Jardinería en el antiguo Egipto

Revisión del 14:11 13 jul 2017 de Iliana05084 (discusión | contribuciones)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
La Jardinería en el Antiguo Egipto
Información sobre la plantilla
Jardin Antiguo Egipto.jpg

La Jardinería en el Antiguo Egipto. La evidencia más antigua de la jardinería como práctica cultural desarrollada conscientemente por el hombre con fines decorativos se remontan a 3000 a.n.e. y se constatan en el Antiguo Egipto, en los albores mismos de la civilización egipcia. Su temprano desarrollo en este país de fértiles tierras negras donde el agua fluye desde el río Nilo mediante una gran red de canales y diques, se debió probablemente a órdenes de los faraones que llegaron a importar plantas exóticas desde diversos confines para cultivarlas en sus templos y palacios.

Evidencias tardías

Jardín Botánico de Tutmosis III

Es famosa la expedición al mítico país del Punt sucedido en la dinastía XVIII bajo el reinado de Hatshepsut, quien hizo traer 31 árboles de incienso para embellecer sus jardines y balcones, entre muchos otros bienes preciados por los egipcios.

Su esposo, el faraón Tutmosis III, para perpetuar la variedad de especies que había alcanzado tener en sus alamedas, importadas desde Asia, las hizo pintar en los muros del templo de Karnak dedicado a la fiesta del valle.

Democratización de la jardinería

No sólo los faraones simbolizaron su poder mediante la jardinería, ya que al convertirse en moda, esta trascendió más allá de sus palacios y las clases más pudientes crearon también sus jardines particulares. Para adornarlos se inspiraban en los oasis de los desiertos que circundan a Egipto, en sus ríos con lotos y sus islas de papiro, siendo, sin lugar a dudas, la construcción de oasis artificiales privados los primeros jardines individuales.

Luego, estos remansos artificiales se fueron hermoseando cada vez más y se le agregaron terrazas y estanques, generalmente de forma cuadrada o rectangular en los que se colocaban estatuas y columnas y se iban llenando de una gran variedad de plantas acuáticas.

Especies más cultivadas

Los jardines egipcios evolucionaron y a fin de facilitar el riego que dependía de un canal se fueron creando alineados, de forma simétrica y rígida. Los jardineros adquirieron gran habilidad en la poda, corte y plantación de las especies, a fin de que dieran más frutos y más sombra.

Las representaciones murales que aún se conservan han permitido conocer que cultivaban viñedos, sicomoros, tamarindos, dátiles, granados y palmeras entre otros No admitieron nunca influencias exteriores, sus características los distinguen y representan a la civilización que los creó.

Véase también

Fuentes

  • Albardonedo Freire, Antonio (2002), El Urbanismo de Sevilla durante el reinado de Felipe II. Sevilla, Guadalquivir Ediciones,pp. 191-208.
  • Nitschke, Gunter (2007). Jardín japonés. Köln: Taschen BenediktSegura Munguía, Santiago (2005).
  • Los jardines en la Antigüedad. edición a cargo de Javier Torres Ripa. Premio Nacional al Mejor Libro Universitario de 2005, categoría mejor monografía. Bilbao: Universidad de Deusto. Departamento de Publicaciones.