se consideraba junto a Marisabel Sáenz y a Rosa Felipe, como una de las tres mejores artistas del Teatro Cubano. Fue una gran actriz y una compañera excelente que jamás olvidaremos.»

Trayectoria artística

Entre las obras que contaron con su actuación se encuentran, para el Patronato del Teatro: Arsénico para los viejos (1942); El deseo bajo los olmos (1943) ambas dirigidas por Lorna de Sosa; Un tranvía llamado deseo (rol de Estela, 1948) dirigida por Modesto Centeno); Theresa, de Zola-Job (1949), con la que obtuvo el codiciado Premio Talía; La hora radiante, de K. Winter (1951) dirigida por Reynaldo de Zúñiga. Para Theatralia, actuó en obras de W. S. Maugham, dirigidas por Lorna de Sosa, (1945).

Para el Teatro Universitario Medea, de Eurípides (1948), dirigida Por Antonio Vázquez Gallo); Mariana Pineda, de Lorca (1950), dirigida por Ramón Valenzuela; Juana de Castilla, de H. Rothe dirigida por Luis A. Baralt, (1951); Una choza para tres, de Roussin (1956), dirigida por Rubén Vigón.

Con el grupo Las Máscaras protagonizó de Federico García Lorca y dirigidas por Andrés Castro Yerma (1950) y Bodas de sangre (1951), y para la Sala Prometeo (dirigida por Francisco Morín) La voz humana, de Cocteau (1949), La dama del trébol, de Arout (1955). Inauguró la sala Arlequín con la obra Veinticuatro rosas rojas, de Mario Benedetti, en 1957; y Espíritu burlón, de N. Coward, (1958), ambas dirigidas por Rubén Vigón.

Actuó en México y Guatemala, con el Teatro Universitario y en España, con la compañía de Martínez Trives. Después del Triunfo de la Revolución, protagonizó en el Teatro, La madre, de Gorki-Brecht, dirigida por N. Raimondi, en 1962.

Trayectoria revolucionaria

Violeta Casal era una eximia actriz, cuando en agosto de 1958, perseguida por sus actividades revolucionarias, abandonó la escena, para protagonizar la mayor y más brillante historia desde las montañas insurrectas, donde se libraba el combate por la plena libertad y soberanía de la Patria. Subió a la Sierra Maestra, después de participar en la Huelga del 9 de abril y sufrir detención y persecución en La Habana.

Según refirió el fundador de Radio Rebelde, Ricardo Martínez,
«Violeta era muy bonita, muy sensible y muy profunda en sus convicciones patrióticas. Al principio ella pensó trabajar de maestra en la Sierra, pero Fidel le dijo: No, tú vas para Radio Rebelde

Fue así como junto a Ricardo Martínez, Orestes Valera, Guillermo Pérez y Jorge Enrique Mendoza, su voz de elevados matices y fuerza saltó desde las lomas para que el Aquí Radio Rebelde desde el Territorio libre de Cuba anunciara el nuevo amanecer de la Patria. Por eso Violeta se convirtió en un símbolo de la mujer locutora.

Últimas actuaciones

Entre sus últimas apariciones escénicas, es digna de recordación su actuación con ese mismo título, puesta en la escena de Teatro Estudio, en colaboración con el Berliner Ensemble dirigida por Ulf Keyn, en 1975

En la radio, durante algunos años fue directora de Radio Rebelde, en la década de los años sesenta del pasado siglo. Alternó sus presentaciones teatrales con la radio y la televisión.

Muerte

Falleció en Ciudad de la Habana el 28 de octubre de 1992 y sus restos fueron depositados en el Panteón de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, del Cementerio de Colón.

Fuente